Una contraseña olvidada impide recuperar la primera web de la historia

Interesante la noticia publicada en La Voz de Galicia: Una contraseña olvidada impide recuperar la primera web de la historia. Los primeros párrafos de la noticia dicen:

El olvido de la contraseña de una antiguo ordenador está dificultando la labor de un equipo de científicos del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) que intenta reconstruir el primer sitio web de la historia y devolverlo a su dirección original. «Internet y la web crean grandes cantidades de información, pero también la destruyen. Son medios poderosos, pero frágiles al mismo tiempo. El olvido de una simple contraseña provoca la pérdida de valiosa información», ha explicado en una entrevista Dan Noyes, jefe de ese equipo.

Corría el año 1989 y desde su computadora Next, en una pequeña oficina del CERN, el físico Tim Berners-Lee recurrió a internet -que ya existía- para desarrollar un sistema de intercambio de información entre científicos de diferentes universidades y laboratorios del mundo, que con el tiempo vendría a ser conocido como la web. A través de ese sistema, se podían leer y publicar documentos, así como crear enlaces entre ellos.

En ese primer sitio web, hecho de distintas «páginas» en blanco y negro y «links» entre ellas en color azul, su creador explicaba cómo acceder a la web o a los documentos de otras personas, o la manera de configurar un servidor propio. Cuatro años más tarde, el CERN publicó una declaración en la que autorizaba la utilización gratuita y libre de esta tecnología, una decisión crucial para su expansión y que fue el origen de la revolución de la información.

Arqueología de páginas web

Hace menos de un mes se celebró el 20 aniversario de la cesión de la Web al dominio público: 20 años de la Web para todos.

Para conmemorar ese acontecimiento, el CERN ha creado el sitio web Restoring the first website, que permite visitar el primer sitio web en su dirección original, http://info.cern.ch/hypertext/WWW/TheProject.html:

En el código podemos ver algunas cosas curiosas:

  • No está la etiqueta <html>.
  • <head> se llama <HEADER>, y ahora en HTML5 tenemos la nueva etiqueta <header>… que no es tan nueva.
  • Aparece una etiqueta misteriosa llamada <NEXTID>. Esta etiqueta se empleaba para mantener el valor de un contador que se empleaba para numerar los enlaces con el atributo NAME para poder crear enlaces intradocumentales. Es una característica del primer navegador web, que era a la vez editor.

Y como podemos ver, con un navegador actual se puede visualizar la página sin problemas. ¡Esa es una de las grandes ventajas de la Web que mucha gente olvida!

Además, a raíz de ello, están surgiendo páginas web primigenias que se creían perdidas. Por ejemplo, hace unos días apareció la página web que Tim Berners-Lee usó en su demostración en la conferencia Hypertext’91: 1991 web page found, password lost.

Esta es la página, Welcome to the Universe of HyperText, que podemos ver que tampoco tenía etiqueta <html>:

20 años de la Web para todos

Ayer, 30 de abril, se cumplió un aniversario importante: hace 20 años, el 30 de abril de 1993, el CERN cedió la Web al dominio público, de forma que cualquiera lo pudiera usar de forma libre y gratuita.

Esto lo cuento en mi vídeo sobre la Historia de la Web: su nacimiento (parte 2), en concreto en el minuto 3:25:

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/n7L6qhT3Dzg” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

¿Qué significaba esto? Significada que el CERN renunciaba a su derecho de patentar y licenciar la Web, lo que uno de sus empleados llamado Tim Berners-Lee había desarrollado.

¿Qué hubiese pasado si lo hubiese patentado? Es difícil de saber, eso es “historia ficción”, pero puestos a imaginar, quizás ahora yo no podría estar escribiendo esto, o para poderlo escribir y publicar puede ser que tuviese que abonar una cantidad de dinero.

Por cierto, Tim Berners-Lee y Robert Cailliau tuvieron problemas para convencer al CERN que dejara la Web abierta para todo el mundo.

Podemos encontrar varios artículos que hablan de este aniversario (Visita la primera página web en el vigésimo aniversario de la Web, First ever website brought back to life at its original URL) y también podemos visitar el proyecto para recuperar el primer sitio web: Restoring the first website.

Además, se han publicado dos artículos de dos protagonistas excepcionales en la historia de Internet y la Web:

 

Tim Berners-Lee también sufrió la burocracia

Leído en ‘One Web’ según Tim Berners-Lee:

Es interesante volver a leer la historia del desarrollo de la Red virtual. Cómo el físico Berners-Lee pudo dedicarse a su ‘otro proyecto’ gracias una especie de pausa en el CERN entre los grandes aceleradores de partículas LEP y el LHC. O cómo empleó sólo un par de meses en diseñar la tecnología, el HTTP, HTML, las URL y construir el primer navegador y servidor, pero le tomó 18 meses, a él y a su colega Robert Caillau, el convencer al CERN que dejara la Web abierta y sin cobrar regalías.