Neuroergonomía de la enseñanza y el aprendizaje

Con este título pretendo en esta entrada registrar mis notas mentales de un trabajo futuro sobre innovación educativa (no ya en las Jornadas Redes ICE 2016, sino en otros congresos posibles: TEEM’16, EDUTEC 2016, ICERI 2016, etc.).

Obviamente es un título llamativo, que explicaré de derecha a izquierda para justificar mi aportación como una síntesis inter y multidisciplinar innovadora. Adelanto que llegaré a proponer una visión plausible: sabremos qué piensan, y por qué se comportan así, nuestros alumnos en clase, o casa (virtual), y gestionaremos esto para la mejora de su rendimiento académico mediante técnicas neuroergonómicas (neurofeedback).

Escribir en profundidad sobre el aprendizaje y la enseñanza no es mi pretensión. Pero si destacar aquí tanto orientaciones a las personas de cualquier edad, como organizaciones (empresas, instituciones públicas, incluso Universidades). Como dicen Stiglitz y Greenwald en el libro que estoy leyendo ahora (La creación de una sociedad de aprendizaje) “aprender a aprender aprendiendo (haciendo)” no es fácil. Aprendemos a ser, convivir, conocer y hacer, como muy bien sabemos los educadores. Pero no todos aprendemos al mismo tiempo, ni en el mismo espacio, ni al mismo ritmo. Los perfiles de aprendizaje, como tipo Kolb, nos ayudan a orientarnos como educadores. Pero también los tipos de liderazgo, como el situacional, informal, o incluso los de tipo horizontal y vertical (sistémicos, con modelizaciones habitualmente complejas, y no lineales como nos gustaría). Referencias a tener en cuenta: Antifráfil – Taleb, Liderazgo vertical, Triple Focus – Goleman & Senge, Test golosina – Mischel, Objetivo: generar talento – Marina, etc.

La enseñanza actual, y futura, se basará cada vez más en TICs (Academic Analytics, etc.), y en un mejor conocimiento y dominio de la interacción cerebro-máquina (brain-machine interface – BMI), que requiere también la incorporación progresiva de los avances en neurociencia cognitiva. Pero, uno de los rasgos característicos actuales, y quizás futuros, es que la información proporcionada para el aprendizaje, y para la interacción y asimilación que denominamos “enseñanza”, es predominantemente visual, y por tanto perceptual. O sea, que si no conocemos bien el cerebro (vía superior vs. inferior, Focus – Goleman), los sistemas sensoriales y perceptuales (visión, tacto, etc.), y en particular sus límites neurofisiológicos, no seremos conscientes en muchos casos que la interacción discente-docente se realiza en los cauces cognitivos más confortables, y por tanto favorecedores para el rendimiento óptimo de todas las partes implicadas. Es decir, la nueva enseñanza basada en TICs, y la que sigue, y el rendimiento óptimo de aprendizaje, así como la generación de nuevo talento, el que necesita este siglo XXI (Sociedad de coste marginal cero – Rifkin, Postcapitalismo – Mason, Pedreño, etc.), debe adaptarse irremediablemente a los límites neurofisiológicos y cognitivos del ser humano.

J.A. Marina desarrolla en su último libro sobre el talento, dos tipos de inteligencia: generadora y ejecutiva. Pero también debería añadirse la inteligencia sistémica (Senge), que también conecta con la memoria de trabajo (working memory). Por tanto, la zona de rendimiento cognitivo óptimo de Goleman (en Inteligencia social), o también denominada curva de Yerkes-Dodson del rendimiento humano, debemos tenerla muy presente, y sigue siendo clave en la toma acertada de decisiones, tras una buen funcionamiento neurofisiológico de los sistemas sensoriales, su codificación e interpretación (con cruce de memoria de trabajo), para estudiantes, educadores, como organizaciones (gestores, ejecutivos de rango superior, etc.). Por tanto, la asimilación de competencias genéricas y específicas en nuestros estudiantes es, en cierta forma, una meta que nos marcamos para facilitar el desarrollo de nuevo talento, y se que necesita en los tiempos actuales y venideros. Por consiguiente, y aplicable también desde el entrenamiento deportivo (incluso a nivel visual, con un concepto piramidal), el nuevo talento que necesitamos debe saber afrontar las decisiones complejas incluso en situaciones fuera de confort, bajo presión. Pero, solamente la interacción óptima enseñanza – biología (genética y cerebro), temprana si es posible, y siempre personalizada, es la clave para que cualquier ser humano pueda mostrar un talento, o varios sinérgicos, ante cualquier actividad/reto motivante en su vida.

Así pues, aprender a vivir en el siglo XXI con nuestro talento bien desarrollado necesita también conocer cómo aprendemos, y en qué condiciones mejor y más rápido, y cómo interactuamos con otros. (Esto también sería válido para el aprendizaje organizacional, como el de una Universidad.) Los tipos de aprendizaje Kolb pueden ser muy útiles, y saber valorar que en cualquier etapa de nuestra vida estamos continuamente pasando de un perfil a otro, según las circunstancias. Por tanto, aprender los 4 tipos de Kolb, y cómo los asimilamos y ponemos en práctica según los retos, es clave. Es mejor ser conscientes de que sentimos y pensamos (y a veces viceversa) como “divergentes”, “asimiladores”, “convergentes” y “acomodadores” según las circunstancias (incómodas), que apoltronarnos (o procrastinar) en posiciones cómodas, pero a corto o medio plazo perjudiciales para nosotros. Si a esto lo hibridamos con la regla Platinum (Hunsaker & Alessandra) del comportamiento humano, con sus perfiles duales directo vs. indirecto + abierto vs. reservado, creo que el verdadero talento humano que necesitamos debe ser aquel que sepa moverse frente a retos con naturalidad en cualquier perfil Kolb y Platinum, y que lo sepa orientar mediante liderazgo vertical para lo mejor que necesita este mundo actual y futuro.

¿Cómo podemos conseguir esto como educadores? ¿dónde está la neuroergonomía en la enseñanza y el aprendizaje tras esto del “talento”? Pues quizás, como algunos ya sepáis, la neurociencia cognitiva actual es capaz de registrar ondas cerebrales en zonas concretas ante situaciones cotidianas, que puedan requerir más o menos atención, o estrés, o comportamientos normales o anómalos, como discutiendo, conduciendo, haciendo deporte, escuchando música de una película, etc. Y que estos dispositivos de registro cerebral (EEG, fMRI, etc.) pueden registrar muchísima información (Big Data) de nuestro cerebro, tanto de la vía superior (racional) como inferior (emocional), y reconocer patrones característicos de pensamiento-emoción (conducta). Por lo tanto, tales patrones, convenientemente registrados e informatizados, pueden usarse en modo recíproco (neurofeedback) para comunicarse con el cerebro (usuario) para advertir o sugerir cambios de conducta sobre, por ejemplo, distracciones visuales mientras conducimos, o se usa el móvil mientras se transita por la calle, falta de empatía con la persona delante de nosotros, desconexión dentro de un grupo de trabajo en tiempo y espacio real, etc. Así pues, ¿no es tentador imaginar un futuro no muy lejano donde los educadores pudiéramos disponer información digital en tiempo real (big data) de nuestros estudiantes, de sus pensamientos y emociones, ante las actividades de aprendizaje que prediseñemos previamente (clase presencial, flipped classroom, tutorías y foros por internet, etc.)? ¿Cómo podríamos gestionar de forma beneficiosa en tiempo real, o incluso asincrónicamente, esta información valiosísima de nuestros estudiantes, hijos, compañeros de trabajo, etc.? ¿Y con personas mayores, con envejecimiento normal o anómalo, deseosas de aprender más en su tiempo libre, y seguir enganchados de forma equilibrada al devenir de la vida?

¿Cómo optimizar esto, el aprendizaje organizacional continuo, dentro de una Universidad?

talento_organizacional_Universidad

Y mucho más allá, y me causa gran temor, ¿podrán existir alguna vez dispositivos de comunicación neurocognitiva que alteren forzadamente, de forma reversible o irreversible, desde un origen externo la conducta (pensamiento + emoción)?. ¿Ciencia-ficción todavía?

Ya veremos … Que el siglo XXI avanza a nivel de progreso científico, tecnológico y económico mucho más deprisa que lo que parece. Y este planeta, donde somos la especie dominante, necesita más líderes nuevos con talento (emprendedores,   políticos diferentes, etc.) que seguidores. Se lo debemos a nuestros hijos y nietos.

Gracias por llegar hasta aquí, y estoy a vuestra disposición.

Análisis prospectivo de la Universidad de Alicante

Ayer jueves 6 tuvo lugar una mesa redonda en el museo UA a cargo de los 5 rectores más recientes de la Universidad de Alicante. El tema del debate era: “La Universidad de Alicante: nuevos escenarios científico, educativo y empresarial”.

Con motivo de mi charla invitada del próximo día 14 en la Facultad de Ciencias, en el día de la Química, y con el título de la charla “Los retos actuales de la Física y Química del color”, he considerado oportuno, y como adelanto de parte de mi parte final de la charla, y de una forma alegórica, adelantar mis reflexiones previas sobre los retos de la Universidad en España, y aprovechando ser testigo ayer del evento interesantísimo en el museo UA.

Voy a aprovechar mis notas de la mesa redonda entres los 5 rectores UA para añadir y complementar mis reflexiones sobre prospectiva e ideas para articular soluciones a retos actuales y futuros, que considero interesantes para la comunidad universitaria, o incluso a cualquier nivel organizativo, sea a nivel local, nacional o internacional.

Hago esto, para que no se me olvide, y también sirva de conexión para mis reflexiones anteriores sobre el mundo que me rodea (@Verduset), y con el que interactúo desde mi posición actual en la UA. Es mi compromiso con los míos, y así deseo divulgarlo a todos que quieran leerlo y reflexionar sobre esto.

————————

Notas evento: mesa redonda, en cursiva palabras directas tomadas de los rectores, y mis comentarios iniciales en tipografía normal

Palomar (introducción a la mesa redonda)- 3 misiones: educación, investigación e internalización

UA < 500 ranking mundial (CALTECH no. 1), <200 para Química-UA

Nueva estructura de títulos oficiales: 3 + 2

I+D+i: transferencia conocimiento dentro genes universitarios

Reflexión 1: Es muy interesante leer y reflexionar sobre el éxito del CALTECH dentro de las primeras posiciones del ranking mundial de universidades. La clave principal señalada en el reportaje es su “tamaño pequeño” como Universidad, lo cual favorece el trabajo en equipo siguiendo directrices inter y multidisciplinarias estratégicas muy claras, la cultura por la calidad y la hibridación por la innovación disruptiva, etc.

Raneda – Mundo digital —-> MOOCs, nuevas formas de trabajo (+ tareas, – tiempo)

Altísima competencia a nivel mundial, incluso con las privadas (aumento creciente), por encarecimiento tasas universitarias (seguirán altas)

Rankings universitarios: cómo progresar / escalar posiciones?

Recortes en investigación (volvemos a 10 años atrás …) y sus efectos nocivos (y quizás irrecuperables): poco optimismo, soluciones??

Grados 3 + MSc 2: reforma completa? Cuándo?

Mensaje optimista final: Universidad bien valorada socialmente, “no dormirnos en los laureles”, ser independientes (asertivos)

Reflexión 2: Para mí es muy evidente que la Universidad pública en España, y en el mundo, está en una gran encrucijada (ver introducción de este enlace), en un punto de inflexión a nivel estratégico, y sobre competitivo. O somos rápidos haciendo un DAFO y evaluando posibles escenarios a corto y medio plazo, o todo lo conseguido hasta ahora (rankings, retención del talento, liderazgo social, etc.) se irá paulatinamente a pique. O nos renovamos o moriremos. Y mi propuesta de solución se basa en el círculo de la motivación de Fuster (Figura 1, izquierda) y la zona de rendimiento cognitivo óptimo (Figura 1, derecha) de Goleman, aplicable tanto a personas (obvio en primer lugar), pero también creo que para empresas y organizaciones.

     El_circulo_de_la_motivaci_n        rendimiento_competencia

Figura 1: círculo de motivación de Fuster (izq) y zona de rendimiento cognitivo óptimo de Goleman (der).

Tanto a nivel personal, o como empresa, Universidad, organización, etc., si no sabemos o no somos conscientes en qué posición nos encontramos dentro del círculo para cada proyecto en marcha, y el balance a una etapa intermedia de desarrollo y nuestras sensaciones y/o capacidades (zona de rendimiento de Goleman), caeremos irremediablemente en la parte de “pasividad”, y finalmente en la “frustración”. Repito, tanto a nivel personal, de equipo, como organizativo. Y, para evitar esto, la clave es el compromiso, y cómo aprovechar el trabajo en equipo para “ganarle tiempo al tiempo”, y las 4T (tiempo para reflexionar, talento por descubrir, transmitir optimismo y tutoría) y 4A (actitud positiva, aceptación, autenticidad y altruismo) de Fuster, que enlaza con las habilidades de inteligencia social de Goleman: conciencia y aptitud social.

Sin estos mecanismos internos de cohesión en los RRHH, difícilmente como institución pública, la UA conseguirá mantener su status actual (rankings, etc.) para las próximas décadas, con lo que ha costado llegar hasta aquí en los últimos 35 años. Si no hay compromiso de todos, se diluye el concepto de liderazgo social, y la sensación interna de éxito, al estilo Wooden.

Ordóñez – Opinión empresarios: formación universitaria en calidad creciente,

Sintonía / Sincronía con el mundo empresarial (reflejo con USA, diferentes tipos universidades, y completa autonomía, muy poca regulación estatal)

Modelo UE económico basado en el conocimiento?

Investigación ——> innovaciones disruptivas

Formar ciudadanos “críticos”, creativos y emprendedores, con capacidad de comunicar, y liderazgo

Fase MSc + doctorado para crear conocimiento y transferirlo

Demanda de la Red para carreras universitarias on-line

Diversificar las tareas docentes (desde USA), tipos de expertos y cómo integrarlos en nuevos equipos inter y multidisciplinares (hibridación?)

Gestión del tiempo en el trabajo

Rankings universitarios vs. servicio público (universitario), apuesta por el talento, spin-off

Reflexión 3: Siguiendo mi línea argumental en las reflexiones anteriores, las palabras de Salvador Ordóñez sirven de nexo para introducir nuevos conceptos y soluciones posibles para los retos actuales y futuros de la UA, u cualquier otra organización. Nos ha costado como UA llegar hasta aquí, lo difícil ahora es mantenerse y crecer a pesar de los retos actuales y futuros. Habiendo estructuras internas y “masa crítica” generando conocimiento, como “empresa del conocimiento” debemos dar un paso más hacia la innovación interna a través del concepto de hibridación. Y, podría ser el elemento dinamizador y cohesionador para ello el “knowmad” (Figura 2).

Knowmad

Figura 2: Características del “knowmad”, aplicable a cualquier tipo de organización (pública como la Universidad, privada, etc.)

Esto implica, y apoyándome el concepto hibridación, que los enfoques top-down y bottom-up (como expondré en mi charla sobre física y química del color) junto con la interdisciplinariedad (se necesita la cooperación de ) y multidisciplinariedad (aplicable a temas diversos), es una de las claves para el futuro del progreso integral humano, para futuras innovaciones disruptivas que permitan a la sociedad en general vivir mejor, ser más felices, y respetuosos con el medio ambiente y sus recursos naturales.

Pedreño – 10 temas exponer (que se quedó en mucho menos …, por favor que los liste en su blog o twitter)

a- Universidades como motores de la sociedad, estamos en situación crítica, mercado trabajo (computerización), poco empleo para alta formación.

Universidad: renovar compromiso social: formar emprendedores, spin-off, cultura del emprendurismo, etc. Mirror: USA.

Sectores industriales en auge.

b- Planes obsoletos de estudio. Debate USA actual: crisis de la formación universitaria (estudiantes morosos, etc.), MOOCs, número de patentes en aumento (efecto perverso paralizando la innovación).

c- … (solicitar de nuevo que describa sus 10 temas en su blog o twitter, gracias por adelantado)

Reflexión 4: Aquí me interesa hacer visible mi preocupación, como padre, de la influencia a corto y medio plazo de la computerización en la calidad del empleo. El artículo reciente de Frey & Osborne es muy esclarecedor, y sobre todo preocupante para la generación Z (nuestros hijos adolescentes). En la misma línea, pero en paralelo, está el trabajo tangible, como intangible, de Lynda Gratton sobre el futuro del trabajo. Como padres, como “coaches” para nuestros hijos, o para cualquiera que nos pida consejo y orientación, solamente podemos advertir sobre estos retos transversales para la sociedad mundial, y ayudarles a gestionar toda la información que se pueda recoger y cruzar (incluidas las reflexiones anteriores) para que ellos mismos tomen sus propias decisiones “vitales”. No sé si a largo plazo, tal como vienen “los vientos de invierno”, la Universidad pública será solamente accesible a la clase media-alta, pero la cultura del emprendurismo, en su versión más horizontal, es una apuesta ineludible, tanto para las futuras innovaciones disruptivas como nuevas formas de inteligencia operativa y organización social de la sociedad europea, y a la larga mundial. Nos jugamos mucho. Si no es así, y las formas actuales, y en parte anacrónicas, de recoger y analizar información contextual, pero sobre todo tomar muy lentamente decisiones estratégicas y valientes, no servirán para evitar el fracaso como países (Robinson y Acemoglu), o especie. Intuyo cisnes negros (Taleb) a la vista y ante el caos que pueda ocasionar esto, la clave como personas, como instituciones, no es ser solamente resilientes, sino anti-frágiles (Taleb, de nuevo). Necesitamos ver desde fuera “el bosque”, y los enfoques top-down y bottom-up pueden ayudar, así como la hibridización inter y multidisciplinar, y así prepararnos para resistir y salir reforzados de los retos actuales y futuros. ¿Qué esperamos para ello? Yo ya he dado el primer paso para exponer mis reflexiones, y estar a disposición de quien lo solicite para ser útil, ya sea de forma tangible o intangible.

Olcina – Crecimiento de las Universidades? Sostenibilidad presupuestaria?

Sin carrera docente en la Universidad: profesores asociados como mano obra barata, sin perspectivas positivas para talento profesor/investigación.

Pros y contras de sistemas de selección de profesorado: peor el sistema actual de acreditación.

Planes de estudio inadecuados en el fondo y la forma.

Serias dudas del Plan Bolonia: neoliberalismo radical extremo, profesor como facilitador de datos y conocimiento, y el estudiante gestiona su propio aprendizaje.

Disminución de la cultura del esfuerzo/mérito en pro del clientelismo, trepa, etc. Falta mucha “academia”, sobra mucha “extra-academia”.

Desafección a la docencia (liberaciones docentes al 100 %): de profesor hacia gestor.

Desafección a la investigación: pocos sexenios en España, ratio < 1/profesor.

Reflexión 5: Entramos como profesores noveles, y mucho de nosotros, por el camino, decidimos libremente convertirnos en gestores, en líderes, seamos reconocidos o no de forma visible o invisible. Es, personalmente, lo que más agradezco a la UA por haberme permitido crecer como persona y profesional. No soy por supuesto perfecto, sino que reconozco que tengo muchísimo todavía que aprender y aportar valor para el que lo solicite. La Universidad necesita tanto excelentes profesores, investigadores, como gestores, como líderes que tomen decisiones acertadas para los “vientos de invierno” que se avecinan. Mis reflexiones anteriores me sirven para enfatizar de nuevo que en los tiempos actuales, donde el tiempo “vuela”, no todos podemos ser simultáneamente profesores, investigadores, gestores y líderes. La sobrecarga de trabajo para un PDI funcionario puede llegar a ser exhausta, y sobre todo poco motivadora y estresante (Figura 1) en algunas fases del curso académico. ¿Por qué no se distribuye mejor las tareas y funciones del PDI, aunque suponga recibir un salario menor? ¿Por qué no se apuesta por retener el talento en sus diferentes formas, pero sintonizado con los valores y las directrices estratégicas principales de la organización? Igual de importante, a mi juicio, es el trabajo y la influencia intangible (por ejemplo, el perfil knowmad, Figura 2, o los content curators) como tangible (sexenios, etc.). Y el liderazgo informal, combinado con espirales de conocimiento, puede también ser parte de la solución, aunque no se refleje tangiblemente en indicadores oficiales de productividad. Así lo interpretan en la NBA haciendo estadísticas de todo tipo a los jugadores, y talentos futuros, incluso a nivel intangible.

Balance final:

Palomar – Necesario nuevo modelo de Universidad y “tipos”, socialmente responsable

Venimos de una zona de confort, estamos en una encrucijada, y se debe afrontar el reto con motivación (círculo Fuster)

Raneda – política universitaria en España, nada tranquilizador a corto y medio plazo

Ordóñez – desregular es necesario para potenciar la Universidad emprendedora

Pedreñocapacidad de auto-organización / autonomía sin control regulatorio externo, pero sintonizado con los retos actuales y futuros

Universidad como expertos, los políticos marcan objetivos y presupuestos, hibridación de conocimiento, rendimiento social, etc.

Olcina – reforma universitaria por UCD (años 78-81) y su articulación, de lo difícil a lo fácil vía Ministerio Educación (decisión política para mantener mayorías parlamentarias)

Universidad = enseñanza media??

Palomar – años apasionantes por delante,

———————

Mi conclusión: ¿lo conseguiremos? Claves: optimismo, compromiso/motivación, y distribución de tareas para evitar sobrecarga, y ganar casi siempre “al tiempo”. Es una cuestión puramente ergonómica y cognitiva: nuestras capacidades cognitivas son limitadas, y aunque el buen trabajo en equipo hace mucho, continuamente como seres humanos y sociales generamos nuevos tipos de tareas y roles, que no son fáciles de incorporar o adaptar a los ya existentes, y más si cabe dentro de la actual revolución de las TICs y afines en el siglo XXI. Por tanto, ante los “vientos de invierno” que se avecinan: nuevos roles, tangibles e intangibles, para la Universidad y cualquier empresa u organización. ¿Cómo implementarlo? Pues los que ahora tienen la responsabilidad de tomar decisiones estratégicas, a pesar de las normativas limitantes actuales, son los que deben dar el primer paso, dentro y fuera.

¡Muchas gracias por leer esto hasta el final!

¡Un cordial saludo, y seguimos en contacto!

MOOC sobre innovación educativa aplicada

A partir de la colaboración de tres Universidades españolas, se va a iniciar en breve el primer MOOC sobre innovación educativa aplicada para todo el mundo, y en español:

 

Miriada X: Innovación educativa aplicada

 

Para saber más también sobre los MOOCs, consulta la web del observatorio UA sobre este candente tema de innovación educativa y TICs.

Estamos a vuestra disposición para cualquier consulta o asesoramiento adicional sobre este tema tan apasionante, con sus pros y contras para el devenir de la Universidad en todo el mundo.

Reflexiones para compartir sobre los MOOCs (I)

Hola a todos!

Adjunto a continuación mis reflexiones “en caliente”, pero creo interesantes de compartir, no solamente para la lista cerrada MOOC-UA, del seminario impartido por mi compañero Pedro Pernías sobre el futuro de los MOOCs y de la Universidad … Adelanto que son más bien reflexiones interconectadas, en su mayor caso, y planteadas desde un punto de vista estratégico, más que táctico para los intereses de la Universidad, o de la red UNIMOOC. Pido perdón por el estilo de redacción (sin enlaces web, etc), pero son directamente notas y reflexiones, a modo “brainstorming”. Espero que, buscando la premura en difundir, sirvan de ayuda.

Continue reading Reflexiones para compartir sobre los MOOCs (I)

El impacto de “Bolonia”: balance cuatrimestre 1, curso 1

Es hora de hacer balance,

marcar prioridades para ser eficientes

y aplicar gestión de conocimiento

 

 A punto de finalizar el primer cuatrimestre de los primeros cursos de los nuevos Grados y Postgrados en esta universidad, urge hace balance de lo implementado, de evaluar sus impactos a todos los niveles (estructuras organizativas, profesorado, estudiantes, etc), con el fin de tomar, si corresponde, acciones de corrección/mejora para los próximos cuatrimestres y cursos académicos. Si no lo hacemos, si no aplicamos gestión pro-activa y en prospectiva, con inteligencia competitiva, correremos el riesgo como institución de estar a merced de la aparición quizás de “cisnes grises/negros“, que habrá que superar sobre la marcha y a destiempo por no arrancar bien a la salida en la “carrera Bolonia”, so pena de perder crédito, legitimidad, y prestigio a nivel social y educativo. Por consiguiente, es conveniente aprovechar estas primeras líneas para remarcar, desde mi humilde punto de vista como profesor, y coordinador académico en el ICE sobre innovación educativa y centros, los siguientes aspectos en pro de alcanzar a medio plazo una implementación eficaz de los nuevos títulos de Grado y Postgrado siguiendo las directrices del EEES.

Como marco en el sub-título, y aunque muchas de las redes ICE de los centros, incluso ahora GITEs, o individualmente cualquier colega PDI, ha hecho un esfuerzo enorme por evaluar y actuar en consecuencia hacia el reto “Bolonia” a lo largo de los últimos años, es importante ahora, a mi juicio, ser conscientes a nivel individual y colectivo del camino recorrido hasta aquí, y vislumbrar en el horizonte cercano los retos que nos esperan, en todos los sentidos, tanto a nivel organizativo, logístico, individual, etc.

Ahora bien, me preocupa bastante editoriales como la de título “Estudiar sin esfuerzo, un objetivo imposible”, que apareció por doquier en numerosos diarios españoles el pasado domingo 26 de diciembre, sin firma alguna, en la que, para empezar, se demanda una reforma, por no decir revolución, en la enseñanza en España, porque por ejemplo parece que “Bolonia” no ha arrancado bien … Algo similar a lo reflexionado recientemente por nuestro colega Ángel Fidalgo en su propio blog. Y, en la misma línea, tras acabar de leer hoy mismo “El desajuste del mundo”, de Amin Maalouf, reciente Premio Príncipe de Asturias Letras 2010, y aceptar y reconfirmar su análisis con otra reflexión acertada de un colega UA en el diario Información, nos tenemos más remedio que asumir que nos toca movilizarnos sin miedo, con ilusión, pero con decisión, puesto que es lo que se espera al considerar ya muchos que la apuesta por la diversidad cultural y una educación integral común es lo que nos puede salvar a nivel planetario de este futuro incierto que estamos viviendo en este siglo XXI. Por nuestros hijos y nietos, discípulos, alumnos, compañeros, familiares, etc.

En este sentido, y ya conectando con el título principal de esta entrada en el blog, toca ahora hacer balance de lo implementado en el cuatrimestre 1 del curso 1 de la era “Bolonia”. ¿Lo estamos haciendo bien como institución, como centro/deptos, como profesores, etc? A este respecto, y aprovechando una entrada anterior en este mismo blog meses atrás, me gustaría remarcar la urgencia, y también prioridad institucional, de poner a prueba, de afinar, la propuesta siguiente sobre la coordinación cuatrimestral entre asignaturas y su repercusión positiva sobre el control del volumen total semanal de dedicación del alumno y profesor. Y con ello, ser capaces, con ilusión y determinación, de aplicar retroalimentación y gestión de conocimiento para mejorar la implementación de los nuevos Grados y Postgrados. Esto puede ser de importancia capital para esta universidad, y el resto universidades en España, puesto que parece ser las primeras evaluaciones institucionales desde el MEC se aplicarán primero a los Másteres, y luego a los Grados. Así pues, ¿qué podemos hacer para afinar “la maquinaria Bolonia”? He aquí mi propuesta, respaldada por el VrPEQ-UA, pero todavía no aplicada en esta institución.

Dicha propuesta se basa esencialmente en una publicación reciente expuesta en las pasadas Jornadas Redes 2010: “Diseño de una herramienta de visualización y supervisión para centros sobre el control del volumen total semanal de dedicación del alumno y profesor”. Ni que decir que tiene puede aplicarse sin problemas a priori en cualquier centro universitario español, incluso mundial.

Una de las claves iniciales de este trabajo es la consideración ergonómica del estudiante, y también del profesor, entendidos como personas con vitalidad y dedicación finita que NO son capaces de asimilar tanta información, y por consiguiente tareas, de forma continua, puesto que física y mentalmente no son asumibles por nuestra frágil dualidad cuerpo-mente las 24 horas del día, ni de forma semanal. Es decir, que las tareas, actividades, tecnologías, etc, en docencia deben adaptarse a los usuarios, y no al revés. Este principio queda bien conectado con la otra clave: la zona de rendimiento cognitivo óptimo de D. Goleman, que aparece en su monografía “Inteligencia social“.

 

En este capítulo de su libro (sección VI: “Consecuencias sociales”, capítulo 1), Goleman, al final de una sub-sección titulada “Una clave neuronal del aprendizaje” escribe:

Dada la extraordinaria importancia que parecen tener las emociones en el rendimiento, la principal tarea emocional de los profesores y de los líderes empresariales es la misma: contribuir a que sus alumnos y subordinados alcancen y se mantengan el mayor tiempo posible en la cúspide de la U invertida.

Si me permiten, yo añadiría al final de este párrafo super-revelador lo siguiente: “Y esto implica proponer y supervisar retos de aprendizaje al alcance (proporcionales) a las capacidades individuales de cada estudiante“. O sea, como diría Ángel Fidalgo, aprendizaje individualizado (“custom …”) gestionado inteligentemente. ¿Llegaremos a algún día a tener una aplicación informática útil para los docentes capaz de eso? Quién sabe si lo veremos, pero al menos podemos intentarlo de forma no tan automática, aunque nos cueste más tiempo y esfuerzo, ¿verdad? ¿Vale la pena? Yo creo que sí.

Ahora bien, aún afinando como docentes esta zona de rendimiento cognitivo óptimo para nuestros alumnos en nuestras asignaturas, ¿somos conscientes si tales evaluaciones continuas están en consonancia temporal con otras asignaturas “hermanas” durante el mismo cuatrimestre? ¿Son capaces los alumnos de superar todas las actividades de aprendizaje continuo de todas las asignaturas en un cuatrimestre, “no morir en el intento”, y sacar además buenas notas? ¿Qué opinan ellos al respecto de todo esto? ¿Y nosotros como docentes? ¿Se está ya agrietando el plan Bolonia nada más empezar? ¿Realmente los balances semanales y cuatrimestrales del estado emocional y rendimiento del estudiante son como los mostrados aquí? ¿Mejores o peores? Realmente no lo sabemos … ¿Y aplicado al profesorado?

 

          

 

Por tanto, frente a este segundo aspecto de reflexión, es importante aquí ser conscientes de nuestras fuerzas individuales y colectivas, nuestra predisposición para cultivar eficazmente el trabajo en equipo, etc, para marcarnos metas asequibles en materia de innovación educativa para este primer curso de la “era Bolonia”, ni super-fáciles ni super-exigentes, con cierto matiz de reto para mantenernos el máximo tiempo posible a lo largo de este primer curso en la cúspide de esta “U invertida” (gaussiana). Esto, por ejemplo, y a pesar de lo formalizado en los nuevos planes de estudio, va implicar retos como la priorización de las actividades semanales de aprendizaje, tanto presencial como virtual, para no sobrepasar en exceso las capacidades cognitivas de todos los estudiantes, y llegar con ello a estresarlos, y quizás también nosotros los docentes. Si permitimos estos excesos, y esto ya es una labor, que a mi juicio, deben supervisar todos los centros cruzando cronogramas semanales entre las asignaturas, no descartemos en el futuro próximo un “cisne gris/negro” en forma de manifestaciones estudiantiles, o cosas inimaginables … Y si pasara esto, más tarde o temprano, sería evidente que aquí, o en cualquier universidad española, se habría fracasado en la implementación eficiente del plan “Bolonia”.

¿Cómo conseguirlo, implementar esto, y no “morir” en el intento? Pues, a mi juicio, aunque no me corresponde tomar esta decisión, sin miedo, con ilusión, toca pasar a la acción con una gestión pro-activa en los centros/deptos. ¿Qué Universidad será la primera en llevar a cabo esto, o propuestas similares relacionadas con el seguimiento del plan Bolonia, y alcanzar el éxito a nivel social y educativo?

Acción tutorial y la comunicación virtual

La acción tutorial en la vida universitaria, tanto para el estudiante como para el profesor, es un aspecto clave en el desarrollo integral y profesional futuro del primero, y en el desarrollo competencial del segundo, como parte también de su progresión profesional como líder reconocido a nivel académico, o científico, etc. Este aspecto del desarrollo integral del estudiante es de especial interés a nivel estratégico para la Universidad de Alicante desde varios años, puesto que supone un indicador de calidad diferencial evidente y relevante en todo el contexto universitario nacional e internacional. 

Citando a Bozeman y Freeney, podemos utilizar la siguiente definición para la acción tutorial o mentoría universitaria: 

un proceso para la transmisión informal del conocimiento, el capital social y el apoyo psico-social, percibidos por el recipiente como relevante para el trabajo, la carrera o el desarrollo profesional; la mentoría envuelve la comunicación informal, usualmente cara a cara y durante un período de tiempo sostenible entre una persona que se percibe poseedor de más conocimiento relevante, sabiduría o experiencia (el mentor) y una persona que se percibe con menos (el protegido). 

Por tanto, partiendo de la vocación del profesor como persona más experta en la vida universitaria, y real, y de la predisposición inicial del estudiante de ser asesorado (luego él ya toma sus propias decisiones …), nos estamos refiriendo desde un punto de vista ideal de una actividad inherente a la función docente realizada individual y colectivamente con el alumnado, directo o indirecto, para facilitar su desarrollo integral como persona y futuro profesional. En consecuencia, la ácción tutorial universitaria es el elemento dinamizador del proceso formativo académico, personal y profesional del alumnado. 

Desde la Universidad de Alicante se aplica año tras año un programa de institucional de acción tutorial en coordinación con los centros académicos. . Partiendo de que “la tutoría debe surgir de la necesidad, y que no debe imponerse, sino que hay que motivarla, estimularla”, se vienen llevando a cabo desde el ICE varios talleres de formación para los “tutores”, tanto personal docente convencional como estudiantes experimentados de cursos finales de grado, máster, o incluso de doctorado. 

Los ámbitos de interacción estudiante-tutor son en principio los siguientes: 

  • Orientación personal: plan de acogida, aspectos internos como la autoestima, motivación, etc
  • Orientación académica: recursos del entorno universitario, estrategigas de aprendizaje, organización de itinerarios académicos, etc
  • Orientación profesional: desarrollo de recursos profesionales, información para mejorar la empleabilidad, etc

Las vías de comunicación con el estudiante interesado abarca tanto la entrevista presencial individual o grupal, como la comunicación virtual. Y los tipos de consulta pueden abarcar aspectos como los siguientes: 

  • componente cognostivo: ¿qué sé o no sé? ¿cómo saberlo?
  • componente procedimental: ¿cómo hago esto?
  • componente emocional: me siento mal …
  • componente temporal: ¿cuánto tiempo puedo tardar en aprender?
  • etc

En cualquier caso, y con los tiempos tan dinámicos que corren, el tutor universitario debe ser competente en el asesoramiento individual como grupal, aplicando continuamente destrezas de inteligencia emocional y social. Pero partiendo de la definición anterior, y con las tendencias actuales de comunicación 2.0 de nuestros estudiantes, ¿cómo podemos ser eficientes? ¿cuesta mucho prepararse como tutor (con todo nuestro bagaje previo en gestión de conocimiento y aprendizaje) para ser competentes en comunicación virtual y las nuevas tendencias como redes sociales, blogs, wikis, etc? 

¿Y los estudiantes? 

El primer taller de formación para tutores se centrará en los aspectos diferenciadores de las herramientas web 2.0 (blog, wiki, red social, Campus Virtual, Google Docs, etc) para la comunicación virtual, marcando sus pros y contras para ser eficientes en la acción tutorial. ¿Realmente vamos a encontrarnos con una herramienta 2.0, actual o futura, que aglutine todas las prestaciones que necesitamos ambas partes (estudiantes y tutores) para una acción tutorial eficaz? 

Por otra parte, ¿no merece también este programa institucional UA una mejor difusión y proyección institucional interna y externa, con visibilidad dentro y fuera del Campus Virtual? ¿Cómo lograrlo?

Cuenta atrás “Bolonia”: semana -17

Es hora de hacer balance,

marcar prioridades para ser eficientes

y aplicar gestión de conocimiento

  

Semáforo con cuenta atrás

No cabe duda, que cada equipo docente, reducido o numeroso, en formato red ICE o GITE, marcará sus pautas de acción, o no, al respecto de lo que escribo/recomiendo aquí, en cualquier escalón de la espiral de conocimiento hacia la buena práctica en innovación educativa. En cualquier caso, y desde mi posición/función dentro del ICE-UA, estaré a vuestro servicio para cualquier aclaración, asesoramiento complementario, impulso, etc, que sirva para orientar con mayor eficacia a cualquier escala (PDI, grupo, centro, etc) la implementación próxima de las directrices del EEES en los nuevos títulos de Grado y Postgrado, tanto los actuales como venideros, y con ello conseguir un nivel de calidad diferencial para nuestra UA claramente sobresaliente en el mundo universitario nacional e internacional. 

A varias semanas vista, y con el verano por delante, del inicio del curso 2010-11 con los nuevos Grados,  conveniente aprovechar estas primeras líneas para remarcar, desde mi humilde punto de vista como profesor, y coordinador acádemico en el ICE sobre innovación educativa y centros, los siguientes aspectos en pro de alcanzar a medio plazo una implementación eficaz de los nuevos títulos de Grado siguiendo las directrices del EEES.  

Como marco en el sub-título, y aunque muchas de las redes ICE de los centros, incluso ahora GITEs, o individualmente cualquier colega PDI, ha hecho un esfuerzo enorme por evaluar y actuar en consecuencia hacia el reto “Bolonia” a lo largo de los últimos años, es importante ahora, a mi juicio, ser conscientes a nivel individual y colectivo del camino recorrido hasta aquí, y vislumbrar en el horizonte cercano los retos que nos esperan, en todos los sentidos, tanto a nivel organizativo, logístico, individual, etc.  

Una herramienta reciente que recomiendo aquí es el mapa “neural” sobre innovación educativa, propuesto por Ángel Fidalgo, y que perfectamente cada uno de nosotros puede adaptar para visualizar nuestro “portafolio docente” sobre el camino recorrido hasta ahora en asuntos de innovación educativa. Por tanto, recomiendo hacer un pequeño esfuerzo ahora, en estas próximas semanas, para realizar un ejercicio de reflexión y balance usando esta herramienta, aunque desconozco si será amigable o no para no expertos. Pero al menos, con esta idea esto mismo se puede hacer con boli y papel, tiza y pizarra, etc.  

Hecho este balance, el siguiente paso que recomiendo es reflexionar sobre el objetivo que deseamos marcarnos y evaluar nuestros recursos y capacidades actuales para llegar a tal fin con el éxito que uno espera. O sea, marcar una meta, una ruta, llenar el depósito de un buen vehículo, y estar bien despiertos y atentos para llegar a la meta sin percances, aunque no seamos los primeros. Es decir, marcar un plan estratégico realista. Y, para ello, recomiendo reflexionar sobre la figura siguiente sobre la zona de rendimiento cognitivo óptimo que promulga D. Goleman en su monografía “Inteligencia social“.  

 

En este capítulo de su libro (sección VI: “Consecuencias sociales”, capítulo 1), Goleman, al final de una sub-sección titulada “Una clave neuronal del aprendizaje” escribe:  

Dada la extraordinaria importancia que parecen tener las emociones en el rendimiento, la principal tarea emocional de los profesores y de los líderes empresariales es la misma: contribuir a que sus alumnos y subordinados alcancen y se mantengan el mayor tiempo posible en la cúspide de la U invertida.  

 Si me permiten, yo añadiría al final de este párrafo super-revelador lo siguiente: “Y esto implica proponer y supervisar retos de aprendizaje al alcance (proporcionales) a las capacidades individuales de cada estudiante“. O sea, como diría Ángel Fidalgo, aprendizaje invidualizado (“custom …”) gestionado inteligentemente. Llegaremos a algúnn día a tener una aplicación informática útil para los docentes capaz de eso? Quien sabe si lo veremos, pero al menos podemos intentarlo de forma no tan automática, aunque nos cueste más tiempo y esfuerzo, ¿verdad? ¿Vale la pena? Yo creo que sí.  

Por tanto, frente a este segundo aspecto de reflexión, es importante aquí ser conscientes de nuestras fuerzas inviduales y colectivas, nuestra predisposición para cultivar eficazmente el trabajo en equipo, etc, para marcarnos metas asequibles en materia de innovación educativa para este primer curso de la “era Bolonia”, ni super-fáciles ni super-exigentes, con cierto matiz de reto para mantenernos el máximo tiempo posible a lo largo de este primer curso en la cúspide de esta “U invertida” (gaussiana). Esto, por ejemplo, y a pesar de lo formalizado en los nuevos planes de estudio, va implicar retos como la priorización de las actividades semanales de aprendizaje, tanto presencial como virtual, para no sobrepasar en exceso las capacidades cognitivas de todos los estudiantes, y llegar con ello a estresarlos. Si permitimos esto, y esto ya es una labor, que a mi juicio, deben supervisar todos los centros cruzando cronogramas semanales entre las asignaturas, no descartemos en el futuro próximo un “cisne gris/negro” en forma de manifestaciones estudiantiles, o cosas inimaginables … Y si pasara esto, más tarde o temprano, sería evidente que aquí, o en cualquier universidad española, se habría fracasado en la implementación eficiente del plan “Bolonia”.  

¿Cómo conseguirlo, implementar esto, y no “morir” en el intento? Pues, a mi juicio, siendo cautos con nuestras capacidades y recursos, articulando un “contrato” de compromiso de los estudiantes, y, sobre todo, aplicando gestión de conocimiento, cada uno (profesor, red, GITE, etc) a su ritmo, sin prisas pero sin pausa, haciendo camino hacia una meta claramente establecida al principio. ¿Qué  quiero decir con gestión de conocimiento?, nunca mejor en este caso el ejemplo que desarrolla Ángel Fidalgo en su blog sobre espirales de conocimiento aplicadas a la enseñanza, y que también aplico  desde hace varios años yo en mis asignaturas con un toque de “aprendizaje informal y liderazgo situacional“.  

Presentación del blog: funciones y servicios

redes

Bienvenid@ a Xarxes/Redes VrPEQ-ICE.

Este blog pretende ser un recurso de dinamización y coordinación de las actividades de la UA relacionadas con la innovación educativa y las TICs, tanto a nivel interno como externo (proyección institucional, relaciones institucionales, etc).

Como carta de presentación, describimos a continuación una declaración inicial de intenciones sobre la futura carta de funciones y servicios de este blog:

FUNCIONES:

  • Centro de recursos (metodologías, etc)
  • Centro de comunicaciones: red social
  • Canal de noticias y reportajes sobre innovación educativa y TICs
  • Novedades editoriales sobre innovación educativa y TICs

SERVICIOS:

  • Asesoramiento en innovación educativa y TICs
  • Asesoramiento en proyectos UA sobre web 2.0 e innovación educativa (formación, congresos, publicaciones externas, etc)
  • Articulación de proyectos externos de la UA sobre innovación educativa y TICs
  • Difusión institucional de proyectos ICE

En las próximas semanas, iremos introduciendo diferentes secciones y apartados en el interfaz de este blog, así como nuevas entradas para diferentes bloques temáticos como:

  • Redes ICE 2010
  • Congresos y jornadas
  • Novedades editoriales
  • Enlaces
  • etc

TE ESPERAMOS!!

Salu2,

Verdú