Pirámide del sol

La pirámide del sol está rodeada por una ancha plataforma construida con celdas cuadrangulares cerradas con muros de adobe y llenas de desechos. En el exterior del recinto están situadas las casas de los sacerdotes. Hacia el sur se extienden montículos más pequeños  aún inexplorados, hasta que se llega a otra gran plazoleta, rodeada por habitaciones de mampostería. Cuartos con galerías de pilastras se abren sobre patios interiores. No hay construcciones de dos pisos, pero por medio de plataformas algunos departamentos se elevan más que otros.

Han desaparecido la mayor parte de las obras en piedra, destrozadas por los sacerdotes españoles o hechas pedazo para construir edificios; pero aún sobreviven dos ejemplares colosales. Uno es la escultura de tres metros de alto llamada La Diosa del Agua, que actualmente está en el Museo Nacional de México. Los ornamentos de jade, el huipil, las enaguas, las sandalias y todos los otros detalles resaltan, no como una acentuación graciosa de un naturalismo amable, sino como ornamento de una creación arquitectónica. Esta diosa es un monumento, una especie de construcción monolítica, que simboliza la fuerza implacable de la naturaleza. La otra escultura no se termino, permanece aún adherida a su matriz de roca viva en una barranca cercana a Texcoco. Mucho más grande que la diosa del Agua, gastada por los elementos, la deidad de Coatlinchán no puede menos de impresionar al visitante moderno. Su concepción es grandiosa, pero falto pericia mecánica para separar la escultura de la base.

This entry was posted in Templos. Bookmark the permalink.

1 Response to Pirámide del sol

  1. Giumba says:

    Complimenti! Ottimo lavoro! La scrittura è chiara, semplice ed esaustiva (anche per una ragazza straniera come me)… Le informazioni fornite sono essenziali e davvero molto utili per chi deve fare una ricerca in merito a questo tema!
    Grazie!!!

Comments are closed.