Cómo preparar un exámen

Claves para hacer un buen examen

Antes del examen

  1. Llevar al día el estudio de la materia: repasar, reforzar, afianzar
  2. Adecuar el estudio al tipo de examen: test, dearrollo, oral, práctico
  3. Conocer el sistema de evaluación y puntuación de la prueba
  4. Elaborar una lista del material necesario: bolígrafo, calculadora, pilas, goma de borrar, lienzos, reglas, atril, documento de identificación
  5. Llegar al lugar del examen descansado y con tiempo: intenta situarte donde habitualmente te pones
  6. Eludir a compañeros nerviosos y recordar pensamientos positivos

En el examen

  1. Leer atentamente el examen y seguir todas las instrucciones
  2. Distribuir y controlar el tiempo: borrador inicial, respuesta, repaso final
  3. Responder con precisión, ajustando la respuesta a lo que se solicita: céntrate primero en las respuestas que mejor domines para tener confianza y seguridad y luego de las más difíciles
  4. Ante un bloqueo, la tranquilidad ayuda a recordar, también reescribir la pregunta en un papel en sucio, indicando las posibles opciones de respuesta
  5. Cuidar el contenido – estructura, caligrafía, ortografía, gramática – recuerda que no estás escribiendo un sms en el móvil ni en messenger
  6. Atender a la presentación, claridad y limpieza que faciliten la corrección
  7. Evitar extenderse demasiado en alguna pregunta y restar tiempo al resto
  8. Procurar no dejar preguntas sin contestar: poner un esquema, algunas ideas básicas
  9. Revisar las respuestas antes de entregar el examen

Después del examen

Si tenemos otros, es mejor centrarnos en los siguientes que andar comprobando resultados del que se acaba de realizar.

Control de la ansiedad ante los exámenes

El profesor Joaquín Álvarez de la Universidad de Almería pone a nuestra disposición un “Programa Autoaplicado para el Control de la Ansiedad ante los Exámenes” en versión online.

Además de explicarnos las razones por las que nos ponemos nerviosos, nos da la oportunidad de Autoevaluarnos, de forma orientativa.

En el caso de obtener resultados que indiquen posibles interferencias en tu rendimiento, te aconsejamos que hagas una visita a los psicólogos del CAE para valorar mejor las áreas que puedes mejorar.

¿Sabes si sufres Procastinación?

¿ Te das cuenta que si no haces bien un trabajo y sabes que está completamente bien hecho, te da “reparo” entregarlo ?

¿ Piensas que o se hacen bien las cosas o no se hacen ?

Porqué si entregas algo y sabes que no está correcto al 100% y obtienes una buena nota piensas que a lo mejor al profesor se le ha pasado algo por alto o que ha levantado la mano corrigiendo ?

¿ Eres muy exigente contimo mismo ? ¿ Te criticas excesivamente cuando algo no te sale como tú esperabas ?

¿ Tienes miedo de no estar a la altura de las circunstancias, a fracasar ?

¿ Te distraes mucho y tardas dos horas en hacer un trabajo que lleva 10 ó 15 minutos ? ¿ Dejas lo impotante y haces otras cosas que podrías hacer despues ?

Si tus respuestas son afirmativas en la mayoría de las preguntas, posiblemente sufras de Procrastinación, lo que se conoce como dejar para mañana lo que hemos podido hacer hoy.

Pero, ¿ Cómo evitarla ? o por lo menos, ¿ Cómo mitigar sus efectos ?

¿ Te sientes a gusto al procrastinar ? Analiza TU ESFERA EMOCIONAL

¿ Dejas las tareas importantes para luego ? Analiza TU ESFERA CONDUCTUAL

¿ Qué piensas sobre tu actuación ? Analiza TU ESFERA COGNITIVA

Básicamente, las personas somos lo que sentimos, lo que pensamos y lo que hacemos.

  • En una hoja escribe cuáles son tus sentimientos, pensamientos y conductas cuando intentas realizar una tarea. Sin enjuiciarlos. Simplemente descríbelos.
  • Después analiza cada apartado por separado y busca alternativas positivas, realistas, que te ayuden a enfrentar la situación y a superarla con confianza y satisfacción.
  • Luego aplícalo, hazlo. Pero en pequeñas dósis. Cualquier paso adelante valóralo y aprécialo como algo positivo y haz que se extienda lo máximo posible.

Lee lo que le sucedía a María

¿ Necesitas más ? Visita el sitio del Doctor Piers Steel en la Universidad de Calgary o la Princeton University

 

Estudiar contenidos matemáticos en la universidad

Un estudiante de Geología, en segundo curso con matemáticas y física pendientes de primero, ha venido a verme por sentirse decaído, triste y con problemas de insomnio y de concentración. En el resto de asignaturas sus notas suman varios aprobados y más notables. La carrera le gusta, fue su primera opción en la preinscripción, le apasiona su relación con los hechos históricos, desde siempre. Lo que le atenaza es la matemática, que no cursó en Bachiller pese a escoger la rama de Ciencias.

Así que nos ponemos los dos a escudriñar cómo estudiar matemáticas y mejorar su rendimiento.

En primer lugar, hemos de tener claro que las matemáticas en la universidad parten de un conocimiento básico de matemáticas que necesitamos dominar. Integrales, derivadas, aritmética, álgebra, trigonometría, estadística, combinatoria, probabilidad, etc.. son términos en los que ya nos exigen conocer sus bases.

Analiza cuáles son tus bases de conocimientos previos que te exigen las asignaturas universitarias con contenido matemático.

Resuelve muchos ejercicios y cuando termines … haz más.

Pasos elementales para resolver problemas matemáticos:

  1. Dibújalo
  2. Estudiar el punto de partida y el punto final
  3. Diseñar un plan de actuación.
  4. Aplicar las operaciones y repasarlas
  5. Contestar a lo que se pregunta

Ten en cuenta que en ocasiones, hay problemas intermedios que resolver primero para alcanzar la solución final después.

Pero recuerda:

  • Muchas veces es más difícil el planteamiento del problema que la resolución.
  • Espia problemas similares ya resueltos.
  • Identifica el sistema, por ejemplo si es de Estadística, Cambio, Comparación, Probabilidad, Igualación, Combinación, Consistente, Inconsistente, etc.
  • Se creativo, intenta diferentes opciones. Aunque no sean correctas, ver porqué no lo son te ayudará.
  • Si te lían los números muy altos, inténtalo con cifras más bajas.
  • (Edito) Olvidaba indicar la importancia de hacer una representación gráfica del problema (en youtube encontrarás muchos videos como el de Funciones Trigonométricas) (Si quieres ver un estudio de Fly, Pierce y Hunter de ejemplo de representaciones gráficas)
  • Mención a parte merecen las chuletas (cheat sheets)

Un buen profesor de matemáticas que tuve en Bachiller nos dijo en clase que no perdiéramos la oportunidad de hacernos “chuletas” (estilo mapas de conceptos). Nos decía que aprovecháramos cualquier instante para tener las derivadas, las integrales en hojitas tamaño almanaque de bolsillo para sacarlo en cualquier momento, en el autobús, en la cola de la fotocopistería y echarle un vistazo. Menos el día del examen, claro. Se apresuró a avisarnos.

Con el paso del tiempo, he podido comprobar personalmente que tenía muchísima razón, cuanto más leo sobre el tema, más se corrobora su saber. Numerosas investigaciones indican que sesiones breves distribuidas a lo largo del día ayudan a mantener mejor y más frescos en la memoria los recuerdos.

A continuación unos cuantos ejemplos de chuletas:

Mapa conceptual en Química

 

Ejemplos de sitios que nos pueden ayudar:

Con el nivel de Bachiller

http://www.vitutor.com/index.html

http://www.unicoos.com/ y http://www.mpdf.es/ (aportaciones de Frank, gracias)

Para el nivel Universitario

http://pimedios.es/amigos/

http://gaussianos.com/quienes-somos/

http://www.eeweb.com/toolbox/math-help

http://speckyboy.com/2010/10/07/useful-collection-of-cheat-sheet-desktop-wallpaper-for-web-designers/

 ¿Conoces alguno más? Anótalo en los comentarios a continuación y

¡ Gracias de parte de todos !

 

 

Miedo a hablar en público

El miedo a hablar en público es algo normal, casi todo el mundo lo siente, pero si se controla adecuadamente, es algo que se transforma en un punto a nuestro favor.

Para que ese temor no nos atenace, sigue estas pautas:

  1. Comienza gradualmente: primero con los miembros de tu familia, amistades, en casa, luego en el aula vacía, en el aula con gente, etc.
  2. Practica primero con quien te sientas más seguro y en los sitios que más confianza te den y luego avanza a las situaciones más difíciles.
  3. Practica a diario. Practica a diario. Practica a diario. Siete días a la semana. Aunque parezca que no avanzas.
  4. Practica sólo, sin acompañantes. Si la situación es muy temida, puede acompañarte alguien las primeras veces.
  5. Filtra tus pensamientos: Te ayudan y te interesan los que se centran en el beneficio que vas a obtener, la tarea que vas a realizar, lo que vas a contar. Felicítate por tus avances y date premios.
  6. Valora los pequeños logros y los grandes. TODOS. Para tí son un gran paso.
  7. La ansiedad no tiene porqué desaparecer completamente. Incluso un poco de ansiedad te puede beneficiar. Sirve de señal para tomar las cosas en serio y centrarse en lo que vas a decir.

Si con todo, sigues sintiendo que no puedes superar la situación, quizá te convenga contactar con los psicólogos del CAE.

Si estás interesado en mejorar tus habilidades oratorias en un seminario con un grupo reducido de compañeros en la U.A., ingresa en la Oficina Virtual y déjanos tu petición en una consulta on-line.

Artículo redactado por Domingo Martínez, Psicólogo del CAE