Atendiendo al hecho de que Carlos V tiene un 50% de sangre española por parte de Juana la Loca, hija de los Reyes Católicos, pero además por las venas del emperador corría un cuarto de sangre borgoñona y otro cuarto de sangre Habsburgo, pues su padre el archiduque Felipe el Hermoso era hijo del emperador Maximiliano de Habsburgo y de María de Borgoña.

Con Felipe II la mezcla de sangres se enriqueció con algunas pintas de sangre portuguesa: su madre era la emperatriz Isabel que era hija del rey Manuel de Portugal y de María de Castilla, otra hija de los Reyes Católicos, hermana de Juana, lo cual significaba que Carlos V se había casado con su prima hermana.

Como podemos observar con todo este conglomerado de matrimonios entre primos hermanos o entre tíos y sobrinas moldean lo que será toda la dinastía de los Habsburgo españoles, implicándose también en ello los Habsburgo de Viena, los Borbones de Francia y la familia portuguesa.

Felipe II se llegó a casar cuatro veces y de su matrimonio con Ana de Austria nacerá Felipe III quien se casó una sola vez, con Margarita de Austria, la cual tenía sangre bávara por parte de su madre María de Baviera.

De esta unión nace Felipe IV quien primero se casó con Isabel de Borbón de donde nacerá María Teresa, futura reina de Francia y esposa olvidada del Rey Sol. Más adelante Felipe IV se casa con su propia sobrina Mariana de Austria hija de su hermana María.

Los matrimonios que acabamos de reseñar rozan todos ellos los límites del incesto y como hemos visto tanto reyes como reinas de España, príncipes e infantas son protagonistas del trono español. Desde luego todo este entramado se remonta a la política matrimonial desarrollada por los Reyes Católicos con vistas a formar un gran Imperio donde la cama tenía más poder de conquista que la espada.

Comenzaremos el análisis de este apartado haciendo un repaso previo por la situación previa a la conquista de América. A finales del siglo XIII comienzan las primeras tentativas de exploración atlántica. Fueron protagonizadas por las potencias comerciales del Mediterráneo, dichas tentativas hay que resaltar que fracasaron por completo por razones de orden técnico, destacando la inadecuación de la galera para la navegación por el Atlántico, la escasa difusión de las novedades náuticas como la brújula, los portulanos, el astrolabio y las tablas trigonométricas.

La Península Ibérica disponía de una serie de condiciones que favorecieron la exploración, en primer lugar allí se fusionaron las tradiciones de la navegación atlántica y la mediterránea, favoreciendo la invención de un nuevo tipo de navío, la carabela. Por otra parte el asentamiento de numerosas colonias genovesas facilitó la difusión de técnicas mercantiles y financieras que los italianos habían elaborado. Además las condiciones geográficas eran idóneas y si a esto le sumamos la tradición expansiva de España debido a la Reconquista la aventura atlántica añade un nuevo espacio por conquistar.

Una situación inesperada en el siglo XV hacía imprescindible la aventura colonial, el avance de los turcos por el Mediterráneo dificultó el comercio y se hacía necesaria la búsqueda de una nueva ruta hacia Asia, el deseo de llegar directamente a Asia bordeando las costas de África. El hito parecía posible tras lograrse doblar el Cabo de Buena Esperanza en 1488 y finalmente el objetivo se alcanzó diez años después por Vasco de Gama, los portugueses consiguieron canalizar buena parte del comercio europeo con Asia.

Los castellanos ante los éxitos portugueses se sumaron al proceso colonizador de la mano de las ideas de Cristóbal Colón heredadas de la colonización portuguesa. La ruta que inicialmente plantea Colón a Juan II de Portugal es la de una ruta directa al continente asiático navegando hacia el oeste. Siendo realistas es normal que Juan II rechazase la proposición debido a que ellos ya tenían ruta abierta con Asia y no era necesaria una nueva. Colón ante la negativa de Juan II ofrece su innovadora ruta a los Reyes Católicos que aceptaron sin problemas y aquí comienza la colonización del nuevo mundo.

La primera expedición consistió en la exploración de las islas antillanas, donde ya se tomó contacto con el oro indígena. La segunda expedición  realizada en 1493 inició la explotación de la isla de La Española basada en la obtención del oro mediante la utilización de mano de obra indígena. En este contexto se firma el tratado de Tordesillas de 1494 que distribuía las áreas de influencia en el Atlántico entre Castilla y Portugal. Sin embargo pronto se dieron cuenta de que se encontraban en un nuevo continente que se interponía entre Europa y Asia. La búsqueda del paso que conduciría directamente hasta Asia motivó las siguientes expediciones entre las que destacamos la realizada por Magallanes en 1519 y culminada por Juan Sebastián Elcano en lo que fue la primera vuelta al mundo.

[Imagen digital]Disponible en: [kml_flashembed movie="http://

http://www.youtube.com/v/dhkYXkoJ6Ms

" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

 

En el interior de la Península Ibérica, el avance territorial se centró en la larga guerra contra el último Estado musulmán, el sultanato de Granada. Con la caída de esta ciudad en 1492 finalizaban ocho siglos de presencia islámica en la Península. Pese a este hecho no debemos olvidar que continuó existiendo en España una importante comunidad morisca. Más adelante esta minoría será obligada a la conversión al cristianismo o la expulsión de la Península, algunos se quedaron y otros partieron. Este hecho no fue positivo ya que mucha de esta población era poseedora de un gran capital, además del vacío demográfico que suponía su marcha, pesaba más el componente racial e ideológico que el humano.

Tras la muerte de Isabel I (1504) Fernando II quedó como regente de Castilla y las tropas castellanas terminaron con la independencia del reino de Navarra en 1512, cuya política era demasiado favorable a los intereses franceses.

 Con respecto a los enfrentamientos en el exterior destacamos el conflicto entre la Corona de Aragón y Francia, esta guerra implicó forzosamente el final de la tradicional alianza franco-castellana. Por su parte Fernando II haciendo gala de su habilidad diplomática obtuvo en 1793 la devolución de los condados catalanes  del Rosellón y la Cerdaña, ocupados treinta años atrás por los franceses. A cambio se suponía que Fernando dejaría el camino abierto a Francia en el sur de Italia, donde reinaba una dinastía de origen aragonés. Pero cuando el monarca francés Carlos VIII se lanzó a conquistar Nápoles, Fernando organizó una Liga junto a otros Estados europeos y el Papa para oponerse. Como consecuencia los franceses fueron expulsados de Italia, pero esto desembocó en nuevas guerras en las que se impusieron nuevamente las tropas españolas comandadas por Gonzalo Fernández de Córdoba. Finalmente en 1505 se firma el tratado de Blois por el cual Luis XII de Francia reconocía a Fernando II de Aragón como rey de Nápoles y Sicilia.

Sin duda las victorias se lograron gracias por una parte a las armas pero sin duda esencialmente a una hábil estrategia diplomática de Fernando, de este modo logró alcanzar todos sus objetivos inmediatos y deshacerse de sus rivales directos.

1. Judíos

Muchos judíos como consecuencia de las grandes matanzas de población hebraica y de la grave crisis económica existente van a aceptar el cristianismo y van a ser bautizados, estos van a ser los llamados conversos. Los judíos y los conversos tenían prácticamente la misma estructura, se trataba de población urbana como artesanos y burgueses. Estos se dedicaban al comercio y a tareas relacionadas con este como por ejemplo el tema de las finanzas y la usura, tenemos que recordar la gran fama que tienen los judíos de grandes administradores de los bienes, un porcentaje elevado de banqueros en la antigüedad eran de origen judío. Además estos se sabían desempeñar muy bien entre el poder logrando ascensos sociales y participando en órganos de poder como por ejemplo es el caso de los concejos municipales o la secretaria de los reyes. Por todo esto citado anteriormente no es raro que despertaran envidias éntrelos llamados cristianos viejos y por eso se llevaran a cabo la toma de diversas medidas discriminatorias como por ejemplo el establecimiento de judíos en barrios diferenciados, vestimentas diferentes al resto etc. Toda esta envidia también desempeño en tensiones religiosas entre los cristianos viejos y los judíos conversos, los primeros acusaban a estos de ser en realidad judíos en cubiertos.

2. Musulmanes

El proceso de reconquista había dejado poblaciones islámicas entre la población cristiana, estos eran los llamados mudéjares. Su situación era distinta según el lugar estudiado, por ejemplo en Aragón los mudéjares vivían en zonas de regadío a lo largo del rio Ebro y sus afluentes. En Valencia estos habían sido relegados a las comarcas montañosas del interior aunque también observamos mudéjares en la comarca litoral.

Tras la conquista de Granada se produjo una primera y breve etapa en la que se va a permitir la continuidad de la vida islámica como tal hasta que se produce una ruptura de esta situación, esta ruptura de la convivencia por parte de las autoridades cristianas de la época va a provocar una rebelión musulmana, esta rebelión va a fracasar y observamos una fuerte represión por parte de los cristianos para bautizar de forma forzosa a estos musulmanes. Esta represión la podemos ver reflejada en diverso actos que se llevaron a cabo como por ejemplo: la quema en la hoguera de libros islámicos, la prohibición del sacrifico de reses  según la tradición coránica etc.

3. Esclavos

En estos momentos se sigue practicando la esclavitud, las victimas  van a ser de distinta religión, raza o área cultural. En el ámbito de la esclavitud están las denominadas justas causas de esclavitud por las cuales estaba permitido hacer esclavos, entre estas justas causas nos encontramos  el nacimiento, la captura de esclavos en buena guerra o haber pasado a tierras de moros para esclavizar. Otro hecho fundamental en el ámbito de la esclavitud va a ser la expansión atlántica, así pues observamos como los portugueses van a capturar a los negros de la costa de Guinea. Los castellanos van a esclavizar a parte de la población aborigen de las Canarias etc.

1. Agricultura

España durante el reinado de los reyes católicos fue un país básicamente agrario, predomina el cultivo de subsistencia aunque una parte de la cosecha iba destinada a la comercialización con el objetivo de obtener beneficios. El sistema de cultivo que imperaba en estos momentos era el tradicional que se basaba en el barbecho, este consistía en dejar una tierra en reposo sin cultivar nada en ella con el objetivo de que se regenere durante ese tiempo apara el próximo año volver a cultivarse, el intervalo del cultivo dependía de la calidad de la tierra. En referencia a la producción podemos destacar el cultivo de distintos tipos de cereales, otro tipo de cultivo era el de la viña que se centraba en el consumo urbano y también para la comercialización como hemos citado anteriormente. Otro tipo de cultivo que se va a expandir es el olivo que va a tener su principal foco en el sur de la Península debido a las condiciones existentes en esa época.

2. Ganadería

Esta era un complemento importante con respecto a la agricultura, también como fuerza de trabajo en referencia a los animales de tiro y también para abono para la regeneración de la tierra. Existía un predominio de la ganadería ovina que se empleaba para la obtención de lana y de carne. Con respecto a la ganadería vamos a observar la creación de diferentes instituciones como por ejemplo la casa de ganaderos que es una organización creada en el reino de Aragón, esta organización tenía el objetivo de agrupar a los propietarios de rebaños del reino.

3. Artesanado

Durante este periodo España se caracteriza por ser un exportador de materias primas y ser un importador de los productos ya manufacturados. El sector industrial más importante en estos momentos es el de la pañería. Otra industria que podemos destacar es la de la seda, las principales ciudades donde se va a desarrollar esta industria son: Málaga, Córdoba, Toledo y Barcelona. Por último podemos destacar  la industria metalúrgica que alcanzaba una gran importancia en esos momentos en Vizcaya y también en Guipúzcoa, la industria metalúrgica alcanzó un gran desarrollo en estos momentos debido al incremento de la demanda de armas en estos momentos  debido al crecimiento del ejercito.

4. Comercio

La actividad comercial en estos momentos se centra fundamentalmente en las fachadas litorales debido a la situación ventajosa en cuanto a infraestructuras de estas zonas con respecto al interior peninsular. El principal mercado exterior de la corona de Castilla eran los Países Bajos donde se van a exportar una gran cantidad de productos entre los que podemos destacar: lana, vino o hierro. En cuanto al comercio interior este estaba mucho menos desarrollado, esto se debe a que no había una demanda interna suficiente como para satisfacer el mercado y también por los obstáculos naturales que hacía que el precio de los productos se incrementara de forma notable.

1. Nobleza

El grupo social predominante en estos momentos era la nobleza, estaba formado por un grupo de grandes terratenientes, hereditarios y privilegiados que tenían un origen militar. La riqueza de la nobleza procedía en gran parte de las tierras heredadas. El noble tenía varias formas de desempeñar su poder, un ejemplo es el régimen señorial en el que el noble era el propietario de la tierra aunque cedía la utilidad de esta a través de algún tipo de contrato a los campesinos a cambio de cobrar una cantidad de dinero o una parte variable de la cosecha recogida. Otra función del noble era la administración de la justicia o el control de los municipios. La relación entre la nobleza y la corona en algunas ocasiones han sido tensas debido al tradicional sometimiento de la aristocracia por parte de la corona, ante esta situación en algunas ocasiones los Reyes Católicos van a limitar la influencia de los grandes nobles en las ciudades y van a recuperar plazas estratégicas que van a estar bajo dominio nobiliarios. Dentro de la nobleza nos encontramos con una división  formada por aquellos miembros de este estamento que no tenían titulo y no poseían un señorío, esta era la baja nobleza.

2. Clero

Otro grupo social existente en estos momentos era el de los eclesiásticos, de la misma forma que la nobleza también era un grupo privilegiado y en buen parte también formado por terratenientes. El clero se nutria de personas procedentes de la nobleza y de plebeyos. Podemos diferenciar dentro de los eclesiásticos a un alto clero constituido por arzobispos, obispos o abades de los monasterios. Los reyes católicos van a utilizar el llamado derecho de presentación para poder designar al cuerpo episcopal y logar así que fueran afines a su persona, estos obispos suponían una importante fuerza política y además desempeñaban un papel  en la corte de los reyes. La iglesia recibía una serie de beneficios pero el que mayor número de ingresos suponía era el famoso diezmo, consistía en la donación por parte del campesino de la decima parte de la cosecha con una triple finalidad: el mantenimiento del clero, la construcción de edificios de culto y por último la ayuda a los más desfavorecidos.

3. Campesinado

En el último eslabón de la escala social nos encontramos con el campesinado, este era el grupo más desfavorecido  debido a que tenía que hacer frente a una serie de pagos como por ejemplo el diezmo a la iglesia como hemos citado anteriormente o el pago de los derechos señoriales para el trabajo de la tierra. En referencia a los campesinos podemos destacar dos etapas, la primera de ellas previa al año 1500 donde  existía la adscripción del campesinado a la tierra y el trabajo obligatorio en las tierras del señor. A partir del año 1500 vamos a observar como estos elementos van a desaparecer en la mayor parte de territorios de la Europa Occidental. Para la supervivencia de los campesinos era muy importante la existencia de tierras comunitarias de la que los campesinos podían obtener una serie de productos para su supervivencia, un ejemplo de esto citado anteriormente eran las tierras de pasto o los bosques.

El matrimonio de Fernando II de Aragón (1452 – 1516) con Isabel I de Castilla (1451 – 1504) tuvo lugar en el año 1469 y según los historiadores este hecho es el que marca el auténtico nacimiento del Estado Moderno y de España como nación.

Como gobernadores conjuntos de ambos reinos, el primer objetivo de Fernando e Isabel fue la consolidación de la autoridad real, muy debilitada por sus antecesores. Una de las primeras medidas en este sentido fue la creación de la Santa Hermandad, un cuerpo de policía de ámbito local controlado por la Corona y destinado a eliminar el bandolerismo. Además los Reyes Católicos hicieron frente a una parte de la nobleza especialmente exaltada quitándoles privilegios e importancia ya que estaban empezando a tener bastante peso entre la población.

Mayor trascendencia tuvo la reforma administrativa de los reinos. Destacamos en primer lugar a Castilla ya que una vez superada la guerra civil, Fernando e Isabel impusieron una progresiva centralización. Las Cortes reunidas en Toledo en 1480 reorganizaron el Consejo de Castilla restando poder a los votos de la nobleza y creando la figura de los secretarios reales que eran ministros al frente de todo el organismo burocrático. En el terreno local podemos señalar que la Corona se aseguró el gobierno de las ciudades mediante el nombramiento de corregidores, que eran los representantes del poder central en los municipios.

Por su parte en la Corona de Aragón las Cortes de los diferentes territorios siguieron disfrutando de una amplia capacidad legislativa y del control de la actuación de los monarcas. Este aspecto contrasta fuertemente con la política centralista y casi autoritaria de la Corona de Castilla.

Debemos de señalar uno de los mayores apoyos que tuvo la Monarquía como fue la Santa Inquisición que ya existía en Aragón y que se introdujo en Castilla durante este período. Cuando en 1478 el Papa Sixto IV autorizó a los reyes a nombrar inquisidores, este tribunal eclesiástico pasó a convertirse en un instrumento de la Corona para eliminar disidentes políticos, manejar la población con el uso del miedo al tribunal inquisitorial y suprimir las minorías religiosas (musulmanes y judíos).

Junto a la reorganización administrativa los Reyes Católicos protagonizaron una activa política exterior orientada a la unificación peninsular, la creación de un Imperio colonial ultramarino, la contención de la expansión francesa en el Mediterráneo occidental y el estrechamiento de relaciones con los países del Mar del Norte, socios naturales del importante comercio lanero castellano.

La corona de Aragón recae sobre Fernando en el año 1479 coincidiendo con la paz de Alcaçobas-Toledo, va a ser en ese año cuando muera el rey Juan II. Cuan Fernando accede al poder tiene que hacer frente a diverso problemas como:

– Sublevaciones entre la nobleza

– Exigencia de autonomía entre las grandes ciudades

– Tensiones religiosas entre los llamados cristianos viejos y los conversos

Fernando e Isabel van a gobernar sus estados matrimoniales desde Castilla, esto se debe a que las condiciones en este territorio eran más favorables que en Castilla  debido a que tenía una mayor extensión y era más rico , en contraposición a esto Cataluña se encontraba en una situación de franca decadencia debido a la crisis pañera y comercial que afecto a estos territorios en el siglo XV, tenemos que recordar que el comercio de paños era una de las principales actividades económicas en estos momentos. Con esto parece que lo que se buscaba era la fusión de ambos reinos pero nada más allá de la realidad, lo que se buscaba con este movimiento era gobernar de forma práctica ambas coronas.

Un hecho importante a destacar es los monarcas tenia mayor margen de maniobra en Castilla que en Aragón, esto se refleja  por ejemplo en que se produjeron un mayor número de cambios en Castilla que en Aragón puesto que existían un menor número de trabas.

La unión de ambas coronas supusieron una serie de cambios a la hora de desarrollar la actividades que desempeñaban de forma habitualmente hasta entonces pero con la unión de ambas coronas las acciones variaban de forma notable. Un ejemplo delo citado anteriormente lo observamos en algunas misiones que se llevaron a cabo por ambos monarcas recayeron exclusivamente para la corona de Castilla como por ejemplo las empresas exteriores de las Islas Canarias o las Indias pero había también otras empresas que se llevaron a cabo medios de ambos territorios como por ejemplo en las conquistas norteafricanas, en Nápoles o también en el territorio de Navarra. Otro ejemplo de los cambios que produjo dicha unión  fue el establecimiento de virreyes o lugartenientes ante la ausencia del monarca.

Por tanto podemos concluir con que a pesar de tener ambos monarcas personalidades distintas tenían los mismos objetivos:

– Administrar la justicia

–  Defender a los más débiles

– Mantener la paz y el orden público


En primer lugar cabe destacar que la guerra de sucesión en Castilla fue un enfrentamiento entre facciones nobiliarias y también un enfrentamiento con Portugal. Entre los enemigos de Isabel podemos destacar al marqués de Villena, los Stuñiga y otras familias nobiliarias que no van a aceptar la proclamación de Isabel, otro enemigo destacado de Isabel va a ser Alfonso V de Portugal que se va a casar con su sobrina Juana la Beltraneja que pugnaba al trono castellano con Isabel.

Ante esta situación de disputas en la corona de Castilla el rey de Francia Luis XI va a aprovechar la situación para hostigar la casa de Aragón a la que había arrebatado la Cerdeña y el Rosellón. Entre las acciones llevadas a cabo por los seguidores de Isabel podemos destacar la toma de la fortaleza de Arévalo, el desmantelamiento del marquesado de Villena o también con diversas acciones con las que se van a ganar el apoyo en distintos territorios como por ejemplo en Galicia o Vizcaya.

Por tanto podemos afirmar que durante los años en los que van a durar las disputas se va a proceder a un ajuste de poderes entre la Monarquía, la alta nobleza y las grandes ciudades, es decir, se van a producir disputas por hacerse con el control de diversos territorios con el objetivo de ganarse apoyos en la lucha para alcanzar el trono finalmente.

Uno de los principales aliados de los reyes católicos va a serla santa hermandad que va a jugar un papel importante con el objetivo de pacificar el territorio interior y más adelante en la Batalla de Granada. Una acción importante va a ser en la batalla de Toro donde los partidarios de Isabel van a derrotar a los portugueses que van a penetrar por la zona de Zamora logrando así los partidarios de Isabel una importante victoria.

La victoria va a llegar en el año 1479 en la denominada Batalla de Albuera donde los reyes católicos van a derrotar al último ejército portugués que fue enviado con el objetivo de socorrer a los últimos sublevados al poder de la monarquía hispánica en la zona de Extremadura. A partir de la derrota de las tropas  portuguesas se va a empezar a negociar la paz de Alcaçobas-Toledo en Septiembre del año 1479. Finalmente se va a producir el reconocimiento por parte de Alfonso V de los derechos de Isabel sobre Juana la Beltraneja, esta una vez que murió su esposo Alfonso V fue encerrada en el convento de Coímbra. Otras clausulas de este tratado versan sobre las disputas coloniales en la que los reyes católicos van a reconocer a los portugueses el monopolio de la navegación africana, es decir, cedían este espacio salvo el territorio de las Islas Carais y también la fachada continental de esas zona.

Por tanto Isabel llego al trono tras vencer en la Guerra de Sucesión Castellana una vez vencidos los partidarios de su sobrina Juana.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/5Ze7g_LNEUs" width="425" height="350" wmode="transparent" /]