Rutas

You are currently browsing the archive for the Rutas category.

El jueves santo amaneció soleado, con una temperatura de unos 24 grados. Apetecía irse a la montaña y dicho y hecho. Ya hemos ido algunas veces al pico emblemático del Puig Campana. Cerca de Finestrat, es la cumbre más dura de la provincia de Alicante: 1000 metros de desnivel en poco más de 7 kilómetros. Exigente y dura. Nos planteamos hacer la vuelta, que tampoco se queda corta en su dureza: 600 metros de desnivel y cuatro horas andando, unos 12 kilómetros. Pensamos en hacer cumbre, pero estoy en muy baja forma y no podía con mi alma. Nuestro Capu nos siguió en todo momento, pero el pobre se peló las patas por las rocas.

Este ruta es fantástica, las vistas de la costa son espectaculares. La lástima son los incendios de otros años, que ha despoblado toda la ladera y apenas queda bosque por el que andar.

Vuelta Puig Campana 2013

Tags:

No elegimos un buen día para hacer una ruta. Los vientos de casi 100km/hora hacían que la ruta fuera dura. Además, salimos con muy poco tiempo (queríamos comer en un restaurante) y todo se complicó. El sábado nos pusimos la ropa y con Pepe y Rosa nos fuimos a Polop, un pueblo de Alicante desde donde se pueden realizar varias rutas. Nuestra intención era hacer una toma de contacto con esta zona, que no la conocemos.

Hay una ruta que parte desde el mismo Polop y que sube al pico del Ponoch. Pero es demasiado larga. Mi recomendación es ir con el coche hasta un mirador justo antes de la Casa de Dios. Mucha gente sube en coche para hacer escalada en la zona. Desde ese mirador, se pueden hacer varias rutas, circulares, subidas a pico, larga distancia, etc. Nosotros dejamos el coche bajo y subimos andando. El primer tramo es muy empinado y con suelo de hormigón. Mis piernas se resintieron, mis gemelos parecían querer salirse de mi pierna. Una vez en el mirador, empieza un camino sin asfaltar, con varias casas y que lleva al collado del Llamp. Ahí nos dirigimos. No teníamos mucho tiempo, así que casi sin descansar fuimos para arriba. Los almendros estaban en flor y el paisaje nos hacía disfrutar de la ruta.

El último tramo de la subida al collado es bastante duro y yo no tenía buenas sensaciones. Mucha hambre, demasiado sudor (y eso que hacía frío). Al final tuvimos que parar porque me dio una “pájara” y nos tocó regresar (quedaban pocos minutos para llegar al collado).

Comimos en La Nucía. Un restaurante, Unoom, con una comida buenísima y unas vistas impresionantes de Polop.

CasiPonoch

Tags:

Continuando con nuestra renovada afición al senderismo, el día 2 de enero nos pusimos en marcha a una nueva ruta. Buscando rutas, encontré esta, que va desde el Xorret del Catí hasta el Alt de Guixop (PRV-31 http://www.cma.gva.es/areas/montes/viasverdes/vias/prsl/alicante/PR031.PDF). Nos lo propusimos por tener una duración de dos horas y no parecer demasiado exigente. Se empieza desde la puerta del hotel Xorret del Catí. Desde ahí, parte la ruta y enseguida empieza la subida. No paras de subir hasta el Guixop. La mayor parte del recorrido se hace entre árboles, por lo que no se disfruta de paisaje, pero vamos, hacer eso en Alicante ya de por sí es una gozada. Hay un carrascal por el que se transcurre y que hace agradable la subida. De repente, se sale a un claro y sólo eso ya merece la pena. Las vistas son espectaculares, mejores que la silla del Cid.

Por un lado (oeste) teníamos el Cid, impresionante. Por el este, el Maigmó (de hecho, la ruta que desde el Xorret va al Maigmó se puede hacer por esta misma ruta). En el norte se puede contemplar Tibi y, por el sur, lo más espectacular. Había una completa visibilidad, vimos hasta el Mar Menor!!! Santa Pola, sus salinas, Torrevieja y sus salinas, la manga y el Mar Menor, las islas Hormigas… Impresionante.

En esta ruta hay que tener cuidado en la bajada: no está demasiado bien señalizada. Mejor dicho, las señales están desapareciendo y te puedes perder. De hecho, nosotros nos confundimos y tuvimos que retroceder unos metros. En la bajada se llega a la cueva de Mossén Francés. Una gran cueva que imagino se usaría como refugio. Nuestro Capu subió y ni se enteró. Lo estamos entrenando bien!!

Xorret del Catí – Alt de Guixop

Tags:

Hemos subido La silla del Cid. Parece una montaña más, pero para mí es una de las mejores de la provincia de Alicante. Por las vistas, por la dureza, por el propio camino. Se puede subir por dos sitios: saliendo desde Petrer o bien desde Rabosa (el sendero completo parte del Xoret del Catí). Nosotros optamos por salir del Rincón Bello (Racó Xolí). Es un poco más corto que desde Rabosa, pero fue una buena elección: terminamos agotados.

Yo dividiría esta ruta en tres partes. La primera es una pedazo subida de unos 20 minutos extenuante. El problema es que al salir desde el Rincón Bello apenas habíamos calentado y cuando terminamos esta subida estábamos mareados, con ganas de volvernos. Pero el sacrificio tiene su recompensa.

La segunda parte nos lleva por el sendero del Contador, espectacular. Es un camino estrecho, al principio prácticamente plano, lo que nos permitió recuperar fuerzas. Vas pegado a un precipicio y las vistas no tienen precio. Luego sigues subiendo, pero mucho más suave. Puedes ir admirando el paisaje: Alicante no es una provincia donde abunden los bosques, pero aquí sí que se puede disfrutar.

Nos cruzamos con un grupo que bajaba y ya nos advirtió: cuidado con la última parte! Jolín, y tanto. La última subida me destrozó. Incluso el perro subía más rápido que yo. Son unos 10 minutos, pero muy inclinados y con una senda mal marcada, mucha roca. Por fin habíamos llegado a la cumbre.

Cuando pude recuperarme las vistas me dejaron impresionado. Elda/Petrer por un lado, Sax, Alicante, el Maigmó, incluso se veía el Puig Campana. Comimos algo y par abajo. Llegamos agotados al Rincón Bello. Nos dolían las piernas por la bajada (más que por la subida!). Total, cuatro horas entre ida y vuelta, pero muy felices de haber terminado una cumbre que desde hacía mucho tiempo queríamos hacer.

http://www.cma.gva.es/areas/montes/viasverdes/vias/prsl/alicante/PR029.PDF

 

Silla del Cid

 

Tags:

Este fin de semana hemos hecho dos cosas impresionantes. La primera es ir a un hotel que es un auténtico placer, el Hotel Alahuar en Benimaurell http://www.hotelalahuar.com/ Reservamos una junior suite con jacuzzi y media pensión. Una gozada para escapar en pareja.

Pero lo mejor es la ruta que hicimos. La conocida como la Catedral del Senderismo (ficha técnica), exigente por lo larga que es, pero un auténtico placer para quien le guste el senderismo. No voy a comentar la ruta, porque ya existen muchos blogs que hablan de ella, comentaré nuestras sensaciones al hacerla.

No estábamos seguros si hacerla o no, porque amaneció lluvioso. Pero nos lanzamos a la aventura con el plan: si vemos que llueve mucho, nos volvemos. Salimos de Benimaurell y enseguida empezamos a bajar. Llegamos al cruce con Fleix donde empiezan los escalones. Por cierto, más de 6000 escalones, yo quise contarlos pero cuando estábamos llegando casi al final me desconté y quise volver para empezar de nuevo… 🙂 Según bajas empiezas a ver el barranco del infierno. Esto nos preocupaba, porque hacía una semana que había muerto una persona allí. Pero vamos, estaba seco y esta ruta sólo lo cruza en dos puntos, así que si va con agua, se regresa y au.

Al terminar la bajada y llegar al barranco te quedas maravillado. Tiene unos 10 metros de ancho y ves marcas de agua de hasta 3 metros. La verdad es que verlo con agua debe de ser impresionante. Y nada, a subir. La subida es ligera, no muy exigente, además con escalones, pero es larga. Cuando llegas arriba (en Juvees d’Enmig) estás listo para bajar de nuevo. Se vuelve al mismo barranco, pero por otro sitio. En la bajada se ve perfectamente una parte del barranco que me parece brutal: dos paredes de 200 metros de altura cierran el barranco. Imagino que será uno de los sitios más peligrosos.

Tocaba empezar a subir otra vez. Esta es la parte peor señalizada de todas. Hay que fijarse mucho y la subida no es tan fácil como las anteriores. Pero al poco tiempo el camino se vuelve más transitable, justo cuando se empieza a bajar de nuevo. Las fuerzas ya empezaban a flaquear (cuatro horas de ruta) cuando empezamos a subir otra vez (la última, menos mal). Esta última subida nos costó. Parecía que el final no llegaba nunca. Pero llegó. Nos esperaba un buen descanso y una buena cena en el hotel. Casi 5 horas de ruta (sin parar), pero con las mejores sensaciones posibles.

 

La Catedral del Senderismo

 

Tags: ,

Hemos vuelto al Pirineo. Nos encanta, disfrutamos un montón allí, y el otoño es un buen momento para acercarse, con todo el colorido de los árboles en pleno cambio. Hemos estado en el parque nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en el Pirineo catalán.

Llegamos sin ningún reto, a ver qué tal era y hacer una pequeña rutilla. No nos encontrábamos en forma y nos planteamos ver cosas, más que intentar subir mucho. Con el coche hay que ir hasta Espot, el pueblo desde donde parte la carretera hasta el parque nacional. Hay que ir con cuidado por los animales salvaje, nosotros nos encontramos un ciervo por la carretera. Desde allí se llega a un aparcamiento donde se deja el coche y sale un camino hacia el lago de San Mauricio. Se puede hacer el recorrido en 4×4 organizado, pero es bastante caro.

El tramo hasta San Mauricio nos encantó: un camino por el bosque, con un río al lado, animales, naturaleza, qué más pedir. Cuando llegamos al lago, resulta que no sé bien porqué el lago estaba medio vacío. Como llegamos en una hora, pues nos decidimos a ir a otro lago que estaba a otra hora, el lago de Ratera. Aquí el camino no era tan bonito como el anterior, pero lo hicimos rápido también, menos de una hora.

Cuando llegamos, el cuerpo nos pedía más, así que nos propusimos ir al refugi d’Amitges. Este tramo es bastante duro, con una pendiente final bastante pronunciada. Llegamos al refugio y comimos allí. Si tenéis oportunidad, comed en algún refugio, la comida sienta muy bien. Estábamos a 2380 metros de altitud. Nos animamos a seguir subiendo algo más (yo ya me proponía subir un 3000), pero había bastante niebla y el camino ya era muy estrecho. Preferimos bajar (nos quedaríamos en 2500 metros), ya habíamos llegado a la nieve. La bajada fue espectacular. No nos habíamos dado cuenta que habíamos subido tanto. Llegamos destrozados al aparcamiento, pero supercontentos.

Nos alojamos en Esterri d’Aneu, un pueblo a 7 kilómetros de Espot. Cualquier pueblo de alrededor merece la pena. Ya estamos pensando en volver de nuevo, aunque los casi 800kms que nos separan del Pirineo nos impiden viajar tan a menudo como quisiéramos.

LagoSanMauricio2011

Tags: ,

Aquí dejo una ruta que se puede hacer desde San Juan Playa hasta la gasolinera del Maigmó. El comienzo lo he puesto en el campo de golf, porque lo conoce todo el mundo. Son 31 Kms (ida) y con 500 metros de subida. Comento varias cosas a tener en cuenta en esta ruta:

  • En el comienzo, he pegado una vuelta por la vía parque y hacia el encauzamiento de las riadas. Se puede hacer más corto yendo directamente hacia la rotonda de Gibeller, pero están de obras actualmente y hay que salir a dicha rotonda. Se hacen algunos kilómetros más, pero se circula por carril bici todo el tiempo.
  • En el hito 1, hay que coger el ramal de la izquierda. El de la derecha está cortado. Se llega a la rotonda de la Santa Faz y se cruza por el puente. Al cruzar la Santa Faz se sale al carril bici de nuevo.
  • Se sigue todo el rato el carril bici hacia San Vicente. Se llega a la Universidad y se continúa. Al llegar a la rotonda de bomberos hay que cruzar a la izquierda para ir paralelo a la antigua autovía de Alcoi, dirección Alcoi.
  • Se llega a la cementera y al cementerio. Hay que seguir paralelo a la autovía.
  • Cuando se llega a la primera rotonda, cruzamos por debajo de la autovía para pasar a la parte izquierda, paralelos a la autovía. Llegaremos a la siguiente rotonda (donde empieza la carretera de Agost) y volvemos a la parte derecha de la autovía.
  • Seguimos por el carril bici paralelos a la autovía. En el punto donde en el carril bici nos marca una señal de camino cortado, tenemos que coger el siguiente ramal a la derecha. Hay tres posibilidades: seguir por el carril bici (cortado), siguiente carretera y giro a la derecha. Por la de en medio.
  • Saldremos a una carretera donde nos incorporamos a la derecha (esta parte sin carril bici) y llegaremos a una rotonda. El carril bici continúa a la izquierda.
  • Seguimos por este carril bici hasta que se termina y seguimos por la carretera (paralela a la autovía) hasta el mesón Balcón de Alicante.
  • En este punto, la carretera gira a la derecha con subida y enseguida tenemos que coger la primera a la izquierda. Se nota si es la correcta, porque la pendiente es muy pronunciada (yo me tuve que bajar de la bici porque me pilló despistado).
  • Esta carretera nos llevará, paralela a la autovía, hasta la gasolinera del Maigmó.
  • Si queremos volver por un recorrido alternativo y muy chulo, os recomiendo coger la vía verde del Maigmó. Empieza justo enfrente de la gasolinera. Detalles a tener en cuenta: llevad luz (los túneles vuelven a no estar iluminados); cuando se llega a Agost (a 5kms de la estación y del fin de la vía verde) id hacia el pueblo (izquierda) y coged la carretera hacia Alicante; al llegar a la autovía, enlazamos con el camino de vuelta antes descrito. Hay que sumarle unos 8kms a esta variante y hay que tener en cuenta que la carretera Agost-Alicante se hace sin carril bici.

La ruta se puede ver en Google Maps (o en Earth):

Ver Ruta Playa San Juan – Maigmó en un mapa más grande

Tags: ,

Durante la segunda semana de Agosto, me visitó José María Cañas, un compañero de la Universidad Rey Juan Carlos. Durante esos días, le comenté que desde hace dos años tenía en mente hacer una ruta en bici: Alcoi-Alacant. Como es muy “echao p’alante” me dijo que la hiciéramos. El 20 de agosto nos preparamos y la hicimos. Os voy a contar lo que hicimos y lo que se podría haber hecho.

La salida desde Alcoi: lo ideal hubiera sido salir desde Batoi, un barrio de Alcoi. Desde allí parte la vía verde de Alcoi que es una verdadera pasada. Son varios túneles (creo que cuatro) de más de 1 km de longitud cada uno, varios puentes y cruza todo el barranco de la Batalla. Esta parte es de subida, pero al ser una antigua vía de tren, no tiene una pendiente excesiva. La salida del último túnel es en el Estepar, donde continúa la vía verde, pero ahora compartida con coches. Debido a las obras de la autovía, que están construyendo sus propios túneles, los túneles de la vía verde están cerrados. Por lo tanto, o vas por el barranco de la Batalla (desaconsejable por la cantidad de tráfico que circula) o sales de otro sitio. Nosotros decidimos salir de la ermita de Sant Antoni. Desde allí, es una bajada muy pronunciada hasta donde termina actualmente la autovía, en el cruce para ir a Xixona por la Carrasqueta. Primer problema del día: la bajada fue muy dura, teniendo que frenar demasiado, con el resultado de que la rueda trasera se desajustó y tuve que quitar el freno. Para el resto del camino sólo podía usar el freno delantero :-s.

Desde las rotondas que hay al final de autovía, sale un carril bici (compartido con coches, pero no circula casi ninguno) que llega hasta Ibi. Cuando llegamos a Ibi, tuvimos que cruzar todo la ciudad para coger la antigua carretera hacia Tibi. Mi idea era intentar llegar a las rutas que existen a la derecha de la autovía (dirección Alacant) por el Maigmó, pero no fui capaz de encontrarlas. Hicimos el tramo Ibi-Tibi, el cual tiene algunas subidas un pelín duras, pero en general es todo cuesta abajo. Al llegar a Tibi, se pasa por un túnel, pero sólo enlaza con la autovía. Desde ese punto, se puede subir un terraplén y se enlaza con la vía de servicio que da a la carretera de Agost y a la gasolinera del Maigmó. Llevábamos más de 30kms y no estábamos cansados, por lo que propuse a José María de ir por la vía verde de Agost. Pues nada, a hacerla.

Han iluminado los túneles de esta vía verde. Como es casi todo de bajada, hasta Agost, fue un buen recorrido. Nos lo pasamos genial por los túneles y puentes y recordamos nuestro servicio militar por esas tierras (ambos hicimos maniobras por ahí, aunque en años distintos). Una vez en Agost, cogimos la carretera hacia Alacant, donde me animé y fui dándole mucha caña. Llegamos a la Universidad por el carril bici y desde allí bajamos por la vía parque hasta Playa de San Juán. Desde la Universidad nuestras fuerzas empezaban a flaquear (llevábamos más de 65kms en nuestras piernas y el calor apretaba).

Al final estábamos exhaustos, pero muy contentos. Fueron 76kms en 3 horas y 40 minutos. Perdí 3 litros de líquido y aunque intenté rehidratarme me supuso un cólico por la noche :-s.

Tags:

El siguiente día en Ayers Rock fuimos a Kings Canyon. Nos levantamos a las 3:30 de la mañana y a las 4 ya estábamos en la carretera, con un autobús y un guía. Kings Canyon está a más de 300Km de Ayers Rock. Pudimos dormir algo en el camino. La carretera estaba llena de camellos. En un momento vimos más de 20. Luego nos contaron que también se vieron canguros, aunque nosotros estábamos durmiendo y no los pudimos ver.

A las 8 ya estábamos preparados para hacer la ruta. Podíamos hacer dos rutas, una más fácil (de media hora, por el fondo del cañón) y otra de 3 horas por encima del cañón. Debido al calor extremo, el guía insistía en que no hiciéramos la dura si no estábamos en plena forma, que lleváramos por lo menos un litro de agua por persona. La verdad es que son un poco extremistas y por un momento nos pensamos en no hacer la ruta de 3 horas. La verdad es que no era nada dura (jolín, que hemos subido el Perdido!), lo más duro era al principio, una subida hasta la parte más alta del cañón, pero en 15 minutos estabas arriba. Nos hizo gracia dos japoneses que, además de no entender nada de inglés, iban con una botellita de 100ml de agua. El guía les intentó hacer entender que con tan poca agua no podían hacer la ruta. Al final, encontraron varias botellas que pudieron rellenar con agua. Se pensaban que iban de paseo :-).

La ruta consistía en recorrer el cañón por la parte más alta. Las vistas eran impresionantes y el guía nos iba contando cosas sobre la naturaleza, la vida de los aborígenes en esas tierras, etc. Nos resultó curioso saber que si frotas un ecualiptus, este desprende un polvo que usaban para pintarse la piel. Como cada zona tiene distintos tipos de ecualiptus, servía para identificarse entre tribus. Además, resulta que dicho polvo tiene propiedades parecidas a una crema solar, por lo que el índice de cánceres de piel entre aborígenes es muy bajo. El cañón está formado por rocas de arena, que se han solidificado. El color rojo viene por el hierro, si rompes una roca ves un color más marrón.

Toda esa zona estaba antes bajo el mar y pudimos ver un fósil de un cangrejo en la roca. También era curioso ver las marcas del agua en la roca, parecido a lo que se forma en la arena de la playa cuando la marea sube y baja.

A mitad de camino llegamos a una zona que se conoce como el jardín del edén. Es una zona de agua permanente que en la época lluviosa se desborda y crea un riachuelo. Es curioso ver en la carretera muchas zonas marcadas como zona de inundación (inundación en el desierto??). En época de lluvia (por octubre) se producen desbordamientos y pueden llegar a cubrir la carretera, cortando el tráfico.

Había una zona donde más muertos se habían producido por caídas. La gente se asoma al precipicio y cualquier golpe de viento puede hacer que te caigas desde una altura de más de 100 metros.

Terminamos sobre las 11:30, menos mal, porque el calor empezaba a ser insoportable (43 grados). Nos llevaron al resort de Kings Canyon (el guía dijo: “no parpadeéis que sino no lo véis”) y comimos algo y de regreso a Ayers Rock. En el camino de regreso pudimos hacer fotos a otra montaña parecida a Uluru y a un lago de sal, vestigio del mar que antes cubría esa zona. Ya de regreso, un bañito en la piscina del hotel, a mi temperatura ideal: unos 30 grados :-D. Cenita tranquila y la cama a las 9, que al día siguiente teníamos que madrugar otra vez.

Ayers Rock-Kings Canyon

Tags:

Después de Milford Sound tomamos la carretera para ir hacia el glaciar Fox. Al llegar al lago Wanaka vimos un camping del DOC y paramos a hacer noche. Con una luna casi llena y un sitio privilegiado descansamos para el siguiente día. Por la mañana otra vez a conducir, pero llegamos al glaciar con tiempo para hacer una ruta. En esta parte de los alpes fue donde se grabó la escena del encendido de las linternas en LOTR .

Hay dos glaciares principales para visitar: el Fox y el Franz Joseph. El primero que nos encontramos fue el Fox, por lo que paramos en el pueblo y decidimos hacer una ruta. En coche puedes conducir hasta casi el glaciar, parando en un parking y andando un kilómetro hasta el mismo. Otra cosa es que se quiera andar por el hielo, se necesita crampones. Hay varias alternativas. Se puede contratar una visita con guía (lo recomendable) que puede ser de medio día (unas 4 horas) o de día completo (casi 8 horas). Tienes que llevar tu propia comida y agua. Te proporcionan calzado (si no llevas el tuyo propio), mochila e impermeable. Luego se puede contratar un viaje en helicóptero que te suben muy arriba en el glaciar sin necesidad de ir por tu propio pie. Esto último es muy caro (casi 300$) y la visita de medio día nos costaba 90$ por persona. Pues nada, a hacer una rutilla por el glaciar. Lo bueno es que al ir con guía, te van contando datos interesantes sobre el glaciar.

Nada más subir al autobús (éramos unas 14 personas) el guía nos preguntó de dónde éramos. Al decirle que de España nos dijo que si habíamos estado en un glaciar allí (¿glaciar en España? Si España no tiene glaciares!). La mayoría nunca habíamos estado sobre hielo. Nos fue contando cosillas de este. Es uno de los más rápidos en el avance (desde el circo glaciar hasta su final, el hielo tarda sólo unos 600 años). Era impresionante ver la capacidad de erosión que tenía en su avance. Lo malo es que estaba “sucio”, por la tierra que iba arrastrando con él. Fuimos andando hasta el final del glaciar y vimos como trozos de hielo de casi un metro se iban desprendiendo y bajando por el río que llevaba el agua del deshielo. Los trozos golpeaban contra las rocas, con un ruido muy seco.

Una vez llegados al punto donde terminaba el glaciar, nos comentaron que no se podía subir por esa parte, pues era muy peligroso. Teníamos que hacerlo desde otro sitio, y para eso teníamos que ascender una pequeña montaña. Una subida de más de 100 metros (diría que unos 200), pero bien acondicionada, con muchos escalones mantenidos por la compañía que organizaba la ruta. Después de casi media hora pateando y subiendo por el monte, llegamos al punto de entrada en el glaciar. Ahí nos pusimos los crampones (spiders les llamaban) y a subirnos al hielo. El guía iba creando escalones (que por otro lado estaba lleno de escaleras de hielo por todos los sitios). Estuvimos una hora sobre el hielo, viendo sus características. Una curiosidad: si pones una piedra sobre el hielo, al cabo de un tiempo tienes un agujero tremendo hasta el suelo. Cuando terminamos el recorrido, regresamos al parking para que nos llevaran al pueblo otra vez.

Una vez en el pueblo y sin perder tiempo, a conducir otra vez, que al día siguiente teníamos un buen tramo hasta Kaikoura.

Glaciar Fox

Tags: , ,

« Older entries