Sydney

You are currently browsing the archive for the Sydney category.

El fin de semana del 28 de febrero hicimos un viaje corto a Ayers Rock. Se encuentra en medio del desierto (la parte central de Australia es una zona semiárida) y está formado por un conjunto de montañas, la mayoría sagradas para los aborígenes. El viaje desde Sydney son unas 3 horas y media en avión. Cuando estábamos llegando, el avión empezó a sufrir muchas turbulencias, pero al final aterrizó bien.

Para visitar Ayers Rock hay dos opciones. La primera es ir directamente al aeropuerto de Ayers Rock y alojarse en el resort que está a unos pocos kilómetros del aeropuerto y de las zonas para visitar. Como es el único alojamiento que hay, es muy caro, más del doble que otros sitios turísticos (200$ mínimo la noche). El vuelo es tambié caro, porque sólo opera Qantas (400$ ida y vuelta desde Sydney). La segunda opción, que no tuvimos en cuenta, es volar hasta Alice Springs y luego coger excursiones para que te acerquen a Ayers Rock y hacer alguna noche allí. Alice Springs está a 500km de Ayers Rock, por lo que para llegar a Ayers Rock hay que coger alguna excursión hacia allí.

Nosotros nos alojamos en el Ayers Rock Resort. Al poco de llegar ya nos estaban esperando para nuestra primera actividad. Se trataba de la cena Sound of Silence. Te recogen un poco antes de que se oculte el sol y te llevan a mitad del desierto, en un montículo donde puedes ver el Uluru por un lado y por el otro las Olgas, por donde se ocultaba el sol. Nada más llegar nos dieron una compa de champañ de bienvenida y nos ofrecieron unos canapés de carne de canguro, cocodrilo y salmón. Estuvimos haciendo fotos hasta que el sol se ocultó. Nos pasaron a una zona con las mesas preparadas para cenar.

Compartimos mesa con una pareja de italianos, de unos 60 años. Hablaban un poco español y nada de inglés. También teníamos sentados en la mesa a 3 americanos, una pareja y su sobrino. Fue gracioso hacernos entender entre todos. La cena estuvo bien. Una sopa de calabaza con especias, un poco caliente y luego un bufet con carne y pescado, cocinado a la barbacoa. Volví a probar el canguro (no tenía ningún sabor especial para mí) y un cordero buenísimo. Todo servido con un vino que no estaba mal, pero que lo tenían a temperatura ambiente. Mientras cenábamos, alguien tocaba el dijeridoo.

Cuando terminamos de cenar nos explicaron las estrellas. Es mucho más fácil localizar el sur que el norte, y me sorprendió ver dos galaxias a simple vista. Nos contaron historias aborígenes y tomamos un oporto de postre.

Ayers Rock-Sound of silence

Tags: ,

Este fin de semana largo (el lunes 26 era el día de Australia) nos fuimos a las Blue Mountains. Estuvimos dos días en Katoomba, en un hotelito majo, un poco caro para los precios de Australia, pero era lo que quedaba.

Las Blue Mountains están a unos 140kms de Sydney. En tren llegas en dos horas desde Sydney. El pueblo es pequeño, tiene muchos negocios en la calle principal, con mucha oferta para comer. Nuestro hotel estaba bastante alejado del centro, casi en Echo Point. Luego nos vino bien para volver.

El primer día fuimos a Scenic World, la parte más turística de las Blue Mountains. Puedes hacer varias cosas, las cuento más abajo. Como llegamos un poco tarde, decidimos hacer una ruta que parte desde Scenic World hasta Echo Point, el mejor sitio para ver las Three Sisters, unas formaciones rocosas con cierta simbología para los aborígenes. La formación rocosa de las Blue Mountains tiene una estructura particular, que cuando se erosiona hace que se parta creando unos precipicios completamente verticales de unos 200m, espectaculares. Las Three Sisters son formaciones rocosas que no se han erosionado.

La ruta estuvo muy bien, buenas vistas del valle. Menos por las moscas. En una foto de la galería podéis ver nuestra mochila con más de 30 moscas encima. Moscas por todos los lados, y se te ponían en la cara y molestaban mucho. Casi 3 horas andando. La vista de las Three Sisters desde Echo Point, con el valle al fondo, tiene un halo de misterio y te hace pensar en cómo verían los aborígenes esta montaña en el pasado.

El segundo día decidimos hacer de turistas. Montamos en todas las atracciones de Scenic World, que consisten en un teleférico a más de 200m de altura, un tren que te baja hasta el valle por un tunel usado por los mineros (hace más de 100 años esa zona era una mina) y luego subes por otro teleférico para ascender los 200 metros de desnivel. Muy turístico (tienen más de 2 millones de visitantes al año). En la entrada de Scenic World hay tres estatuas que muestran a tres aborígenes desnudos y la gente no paraba de hacerse fotos con ellas. He encontrado unas fotos panorámicas bastante chulas para que os hagáis una idea de cómo era el sitio.

Por cierto, comimos en un bar en el que nos daban un aparato para avisarnos cuando estuviera la comida preparada. Domingo, te han quitado la marca jtech en Australia. Echa un vistazo a las fotos.

Blue Mountains

Tags: ,

El puente de Sydney une la parte más antigua de Sydney con la otra orilla (la parte norte). Se puede cruzar andando y presenta unas de las mejores vistas de Circular Quay y el Opera House. Hay una atracción que permite subir hasta arriba del todo (en algunas de las fotos más abajo se puede apreciar a gente haciéndolo), pero es extremadamente caro: unos 200$.

Cruzar el puente

Tags:

Hay una playa al este de Sydney que se llama Coogee (pronunciado cuchii). Se puede llegar fácilmente en autobús. La playa es una más de Sydney, no tiene nada de especial. Lo que sí es interesante es el camino por la costa que lleva a Bondi. Vas todo el rato viendo acantilados y pasas por varias playas más pequeñas. En el camino nos encontramos con un cementerio justo en un acantilado: el cementerio de Waverley. Tumbas de casi 100 años de antigüedad.

Por el camino se iban encontrando pequeñas calas. En una de ellas habían creado una especie de piscina natural y como había oleaje, la diversión era esperar a que una ola te elevara y te dejara encima. Por último llegas a Bondi.

Coogee-Bondi

Tags:

Que nos pasa de todo! Hoy estábamos por la tarde en casa y hemos oído una alarma de incendios. Bueno, será de otro edificio, hemos pensado. Je, que era del nuestro. Salimos corriendo escaleras abajo y por la segunda planta olía ha quemado. Al minuto, tres coches de bomberos en el edificio. Total para nada, no han encontrado fuego ni nada. Alguno que estaría muy socarrao :-).

Pero eso no es todo. El día 1, paseando por la tarde, vimos un accidente entre dos coches y uno de ellos dio una vuelta de campana, ¡por el sitio donde habíamos pasado un minuto antes!. No hubo heridos (los dos coches eran bastante buenos).

Tags:

Esta nochevieja la hemos pasado en Sydney. La pasamos con Diego y Mariana y estuvimos decidiendo dónde ponernos para ver los fuegos. La ciudad de Sydney dispone de una web donde indica desde qué puntos de la ciudad se ven mejor los fuegos, de cuál es la capacidad en cada sitio y la manera de llegar. Hay que tener en cuenta que Sydney tiene más de 4 millones de habitantes y que gran parte de ellos quieren ver los fuegos en directo.

Optamos por un sitio majo: el Illoura Reserve en el barrio de Balmain. Con el Google Street Finder podemos ver el sitio y como al fondo teníamos una buena vista del puente (enlace al sitio). Pensamos: hay que ir pronto, que seguro que no pillamos sitio. A las 7 de la tarde preparados para ir a ver los fuegos. Buah, menudo mogollón. Tuvimos que esperar al autobús, porque había un montón de personas en la parada y todos iban para el mismo sitio (bueno, bueno, no será para tanto). Cuando llegamos al sitio (son cuatro parques bastante grandes, con capacidad entre 2000 y 5000 personas) estaba petadísimo. Menos mal que encontramos un sitio majo (de casualidad). Ale, a las 8 de la tarde a esperar a que empezaran los fuegos. Cenita, charla muy buena y a las 9 los fuegos familiares.

La gente se ponía nerviosa cuando faltaba poco tiempo. Nada especial para empezar, a saco. Pero nos dejaron maravillados. Hay cinco puntos (se puede ver en el vídeo más abajo) donde lanzan los fuegos de manera coordinada: explotan a la vez. Nosotros veíamos cuatro de ellos. Y luego el puente, desde dónde hacían efectos visuales y tiraban más fuegos. La gente histérica, chillando (son muy chillones los australianos) y deseando feliz año nuevo. Cuando terminaron, nos felicitamos el año y lo celebramos a la manera española: con uvas. Llevaba en el móvil el sonido de las campanadas y nos comimos las 12 uvas como manda la tradición. Por cierto, que hay indicios que la tradición de las uvas empezó en la zona de Alicante :D. Luego comimos unas empanadas que trajo Mariana que nos dijo eran una tradición en Bulgaria. Traían un mensaje con la suerte para el 2009.

Y luego para casita. Fue lo peor. Estábamos cansadísimos, tuvimos que andar un montón para el autobús y, claro, muchísima gente para cogerlo. Lo bueno es que era gratis. Sólo tuvimos que esperar dos. Al final, en casa a las 3 de la mañana. Buena nocheveja.

Podéis echar un vistazo a la retransmisión de los fuegos realizada por un canal australiano.

Feliz año 2009 a todos!

Tags: ,

Dejamos lo mejor para el final: el gran arrecife. Es una barrera de coral situada a varios kilómetros de la costa. Contratamos dos días que nos incluía una noche en barco. Fuimos con un barco con mucha gente, algunos a hacer snorkel como nosotros y otros a bucear. Te prestaban todo el material para el snorkel: las aletas, las gafas y un traje de neopreno. Bueno, no imaginábamos lo extraordinario que es esto. Sin duda, lo mejor hasta el momento en Australia.

Hay mucha vida en el arrecife. No sólo es coral, la cantidad de peces y organismos es grandiosa y los colores son muy vivos. Alquilamos una cámara sumergible y nos hinchamos a hacer fotos. Era increíble. Por todos los lados peces y más peces. No sabías para dónde mirar. El coral estaba a un metro de la superficie, aunque en otros bajaba a los dos metros, incluso hasta los 10 y 20 metros. Más atrás era mar profundo y no nos dejaban ir.

Hicimos dos salidas antes de comer de una hora cada una. Nos parecieron minutos. Luego de comer, nos pasaron a un barco más grande que era donde pasaríamos la noche. Otra inmersión en otro sitio distinto antes de cenar. Después de cenar había una salida nocturna, pero a los de snorkel no nos dejaban, algo lógico, porque te podías perder en la oscuridad. Pero en el barco estuvimos genial. Echaron comida a los peces y empezaron a llegar multitud de ellos, incluso veíamos tiburones pasando por debajo del barco. También vimos tortugas y, como no, a Nemo. Vimos todos los peces de la película y nos asombramos de lo bien que mostraba la película las variedades del arrecife.

Por la noche tuvimos fiesta en el barco. Una batería y un par de guitarras amenizaron la noche. Relajaba mucho ver el atardecer mirando al mar. Luego a dormir (estábamos molidos de todo el día en el mar). Nuestro camarote era el más grande de todos. Es una sensación rara el dormir con un barco moviéndose, pero te acostumbras, aunque cuando volvimos a tierra firme todo se movía :D.

Al día siguiente otras salidas. Estas fueron las mejores. Vimos un tiburón de metro y medio y nadamos por encima de él (estaba a un par de metros por debajo nuestra) durante un rato. También vimos algunos peces que cambiaban de color, dependiendo de si estaban sobre fondo de arena o roca, ostras de más de un metro de largo. Luego vuelta al primer barco y regreso a puerto. Lo dicho, lo mejor de todo el viaje.

Great Barrier Reef

Tags: ,

El viaje de vuelta hacia Cairns se nos hizo menos pesado. Casi llegando a Cairns hay una playa, que nos habían comentado que estaba bien. Era genial. Lo que no sabíamos era que la zona es un parque para una especie de ave protegida, el Cassowary. No vuela y es muy agresivo. Tiene un cuerno en la cabeza y nos comentaron que hace dos años uno de ellos mató a un niño. Nosotros queríamos ver uno y tuvimos suerte. Por la carretera vimos uno en la parte izquierda y nos paramos. Pasó por delante de nuestro coche con dos polluelos. Lástima no tener la cámara a mano.

Mission Beach nos gustó. Una playa larguísima, con una arena muy fina y blanca, llena de palmeras. El único pero, las medusas. En toda la playa sólo había una red de protección. El baño genial: el agua estaba a 27º, la temperatura ideal para mí, muy caliente :D.

Mission Beach

Tags:

Magnetic Island

Magnetic Island es una isla a unos 8km de Townsville. Para llegar allí se coge un ferri desde Townsville y en unos 20 minutos te plantas en Nelly Bay. Llegamos por la noche y nos quedamos dos noches en total. Tuvimos un día entero para ver la isla. Lo mejor es comprar un billete de día completo para el autobús, si te quieres mover por la isla. La isla tiene varias calas, algunas de ellas muy majas. Es un lugar tranquilo.

Si se quiere ver koalas y wallabies (canguros de roca de medio metro de altura) en libertad es un buen sitio. También distintas especies de aves, algunas muy pesadas, con unos gritos que no nos dejaban dormir por la noche. Por la tarde, hay un sitio donde la gente lleva comida a los wallabies y estos bajan confiados. Algunos pueden hasta tocarlos. Vimos a uno con su hijo en la bolsa marsupial.

Tuvimos mala suerte con el mar, porque estaba muy revuelto y las calas estaban llenas de algas y medusas, cuando normalmente no es así.

Magnetic Island

Tags:

Alquilamos un coche pequeñico, pequeñico, un Hyundai Getz. Ale, a conducir por la izquierda. Son unos 350km desde Cairns a Townsville, pero Google Maps nos decía que se tardaba 5 horas. Mala señal, la carretera no tenía que ser buena. No estaba mal, de un sólo carril, pero con muchos sitios preparados para adelantar. Y no hay mucho tráfico. Lo malo es que nos llovió casi todo el camino, pero llover, llover, “a lo” torrencial, como dirían en Qué Vida Más Triste.

Nos habían dicho que nos paráramos en un sitio que estaba chulo de ver, Josephine Falls. Son unas cataratas donde te puedes bañar. Llegamos, y con el bañador y las toallas en la mochila nos adentramos en la selva. La gente iba en bañador directamente, estaba muy concurrido. A medio camino nos cayó la del pulpo: venga que llover y llover. Nos quedamos empapados y regresamos al coche a quitarnos la ropa y ponernos el bañador. Justo al llegar al coche sale el sol. Típico.

Volvimos a las cataratas e hicimos las fotos de rigor. El sitio tiene unas cuantas rocas deslizantes desde donde te puedes lanzar a una poza de agua. Muy chulo el sitio. Al final estuvimos casi dos horas y se nos hacía tarde para ir a Magnetic Island.

Josephine falls

Tags:

« Older entries § Newer entries »