Peix roig (pez rojo)

Blanca (5;7) pronuncia la prepalatal fricativa sorda en posición final [ʃ] del catalán como alveolar [s]. Por ejemplo: peix roig [ˈpejz ˈroʧ], que, en castellano, ‘pez rojo’, pronuncia [ˈpef ˈloxo] o [ˈpeɸ ˈloxo] o [ˈpev ˈloxo]. La [r] en ‘roig’ es, sin embargo, vibrante, al menos vibrante simple.

Las vocales abiertas [ɔ] y [ɛ] (l’apitxat)

Joanna y Blanca hablan el catalán-valenciano apitxat. En este dialecto, las vocales abiertas [ɔ] y [ɛ] tienen la abertura más cerrada que en el resto de dialectos valencianos. En su caso –como en otros similares– se está produciendo un fenómeno reseñable: la pérdida de la distinción entre las vocales abiertas y cerradas. La lengua ambiental parece explicar el fenómeno. Muchos(-as) profesores(-as) de mis hijas son castellanohablantes que han aprendido el valenciano en la edad adulta, y yo mismo pertenezco al mismo grupo. Sólo su madre y sus abuelos maternos (Comarca de la Plana Baixa) les proporcionan un input puro con distinción entre abiertas y cerradas. ¿Castellanización? ¿reestructuración interna? Es más clara, por otra parte, la perdida de [ɛ] que la de [ɔ]. De momento, pues, las siete vocales del catalán occidental pasan, en su caso, a cinco, seis, si contamos [ɔ]. Por supuesto, presentan todos los fenómenos fonéticos habituales de las consonantes del dialecto apitxat.

La sustitución de [θ] por [f] (o similar, quizás bilabial [ɸ])

La sustitución de [θ] por [f] que realiza Blanca (5;10) en castellano fue señalada también por Locke (1980) para los niños ingleses. Para explicar este fenómeno hay que contemplar, en el caso de Blanca, tres factores: a) el ambiental, es decir, para Blanca la lengua habitual en el colegio y en casa es el catalán, y en catalán no hay [θ]; b) aspectos perceptivos, esto es, la dificultad –señalada por varios autores– que suponen las frecuencias altas de las estridentes; y c) las hipotéticas dificultades articulatorios, o fisiomotrices, que afectan a la producción lingüística, que se incrementan, en el caso de Blanca, en el contexto catalán-español, pues, en principio, el uso del gesto articulatorio es menor que el que tendría un monolingüe castellanohablante. Blanca, desde luego, percibe las diferencias entre [θ] y [f] cuando son pronunciadas por un adulto, incluso, en ocasiones produce un sonido intermedio entre la labiodental y la interdental. La categoría se presenta, pues, en construcción.

Blanca 5;10 años: pronunciación de [r] y [θ]

Blanca tiene ahora 5;10 años. Pronuncia bien casi todos los sonidos del catalán, su lengua materna, y del castellano, su segunda lengua, pero todavía hay algunos que se le resisten. Por ejemplo, la vibrante múltiple [r], común a las dos lenguas, y la interdental fricativa sorda del español [θ]. En el caso de la líquida, hay un baile entre [l] y [r], especialmente, al inicio de palabra [‘loβ̞a] por [‘roβ̞a] (<'roba' ('ropa')). Las diferencia mejor si están juntas 'la ropa de la loba', pero no del todo. En el caso de la interdental (que no existe en catalán), pronuncia una especie de labiodental fricativa sorda [f], pero con características articulatorias propias quizás bilabial [ɸ]. De hecho, se distinguen las dos en contextos de oposición en enunciados del tipo: 'La fuente está cerrada’. Como dato anatómico añado que le falta uno de los dos incisivos superiores y el otro le baila.

Los niños, lógicamente, reconocen sentimientos y muestran empatía ante la tristeza ajena

Blanca (4 años) estaba viendo un capítulo de Doraemon en el que Nobita encuentra a su mascota perdida. Nobita y Doraemon lloraban, y ella, al verlos, también. ‘Perquè plores?’, li pregunte, ‘perquè estic vegent un capítol de Doraemon que és molt trist, i plore’. Los niños, obviamente, reconocen sentimientos y muestran empatía ante la tristeza ajena. Algunos artículos que he leído sobre el lenguaje infantil son un poco equívocos en este aspecto. ¿Cómo habrán hecho los experimentos?…

Percepción y léxico

Puede parecer una perogrullada, pero que la similitud léxica entre lenguas juega un papel perceptivo fundamental es indudable. A Blanca (4 años) (que estudia inglés) le pregunta su madre en inglés una cosa sobre su profesora y no le responde; se lo repite en italiano (lengua de la que no sabe nada) y contesta: ‘Ah! Que com li diuen a la meua professora? Paula’.

¿Posible frase?…

No sé si es producto de mi imaginación o realmente lo dijo, pero ayer Blanca emitió algo parecido a ‘Mamà ja no n’hi ha’ (Mamá ya no hay). [‘ma: iano’nia]. Es una repetición, está claro, pero lo bueno del caso es que se refería a una botella de agua que tenía en la mano. Por lo tanto, contextualmente, tenía sentido.