Categories
Política

El señorío de los Maça

A finales del siglo XIV, nos encontramos con un momento de cambios dinásticos en la monarquía, acompañados de enlaces matrimoniales. Esto afectará directamente a Novelda, cuya propiedad irá pasándose entre familiares del rey y personajes ilustres de la corte. La situación se estabiliza ya entrados en el siglo XV, cuando el señorío de Novelda y el castillo de la Mola (además de Monóvar) pasan a formar parte del patrimonio de la familia de los Maça, concretamente con Pere Maça “el Barbudo”, en agradecimiento por haber luchado junto a Martín I el humano.

Martín I el Humano

Se crea pues un señorío particular al margen de la legalidad real, con un sistema de relaciones propio del feudalismo, ejerciendo la suprema jurisdicción o “mero imperio” al ser el señor quien juzga a sus súbditos. Esta nueva etapa abre una época de estabilidad política, no solo en Novelda, sino también en los alrededores con el Conde de Concentaina, que dominaba Aspe, Elda, Petrer y Salinas, y el Marqués de Villena, que también tenía Sax. Además, coincide con un menor impacto de las epidemias y se suceden las buenas cosechas.

Si bien no estará libre de conflictos militares, pues aparte de la elección del nuevo rey, en 1404 Martin I el Humano (el que otorgó la villa), ordenará al gobernador de Valencia que “no entrar a la tierra y castillos de don Pere Maça […] para no destruir la tierra de dicho noble y en especial a los valles que son poblados de moros, que cuando vieran las huestes abandonarían sus tierras y huirían”, lo que revela la importancia del nuevo señor en la aristocracia valenciana del momento (además del temor a perder a una gran parte de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.