Book vs Movie: El Castillo Ambulante

Hoy volvemos a hablar de un libro y su película con El Castillo Ambulante y su adaptación al anime del conocido Studio Ghibli. Repletos de elementos tradicionales de los cuentos de hadas centroeuropeos, a los cuales se unen otros mucho más innovadores y originales, tanto la novela como el filme nos tienen conquistados.

El Castillo Ambulante no es más que el primero de los libros autoconclusivos de una trilogía situada en el mundo fantástico de Ingary , al cual le siguen, respectivamente, El Castillo en el Aire La Casa de los Mil Pasillos. Aunque hoy nos centraremos solo en el primero de los libros – pues es este el que fue adaptado cinematográficamente – recomendar esta saga es casi una obligación.

Diana Wynne Jones, su autora, es considerada el hada madrina de los libros infantiles de fantasía, pero sus novelas las disfrutamos a nivel mundial niños y no tan niños. Su escritura está directamente influenciada por pioneros del género como son JRR Tolkien y CS Lewis, de quienes atendió conferencias en su paso por la universidad, y se ha dicho que ha influenciado a autores tales como Neil Gaiman.

La adaptación al anime queda dirigida por Hayao Miyazaki, famoso por películas como El viaje de Chihiro La princesa Mononoke y uno de los mejores directores de animación de la actualidad. Con El Castillo Ambulante Howl no Ugoku Shiro en su versión original – consiguió una muy merecida nominación al Óscar en la categoría de mejor película de animación.

Siendo ambas dos historias de fantasía preciosas y muy bien contadas, hay numerosas ocasiones en las que la trama del libro y la trama de la película difieren bastante. En el post de hoy, analizaremos más a fondo las diferencias y las semejanzas de ambos.

 

DATOS DE LECTURA: EL CASTILLO AMBULANTE
Edición inglesa de El Castillo Ambulante

Título original: Howl’s Moving Castle

Autor: Diana Wynne Jones

Año de publicación: 1986

Número de páginas: 212

 

DATOS DE PELÍCULA: HOWL NO UGOKU SHIRO
Cartel promocional de la versión original de la película

Director: Hayao Miyazaki

Año de estreno: 2004

Duración: 119 minutos

 

SIMILITUDES ENTRE LIBRO Y PELÍCULA

Si hay algo que hace que el libro se encuentre entre mis favoritos del género, es el uso que se da a la magia, que es un elemento brillante y que, por lo general, no es usado para hacer el mal o con el propósito de destruir. Esta es una de las cosas que más me gustaron del paso a la película: la animación permite contar la historia con colores luminosos y con una estética que – como nos tiene acostumbrados Miyazaki – es casi de ensueño.

En el caso de la novela, la magia está muy vinculada a los sentimientos de los personajes, de forma que cuando se sienten alegres, la magia es mucho más pura; sin embargo, cuando están abatidos, la magia se convierte en algo que no pueden controlar pero que sigue sin ser peligroso. Es el caso de la escena en la que Howl – triste por haberse equivocado de tinte de pelo – se recubre de una capa de lodo. Es, sin lugar a dudas, una de las escenas más graciosas del libro y también de la película.

Howl usando la magia para mover el castillo

Una de las cosas más difíciles de pasar a filme – y donde de nuevo la animación juega un papel fundamental – es el Castillo en sí. Se trata de un gran edificio que cambia de forma y de apariencia, y que, gracias a una manivela mágica, es capaz de abrir su puerta a cuatro localizaciones diferentes.

En la película, el Castillo se asemeja a una gran rana formada por restos de otros edificios, viviendas y chatarra en general. Tiene largas patas que le permiten moverse por el páramo, y por dentro es una pequeña casita acogedora. Al igual que el resto de vehículos que se nos enseñan, tiene un marcado estilo steampunk que personalmente me parece un acierto.

El castillo en el páramo tal como lo representa la película

Por último, los personajes mantienen muy bien la dulzura y amabilidad que les caracteriza – en ocasiones, hasta en mayor medida que en el libro, donde Diana Wynne Jones presenta a un Howl y Sophie bastante más sarcásticos y pícaros de lo que lo hace Miyazaki.

Además, en ambas historias se pone en valor la figura de las personas mayores, algo a lo que Miyazaki ya nos tiene acostumbrados. Al principio de la historia, Sophie – la protagonista – se ve convertida en una mujer mayor; sin embargo, lejos de verse abatida y derrotada por ello, sale a buscar aventuras y a demostrar su valía.

Interpretación de Miyazaki de Sophie

En la película, el cambio de Sophie a su edad original se va mostrando de forma progresiva: conforme gana confianza en sí misma, podemos ver que se va haciendo más joven. Este detalle no se puede mostrar en el libro, que está narrado desde el punto de vista de la muchacha, pero su tratamiento es muy interesante en el largometraje.

 

 

DIFERENCIAS ENTRE LIBRO Y PELÍCULA

Una de las diferencias principales entre ambas historias son los personajes y su nivel de protagonismo y de importancia en la trama. Es el caso de las hermanas de Sophie: mientras que en el libro tiene dos hermanas cuyo papel es fundamental en la historia, en la película tiene solo una, y tan solo sale en una de las escenas. También ocurre lo mismo con toda la familia de Howl o incluso con el antagonista principal de la historia.

Esto lleva a que una gran parte de la trama cambie y a que escenas que en el libro son vitales sean eliminadas. Así, en la película queda un argumento francamente más sencillo, con menos personajes y por ello menos complejo de seguir, ya que es imposible recrear al igual que la novela las relaciones entre todos ellos.

Sophie con la única hermana que tiene en la película

Además, también hay un cambio muy importante en Sophie, ya que en el libro es evidente – aunque le cuesta admitirlo y aceptarlo – que es capaz de hacer magia. En concreto, es capaz de hacer que objetos inanimados tengan ciertas características hablando con ellos y diciéndoles aquello que quiere que hagan. En la película, no es uno de los personajes dotados con estas capacidades.

Sin embargo, la mayor diferencia entre filme y libro es que en este no hay ninguna guerra en la que Howl tenga que luchar. Pese a que la imagen de Howl transformado en un pájaro gigante y luchando contra una armada de aviones es una de las más icónicas de la película, en la novela la trama no cuenta con ninguna disputa bélica. Es un elemento introducido por Miyazaki para poder tratar el pacifismo, en concreto referido a la guerra de Irak que se estaba librando cuando se estrenó el largometraje.

Howl convertido en pájaro

Entonces, ¿qué es lo que se esconde tras la mancha negra de la puerta si no es un campo de batalla? Nada más ni nada menos que Gales, que es el lugar de procedencia de Howl. El mago es un galés llamado Howell Jenkins, aficionado al rugby y a la literatura, que ha conseguido encontrar un portal hacia un mundo mágico donde ahora vive. Esta puerta le sirve para visitar a su hermana y a su familia, quienes no le tienen en muy alta estima puesto que no saben a qué se dedica.

Por último, podríamos hablar del aspecto físico de los personajes, y para ello me gustaría referirme a este blog de Tumblr, que se dedica a editar fotogramas de la película para que sean completamente fieles a las descripciones del libro.

 

CONCLUSIÓN

Pese a todas las diferencias que podemos encontrar entre libro y película, no podemos negar que ambos cuentan historias de amor y de fantasía que, aunque fundamentadas en lo mismo, se tratan desde enfoques diferentes y que son igualmente encantadoras. Por tanto, más allá de compararlas, tan solo nos queda disfrutar de estas maravilla de la literatura y del cine.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.