¿Qué es programar?

Muy buena, excelente, la reflexión de Eduardo Díaz, un desarrollador chileno, en su artículo ¿Qué es programar?

La cita con la que comienza el artículo es tremenda:

“Si miras al software hoy en día, a través de los lentes de la historia de la ingeniería, ciertamente es un tipo de ingeniería, pero del tipo de ingeniería que hacía la gente que no conocía el concepto del arco.

Mucho software hoy día es en cierta medida como una pirámide egipcia con millones de piedras apiladas una encima de otra, sin integridad estructural, construido por fuerza bruta y miles de esclavos.” – Alan Kay

Alan Kay es un informático que trabajó en Xerox PARC y Apple.

El almacenamiento local en el navegador

El almacenamiento local en el navegador (web storage o DOM storage) es un nuevo método de almacenamiento que proporcionan la mayoría de los navegadores modernos y que permite romper las limitaciones que existían con las cookies, el único método que ha existido durante muchos años.

En localStorage: Use it, Don’t Abuse it, nos explican qué es el almacenamiento local en el navegador y nos muestran numerosas páginas en las que se usa.

En la siguiente imagen se resumen las diferentes opciones que existen en la actualidad:

Y en la siguiente imagen se muestra el soporte de los navegadores:

¿Qué tipo de letra es?

¿Has encontrado un texto con un tipo de letra que te gustaría usar y no sabes cuál es? No hay problema, en WhatTheFont, del sitio web MyFonts, te ayudan a localizar ese tipo de letra. Sólo tienes que subir una imagen con un fragmento de texto y el sistema intentará averiguar qué tipo de letra es.

Si el sistema automático no lo averigua, puedes también intentarlo en el foro de WhatTheFont, para que un experto te lo diga.

Cagada de Oracle

A través de Oregon vs. Oracle me he enterado del proyecto fallido que tiene Oracle en el estado de Oregón en Estados Unidos. En el artículo Oregon health exchange technology troubles run deep due to mismanagement, early decisions podemos leer que se han gastado unos cuantos millones de dólares y el sistema no funciona.

Ojo a lo que cobran los analistas/consultores de Oracle:

In November — a full month after missing the exchange’s Oct. 1 launch date — Oracle executives reassured Oregon it was sending in some of the company’s brightest stars to rescue the glitch-plagued exchange.

State officials were less than impressed. They’d heard it before.

It was the third promise from Oracle in five months that it would fix the problems with an infusion of new talent. By December, the original Oracle team of about 40 had swelled to 176, each of them billing between $177 and $374 per hour.

Así no es extraño que Larry Ellison, el patrón de Oracle, y patrón del último equipo que ganó la Copa América, sea multi-multi-multi-millonario.

El concurso de JavaScript menor que 1K

Hace unos meses publiqué una entrada sobre El Tetris en menos de 40 líneas de JavaScript. Un lector de este blog lo leyó y me apuntó la existencia de un concurso en el que la condición es desarrollar un código en JavaScript menor que 1K: JS1K.

Podemos ver las demos que se presentaron a la última edición. Mi favorito, el Canon en D de Pachelbel (¿a quién no le gusta el Canon?), aunque técnicamente creo que el mejor es el simulador del helicóptero Comanche.

El lorem ipsum

El artículo “Lorem ipsum”, la misteriosa coletilla que ahorra ingentes horas de trabajo explica las bondades de usar este famoso texto de relleno. El artículo dice:

Pero ¿por qué esta coletilla ha sido una idea tan genial que ha pasado de una generación a otra sin alterarse? Lo cierto es que no es el contenido del texto en sí, que resulta incoherente, sino la utilidad del mismo: emplear este comodín ahorra el tiempo a los diseñadores y maquetadores ante la pregunta “¿qué texto ponemos?”. Y por otro lado, su uso es tan extendido que esta célebre combinación de palabras sirve como santo y seña para saber que se trata de un boceto o borrador.

Por otro lado, el hecho de que el texto esté escrito en otro idioma que no entiende el lector, reduce la posibilidad de errores y que alguna frase se cuele como válida en el texto definitivo. Hay una razón adicional: se ha demostrado que cuando el texto a leer tiene algún contenido, el ojo humano vuela a leerlo y de esta manera se distrae del diseño del documento a revisar. Esto supone un claro inconveniente a la hora de dar el visto bueno al trabajo final.