Comercio Interior


Se llegó a conocer con este nombre a la federación de los cuatro puertos más importantes de las jurisdicciones cántabras, a saber: San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo y Castro Urdiales.

Estas disfrutaban de una jurisdicción exclusiva sobre la totalidad de la costa montañesa. Navegaban al servicio de Castilla y llegaron a ser una seria competencia para la Liga Hanseática.

Con una larga tradición en el Mediterráneo, los descubrimientos portugueses en Africa y el aliento de la demanda americana, el tráfico de esclavos vive pujante en la época imperial.

Canarias sería la base principal para un comercio que , además de mano de obra barata, aportaba suculentas ganancias a piratas, aventureros, mercaderes y reinos.

La importancia del Imperio español durante el siglo XVI llevó consigo un notable desarrollo del comercio tanto interior como exterior, a la vez que el gran volumen de transacciones originarÍa la creación y el desarrollo de instituciones que las canalizaran. Todo ello conllevó a que la burguesía comercial tuviera una expansión y lograra un progresivo poder.

La burguesía comercial sólo era importante en un número muy reducido de ciudades, y su dedicación se orientaba, sobre todo, al comercio internacional. Básicamente, la actividad comercial se puede agrupar en tres zonas: Las plazas levantinas en el Mediterráneo; el comercio con el mar del Norte, a través de los puertos del Cantábrico y el comercio con las Indias, situado en Andalucía.

LAS PRINCIPALES INSTITUCIONES COMERCIALES

Las Ferias de Medina del Campo: Los años de mayor esplendor de la burguesía mercantil castellana se localizan en los decenios centrales del siglo XVI, cuando llegan a su máximo esplendor las ferias y se desarrolló una mayor actividad en los consulados. Además de los comerciantes castellanos, acudían mercaderes de Valencia, Barcelona, Navarra, Lisboa, Flandes, Génova, Florencia, etc. Era, en su celebración semestral, un extraordinario centro de contratación de comercio de exportación e importación, y de cambios y giros nacionales e internacionales.

(more…)

Los caminos terrestres de la Península son defectuosos por la fuerte erosión debida al clima, según la unanimidad de los testimonios, y en consecuencia, la lentitud es uno de los rasgos mayores de la circulación. Para transportar cuarenta arrobas de lana con un tiro de bueyes, o sea 460 kilos, de la provincia de Guadalajara o de Segovia a los puertos de San Sebastián o Bilbao, (500km) se necesita más de un mes (40 días). Estos transportes de larga distancia son un monopolio de la “Real Cabaña de Carreteros” reclutados principalmente en la provincia de Soria o también de Segovia. 

El Mapa de Villugas ofrece las características siguientes: la implantación mayoritaria de la red en Castilla; el papel orientador de las cuencas del Ebro y del Tajo para las vías trasversales oeste-este; el papel de Madrid como nudo de comunicaciones.

(more…)