Book vs Movie: Juego de Tronos

¡Hola, fans de Juego de Tronos! Muchos sabréis que hace ya 11 años que no sabemos nada de nuestros queridos Stark, Lannister y Targaryen: este 12 de julio se han cumplido 11 años de la publicación de Danza de Dragones, el quinto – y por el momento último! – libro de la saga Canción de Hielo y Fuego. En el post de hoy, y como celebración tanto del cumpleaños de Danza como del estreno mundial de House of the Dragon, compararemos libros con serie en el primer Book vs Movie del blog.

A día de hoy, sigue habiendo un amplio debate sobre si llegaremos a conocer el final de las novelas de manos de George R. R. Martin, ya los dos libros finales – Vientos de Invierno y Sueño de Primavera – llevan siendo retrasados por el autor desde hace años. Sin embargo, no podemos negar que hemos disfrutado enormemente de su historia, gracias en parte a su adaptación televisiva: Juego de Tronos.

En este post, analizaremos los puntos fuertes de la serie respecto a la historia original, así como las mayores diferencias entre ambas. Para los que aún no hayáis acabado alguna de las dos, cuidado, ¡se vienen spoilers!

 

DATOS DE LECTURA: CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO
Portada de Juego de Tronos por el ilustrador español Enrique Corominas

Libros y títulos originales: Juego de Tronos (A Game of Thrones) – Choque de Reyes (A Clash of Kings) – Tormenta de Espadas (A Storm of Swords) – Festín de Cuervos (A Feast for Crows) – Danza de Dragones (A Dance with Dragons)

Autor: George Raymond Richard Martin

Años respectivos de publicación: 1996 – 1998 – 2000 – 2005 – 2011

Número de páginas: 694 – 768 – 973 – 753 – 1056 – un total de 4244 páginas

 

DATOS DE LA SERIE: JUEGO DE TRONOS
Cartel promocional con Sophie Turner como Sansa Stark, Vladimir Furdik como El Rey de la Noche y Kit Harrington como Jon Nieve

Número de temporadas: 8 (si es que la última la podemos contar como tal…)

Número de capítulos: 73

Cast: Lena Headey (Cersei Lannister), Peter Dinklage (Tyrion Lannister)… la lista completa se encuentra aquí

Creadores: David Benioff y D. B. Weiss

 

A favor de la serie

1. Los actores

Una de las cosas en las que la serie sabe plasmar perfectamente la historia de Canción es en la caracterización de los personajes: todos y cada uno de ellos parecen sacados directamente del libro.

Además de ser muy destacado el trabajo de vestuario y caracterización del equipo técnico, hemos de reconocer que el casting es insuperable. En concreto, destaco muchísimo las actuaciones de los Lannister, que en general son una casa formada por personajes muy complejos pero muy bien interpretados.

¿A alguien le cabe duda alguna de que Lena Headey y Peter Dinklage no nacieron para interpretar a Cersei y a Tyrion? Ellos nos dieron alguna de las escenas más impactantes de la serie, como son el juicio por la muerte de Joffrey, que os dejo para que podáis ver, o el Paseo de la Vergüenza de Cersei.

Escaleras de la Catedral de Girona, donde se filmó el Paseo de la Vergüenza

 

2. Las localizaciones

Como ya hemos avanzado en el apartado anterior, al ser una serie de tan alto presupuesto, se consiguió filmar en lugares que reproducían fielmente todos los escenarios de la saga. De hecho, en nuestro propio país hay múltiples localizaciones de diferentes capítulos de la serie, como Rocadragón o Desembarco del Rey.

San Juan de Gaztelugatxe, alias Rocadragón

 

3. La música

Este es, posiblemente, el mayor punto a favor de la serie: su banda sonora. Compuesta por Ramin Djawadi – quien también ha trabajado en Westworld o Iron Man – la introducción de los capítulos es fácilmente la más reconocida a nivel mundial.

No solo con el tema principal de la serie consigue Djawadi transportarnos al mundo de Canción de Hielo y Fuego; a lo largo de toda la serie, la música es protagonista en momentos tan importantes como, por ejemplo, La Boda Roja, donde la canción Las LLuvias de Castamere presagia lo que está a punto de ocurrir.

Djawadi dirigiendo la orquesta que interpreta la banda sonora

 

A favor de los libros

1. Los personajes

Pese a ser interpretados de manera excelente, muchos de los personajes tienen personalidades muy diferentes a las que tienen en los libros, lo cual provoca que sean mucho más planos y que sea mucho más difícil empatizar con sus acciones y objetivos.

Es el caso de Daenerys: en los libros, se nos presenta como una niña fuerte e inteligente a la vez que se nos muestran sus dudas e inseguridades. Es un personaje muy humano que en la serie queda reducido a una muchacha mucho más débil y delicada, que siempre está necesitada de ayuda… y cuyo desarrollo de personaje en las últimas temporadas simplemente no tiene sentido.

 

2. La trama (y, en concreto, las tramas ausentes)

¿Dónde está Lady Stoneheart? ¿Dónde quedan los complots de Dorne para coronar a Myrcella? ¿Y la guerra de sucesión entre los Hijos del Hierro? A partir de Festín de Cuervos – lo cual corresponde a la cuarta temporada de la serie, vemos cómo gran parte del argumento va cambiando, o simplemente se va omitiendo. Visualmente, se puede ver perfectamente la fidelidad de la serie a cada libro en los siguientes gráficos, y cómo en los dos últimos tomos no tenemos apenas capítulos que correspondan al libro:

 

3. El final

Está claro que no es trabajo fácil adaptar para televisión una saga de libros que aún no ha sido terminada, pero en Juego de Tronos, esta adaptación deja mucho que desear. A partir de la quinta temporada, podemos ver cómo la complejidad argumental que caracteriza la serie se va perdiendo, con personajes que toman decisiones sin sentido ninguno y que pierden toda su esencia.

Esa mala adaptación culmina en la séptima y octava temporada. En ellas, los arcos de cada personaje desparecen por completo, olvidando sus principales motivaciones y objetivos. La que podría haber sido una de las mejores series de la historia acaba con un final penoso y que ha hecho que apenas se hable de ella desde su estreno.

Ni siquiera sé qué comentar de esta escena…

 

 

Conclusión

Podemos finiquitar este post sabiendo sin duda ninguna que, mientras ignoremos las tres últimas temporadas, Juego de Tronos es una buena adaptación de una saga insuperable e inimitable que nunca dejaré de recomendar para los amantes de la fantasía. Así, esta primera batalla de Book vs Movie la gana, cómo no, nuestra queridísima Canción de Hielo y  Fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.