Tim Berners-Lee está asolado

En “I WAS DEVASTATED”: TIM BERNERS-LEE, THE MAN WHO CREATED THE WORLD WIDE WEB, HAS SOME REGRETS, podemos leer que Tim Berners-Lee, “el padre de la Web”, está devastado, asolado, de lo que está pasando con su criatura, con la Web:

Berners-Lee, who never directly profited off his invention, has also spent most of his life trying to guard it. While Silicon Valley started ride-share apps and social-media networks without profoundly considering the consequences, Berners-Lee has spent the past three decades thinking about little else. From the beginning, in fact, Berners-Lee understood how the epic power of the Web would radically transform governments, businesses, societies. He also envisioned that his invention could, in the wrong hands, become a destroyer of worlds, as Robert Oppenheimer once infamously observed of his own creation. His prophecy came to life, most recently, when revelations emerged that Russian hackers interfered with the 2016 presidential election, or when Facebook admitted it exposed data on more than 80 million users to a political research firm, Cambridge Analytica, which worked for Donald Trump’s campaign. This episode was the latest in an increasingly chilling narrative.

Como dice un amigo, “lo del artículo de Berners-Lee es de vergüenza mundial, que el autor del
invento se avergüence de como se usa, debería ser titular en todos los  medios…”

¿Para qué sirve el big data? Para fallar a lo grande

El 5 de junio, el periódico El País publicó ¿Quién ganará el mundial? Así hacemos la predicción de EL PAÍS. Por supuesto, no era el único medio que se atrevía a ofrecer sus predicciones:

¿Qué opciones tiene cada selección de ganar el mundial? Esa es la pregunta que intentamos responder con nuestro modelo estadístico. Simulamos el torneo miles de veces para calcular qué probabilidad tiene cada equipo de llegar a octavos, jugar las semifinales o llevarse el torneo. Así podemos decir qué equipos son favoritos, pero también en qué medida lo son. El modelo se alimenta de un ranking propio que ordena a las selecciones según su fortaleza, usando datos de cada selección y sus jugadores.

El modelo de predicción tiene tres partes fundamentales: 1) un ranking que mide la fuerza de cada selección, 2) un modelo estadístico para estimar los posibles resultados de cada partido, y 3) un simulador de la competición. A continuación puedes leer los detalles.

El artículo en ningún momento hacía referencia al big data, pero como hoy en día está de moda el big data y parece que todo tiene que ser big data, creo que se les olvidó decirlo.

En esa predicción, los equipos con más posibilidades de ganar el mundial eran, de más a menos probabilidad, Brasil, Alemania, España, Argentina y Portugal.

¿Dónde están esos cinco equipos ahora?

En su casa, viendo el mundial por la televisión como la mayoría de la humanidad.

Hoy, El País ha vuelto a publicar su predicción en el artículo ¿Quién ganará el Mundial? Estas son las opciones de cada semifinalista.

¿Acertará esta vez?

¡Oh big data, háblanos!