Alimentación y enfermedad cardiovascular

Alimentación y enfermedad cardiovascular

foto

Hoy en día, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo, cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. Estas enfermedades, afectan por igual a ambos sexos y más del 80% de los casos se producen en países de desarrollados. El riesgo de padecer una enfermedad cardiaca aumenta con la edad, apareciendo el los hombres a partir de los 45 años y en las mujeres a partir de los 55.

Las enfermedades cardiovasculares, es decir, del corazón y de los vasos sanguíneos, suelen tener fenómenos agudos como son los ataque al corazón y los accidentes vasculares cerebrales, que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente de ECV es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro.

Entre los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares se encuentran:

  • Dieta y hábitos alimentarios no saludables.
  • Antecedentes familiares.
  • Obesidad.
  • Diabetes tipo 2.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipercolesterolemia.
  • Inactividad física.
  • Consumo de tabaco.
  • Consumo nocivo de alcohol.

La dieta, además del ejercicio físico, juega un papel muy importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Una dieta sana y equilibrada puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades relacionadas como son, la diabetes, la hipertensión de arterial, hipercolesterolemia, obesidad etc.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES 

  • Comer al menos 5 porciones de frutas y verduras al día.
  • Evitar los azúcares simples y el consumo de bollería como: panecillos de mantequilla, rosquillas, bollería industrial (croissant, bollos). Estos alimentos tienen un alto contenido de colesterol y grasa trans.
  • Fomentar la ingesta de hidratos de carbono complejos e integrales, como las legumbres, pan integral, cereales, pastas, arroz. Ya que son alimentos ricos en fibra, hierro y vitaminas del complejo B.
  • Ingerir carnes con bajo contenido graso como: pollo, pavo, conejo y carne roja magra. Retirar la grasa visible en las carnes si la hubiera. Evitar embutidos y carnes grasas (cerdo, cordero), ya que, son ricos en grasas saturadas.
  • En cuanto a los pescados, se recomiendan los  azules como el salmón, boquerón y caballa, que tienen un alto contenido en ácidos omega 3 y por lo tanto reducen el contenido de LDL “colesterol malo”
  • Evitar el consumo de grasas saturadas que se encuentran en productos animales tales como la mantequilla, el queso grasos, el helado, la nata, la manteca de cerdo y las carnes grasas como el tocino.
  • Evitar el consumo de grasas trans que se encuentran en alimentos procesados que  contienen ingredientes tales como margarina, grasa vegetal (coco y palma) y aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados.
  • Consumir preferentemente aceite de oliva, aguacate, frutos secos (al natural y sin sal) dado que nos aportan ácidos grasos moninsaturados, que son beneficiosos para nuestro organismo.
  • Reducir el consumo de sal, evitando alimentos como: sazonados, en conserva, encurtidos, patatas fritas, snacks, salsas como kétchup.
  • Hacer ejercicio regularmente adaptado a las necesidades individuales. Por ejemplo, caminar durante al menos 30 minutos por día.
  • Utilizar técnicas de cocción sanas: vapor, hervido, horneado, asado a la parrilla y papillote, en lugar de freír con abundante grasa.

 

Índice cintura/cadera

El indice cintura cadera, se utiliza para detectar el riesgo de ECV, se obtiene midiendo el perímetro de la cintura a la altura de la ultima costilla flotante, y el perimetro máximo de la cadera a nivel de los glúteos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece unos valores normales para el índice cintura cadera aproximados, siendo 0,8 en mujeres y 1 en hombres. Los valores superiores a los establecidos, indicarían obesdiad abdominal, lo cual se asocia a un riesgo cardiovascular aumentado y a un incremento de la probabilidad de contraer enfermedades como diabetes mellitus e hipertensión arterial. Los rangos de los valores normales son los siguientes:

• ICC = 0,71-0,85 normal para mujeres.

• ICC = 0,78-0,94 normal para hombres.

Bibliografía

1 thought on “Alimentación y enfermedad cardiovascular

  1. Artículo muy interesante. Personalmente, en el apartado “Recomendaciones nutricionales” añadiría el de consumo regular de té verde ya que tiene un efecto protector sobre las enfermedades cardiovasculares, según un extenso estudio de investigacion, entre otros, “The Ohsaki Study” publicado en septiembre de 2006 por la revista “The Journal of the American Medical Assotiation”

Responder a Fernando Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.