El código de honor de Stanford

El código de honor de Stanford, publicado el 4 de mayo de 2013:

Stanford University es la mejor universidad del mundo según muchas clasificaciones. Seguramente es la mejor universidad del mundo porque es de las que más dinero tiene, pero también porque se toma algunas cosas en serio.

Por ejemplo, Stanford dispone de un código de honor que fue redactado por los propios estudiantes en 1921. Este código define una serie de actuaciones que son consideradas faltas de honor: copiar o dejarse copiar en un examen, el plagio, recibir o proporcionar ayuda para la realización de un trabajo cuando no está permitido, o presentar como trabajo propio el trabajo de otro.

Ante cualquiera de estas acciones, el castigo normal es una suspensión completa durante un cuatrimestre (te expulsan de la universidad durante un cuatrimestre, para todas las asignaturas, no sólo para la asignatura en la que cometiste la falta) y 40 horas de servicios comunitarios. Cuando alguien es reincidente, el castigo aumenta.

¿Y qué ocurre en España? Bufff, mejor no hablar, mi experiencia personal cuando has “pillado” a algún alumno copiando en un examen, entregando un trabajo que ha copiado de Internet, o entregando la misma práctica que un compañero es bastante desagradable. Tan desagradable que ya poco me importa: yo no soy un policía, y mucho menos si la universidad no me apoya. Porque, curiosamente, no existe un régimen disciplinario en la Universidad de Alicante que regule todas estas acciones que podemos llamar “deshonestas”.

¿Y qué ocurre en otras universidades? La situación no es mucho mejor. Hace unos años se produjo un escándalo a raíz de un nuevo reglamento en la Universidad de Sevilla: La Hispalense explica la medida como ‘garantía’ ante una ‘simple sospecha’. Y en la comparativa con otras universidades, Cómo se trata en otros campus a los que copian, destacaba la Universidad Alfonso X El Sabio: si te pillan copiando, simplemente te ponen un “no presentado”, ni te suspenden ni te aplican ningún castigo. Con esas medidas, ¡tonto el que no copie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.