Evolución de la Web: de la página web a la aplicación web

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/mg0T_Gb_Z1w” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

Transcripción:

Hola, soy Sergio Luján Mora, profesor de informática de la Universidad de Alicante, y en este vídeo que forma parte del curso “Introducción al desarrollo web”, te voy a explicar cómo ha sido la evolución de las páginas web, desde el concepto de página web a aplicación web.

Cuando Tim Berners-Lee publicó la primera página web a finales de 1990 en el CERN, la Web era muy distinta a como la conocemos en la actualidad. Las páginas web sólo tenían texto.

En los 25 años de historia de la Web, HTML, el lenguaje de marcado o etiquetado que se emplea para crear las páginas web
ha evolucionado poco a poco y se han ido desarrollando sucesivas versiones.

A la versión inicial del lenguaje se añadieron nuevas características, como las imágenes, las tablas o los marcos, que permitían dividir las páginas web en varias partes.

Las páginas web fueron evolucionando y cada vez contenían más imágenes.

Los diseñadores gráficos se incorporaron al desarrollo de las páginas web y se desarrolló una nueva disciplina, el diseño web.

Además, los navegadores web cada vez eran más potentes y las conexiones a Internet más rápidas, así que las páginas web cada vez mostraban más información.

Si se toma una web concreta, por ejemplo la web de la Universidad de Alicante, se puede observar cómo ha sido su evolución desde la primera versión del año 1996 hasta la versión actual del año 2014.

Durante los primeros cinco años la Web sólo servía para leer, para consumir contenidos, no existía mucha interacción con las páginas web.

Sin embargo, cuando se añadieron los formularios, la Web comenzó a cambiar.

Los formularios permitían un mayor grado de interacción entre el usuario y las páginas web.

Además, el lenguaje HTML incorporó la posibilidad de añadir nuevos tipos de contenidos a las páginas web, como audio, vídeo o animaciones.

Y los navegadores web se volvieron más rápidos y más potentes.
Todo ello ayudó a que las páginas web se transformaran en aplicaciones web, en inglés web apps, que permiten realizar a través de una página web las mismas tareas que tradicionalmente se realizaban mediante un software instalado en un ordenador a partir de un cd-rom.

Hoy en día, a través de una página web podemos enviar correos electrónicos, podemos jugar a juegos, podemos editar fotografías, podemos ver vídeos o incluso podemos editar los vídeos, todo ello a través de una página web.

Una de las principales ventajas de las aplicaciones web es que no necesitan actualizarse por parte del usuario final.

Cada vez que un usuario visita una aplicación web como por ejemplo Gmail está haciendo uso de la última versión disponible.

Otra ventaja importante de las aplicaciones web es la independencia de dispositivo, que permite que las aplicaciones web puedan ser usadas desde cualquier dispositivo que disponga de un navegador web, como un ordenador, una tableta o un teléfono móvil.

Esto se logra con la adaptación de las aplicaciones web al dispositivo en el que se está ejecutando en cada momento.

Otra ventaja importante es la ubicuidad: a las aplicaciones web se puede acceder y trabajar con la misma información desde cualquier sitio, por ejemplo, desde el ordenador del trabajo, desde el ordenador de casa, o desde el teléfono móvil.

Esta ventaja de las aplicaciones web se resume en el concepto de computación en la nube o cloud computing, que va a hacer que el concepto de ordenador personal desaparezca en breve, porque cualquier ordenador o cualquier dispositivo se comportará como si fuera nuestro ordenador personal.

Las aplicaciones web son complejas de desarrollar ya que hace falta poseer conocimientos de programación y de manejo de bases de datos.

Ya por último, recientemente ha aparecido el concepto de mercado de aplicaciones web, un repositorio en el que se pueden publicar aplicaciones web para que sean usadas por otras personas.

Dos de los mercados más populares son el Google Chrome Web Store y el Firefox Marketplace.

Ya para terminar, me gustaría recordarte algunos de los sitios web en los que puedes encontrar más información sobre mí y sobre mi trabajo, y dos formas de contactar conmigo, a través de mi correo electrónico sergio.lujan@ua.es y a través de mi cuenta en Twitter @sergiolujanmora.

Recuerda que este vídeo forma parte del curso “Introducción al desarrollo web” que está disponible en la dirección idesweb.es.

Muchas gracias por tu atención.

 

20 aniversario de la fundación del W3C

Hace 20 años, en 1994, Tim Berners-Lee, el padre de la Web, y varias universidades fundaron el W3C. En W3C20 Anniversary Symposium podemos leer que el W3C ha organizado una conferencia para celebrar este aniversario y hablar sobre el futuro de la Web.

Y ya que estamos, un par de vídeos sobre la Web: Historia de la Web: su nacimiento (parte 1):

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/cCHzhQVqEyI” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

Historia de la Web: su nacimiento (parte 2):

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/n7L6qhT3Dzg” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

El nacimiento de la Web

El artículo De la frustración de un informático entre físicos de partículas: así nació la Web cuenta muy bien los motivos que llevaron a Tim Berners-Lee a desarrollar su sistema informático para el CERN que acabó por convertirse en la Web.

El artículo dice:

Pero sus funciones poco después le parecieron demasiado simples y de corto alcance. ¿No sería posible crear una herramienta que sirviese para todos los ordenadores por igual? ¿Incluidos los de fuera del CERN? Había que intentarlo.

En marzo de 1989, Berners-Lee lograba que el CERN aprobase destinar fondos y dedicar parte de su tiempo de trabajo al proyecto, que consignó en un informe bajo el anodino título de “Gestión de la Información: Una Propuesta”. Ese sencillo informe se considera la semilla que dio lugar a la World Wide Web, hace ya casi 25 años.

“Internet en sí mismo solo es un conjunto de cables y un protocolo para enviar información a través de esos cables. La Web sería una aplicación que funcionaría en internet. Lo que ocurrió fue que se convirtió en la aplicación principal”, explica Mischetti, añadiendo que otras ya existían, como el correo electrónico o el FTP.

Las innovaciones que Berners-Lee desarrolló para dar forma a su idea fueron tres: el HTTP (hypertext transfer protocol), que permite que al pinchar sobre un enlace lleguemos a otro documento; las URL (uniform resource location), que son las direcciones por las que encontrar el documento, y el HTML (hypertext markup language), que son las instrucciones por las que se vinculan las páginas y los archivos que contienen.

A finales de 1990, las tres piezas estaban en marcha. El 25 de diciembre de ese año, el informático accedió a la primera página web desde el primer navegador gracias al primer servidor. Su invento funcionaba.

La World Wide Web cumple 25 años

No exactamente, pero casi…

Se suele fijar noviembre de 1990 como el nacimiento de la Web, cuando Tim Berners-Lee publicó las primeras páginas web mientras trabajaba en el CERN.

Tim desarrolló el lenguaje de etiquetado HTML, el protocolo de transferencia HTTP y el sistema de localización de recursos URL. Esas tres tecnologías son los tres pilares básicos de la Web y siguen siendo esenciales para el funcionamiento de la Web en la actualidad.

Tim también programó el primer servidor web y el primer navegador web, que también era editor de páginas web.

Entonces, ¿qué se está celebrando ahora? En la noticia La World Wide Web cumple 25 años explican:

El 12 de marzo de 1989, el investigador británico Tim Berners Lee describió en un informe para el CERN el protocolo para la transferencia de hipertextos, lo que un año después sería la World Wide Web.

Exacto, lo que se está celebrando ahora es la presentación de la propuesta de creación de la Web. En la siguiente imagen podemos ver la portada de ese informe, Information Management: A Proposal. Y ojo, mucha atención a lo que está escrito a mano: “Vague but exciting…”, “Impreciso pero interesante”. Eso lo escribió Mike Sendall, el jefe de Tim Berners-Lee en el CERN. Afortunadamente, Tim siguió con su idea.

information-management-a-proposal

Por una vez, y sin que sirva de precedente, esta noticia está bastante bien escrita. Por ejemplo, también dice:

Berners-Lee no inventó Internet. La red global se diseñó a mediados de los 70 y empezó a funcionar oficialmente en 1983, fruto de un proyecto de origen militar. Internet es básicamente hierro: Enjambres de ordenadores conectados entre sí, que comparten un protocolo o normas de conexión: Algo así como la lingua franca que les permite entenderse unos con otros. Y gracias a eso pueden ofrecer ciertos servicios como el correo electrónico o la transferencia de datos.

La Web, así, con mayúscula, en cambio, es intangible: La componen documentos, imágenes, sonidos repartidos por todo el mundo… Se estima que su volumen puede estar por los 1.5 zettabytes. Y aumentando, de minuto en minuto. El prefijo zetta implica un uno seguido de 21 ceros… Por encima de él solo queda definido el prefijo yotta (24 ceros). Después, habrá que inventar nuevas palabras.

Si quieres saber más sobre la historia de la Web, te aconsejo los vídeos que tengo sobre ello:

Historia de la Web: su nacimiento (parte 1):

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/cCHzhQVqEyI” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

Historia de la Web: su nacimiento (parte 2):

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/n7L6qhT3Dzg” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

¡Larga vida a la Web!