Viajes

You are currently browsing the archive for the Viajes category.

Parece que me quejo mucho, pero cuando estás en tu derecho te tienen que hacer caso.  En el viaje a Amsterdam, en el vuelo de regreso, teníamos escala en Barcelona. El vuelo salía a las 5 de la tarde. Faltando media hora para la salida nos dicen que el vuelo se ha cancelado 8-). Nos proponían esperar hasta el día siguiente (claro, claro) o bien en autobús hasta Alicante. Menudo plan, más de seis horas de viaje y llegar de madrugada a Alicante. Pues nada, después de mucho marearnos y ni siquiera ofrecernos algo para cenar (es su obligación y nosotros tuvimos que pelearnos para que nos dieran un vale), salimos hasta Alicante, llegando a las 3 de la mañana, con sólo dos taxis en el aeropuerto. Nosotros tuvimos suerte de coger uno de ellos pues no llevábamos equipaje (nos habían perdido las maletas en el aeropuerto), pero los 30€ del viaje ya nos pusieron de mala leche. Decidimos reclamar.

Resulta que presentamos una reclamación a Spanair, para que nos diera una compensación por los problemas causados (por lo menos que nos pagaran el taxi). Nos respondieron (da la impresión que de manera irónica) que lamentaban mucho que se hubiera producido un pequeño retraso (joder, 10 horas, ni más ni menos) y que eran cosas que pasaban, c’est la vie! Nos pillamos un rebote de tres pares de narices y miramos cuál era el siguiente paso para reclamar. Aviación civil. Pues nada mandamos una carta para que nos dijeran algo y abrieron un expediente. Primero pidieron a la compañía que dijera algo y aquí ya fueron un poco más amables, pero nada de indemnización. Al final aviación civil ha contestado (después de más de un año) que nos corresponde una indemnización de 250€ a cada uno (el billete costaba menos de 100€) y Spanair nos ha mandado un vale para rellenarlo y nos mandará el dinero. Todavía no tenemos el dinero, pero si no nos pagan, ya toca ir a juicio, pero por supuesto que lo haremos.  No sé cuánta gente que le pasó lo mismo ha reclamado igual que yo, sería una pena que no lo hayan hecho. Es necesario reclamar para que te hagan caso!!!

Tags: ,

Viaje de novios

Como era de rigor, nos planteamos hacer un viaje de novios después de la boda. Al principio no teníamos claro qué hacer, que si relax, que si visitar ciudades, nada claro. Pero como habíamos pasado seis meses en Australia, preferíamos hacer algo de turismo de ciudad. Nos decantamos por EE.UU., nos apetecía.

Primero era elegir en qué ciudades: Los Angeles, San Francisco, Las Vegas y Nueva York. También nos apetecía algo de naturaleza y nos habían hablado bien de Yosemite. Pues nada, a buscar ofertas. Preguntamos en alguna agencia y la cosa se disparaba de precio y no era gran cosa. Nos pedían 2500€ a cada uno y el tour era por la costa oeste, sin Nueva York, y en autobús. Pedí un presupuesto a mundinovios y la verdad es que nos sorprendió. Asequible y justo lo que queríamos. Al no plantear algo estándar (tres días aquí, cuatro allí, coche para visitar Yosemite, etc.) nos dieron presupuesto reservando vuelos, hoteles y coche ellos mismos. También nos incluían los traslados aeropuerto desde/hacia hotel. Nos regalaban un tour por Nueva York y algunas cosillas más. Teníamos alguna duda al hacerlo por Internet, pero vi que tenían una tienda en Madrid y me llamaron muy a menudo por las dudas que me podían surgir. Cuando nos decidimos y lo formalizamos, nos hicieron algunos cambios de hoteles y vuelos, pero no nos afectaba al viaje en sí y nos llamaron cada vez que ocurría algo para informarnos. Muy contentos con toda la gestión, y aunque tuvimos algún problema durante el viaje, lo solucionaron rápidamente. Publicaré un nuevo post con respecto a esta agencia, porque nos han tomado el pelo. Una vez terminado el viaje y con varios problemas sin resolver, el trato ha dejado que desear.

Para aquellos que quieran viajar a EE.UU. desde España o europa: hay que hacer un trámite de visado en la web de la embajada de EE.UU. Otra cosa importante es que si no vais directamente a la ciudad de destino, por ejemplo hacéis escala en Chicago o Detroit y luego voláis a otra ciudad, en el primer aeropuerto que pisáis en EE.UU. hay que pasar inmigración (un trámite bastante rápido si vienes de Europa y eres europeo) y luego hay que coger las maletas, pasar aduana y volverlas a dejar en una cinta. Así lo hacía yo las últimas veces que fui, hace ocho años. Preguntamos a dos azafatas y nos dijeron que no, que las maletas se recogían en destino. Tened cuidado con esto, pues os podéis dejar las maletas allí.

En los siguientes posts contaré las cosas que vimos y el recorrido que hicimos: San Francisco, Yosemite y Fresno, Las Vegas, Los Angeles y, por último, Nueva York.

Tags:

El segundo día nos tuvimos que despertar temprano, para preparar el desayuno y recoger todo. La primera parada fue Remarkable Rocks. Es una formación rocosa, formada hace millones de años por un volcán. Forma un montículo redondeado (el magma solidificado) donde encima se creó una capa de granito. Millones de años de erosión han dado lugar a formaciones curiosas. Hicimos muchísimas fotos de esto y las vistas al mar y la costa eran geniales.

De ahí hicimos una pequeña ruta hasta un faro. El faro ha estado funcionando durante mucho tiempo y la vida en esa zona era bastante dura. Idearon un pequeño embarcadero, desde donde, cada tres meses, llegaban víveres desde Inglaterra. Como el faro está encima de un acantilado, tenían que subir a las personas y los víveres mediante poleas (más de 100 metros sobre el nivel del mar). Del faro, bajamos a una zona donde volvimos a ver multitud de focas y unas formaciones rocosas erosionadas por el mar. Este golpeaba muy fuerte contra la costa, produciendo una imágenes impresionantes.

Ya nos quedaba poco para regresar. Estuvimos en una playa con la arena más blanca que he visto nunca. Y el mar muy, muy azul. El contraste era increíble. De ahí fuimos a ver un río (que en realidad no es río, es una lengua de mar) con pelícanos. Y por último, a ver más canguros. La sorpresa final fue poder ver un águila, primero volando, después en el suelo (muy cerca de nosotros) y por último levantando el vuelo.

A las 7 de la tarde cogimos el ferri de vuelta a Adelaide, llegando al hotel a las 10 de la noche. Agotados del viaje y sin ganas de hacer otro, salvo el de regreso a España.

Kangaroo Island

Tags: ,

Los dos últimos días de este viaje los pasamos en Kangaroo Island. Partimos de Adelaide a las 7 de la mañana y fuimos, en autobús, hasta el ferri que nos llevaría a la isla. El viaje en ferri es de 45 minutos. Una vez en la isla (eran las 11 de la mañana), nos recogió el minibús con el conductor que nos iba a llevar por toda la isla durante esos dos días. Nos contó que era un tour “colaborativo”, es decir, que teníamos que hacer la comida, limpiar los platos, etc. Bueno, no nos habían dicho nada de esto, pero qué le vamos a hacer.

Primero visitamos una playa, que la verdad es que tampoco nos dijo gran cosa. Pasamos algo de tiempo ahí y después fuimos a comer. Nos acercaron a una granja donde hacían destilación de ecualiptus. Nos explicaron que el líquido que sacaban de la destilación servía como medicina, como crema para la piel, etc. Lo bueno de este sitio es que vimos emus (parecidos a las avestruces) y un pequeño possum (un marsupial, más parecido a una rata :-)).

Después de comer nos acercaron a Little Sahara. En medio de la isla se encuentra una acumulación de arena, traída por el viento, que forma una duna altísima. Lo que se hace aquí es, con tablas, lanzarte para abajo como si estuvieras en la nieve. Yo intenté hacerlo de pie (fui el único de todo el grupo que lo intentó), pero sólo pude recorrer unos metros antes de caerme. Luego bajé sentado en la tabla, aunque también me caí. Un poco torpe que es uno. Patri se tiró y cogió mucha velocidad. Se asustó y se lanzó, cayendo de cabeza :-). El resto de la gente apenas cogía velocidad. Estuvo muy bien, aunque subir hasta arriba de la duna cada vez era extenuante.

Hay una foto en la galería que es bastante peculiar. Resulta que había una estafeta postal y se quemó en un incendio. Pues, la gente, en vez de reponerla, pusieron buzones con lo primero que encontraban a mano: una caja, un bidón, hasta una lavadora!.

Después de esto fuimos a ver la reserva de focas. Pudimos estar a pocos metros de ellas. No se puede molestar a las focas, pues pasan tres días enteros (sin descansar) cazando en el mar y luego regresan a la playa para descansar por otros tres días. Había varios machos jóvenes que lo único que querían era juntarse con las hembras. Se acercaban poco a poco y se tumbaban al lado, hasta que el macho dominante se daba cuenta, levantaba el cuello y el macho joven salía corriendo, a buscar a otra hembra a la que arrimarse.

Hicimos varios recorridos andando, a la búsqueda de koalas. No vimos demasiados, pero pudimos ver muchos wallabies (canguros pequeños) y algún que otro canguro. Después de esto nos fuimos al sitio donde íbamos a dormir. Nos duchamos y a preparar la cena. Una barbacoa, mucha carne, algo de verdura y a comer. Hicimos un buen fuego (hacía mucho frío) y cuando anocheció el guía nos llevó a ver canguros. En el sitio donde estábamos (es una granja) dejan comida y agua y los canguros se han habituado a ir a comer allí. Estuvimos a poca distancia de los canguros, aunque las fotos no salen demasiado bien. Aquí sí que vimos muchos canguros, wallabies, incluso una araña grandísima que casi nos topamos con ella!.

Tags: ,

Este día lo pasamos por completo en Melbourne. Es una ciudad muy diferente a Sydney. Está mucho más planificada, las avenidas son amplias y se nota que fue diseñada, no construída poco a poco. Se mezcla la arquitectura más clásica con edificios más modernos, altos (muy altos), muchas esculturas por toda la ciudad y se nota que está preparada para grandes eventos. De hecho, el Open de Australia se juega aquí. Y el fin de semana que viene es el gran premio de Formula 1.

La primera sorpresa, al ir a la oficina de información turística, es que tienen un tranvía circular que te permite ir a puntos más alejados del centro, gratis!. También tienen un autobús gratuito que te acerca a otros sitios. La verdad es que está muy preparada para el turismo y aprovechamos el día.

La ciudad surge alrededor del río Yarra. Como curiosidad, había un puente de donde saltó, a principios del siglo 20, el gran Houdini, encadenado. A los 30 segundos, salió del agua, riéndose. Una buena anécdota.

Melbourne

Tags:

Este fin de semana tuvimos uno de los últimos viajes en Australia. Decidimos acercarnos por el sur, en un combinado entre Melbourne y Adelaide. El primer día hicimos un tour de un día por la Great Ocean Road. El tour parte de Melbourne a las 7:30 de la mañana y recorre esa histórica carretera que bordea la costa. Fuimos en un minibús con un conductor que iba contándonos cosas tanto de la carretera como de los sitios por dónde pasábamos.

La primera parada fue en un pueblo (no recuerdo el nombre) para desayunar. Necesitaba café. Después paramos en Bell Beach. El conductor nos dijo que fue donde se rodó la última escena de “Le llaman Bodhi”, pero también he leído por ahí que realmente se rodó en EE.UU. Después paramos en una carretera secundaria donde vimos koalas y había multitud de aves (sobre todo loros), a las que podías dar de comer. Se te subían a la mano, la cabeza, el hombro. Fue muy divertido. También paramos para hacer una pequeña excursión por el rain forest.

El punto final de la excursión era los doce apóstoles. Es una formación rocosa (bueno, no son rocas exactamente) en medio del mar. Esa zona está formada por tierra arenisca, comprimida durante millones de años. El mar y el viento, poco a poco, van erosionando la costa y producen islas de más de 20 metros de altura. El espectáculo es genial y las vistas merecían la pena, después de más de cinco horas de viaje por una carretera con muchas curvas. Además de los 12 apóstoles, vimos el London Brigde, otra isla que hasta hace 18 años estaba unida a tierra. Nos contaron que dos turistas cruzaron al punto más extremo y justo en ese momento se hundió el puente. Tuvieron que ser rescatados en helicóptero :-). Mucho turista, pero ya digo que merece la pena, mucho.

El regreso fue directo, por una carretera a Melbourne. Llegamos sobre las 9 de la noche, muy cansados. En el hotel (Alto on Bourke) tuvimos una sorpresa: el chico de recepción (muy majo el día anterior) se disculpó por no poder darnos de cenar (ya había cerrado la cocina) y nos invitó a una botella de vino, de 25$!

Great Ocean Road

Tags:

Sigo con algunos posts recuperados del año pasado.

En abril de 2008, invitado por Vicente, fuimos a León. Un poco de trabajo y un mucho de disrutar de esa ciudad que nos encantó. Lo húmedo era genial. Ya he dicho que me gusta el tapeo y esta ciudad es genial para ello. El viaje es un poco pesado desde Alicante, pero la carretera es buena. Comimos hasta reventar, y bebimos mucho vino. Buen vino.

Al regresar pasamos por Salamanca. Otra vez de tapeo. Ya conocía Salamanca y fuimos directamente a los mejores sitios para el tapeo. También mucho vino, mucho tapeo.

Resumen de esos días: comida, bebida, buena compañía, descanso.

León y Salamanca 2008

Tags:

Como estos días no hemos hecho nada de interés en Sydney, pongo una entrada de un viaje que hicimos justo antes de venir aquí.

El 11 y 12 de septiembre estuvimos en el Waf (Workshop de agentes físicos), un congreso nacional sobre robótica donde nos juntamos los investigadores más relevantes en el campo. Este año se celebró en Vigo. Dos días que no paramos de comer marisco (y eso que no me gusta) y albariño del bueno. Cuando terminó el workshop decidimos pasar unos días viendo Galicia.

Primero bajamos hacia el sur. Fuimos a la desembocadura del Miño, en el monte de Santa Tecla. Merece la pena visitarlo y ver los castros (antiguas edificaciones cilíndricas). Las vistas desde el monte son espectaculares, puedes ver la desembocadura del Miño y Portugal al otro lado.

Luego subimos para el norte, parando primero en Santiago. Una ciudad donde en cada esquina y cada rincón te muestra vestigios de lo que ha sido una de las ciudades más visitadas del cristianismo (y no soy cristiano).

De ahí nos fuimos a A Coruña. Desde allí visitamos A costa da morte. Se llama así por la cantidad de naufragios que ha habido en esa zona. El mar choca contra la tierra fuertemente y el perfil de la costa es magnífico. Estuvimos en algunos pueblos castigados por el chapapote. Vimos la puesta de sol en Laxe, una de las mejores que hemos visto. Como somos del este, nunca habíamos visto una puesta de sol por el mar. Muy relajante. Al día siguiente vimos algo de A Coruña (la Torre de Hércules y poco más) y viajecito de vuelta a casa, con más de 1000km por delante.

Galicia2008

Tags: ,

Viaje a Amsterdam

Queda desfasado aquí, pero revisando las fotos subidas a Picasa hemos visto que no pusimos (con toda la organización del viaje a Australia) una entrada de nuestras vacaciones este verano. Nos fuimos a Amsterdam cinco días. Conseguimos un hotelito barato (Casa 400) que estaba bien y situado cerca de una estación de tren que nos acercaba al centro en 20 minutos.

5 días de relax, haciendo turismo y visitando museos. El barrio rojo estaba a tope de gente, pero merece la pena. Visitamos (dos o tres al día) los famosos Coffee Shops. Hay de todo tipo y no te dejan tomar alcohol, así que cafelitos.

Amsterdam

Tags:

Dejamos lo mejor para el final: el gran arrecife. Es una barrera de coral situada a varios kilómetros de la costa. Contratamos dos días que nos incluía una noche en barco. Fuimos con un barco con mucha gente, algunos a hacer snorkel como nosotros y otros a bucear. Te prestaban todo el material para el snorkel: las aletas, las gafas y un traje de neopreno. Bueno, no imaginábamos lo extraordinario que es esto. Sin duda, lo mejor hasta el momento en Australia.

Hay mucha vida en el arrecife. No sólo es coral, la cantidad de peces y organismos es grandiosa y los colores son muy vivos. Alquilamos una cámara sumergible y nos hinchamos a hacer fotos. Era increíble. Por todos los lados peces y más peces. No sabías para dónde mirar. El coral estaba a un metro de la superficie, aunque en otros bajaba a los dos metros, incluso hasta los 10 y 20 metros. Más atrás era mar profundo y no nos dejaban ir.

Hicimos dos salidas antes de comer de una hora cada una. Nos parecieron minutos. Luego de comer, nos pasaron a un barco más grande que era donde pasaríamos la noche. Otra inmersión en otro sitio distinto antes de cenar. Después de cenar había una salida nocturna, pero a los de snorkel no nos dejaban, algo lógico, porque te podías perder en la oscuridad. Pero en el barco estuvimos genial. Echaron comida a los peces y empezaron a llegar multitud de ellos, incluso veíamos tiburones pasando por debajo del barco. También vimos tortugas y, como no, a Nemo. Vimos todos los peces de la película y nos asombramos de lo bien que mostraba la película las variedades del arrecife.

Por la noche tuvimos fiesta en el barco. Una batería y un par de guitarras amenizaron la noche. Relajaba mucho ver el atardecer mirando al mar. Luego a dormir (estábamos molidos de todo el día en el mar). Nuestro camarote era el más grande de todos. Es una sensación rara el dormir con un barco moviéndose, pero te acostumbras, aunque cuando volvimos a tierra firme todo se movía :D.

Al día siguiente otras salidas. Estas fueron las mejores. Vimos un tiburón de metro y medio y nadamos por encima de él (estaba a un par de metros por debajo nuestra) durante un rato. También vimos algunos peces que cambiaban de color, dependiendo de si estaban sobre fondo de arena o roca, ostras de más de un metro de largo. Luego vuelta al primer barco y regreso a puerto. Lo dicho, lo mejor de todo el viaje.

Great Barrier Reef

Tags: ,

« Older entries § Newer entries »