ir a la navegación

Curiosidades II. 31 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Curiosidades , comentarios cerrados

Hijo extramatrimonial.

Militar español (Ratisbona, Alemania, 1545 – Namur, Países Bajos, 1578). Hijo natural de Carlos V, que sirvió como militar a su hermanastro Felipe II de España. Bautizado en realidad como Jerónimo(Jeromín), fue criado en Castilla y no conoció a su padre hasta que éste le mandó llamar en su retiro de Yuste (Extremadura) en 1556. Fue Felipe II quien, siguiendo la indicación testamentaria de su padre, le reconoció como miembro de la familia real y le puso el nombre de Juan de Austria, otorgándole honores y rentas dignas de un infante (1559).

Completó su educación en la Universidad de Alcalá de Henares, pero rehusó dedicarse a la carrera eclesiástica. Su decidida vocación militar hizo que el rey le pusiera al mando de una escuadra para combatir a los piratas berberiscos en el Mediterráneo (1568); luego demostró sus dotes militares dirigiendo la represión de la sublevación de los moriscos del reino de Granada (1569).

Aquel éxito le permitió culminar su carrera militar, al obtener el mando supremo de la flota de la Liga Santa que formaron España, Venecia y el Papado contra los turcos (1570); frente a la estrategia defensiva que pregonizaban sus consejeros más prudentes, don Juan de Austria impuso su criterio de buscar a la flota turca y hundirla, lo que consiguió en la batalla de Lepanto (1571).

El resonante éxito de Lepanto, que puso fin al poderío turco en el Mediterráneo, avivó las ambiciones de Juan de Austria: Felipe II hubo de descartar prudentemente sus planes de aprovechar la situación para una gran expansión territorial por el Mediterráneo; también rechazó sus demandas de ser reconocido oficialmente como infante con tratamiento de alteza.

Quizá para poner fin a sus ambiciones, el rey le envió como gobernador a los Países Bajos (1576), puesto enormemente difícil en el que ya habían fracasado el duque de Alba y Luis de Requeséns, incapaces de poner fin a la rebelión protestante; para convencerle le insinuó la posibilidad de lanzar más adelante una invasión de Inglaterra y colocarle como rey de aquel país junto a María Estuardo.

Pronto comprendió don Juan lo inviable de aquel proyecto, mientras fracasaba día a día en su intento de contener la rebelión de los Países Bajos. Poco consiguió con su compromiso de retirar los Tercios y de respetar las libertades flamencas a cambio de que los rebeldes reconocieran la fe católica y la soberanía española (Edicto Perpetuo de 1577). Las intrigas que organizaba Antonio Pérez en la corte le pusieron en peor situación con el rey y los recursos que necesitaba (de hombres y de dinero) llegaban con parsimonia. Murió del tifus contraído durante una campaña militar.

Aunque éste no sería el único, se dice que Carlos V tuvo más hijos extramatrimoniales.

Curiosidades I. 31 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Curiosidades , comentarios cerrados

El palacio de Carlos V.

El Palacio de Carlos V de Granada, España es una construcción renacentista situada en la colina de la Alhambra. Desde 1958, es sede del Museo de Bellas Artes de Granada.

Fue mandado construir por el rey Carlos I a partir de su boda con Isabel de Portugal,celebrada en Sevilla, en 1526. Tras el enlace, la pareja estuvo viviendo varios meses en la Alhambra, quedando profundamente impresionado por el palacio, dejando encargada la construcción del nuevo palacio con la intención de establecer su residencia en la Alhambra granadina. Ya los Reyes Católicos habían habilitado salas después de 1492, pero la intención de Carlos era la de dotarse de una residencia estable a la medida de un emperador. El proyecto fue asignado a Pedro Machuca. En una España en la que el estilo imperante era el plateresco, y que no se había despegado totalmente del gótico, Machuca construyó un palacio que corresponde estilísticamente al manierismo, estilo que estaba dando sus primeros pasos en Italia. Aún aceptando las versiones que sitúan a Machuca en los talleres de Miguel Ángel, cuando comienzan las obras del Palacio en 1527 éste no había realizado todavía lo más representativo de su producción arquitectónica.

http://www.youtube.com/watch?v=mFql5kxvqZE


El final. 30 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Muerte , comentarios cerrados

Después de tantas guerras y conflictos, Carlos V entró en una fase de reflexión: sobre sí mismo, sobre la vida y sus vivencias y, además, sobre el estado de Europa. La vida terrenal de Carlos estaba llegando a su conclusión

Los grandes protagonistas que junto con él habían trazado la escena europea en la primera mitad del siglo XVI habían fallecido: Enrique VIII de Inglaterra y Francisco I de Francia en 1547, Martín Lutero en 1546, Erasmo de Rotterdam diez años antes y el papa Pablo III en 1549.

El balance de su vida y de aquello que había completado no era del todo positivo, sobre todo en relación con los objetivos que se había fijado. Su sueño de un Imperio universal bajo los Habsburgo había fracasado; así como su objetivo de reconquistar Borgoña. Él mismo, aunque autonombrándose el primer y más ferviente defensor de la Iglesia Romana, no había conseguido impedir el asentamiento de la doctrina luterana. Sus posesiones de ultramar se habían acrecentado enormemente pero sin que sus gobernadores hubiesen podido implantar estructuras administrativas estables. Pero tenía consolidado el dominio español sobre Italia, que se aseguraría después de su muerte con la Paz de Cateau-Cambrésis en 1559 y duraría ciento cincuenta años.

Carlos V comenzaba a tener conciencia de que Europa se encaminaba a ser gobernada por nuevos príncipes, los cuales, en nombre del mantenimiento de los propios Estados, no intentaban mínimamente alterar el equilibrio político-religioso al interior de cada uno de ellos. Su concepción del Imperio había pasado y se consolidaba España como potencia hegemónica.

En las abdicaciones de Bruselas (1555–1556), Carlos I deja el gobierno imperial a su hermano, el rey de romanos Fernando (aunque los electores no aceptaron su renuncia formalmente hasta el 24 de febrero de 1558 ) y la de España y las Indias a su hijo Felipe. Regresó a España en una travesía en barco desde Flandes hasta Laredo, con el propósito de curar la enfermedad de la gota en una comarca de la que le habían hablado por su buen clima y alejada de las grandes ciudades, la comarca extremeña de La Vera. Tardó 1 mes y 3 semanas en llegar a Jarandilla de la Vera, lugar donde se hospedó gracias a la hospitalidad de los Condes de Oropesa que cedieron su castillo en dicha villa al Rey Carlos I. Allí esperó desde noviembre de 1556 hasta el día 3 de febrero de 1557, a la espera de que finalizaran las obras de la casa palacio que mandó construir junto al Monasterio de Yuste. En este plácido lugar permaneció un año y medio en retiro, alejado de las ciudades y de la vida política, y acompañado por la orden de los Jerónimos, quienes guiaron espiritualmente al monarca hasta sus últimos días. Finalmente, un 21 de septiembre de 1558 falleció de paludismo tras un mes de agonía y fiebres, causado por la picadura de un mosquito proveniente de las aguas estancadas de uno de los estanques construidos por el experto en relojes e ingeniero hidrográfico Torriani.

Los enemigos del Imperio IV. 29 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Conflictos, Imperio, Política exterior. , comentarios cerrados

El Papado.

No promovió los objetivos internacionales del emperador, pese que Carlos creía tener derecho a contar con dicho apoyo. Igual que otros gobernantes en Europa, el papa sentía cierto recelo del poder territorial del emperador. Y junto a los motivos políticos, tampoco estaba muy contento con ciertas prerrogativas religiosas adquiridas o asumidas por Carlos. Por una parte, en 1523, Carlos V consiguió de Adriano VI la concesión perpetua del derecho de presentación de los obispados españoles. Y por otra, la Santa Sede tampoco vio con buenos ojos el interés del emperador por convocar un Concilio general para tratar temas como la decadencia moral de la Curia o el cisma protestante.

Además hay que comentar la importancia que Carlos V le concedió a la extensión de los territorios conquistados en el Nuevo Mundo, ya que los veía como una fuente de ingresos necesaria para acometer los gastos de sus múltiples compromisos.

Los enemigos del Imperio III. 28 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Conflictos, Imperio, Política exterior. , comentarios cerrados

Los príncipes alemanes y la Reforma Protestante.

El problema del protestantismo (tuvo su origen en la figura de Martín Lutero) fue el que acabó arruinando la política de Carlos V. El emperador era contrario a la herejía, pero no pudo disponer de medios para acabar con ella, tal como hizo en España y en los Países Bajos.

Las opiniones de Lutero fueron interpretadas como un ataque a la Santa Sede y en 1520 fue excomulgado por León X quien presionó a Carlos V para que reprimiese por la fuerza la extensión de la herejía, pero el emperador prefirió un procedimiento más pacífico y en 1521 convocó la Dieta de Worms donde Lutero defendió su postura siendo proscrito.

En 1529, Carlos V ratificó la postura de Worms contra el luteranismo. Esta decisión provocó las protestas de los príncipes luteranos, que empezaron a mejorar su organización política. En 1530 Carlos se dirigió a Alemania con el fin de terminar con la cuestión protestante. Convocó la Dieta de Augsburgo optando por la vía de la concordia, llamando a Augsburgo a los principales teólogos pero no se llegó a un acuerdo.

Los protestantes reforzaron su posición política con la formación de la Liga de Schmalkalden. Carlos quiso evitar la violencia y le solicitó al papa la convocatoria de un Concilio pero éste se negó. Agotadas las dos vías pacíficas, Carlos V reconoció no tener fuerza para una represión violenta y aplazó la resolución del problema.

En 1532 Carlos aceptó un arreglo provisional del tema protestante, la Paz de Nuremberg, que establecía que nadie podría ser condenado por herejía hasta la convocatoria de un concilio.

En 1545, Carlos V intentó sin éxito negociar un acuerdo en la Dieta de Worms, allí se convenció de la imposibilidad de solucionar la ruptura por las vías pacíficas y solicitó a la Santa Sede ayuda para enfrentarse militarmente a la Liga Schmalkalden, el papa aceptó la solicitud. A finales de ese mismo año comenzaron las sesiones del Concilio de Trento. En 1546, Carlos convocó una nueva Dieta de Ratisbona, pero las negociaciones fracasaron de nuevo. Poco después Carlos declaró proscritos a dos de los príncipes luteranos más influyentes, lo que dio inicio a la guerra contra la Liga. En 1547 las tropas imperiales atacaron el corazón de Alemania, logrando la victoria de Mühlberg. Muerto Francisco I (1547) y dominados los príncipes luteranos, Carlos se encontró con una ocasión excelente para lograr el control efectivo del Imperio y el fin del cisma protestante, pero las medidas tomadas por el emperador no tuvieron el éxito deseado.

En 1548, Carlos trató de solucionar el problema religioso con independencia del Papado, proponiendo un compromiso llamado Interim, en el que imponía a los protestantes el respeto a la doctrina católica y a la autoridad del papa. El documento no satisfizó ni a los protestantes ni a la Iglesia Romana y quedó sin efecto.

En 1551, Francia volvió a cobrar protagonismo con Enrique II que se alió con los príncipes protestantes a cambio de tres plazas de gran importancia estratégica y consiguió que Solimán abandonase su tregua, tomase Trípoli y se acercase a la frontera austriaca. Además, Mauricio de Sajonia abandonó las filas imperiales para aliarse a los protestantes. Acuciado por las amenazas y con grandes dificultades financieras, Carlos asistió al desmoronamiento de su idea imperial.

Los enemigos del Imperio II. 27 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Conflictos, Imperio, Política exterior. , comentarios cerrados

El Imperio Otomano.

Los turcos dificultaron el comercio con el Mediterráneo Oriental y atacaron las posesiones italianas de Carlos. No obstante, no hubo un riesgo real de invasión de las costas españolas aunque la amenaza fue latente durante todo el reinado. Franceses y berberiscos eran aliados de los turcos y la posibilidad de que los moriscos españoles les ayudasen desde dentro generaba mucha inquietud. Esta amenaza se manifestó tanto por tierra como por mar.

En el frente terrestre ( a lo largo del Danubio), Solimán el Magnífico tomó Belgrado en 1521 y en 1526 inició una gran campaña sobre Hungría. Los turcos llegaron a Budapest (la aportación de Carlos V a la defensa del Danubio no fue muy grande al estar más pendiente de sus guerras contra Francisco I). En 1529 llegaron a asediar Viena pero en 1532 el emperador acudió personalmente y los turcos se retiraron a Budapest. El emperador tras su marcha dejó en Viena un contingente armado.

Por lo que se refiere  a la amenaza marítima (por todo el Mediterráneo), Solimán inició su ofensiva conquistando en 1522 la isla de Rodas contando con el apoyo de Jeireddin Barbarroja que desde Argel organizó numerosos ataques de corsarios berberiscos sobre las costas napolitanas, el Levante español y las Islas Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia.

Hasta 1532, las expediciones turcas y berberiscas causaron el temor en el Levante español. Carlos V no fue capaz de organizar una fuerza naval suficiente para combatir al turco por mar. Así que con el fin de romper el frente musulmán mediterráneo y poner una base entre Argel y Constantinopla, Carlos V consiguió tomar Tunéz en 1535, en ese momento en manos de los turcos.

Tras la Tregua de Niza con Francia, Carlos V trató de organizar una nueva ofensiva contra el Turco, suscribiendo una alianza con Venecia y el Papado pero sufrieron una derrota en 1538 y en 1540 se deshizo tras la firma entre Venecia y el Imperio Otomano de un tratado particular de paz. Sin el apoyo de la flota veneciana, Carlos V se planteó la toma de Argel pero fue todo un fracaso.

A partir de este momento, la posición de Carlos en el Mediterráneo empeoró progresivamente, los turcos tomaron todas las plazas españolas del Norte de África, los berberiscos entorpecían el comercio y las comunicaciones entre España e Italia…

Los enemigos del Imperio I. 26 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Conflictos, Imperio, Política exterior. , comentarios cerrados

Francia.

La rivalidad franco-hispana ya existía antes de la llegada al trono de Carlos V, ya que la idea de un asedio diplomático a Francia ya la había promovido Fernando el Católico, al forjar la alianza hispano-germano-inglesa, que Carlos V reforzó.

Francisco I, rey francés, pretendió el trono imperial y siempre mantuvo una actitud de constante hostilidad respecto a Carlos V. Francia estaba rodeada por el poder del emperador: al norte, Carlos V dominaba Flandes y el Artois; al sur, las coronas de Castilla y Aragón; al este, el Franco-Condado, por ello el objetivo de la política francesa era resistir el poder de los Habsburgo, aliándose a sus enemigos.

El enfrentamiento entre Carlos V y Francisco I tiene su origen en la posesión de Borgoña por la corona francesa y en las aspiraciones de los dos monarcas de dominar Italia. Comenzó en 1521 y se prolongó hasta la firma de la paz de Cateau-Cambrésis en 1559

Emperador. 24 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en Imperio, Política exterior. , comentarios cerrados

Tras el fallecimiento de su abuelo el emperador Maximiliano I en enero de 1519, reunió en su persona los territorios procedentes de la cuádruple herencia de sus abuelos: habsburguesa (Maximiliano I), borgoñona (María de Borgoña),aragonesa (Fernando el Católico) y castellana (Isabel la Católica), aunque pocos años después renunció en su hermano Fernando los territorios de Austria.

Fue elegido Rey de Romanos en octubre de ese año, en competencia con el rey de Francia Francisco I, lo que supuso un gasto enorme al que hizo frente buscando dinero en Castilla y en banqueros alemanes, como Jacobo Fugger. Fue aAlemania para ser coronado estando ausente de España hasta 1522. El 23 de octubre de 1520 fue coronado rey de Romanos en Aquisgrán y tres días después fue reconocido emperador electo.

El ideal que Carlos V asumió como emperador, se puede decir que tiene relación con el ideal primitivo de cruzada: promover la unidad de la Cristiandad bajo el gobierno imperial y su defensa contra los musulmanes.

En su lucha por alcanzar sus objetivos tuvo una serie de ventajas:

Pero también tuvo que hacer frente a una serie de desventajas:

Apenas tuvo aliados desde el punto de vista de la política exterior. Sólo Inglaterra y Persia le apoyaron de manera puntual, para oponerse a Francia y al Imperio Otomano.

Las instituciones de Aragón. 22 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en En España, Las instituciones de Castilla. , comentarios cerrados

La Corona de Aragón tenía una estructura institucional diferente de la castellana.

Al frente del reino, en ausencia del rey, se encontraba un Lugarteniente General del Reino, un virrey, escogido entre miembros de la nobleza muy próximos a la Corona.El virrey tenía responsabilidades gubernativas y militares, pues de él dependía la defensa del reino y el mantenimiento del orden público. No obstante su poder se encontraba muy limitado por la importancia de las Cortes, los fueros y el poder de las ciudades.

Las Cortes en la Corona de Aragón mantuvieron sus rasgos medievales. Los tres reinos mantuvieron sus propias Cortes separadas. De hecho, en cuatro ocasiones fueron celebradas en lugares diferentes hasta que en 1528 Carlos I decidió organizarlas en Monzón que se encontraba en la frontera de los tres reinos. Carlos I las convocó en 1528, 1533, 1537, 1542 y 1552.

En las Cortes se discutía la cantidad del servicio reclamado por el monarca. Tenían una función legislativa auténtica, ya que votaban las leyes. Velaban por la legitimidad del acceso a la corona. Eran más celosas en la defensa de los privilegios, derechos y fueros propios de los reinos. Por ello, el poder real estuvo más limitado que en las castellanas y la presión fiscal fue moderada.

El gobierno de las ciudades también mantuvo sus características bajomedievales. Había un pequeño órgano ejecutivo, que se llamaban Consellers en Barcelona y Jurats en Valencia o Zaragoza, asesorados por un amplio órgano consultivo, en los que tenía representación no solo el patriciado urbano sino tambien sectores del artesanado.

El gobierno local. 20 diciembre 2010

Publicado por blackpanther en En España, Las instituciones de Castilla. , comentarios cerrados

Existían tres tipos de jurisdicción:

En los dominios reales, el poder era ejercido por funcionarios con formación univeritaria, nombrados y revocados por el rey: los corregidores. Presidían los concejos municipales, tenían atribuciones judiciales y policiales. En las 18 ciudades con representación en Cortes había un corregidor. No obstante, también lo había en otras poblaciones extensas y muy habitadas, con esta denominación o con la de alcalde mayor. En ocasiones, el corregidor tenía a su cargo varias ciudades próximas y sus territorios.

También hubo otros magistrados urbanos y rurales de carácter local que constituían la primera instancia judicial. Los corregidores o alcaldes mayores eran la segunda instancia, por encima se encontraban las Chancillerías, en el reino de Castilla habían dos: la de Valladolid y la de Granada. La actividad de ambas se veía complementada por tres Audiencias, ubicadas en Galicia, Sevilla y Canarias.

Los eclesiásticos y los estudiantes dependían de jurisdicciones especiales, incluso en el caso de delitos graves. El Consejo de la Inquisición se atribuía todos los asuntos concernientes a la religión y algunos asuntos de costumbres. Finalmente, el Consejo Real era la jurisdicción suprema de apelación.