General

You are currently browsing the archive for the General category.

Nunca había tenido un perro (ni gato). Patri sí, estaba acostumbrada y le gustan mucho los animales, pero yo no tenía ni idea de lo que significaba convivir con uno. Durante mucho tiempo, hablamos de adoptar, pero yo me resistía. Tenía claro que quería tener uno, pero me daba miedo lo desconocido.

A principio de este año nos decidimos. Fuimos a Asoka y escogimos un perro que cuando estaba con otros, se separaba de ellos y no se movía, parecía triste. Nos dijeron que no se acostumbraba a estar con otros perros. Nos decidimos por este. Le pusieron de nombre Capu (imaginad de dónde viene el nombre :-)) porque parecía tener mal genio. También nos dijeron que era un poco quejica. Pero bueno, que se acostumbraría a nosotros enseguida. El día 4 de enero nos lo llevamos a casa, no sin antes comprar mil cosas para él.

El primer día no estuvo mal. Se estaba acostumbrando a nuestra casa y nosotros a él. A los pocos días de estar con nosotros le reñimos porque estaba intentando coger nuestra comida y se enfureció, se puso como loco, intentó mordernos y nos preocupó mucho. Pero con un poco de paciencia nos dimos cuenta que no era agresivo, simplemente tiene miedo, mucho miedo. No sabemos qué le pasó antes de ser acogido en Asoka (tiene tres años), pero parece que no lo ha pasado muy bien. Con mucha paciencia y cariño, se está convirtiendo en un perro adorable. Se nota en su aspecto y en el cariño que te devuelve.

Es muy inteligente, cuando le reñimos por algo, se acostumbra a no hacerlo. Lleva solo 3 meses con nosotros y nunca hace sus necesidades en casa, no nos molesta cuando comemos y no pide comida. Sigue teniendo mucho miedo a otros perros y los palos de escoba le dan mucho miedo, pero ya empieza a notarse que se le quitará en un futuro.

Es nuestro perro, le queremos mucho, nos da muchas alegrías. Animamos a todo el mundo que pueda y quiera, que adopte y no compre.

Capu

Tags: ,

Estos días han estado con nosotros Eduardo y Olga Nebot. Eduardo es el director del ACFR de la Universidad de Sydney, donde estuve haciendo una estancia por seis meses. Le invité a dar una charla en la Universidad de Alicante, dentro del programa de doctorado y del Instituto de Investigación en Informática. Han sido cinco días muy intensos, donde hemos combinado el trabajo con el ocio.

Son una pareja entrañable, lo hemos pasado genial. Quizá haya sido un poco estresante para ellos, pero para nosotros ha estado muy bien. Ayer, cuando nos despedimos, nos quedamos con ganas de irnos otra vez a Sydney. Les echaremos de menos y esperamos mantener el contacto y volver a vernos pronto!!

Tags:

Me han pasado este post de www.elplural.com y creo que merece la pena redistribuirlo.

En 1956, Dolores Medio escribió “Funcionario público”, novela desgarrada donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer.

Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido.

Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo.
Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos.

Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos. Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes… ¿los funcionarios? Unos “pringaos, hombre, unos “pringaos”… ¿para qué estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar?…
“España va bien”.
Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y “España va bien”, miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.

Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los “privilegiados funcionarios”, precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis.
Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías. No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no… todo esto que lo paguen los funcionarios.

Sí, los funcionarios, aquellos “pringaos” durante los años del falso esplendor económico. Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos… ¡resulta que estos han de pagar la crisis y son unos “privilegiados”!

Y todavía el funcionariado español no se ha mentalizado que todas las ideas de congelación salarial y ataque a lo público responden a la sobrecogedora ofensiva de la derecha ultraliberal, que ha sustituido a la derecha “de toda la vida” y que presiona con una fuerza devastadora acoquinando a muchos gobiernos de izquierda que, contra su sentir, han de plegarse a estas medidas.

Pero los funcionarios españoles, en una suerte de suicidio colectivo, votan masivamente a la derecha actual. Y esta derecha neoliberal odia lo público. La doctrina ultraliberal es muy simple: que unos pocos se apropien y aprovechen del esfuerzo y trabajo de la mayoría. En la más genuina línea de Esperanza Aguirre y su entrega de los servicios públicos a codiciosas manos privadas.

En este sentido, que un funcionario votase a la derecha “de toda la vida” podía entenderlo, pero que vote a la actual derecha, la neoliberal, me parece tan esperpéntico como que Emilio Botín se afiliara al Partido Comunista Revolucionario.

Gustavo Vidal Manzanares es jurista y escritor

Blog de Gustavo Vidal Manzanares

Tags:

Este fin de semana hemos probado, por fin, la Ciclovía de Alicante. Se trata de una iniciativa que cierra una gran avenida de la ciudad al tráfico y la deja para que los usuarios puedan usarla con su bicicleta, patines, o simplemente paseando. En el caso de Alicante se corta un sentido de una avenida de dos carriles por sentido, desde la Plaza Galicia hasta la entrada del hotel Albahía, subiendo por la carretera de la Cantera, los domingos de 9 a 13:30. El recorrido es de unos 4 kilómetros (en un sentido) y con una pequeña subida al final.

Esta iniciativa me pareció genial cuando me enteré. De hecho, está muy bien, para ir con tus hijos o con los amigos y pasar una mañana divertida, haciendo un poco de ejercicio y disfrutando de la ciudad.

Mi experiencia ayer no fue tan buena como esperaba. Había mucha gente andando por la carretera, lo que te impedía en algunos tramos circular con la bici. El problema no es que la gente ande por el mismo recorrido que las bicis y patines, sino que los viandantes ocupaban todo el carril (cuatro personas andando una al lado de la otra, bien separadas para ocuparlo todo), no te dejaban pasar aunque les dijeras algo y dejaban a los niños sueltos, con el peligro que eso conlleva. Otra cosa a tener en cuenta es que existe un paseo bien hermoso, muy ancho, para los peatones, donde las bicis no podemos circular, y en algunos sitios estaba vacío, mientras que el carril “bici” estaba ocupado.

Tenemos que cambiar mucho nuestra mentalidad para que estas iniciativas funcionen. Hay que fomentar el uso de la bicicleta para desplazarse y eso pasa por permitir y fomentar que los ciclistas tengan alguna “preferencia”. En Amsterdam, como peatón, no se te ocurra pisar un carril bici, que te ponen fino a insultos. Aquí me ha pasado que yendo yo por el carril bici, por una acera de más de cinco metros, tres personas iban andando por el mismo carril bici ¡y me hicieron parar!, cabreándose conmigo y diciéndome que fuera por la carretera :-/. Esta es lo que tiene que cambiar para que podamos avanzar en este sentido.

Tags:

Algunas veces (las menos) te encuentras que una compañía te sorprende gratamente. En este caso ha sido Movistar (me imagino a la gente leyendo esto de manera escéptica). Voy a poneros al corriente de los hechos.

Me di de alta en Movistar en octubre de 2009 porque quería conseguir un iPhone. Estaba en Vodafone e hice la portabilidad. Al darme de alta me regalaron un módem 3G que gustosamente acepté. El alta del iPhone fue inmediata, pero al intentar darme de alta el módem, el sistema lo bloqueaba. Me hicieron llamar al servicio de atención al cliente de Movistar y me pidieron que enviara una copia de mi DNI compulsado y un certificado de disponer de un saldo medio superior a una cierta cantidad en mi cuenta. Me mosqueé un poco con esto, más cuando vi que lo pueden hacer cuando piensan que eres moroso. En fin, envié la documentación a un número de fax y después de varios días (en los cuales mi enfado iba en aumento) conseguí que me dieran de alta el módem. En uno de estos días, les pedí explicaciones de porqué me pedían dicha documentación, y me dijeron que era porque pedía una segunda línea y, al haber un gran número de morosos, estaban tomando medidas cautelares. Bueno, hasta aquí de acuerdo.

En navidades me iba a ir una semana a Portugal, por lo que procedía a darme de alta del roaming. La operadora que me atendió lo hizo y me dijo que ya estaba activo. También me dijo que enviara un mensaje a un número para darme de alta en una oferta para el roaming, para que me salieran más baratas las llamadas. Así lo hice y recibí un par de mensajes indicándome que estaba dado de alta en la promoción correspondiente. También seguí los mismos pasos para el móvil de mi mujer.

Pues nada, hacia Portugal con los deberes hechos. Pasamos la frontera y ¡oh!, sorpresa, no funciona el roaming. Pues nada, llamadita a Movistar para solucionarlo. Después de 10 minutos intentando hablar con alguien que nos diera una solución, nada de nada. Vuelta a llamar (tened en cuenta que hay que pagar una llamada a móvil al extranjero, desde una cabina de teléfono, porque no teníamos ninguno móvil) y conseguimos que nos dijeran que el roaming estaba cancelado porque me pedían el DNI y el certificado de la cuenta (lo que ya envié antes) para darme servicio. Mi mosqueo fue monumental. Cuando llegaba a alguien que entendía del tema, me colgaba. Así hasta los 20€ en llamadas, que fue cuando desistí, no sin antes cagarme en los muertos de la operadora. Me pasé del 28 de diciembre hasta el 2 de enero sin teléfono (sin poder llamar a casa, salvo en cabinas de teléfono, ni mandar un mísero sms a los amigos, en fin).

Al regresar a Alicante, llamada al servicio de atención al cliente de Movistar para poner una reclamación. Ni caso: que si no era posible que me hubieran dicho que tenía activo el roaming (con dos sms que me enviaron, que todavía los conservo), que si los datos que envié eran para otro departamento (bueno, ¿y qué?, ¿no deberían tenerlo todo centralizado?), que si patatín que si patatán. Como mi mosqueo iba en aumento y no me solucionaban nada, desistí. Les mandé una queja a través de su web (única manera de hacerlo) y decidí que esperaría el tiempo de permanencia y me daría de baja.

La queja que puse fue: me estáis tomando por moroso cuando en mi vida lo he sido y me siento insultado por Movistar, gasto más de 100€ al mes, cobro tal y tal y nunca he tenido problemas con otra compañía de ningún servicio. Me llamaron el mismo día y al contarles el tema me pasaron con el servicio de roaming, el cual me indicó que tenía que mandar el DNI y el certificado para darme de alta en el roaming (como os podéis imaginar, casi llorando no sé si de la risa o de impotencia). Le dije que no hacía falta enviar nada, que me iba a dar de baja en cuanto cumpliera la permanencia (me quedaba un año).

Y ahora viene lo alucinante. Me llaman a la semana (ya casi me había olvidado del tema) y me dicen que lo sienten mucho, que tengo toda la razón del mundo, que no hace falta que envíe nada de nada y que ME VAN A DESCONTAR 20€ de la siguiente factura, por las llamadas que tuve que hacer desde Portugal. Luego pensé, ¿por qué no dije 40€? :-). La comercial que me atendió me dio su teléfono personal para que si tenía cualquier problema con Movistar le llamara a ella. Hoy he visto la factura y efectivamente me lo han descontado.

Esto me hace pensar que todavía existe esperanza en la atención al cliente de algunas empresas. Es lo más normal, hay que tracuando hay competencia hay que tener contento al cliente. Si el cliente es bueno, mucho más. Desde aquí sólo quiero decir que me siento satisfecho con el trato posterior recibido y que, a pesar de los problemas tenidos, creo que seguiré con Movistar durante mucho tiempo (si el trato es como el actual).

Tags: ,

DNI electrónico

Últimamente estoy siendo bastante procrastinador, lo sé. Pero bueno, es mi naturaleza :-). Hace poco la empresa Tractis empezó una campaña para enviar lectores del DNI electrónico gratuitamente (bueno, pagando 2€ de gastos de envío). Pues nada pedí uno. Pero, ¿qué puedo hacer con un lector si no tengo el DNI electrónico? Pues obtenerlo. Estuve mirando y cobran 10€ por renovarlo, pero si has cambiado de domicilio (era mi caso), te sale gratis.

Lo primero es pedir cita previa (http://www.citapreviadnie.es). Te citan un día y hora y la verdad es que fue muy rápido. Llegas, coges número y ya te están llamando para hacerlo. Necesitas un certificado de empadronamiento (si hay cambio de domicilio) y una foto de carnet. En 5 minutos lo tienes hecho y te lo llevas para casa. El diseño es distinto que el clásico y lleva incorporado un chip con los certificados. Te dan una clave que tú mismo puedes cambiar en el mismo sitio que lo hacen: hay unas máquinas que te leen la huella dactilar y te permite cambiar la contraseña. El día que fuímos nos regalaron un lector, por lo que ya tenemos dos :-).

Lo mejor, desde mi punto de vista, es la parte “electrónica” (ahora que lo escribo es bastante curioso el apellido que le han dado, quizá digital o 2.0 hubiera estado mejor). Te permite conectarte (usando el lector) a distintos sitios web, sin necesidad de ningún usuario y contraseña, sino usando los certificados digitales que incorpora el DNI (protegidos por contraseña, claro). Yo lo he encontrado muy útil. Pongo algunos ejemplos de sitios que he visitado:consulta de puntos de tráfico, acceso a CAM directo, todos los trámites de Hacienda, administración local (pagos de impuestos, expedientes), administración pública en general, pero la que más me ha gustado es el proyecto de Curriculum Vitae (CV) normalizado. Este proyecto trata de que los investigadores tengamos un acceso normalizado y único a nuestro CV. Ya me he dado de alta y ha “chupado” los datos de mis títulos y algunos artículos (del WoK). Me gustaría que mi Universidad se incorporara a esta iniciativa (de momento no está entre las que lo implantan).

Tags: ,

Parece que me quejo mucho, pero cuando estás en tu derecho te tienen que hacer caso.  En el viaje a Amsterdam, en el vuelo de regreso, teníamos escala en Barcelona. El vuelo salía a las 5 de la tarde. Faltando media hora para la salida nos dicen que el vuelo se ha cancelado 8-). Nos proponían esperar hasta el día siguiente (claro, claro) o bien en autobús hasta Alicante. Menudo plan, más de seis horas de viaje y llegar de madrugada a Alicante. Pues nada, después de mucho marearnos y ni siquiera ofrecernos algo para cenar (es su obligación y nosotros tuvimos que pelearnos para que nos dieran un vale), salimos hasta Alicante, llegando a las 3 de la mañana, con sólo dos taxis en el aeropuerto. Nosotros tuvimos suerte de coger uno de ellos pues no llevábamos equipaje (nos habían perdido las maletas en el aeropuerto), pero los 30€ del viaje ya nos pusieron de mala leche. Decidimos reclamar.

Resulta que presentamos una reclamación a Spanair, para que nos diera una compensación por los problemas causados (por lo menos que nos pagaran el taxi). Nos respondieron (da la impresión que de manera irónica) que lamentaban mucho que se hubiera producido un pequeño retraso (joder, 10 horas, ni más ni menos) y que eran cosas que pasaban, c’est la vie! Nos pillamos un rebote de tres pares de narices y miramos cuál era el siguiente paso para reclamar. Aviación civil. Pues nada mandamos una carta para que nos dijeran algo y abrieron un expediente. Primero pidieron a la compañía que dijera algo y aquí ya fueron un poco más amables, pero nada de indemnización. Al final aviación civil ha contestado (después de más de un año) que nos corresponde una indemnización de 250€ a cada uno (el billete costaba menos de 100€) y Spanair nos ha mandado un vale para rellenarlo y nos mandará el dinero. Todavía no tenemos el dinero, pero si no nos pagan, ya toca ir a juicio, pero por supuesto que lo haremos.  No sé cuánta gente que le pasó lo mismo ha reclamado igual que yo, sería una pena que no lo hayan hecho. Es necesario reclamar para que te hagan caso!!!

Tags: ,

El sábado 19 de septiembre, a falta de una semana para mi boda, tuvo lugar mi despedida de soltero. Dimos muchas vueltas, que si hacerla, que si no (un poco mayores que somos ya), que si hacerla conjunta, que si por separado. Bueno, al final decidimos hacerla por separado.

En mi grupo de amigos es costumbre humillar al novio. Así somos nosotros. El novio se disfraza y se le hace pasar la mayor vergüenza posible. A mí me tocó de pirata (supongo que por mi aspecto físico). Al principio me daba mucho corte ir por la calle y que la gente se riera de mí, pero bueno, es lo que tocaba. El lugar elegido fue Benidorm. Al principio eso sí que fue humillante. Que me perdonen los residentes, pero es un sitio demasiado típico de despedida. Luego estuvo genial: cenamos muy bien, nos reímos mucho, acompañados de dos despedidas de solteras, unas de veinteañeras y otras cincuentonas, para compensar. Nosotros hacíamos la media entre ellas.

De la cena, a un pub de la playa, a emborracharnos hasta que nos echaran. Mientras tanto, unas cuantas bajadas de pantalones (y en dos ocasiones algo más, pero no pensad mal, eh!, que era de cara al público).

La verdad es que tengo que agradecer a mis amigos que pudieran ir, pues algunos de ellos lo estaban pasando mal económicamente y otros tenían compromisos familiares (niños) que atender y aún así vinieron para estar unas horas conmigo y recordarme que todavía tengo los amigos más geniales que uno puede tener. Gracias!despedida

La crisis está por todos lados. Todo el mundo habla de ella, todo el mundo está asustado por si se queda sin trabajo, empiezan a salir ofertas en compras de pisos y en otros sitios. Sin embargo, todavía hay gente que, o bien van de sobrados, o su comportamiento es muy raro.

Una vez de regreso a Alicante, nos decidimos a abordar las pequeñas cosas que dejamos pendientes del piso. Una de ellas era el baño. Resulta que los muebles que nos pusieron en el baño eran de Gibeller, en Alicante. Pues nada, pensamos que mejor ir directamente allí, pues decían que nos aplicaban un descuento y algunos muebles sólo se podían encontrar allí.

Al llegar allí, nos tuvieron media hora esperando, viendo la exposición. Bueno, vale, aguanto el tiempo de espera. Luego nos atendió una persona que yo creo que nos tomaba por tontos o bien era su manera de ser, pero que no nos gustó ni un pelo. Pedimos presupuesto, pero salimos tan descontentos que pasamos del tema. Y no lo habíamos hecho nunca.

Pero al regresar de Sydney, pensamos en darles otra oportunidad, pero pidiendo que nos atendiera otra persona. Llegamos y otra vez nos hicieron esperar 20 minutos. Luego nos atendió una chica cuyo trato fue más penoso que la anterior persona. Nos hizo un presupuesto en una hoja en sucio, a mano, le pedimos unas 10 cosas y sólo nos dio precio de la mitad y luego “nos echó“, literalmente. Salimos muy cabreados y decidimos no comprar nada en Gibeller.

El problema es que el proveedor del mueble del baño sólo trabaja con Gibeller, o por lo menos no hemos encontrado otro en Alicante. Si queríamos otro nos tocaba cambiar todo y gastarnos mucho más. Al final tuvimos que ir de nuevo para comprar sólo ese mueble. Esta vez el trato fue algo mejor, no demasiado bueno, pero aceptable. Compramos el mueble y pagamos el montaje y el transporte. Por cierto, que el descuento que te aplican se lo hacen a todo el mundo, independientemente de dónde vengas. Ahora ha llegado el mueble y nos llaman para que vayamos a por él. Pequeña pelea para decirles que lo teníamos pagado. Ahora toca esperar a que el instalador “tenga un huequito” (literal) para que venga y nos lo instale.

Al final fuimos a otros sitios y ya hemos comprado el resto de cosas. Por cierto, excelente trato en Porcelanosa. Y en el resto de sitios donde pedimos presupuesto.

 

Editado: desde la dirección de Gibeller se han puesto en contacto con nosotros y se han disculpado. Creo que por el tiempo transcurrido y la disculpa realizada es el momento de suavizar mi comentario. Este post hacía daño a la imagen de la marca Gibeller y, aún siendo consciente de que los hechos ocurrieron así, mi intención no era mantener este daño, menos aún cuando las personas involucradas en el problema ya no trabajan para Gibeller.

Tags:

Tengo un proyecto abierto en Sourceforge, que se corresponde con JavaVis, una librería que llevo varios años (van a ser 10 ya!) desarrollando, con alumnos, compañeros y yo mismo. Pues bien, Sourceforge tiene un CVS (sistema de control de versiones concurrente, para gestionar desarrollo entre varias personas), pero el CVS ha quedado muy desfasado y presenta algunos problemas muy molestos (como tratar directorios, problemas con mayúsculas y minúsculas, etc.). Desde hace un tiempo existe Subversion, que soluciona dichos problemas. Pues nada, aprovechando que tenía que tocar cosas del CVS, voy a dar el salto a Subversion.

El principal problema que me he encontrado es trabajar con Eclipse y Subversion. Bueno, más concretamente con Eclipse y Subversion en Mac. He instalado el plugin de Subversion y todo correcto, hasta que le añadía el repositorio. Daba un error de que no lo encontraba. Nada, buscando un poco con San Google he encontrado la solución. Resulta que por defecto, en Mac, no se instala el soporte para subversion en java. Pero existe la versión de OpenCollab http://www.open.collab.net para solucionarlo. Se instala el paquete (en la versión Community) y a funcionar.

Hay una nueva característica interesante, el Revision Graph, realizada por un chaval español en la Google Summer School. Tiene muy buena pinta, aunque de momento no me la voy a instalar, por falta de tiempo para probarla.

Tags:

« Older entries