En el ejercicio de monogramas, el alumno debía realizar un elemento tipográfico a partir de la combinación de sus iniciales. Este es el trabajo de Cristina Carbó Sanchis que formó una “S” acostada con dos “C” mayúsculas.