Previsión de NEAs

Fuente de la tabla: JPL CNEOS. 7 de mayo de 2021.

 

De manera frecuente aparecen noticias de objetos que van a pasar cerca de la Tierra: esto no debe generar, en general, ninguna alarma ya que el aumento de la sensibilidad de los rastreos de NEAs lleva inevitablemente al descubrimiento de cada vez más cuerpos de todos los tamaños.

Un ejemplo: los acercamientos FUTUROS de NEAs de más de 20 m (magnitud 26) de tamaño, a menos de 5 distancias Tierra-Luna (D_TL), previstos en un año, desde el 20 de marzo de 2021, fueron tan sólo 2. Los acercamientos ANTERIORES observados a la misma distancia y en el último año ¡fueron 78!

Es muy difícil detectar cuerpos muy pequeños cuando están lejos de la Tierra, y sólo los vemos cuando ya están muy cerca. El motivo es que la luz del sol, reflejada en un asteroide de pocas decenas de metros es prácticamente indetectable desde Tierra hasta que el objeto no está suficientemente cerca.

Esto significa que es muy probable que un objeto del tamaño de un autobús entre (y estalle) en la alta atmósfera sin que hayamos podido detectarlo antes.

La situación es algo mejor a medida que aumenta el tamaño de los NEAs: en el caso de objetos de tamaño mayor de unos 50 m (magnitud 24), sólo hay uno previsto en el próximo año y 6 observados en el último año.

Llegamos a los NEAs realmente peligrosos, los de más de 100 m: se prevén 193 en los próximos 140 años, pero se han observado 151 desde principios del siglo XX.

Es decir, las búsquedas actuales son eficaces (aunque insuficientes) para objetos potencialmente peligrosos, pero no lo son para objetos de menor entidad que representan un peligro menor, aunque no totalmente despreciable. Los efectos de la explosión en alta atmósfera de cuerpos de varias decenas de metros pueden variar desde lo ocurrido en 2013 en Chelyabinsk, al evento de Tunguska de 1908, cuando 2000 km^2 de bosque siberiano fueron arrasados.

Indicaremos periódicamente la lista de asteroides cercanos a la Tierra (NEAs: Near-Earth Asteroids), de tamaño estimado superior a unos 20 m, que se acercan a la Tierra a menos de 10 distancias Tierra-Luna (D_TL, unos 3.85 millones de km) previstos en los 60 días siguientes a la publicación.

En este momento, no hay ningún objeto con probabilidad superior a la probabilidad de impacto de fondo (la de que un objeto no descubierto aparezca de repente en ruta de colisión con la Tierra) en los próximos 140 años. El más cercano será 99942 Apophis, a 0.10 D_TL el 13 de abril de 2029.