‘La Web móvil es uno de los principales retos del futuro’

He encontrado en El Mundo el artículo ‘La Web móvil es uno de los principales retos del futuro’. El artículo dice:

Tim Berners-Lee, uno de los padres de Internet, soñó hace años con una ‘Web semántica’, capaz de analizar todos los datos, los contenidos, los enlaces, y las transacciones entre personas y ordenadores. Su mano derecha, y presidente ejecutivo del Consorcio W3C, Steve Bratt, explica en qué consiste esa ‘Web semántica’, y anima a seguir trabajando para adaptar los contenidos a todo tipo de dispositivos, camino de una Red ubicua.

Tras su visita a Barcelona Digital Global Congress, celebrado la semana pasada, entrevistamos a Steve Bratt en Madrid sobre el cometido del Consorcio W3C (al que pertenece elmundo.es) como entidad que trabaja en favor de los estándares Web.

Pregunta: ¿En qué consiste el trabajo del Consorcio W3C?

Respuesta: El Consorcio W3C es una comunidad global de expertos que colaboran para desarrollar tecnología que hace que la Web funcione, trabajamos para desarrollar una interfaz humana para Internet.

P: ¿Cómo se materializa ese trabajo?

R: Bueno, en esta organización tenemos ahora mismo unos 60 grupos de trabajo, que se centran en diferentes tecnologías web, y desarrollan los estándares y especificaciones que dictan cómo construir las páginas, cómo usar la voz, los vídeos, y un largo etcétera. Casi todo lo que se puede encontrar en la Web tiene al menos sus bases en el trabajo de estos expertos, y este trabajo se pone a disposición de todo el mundo gratis.

Nada de lo que hacemos es de obligada aplicación. No tenemos la autoridad de la fuerza para imponer nada, ni llamamos al Consejo de Seguridad de la ONU para obligar a la gente a que siga los estándares (risas). Nuestros estándares se basan en dos cosas. En primer lugar, para que la web funcione, todo el mundo debe adoptar un lenguaje web común, de ahí que los estándares estén enfocados a hacer que la Red funciones correctamente. Es un intento de lograr que la gente haga las cosas de la misma manera, es decir, de la manera que nosotros sugerimos.

En segundo lugar, esperamos que la gente use nuestros desarrollos porque quieren usarlos, por su calidad o porque les facilite su trabajo.

P:¿Qué trabajo del Consorcio destacaría personalmente?

R:Quizá deba destacar varios. En el pasado, yo trabajé en la definición de HTML, que es el estándar más básico y más conocido en la Web, y obviamente aún es muy importante. De hecho, su desarrollo constituye uno de los grupos del Consorcio más importantes. Lo que pasa es que de cara al futuro surgen nuevas tecnologías que necesitan respuesta. La prueba es que existen, como ya dije, más de 60 grupos de trabajo en W3C.

P:¿Qué está fallando, o qué se puede mejorar, en la Web?

R:La Web funciona de maravilla. Internet tiene problemas como la seguridad, el correo basura, la privacidad, y otros problemas derivados de su vertiente social, y de hecho tenemos un grupo llamado ”Technology and Social Domain’, sobre el impacto social de la Web y que trata precisamente de estos asuntos. Creemos que es algo crítico.

P:¿Cuál es el reto más importante para el Consorcio?

“Uno de los asuntos más importantes a los que nos dedicamos es a tratar de llevar la web a todas partes en el mundo”

R:(Silencio) Bueno, creo que en lugar de hablar de retos yo hablaría de oportunidades. Las últimas cifras hablan que sólo un 20% de los habitantes del planeta tiene acceso a la Web. Así, creo que uno de los asuntos más importantes a los que nos dedicamos es a tratar de llevar la web a todas partes en el mundo, con todos los beneficios que ello implica. Creo que Internet es la plataforma de comunicación más importante que ha existido jamás en la historia, y hacerla accesible a todo el mundo es creo lo más importante.

Si hablamos de retos tecnológicos, creo que los dispositivos móviles es el más importante ahora mismo, la Web móvil.

P:La siguiente pregunta va por ahí: ¿Es posible adaptar los contenidos a la web móvil, o deberían construirse específicamente para los dispositivos móviles?

R:Esa es una excelente pregunta. Nosotros creemos en la existencia de una sola Web accesible desde todo tipo de dispositivos, que pueda organizar e interconectar información en el reloj, en el móvil, en el ordenador, en la pantalla del televisor. Es muy importante ya que el poder de la Red llega a través del enlace, de la relación entre contenidos no importa dónde.

Deberíamos ser capaces de adaptar los contenidos a cualquier tipo de dispositivo. Tenemos varios grupos en el Consorcio W3C trabajando específicamente en los problemas que genera esa adaptación. En primer lugar, tenemos que especificar cómo ofrecer contenidos en pantallas muy pequeñas, como las de los móviles, o en dispositivos muy simples.

P:¿Podría explicar algún problema importante?

R:Bueno, tenemos los teléfonos móviles. Tengamos en cuenta que las inmensa mayoría de los móviles que hay en el mundo no son muy avanzados, son muy simples, tienen teclados y pantallas pequeñas, y cuentan con navegadores muy simples también, no tienen el mundo poder ni el mismo enfoque que los navegadores de un escritorio normal. También existen otros problemas tales como el escaso ancho de banda pueden usar, y el hecho de que son dispositivos diseñados para funcionar en movimiento. Todo ello requiere que se desarrollen nuevos estándares.

P:¿Puede darme una definición clara de ‘web semántica’?

“La ‘Web semántica’ es aquella en la que se enlazan datos, siempre que éstos estén bien definidos”

R:Bien, piensa en que la Web 1.0 ha sido una Web de documentos enlazados, documentos de millones de páginas en todo el mundo enlazados entre sí. Pues la Web semántica es aquella en la que se enlazan datos, siempre que éstos estén bien definidos, bien procesados, con valores, descripciones, etc. Los enlaces entre esos datos también están definidos. Por ejemplo, mi nombre y mi número de teléfono estarían enlazados de una manera más explicativa, con una categoría de ‘número de teléfono’. Es decir, que los enlaces vienen acompañados de unas etiquetas que explican qué son esos datos, por qué están relacionados.

P:¿Eso cómo se construye?

R:En primer lugar, hemos terminado la tecnología básica para realizarlo a través de los enlaces, denominada RDF, que te indica cómo realizar los enlaces en la Web. Es muy simple, en realidad: propone un sujeto, un valor, y la relación entre ellos.

La construcción de la ‘Web semántica’ es básicamente la construcción de una inmensa base de datos relacionada en la Web. Así, cuentas con una fila con tu nombre, y una serie de atributos relacionados con ese nombre, como la edad, el día de nacimiento, tu dirección , tu número de teléfono, tu correo electrónico…

P:¿Y eso cómo se hace? ¿Existe alguna manera automática de relacionar de esa manera la enorme cantidad de datos que hay ya en Internet?

R:No creo que se deba de hacer a mano exclusivamente, existen programas que relacionan datos para construir bases de datos de este tipo. Aquí ha habido mucho avance gracias a la inteligencia artificial, que yo defino como ‘algoritmos más inteligentes’.

No obstante, ya existen datos suficientes que relacionar, te pongo un ejemplo: muchos grandes museos tienen páginas web muy descriptivas, con todas sus obras catalogadas, por autor, época, situación física y demás. Esas descripciones pueden ser muy útiles para interrelacionar información en la Web. Otro ejemplo: existe un interesante grupo llamado ‘Linking Open Data Project’, que recoge estadísticas públicas o abiertas, como las que emite Eurostat, y datos también abiertos como los contenidos en la Wikipedia, en un esfuerzo por estructurarlos para permitir consultas más complejas. Y ahí tienes DBPedia.

“Mi sueño es que la web semántica irrrumpa en las redes sociales, de modo que puedas controlar tu información”

Se trata, en definitiva, de maneras de realizar lo que Tim Berners-Lee ya predicaba en 1999. La base de todo esto es tan sencilla como el establecimiento de enlaces entre datos.

P:¿Qué relación tiene todo esto con la gran cantidad de datos que se está generando gracias a la explosión de la Web social, de la Web participativa?

R:En cierto modo, la Web 2.0, que efectivamente implica que todo el mundo puede subir información a través de blogs, imágenes, vídeo… cuenta con herramientas que están bien hechas, pero están muy cerradas en sí mismas. El problema surge, por ejemplo, cuando quieres combinar los tados de tu cuenta de Facebook en tu cuenta de MySpace, o en Bebo. En realidad, has de duplicar la información. Mi sueño es que la web semántica irrumpa en las redes sociales, de modo que puedas controlar tu información y los vínculos que existen en ella. Mi información personal es mía, y debería ser capaz de poder compartirla si quiero en otras redes sociales.

P:¿Algo así como la iniciativa OpenSocial?

R:Eso es lo que están tratando de hacer. Nosotros queremos ayudar en problemas que surgen, cómo compartir los datos de las identidades en la Web sin violar la privacidad, y lograr que cada uno pueda tener el control de su propia identidad de una manera fácil. Lo cierto es que mucha gente tiene esta misma idea, y la gran pregunta es qué tecnología será al final la que permita algo así.

P:Para terminar, ¿Cuál es su principal cometido como presidente del W3C?

R:Bueno, mi principal tarea es tratar de difundir y educar en todo cuanto el Consorcio trabaja. Sobre todo, animar a utilizar la tecnología que desarrollamos.

Arquitectos de la Web

Fuente: elpais.com 11/10/2007

Hacheteemeele, equishacheteemele, ceeseese, eseuvege, tehachepé, javascript…. Códigos, programas, lenguajes, aplicaciones, widgets.. La web se ha simplificado para el público a costa de complicar su fontanería. La navegación del internauta ha ganado en comodidad, sencillez, rapidez, incluso en espectacularidad, pero para ello, las bambalinas de cada página que visita son más y más complicadas. Ahí detrás, en una tarea oculta, pero ingente, trabajan los desarrolladores de esos programas de nombres extraños.

“No somos diseñadores ni programadores, somos algo más global; somos arquitectos de la información”, dice Miguel Ripoll, autor de la página del departamento de español de la universidad de Berkeley (spanish-portuguese.berkeley.edu). Aparte de la exhibición de diseño tipográfico, la página fue distinguida con la triple A, el máximo grado de usabilidad.

“El gran cambio de Internet es que el diseño de una web antes la hacía cualquiera”, explica Ismael Nafría, subdirector de contenidos de Prisacom. “Hoy esto es imposible. Detrás de cualquier web que se precie hay auténticos especialistas y profesionales”.

En medio de esa marabunta de programas y lenguajes, el consorcio World Wide Web (W3C), fundado por Tim Berners Lee, trata de poner orden. Avala estándares universales de usabilidad, como HTML, XHTML, CSS o SVG, para que todo el mundo pueda acceder a las webs. Se trata de que la tecnologías web más importantes sean compatibles entre sí para permitir que cualquier hardware y software, utilizado para acceder a Internet, funcione conjuntamente.

Si antes se accedía sólo desde el ordenador de sobremesa, ahora se entra en Internet por un teléfono, agenda, televisor o frigorífico; con banda ancha o estrecha, para comprar o para ver un vídeo. El trabajo para estandarizar tantas variables es, por tanto, casi infinito.

Bajo la pancarta Fundamentos de la Web, la oficina española de W3C, con sede en Gijón, reunió la pasada semana a distinguidos programadores que han construido las tuberías de Google, Flickr, Opera, Nokia, Joost o Last.fm.

Una herramienta básicas del nuevo Internet, el lenguaje CSS, tenía en Gijón por fin cara, la de Bert Boss. “Al crearlo pensamos que sólo iba a durar un año”. Boos trabaja en W3C para homogeneizar estándares. CSS es uno de ellos. “El objetivo era mantener HTML independiente y accesible; pero, por otra parte, queríamos mejorar la visión de las páginas con colores, con textos envolviendo las fotos… Así nació CSS, una hoja de estilo en cascada”.

En su décimo aniversario, el lenguaje CSS se encuentra en el 72% de las webs. Ahora se prepara el CSS2, que facilitará la reproducción de sonidos para ciegos, y la escritura en vertical para alfabetos chinos, japoneses… o la transparencia de imágenes.

“El diseño es la programación”, zanja Ripoll. “A partir de la programación se puede construir la web y decidir qué se quiere; pero lo primero es la funcionalidad de la página. Una web se tiene que adaptar a las necesidades del cliente y no el cliente a la web, como ocurrió durante años. Eso pasó a la historia. Con el Flash y el Dreamweaver ya no se va a ningún sitio y en España nos falta gente que domine las nuevas herramientas”.

“Diseñar en la Web es ayudar a las personas a conseguir sus necesidades”. Es el primer mandamiento de Jeffrey Veen, director de Experiencia del Usuario de Google. “¿Pero cómo diseñar con tantas perspectivas diferentes? Primero, accesibilidad; luego, diseño extensible; tercero darle el control al usuario, que aplique las cosas a su manera”.

“La Web empezó como fuente de información y hoy es una Web de contenidos y aplicaciones”, explica Alan Sandfeld, diseñador de Konqueror y creador el motor de renderización KHTML. Sandfeld es autor de aKode, una librería de descodificación de audio para el sistema KDE.

Para el sitio Joost, dedicado a los programas televisivos, la herramienta básica es el estándar SVG, con el que se superponen imágenes o se las hace rotar. Luego, pequeñas aplicaciones permitirán calcar imágenes o colocar subtítulos.

Sitios de acción
“Internet ha pasado de las páginas de información a páginas para que la gente haga cosas. De páginas para leer a páginas para actuar”, explica Ripoll. Del puro textos, a añadir fotos, vídeos, sonidos, vínculos, cestas de la compra, conexiones con otros internautas, incluso con la posibilidad del hacking, de realizar sus propias aplicaciones en la página, algo frecuente en la Web 2.0.

“No había profesionales del diseño de webs, de ahí el auge del Flash, una herramienta fácil. Eran diseñadores de papel, no preparados para algo sin dimensiones fijas”.

En las paredes del congreso gijonés se van pegando folios ofreciendo trabajo a los programadores. Unos 300 informáticos asisten a las jornadas de Fundamentos de la Web. Ripoll que, después de diez años de freelance, se ha ligado a una empresa como director general, busca 14 programadores para Cesser Digital. “El salario no es problema; pero tienen que saber XHTML, CSS, SVG, lo normal de hoy “.

La estrella de la Web 2.0 es Ajax. Jeremy Keith, de Clearleft, hace hincapié en la importancia de la aplicación de Ajax en las web. “Acaba con la comunicación con el servidor cada vez que se quiere actualizar una parte de la página. Con Ajax sólo se actualiza lo nuevo. Eso da una sensación de rapidez, que no es tal. Es igual de rápido, pero al actualizarse sólo lo nuevo, obviamente va más veloz”.

Keith, que dirige una de las mejores páginas de diseño, advierte del riesgo de que sea el navegador quien dé soporte a la tecnología; que se dependa del Explorer, del Opera o del Firefox para que una página se vea o no . “Con Hijax, término que me he inventado, el procesamiento de la página cae en el lado del servidor, y ya no se depende del navegador. Si no tiene soporte para Java o para Ajax se vuelve a la página inicial. Ajax no se debe implantar hasta el final, ahí es donde con puntuaciones o el carrito de compra, Ajax ahorra mucho tránsito en la Web”.

Para tránsito, Flickr, que aloja 1.400 millones de fotos. Es el caos, según su directora de diseño, George Oates. “Yo creo en el caos como forma de organización. De la imposibilidad de clasificar 1.400 millones de fotos surge la coordinación”. Cada imagen lleva metadatos del autor y de la cámara; pero aún así son pocos en tal vorágine. “Los usuarios han creado aplicaciones que van más allá de lo que los programadores de Flickr pensaron”. Un flickero ha creado una aplicación para localizar fotos por colores”.

Las tuberías que desarrolla Oates para Flickr, las construye también Hannah Donovan en Last.fm, “la revolución social de la música”. Ahí cada cual elige sus preferencias y se pone en contacto con otros aficionados.

“Cualquier persona puede crear su aplicación en Flickr”, dice Oates, “todo el mundo es diseñador, pero para eso tenemos una estructura de software. Flickr es una gran infraestructura para que todos circulen”. Pero los intereses de una página Web 2.0 no coinciden con la web de un supermercado, que vende espaguetis, o la de un dentista, que quiere dar horas por la Web.

“En ese caso hay que ofrecer valor añadido a las dos partes: al empresario y a su cliente”, comenta Ripoll. “Quiero diseñar webs para la pequeña empresa con el objetivo de que tenga una web tan digna y tan útil como las multinacionales”.

Fundamentos Web acaba y las ofertas de trabajo siguen en la pared. Ripoll no cubre ni uno de sus catorce empleos. “La mayoría no eran expertos en lo que pedíamos. Sólo contactamos con uno y ya tenía seis ofertas”.

W3C. www.w3c.es CESSER DIGITAL: www.cesserdigital.com ESPAÑOL DE BERKELEY: http://spanish-portuguese.berkeley.edu/ CLEARLEFT: www.clearleft.com LAST.FM:www.lastfm.es

El futuro de la Red se juega en la mejora del código HTML

Fuente: elmundo 03/10/2007

¿Cuál es el futuro de la Web? Uno en la que las imágenes y el vídeo estén integrados en el código HTML de forma que los usuarios puedan modificarlos a su voluntad: hacerlos más grandes, más pequeños, girarlos… gracias al Scalable Vector Graphics (SVG). Un código HTML en el que se puedan usar fórmulas matemáticas y en el que los microformatos se ocupen de las tareas fáciles y repetitivas como guardar la dirección de correo de un amigo automáticamente en la libreta de contactos, etc.

Éste es el vaticinio que han hecho Charles McCathieNevile (Opera), Doug Stamper (IE), Mike Schroepfer (FireFox), Arthur Barstow (Nokia), Allan Sandfeld (Konqueror) en una mesa redonda del congreso Fundamentos Web 2007, que se celebra en Gijón.

Cada vez más los usuarios acceden a Internet desde distintas plataformas: teléfonos móviles, PDA, televisiones, consolas de juego… y, según estos expertos, la Red debe ser una sola, independientemente del lugar desde el que se acceda. En su opinión, no tiene sentido publicar contenidos para la ‘Web móvil’ distintos de los que se ofrecen para la Red tradicional.

Además, han afirmado que el usuario debe tener el control: él es el que decide dónde, cuándo y cómo acceder a la información y, en muchos casos, su presentación. Por lo tanto, uno de los retos a los que se enfrentan los desarrolladores es conseguir que las páginas web se vean lo mejor posible en cada dispositivo. Otro reto es averiguar qué quieren hacer los usuarios y conseguir que puedan hacerlo de manera sencilla.

¿Y cuáles creen estos expertos que son los desafíos a los que se enfrenta Internet? Avanzar, respetando lo que ya se ha conseguido (evolución, y no revolución) y mejorar en la seguridad, la fiabilidad, el control de la información, la internacionalización y la accesibilidad.

Sobre éste último aspecto también ha hablado Matt May, ingeniero de accesibilidad de Adobe, en su ponencia.

Una Web accesible para todos
“Todo el mundo necesita tener igual acceso a la Web”, ha afirmado May. En su opinión, gracias a que ahora se puede acceder a la información desde distintos dispositivos y en cualquier lugar, es necesario ver el concepto de accesibilidad en su significado más amplio: la limitación a la hora de leer, ver o escuchar el contenido de una página puede ser tanto físico como ambiental (conectarse desde una cafetería, en la zona soleada de un estadio de fútbol, etc.). Según May, esta limitación incluye a todos los usuarios en el grupo de afectados, con lo que cada vez hay menos excusas para no tenerlos en cuenta.

Desde su punto de vista, el desarrollo de la accesibilidad debe ir acorde con el de las nuevas tecnologías. A medida que la Web se basa más en el uso Flash, Flex (para el desarrollo de las RIA) o Ajax se hace necesario conseguir que éstos sean accesibles.

Japón, Australia, Canadá y Estados Unidos poseen leyes más estrictas para garantizar unos requerimientos mínimos de accesibilidad. Sin embargo, en España sólo las páginas gubernamentales están obligas a cumplir unos mínimos.

Usability Testing for the Web

Fuente: ACM queue July/August 2007

Today’s sophisticated Web applications make tracking and listening to users more important than ever.
Today’s Internet user has more choices than ever before, with many competing sites offering similar services. This proliferation of options provides ample opportunity for users to explore different sites and find out which one best suits their needs for any particular service. Users are further served by the latest generation of Web technologies and services, commonly dubbed Web 2.0, which enables a better, more personalized user experience and encourages user-generated content.

Although there is considerable debate over the definition of Web 2.0 (and much criticism of it being merely a marketing buzzword), the term is useful in distinguishing key innovations, such as weblogs, social bookmarking, tagging, wikis, RSS feeds, Ajax, Web APIs, and online Web services, that have significantly altered the Web user experience since the 1990s.

As the Web matures and evolves, users increasingly view it as a platform for applications, and they demand a much greater degree of personalization and control. As such, it’s important for Web developers to discover and closely track certain user feedback, such as their motives for coming to a particular site, areas of the site they find difficult and/or confusing, and the features they like the most. Retaining existing users, encouraging them to spend more time on the site, and bringing in new users have become greater challenges than ever. Usability testing is a way of addressing these challenges.

When the Internet was in its nascent phase, it was viewed as merely one of many sources for getting information. As PC and Internet use has increased across the globe, users have become more savvy and know more precisely what kind of information they are looking for on the Web and how they would like to receive it. This has made usability testing an essential part of the testing cycle. Unfortunately, its importance is often overlooked, to the detriment of any particular Web application. We need to change our mind-set and adopt usability testing as a part of the everyday testing cycle.

This article looks at the challenges of usability testing, particularly within the context of the current wave of Web 2.0 technologies. It does not necessarily present solutions, but instead highlights most of the challenges, issues, and difficulties you might face in your own projects.

Objectives of Usability Testing
Usability can be defined as the degree to which a given piece of software assists the person sitting at the keyboard in accomplishing a task, as opposed to becoming an impediment. Usable systems are most often assessed according to these three criteria:

Ease of learning and learning retention
Speed of task completion
Error rate and subjective user satisfaction/quality of service
There are a few basic principles to consider, based on these criteria:

First and foremost, make your application easy to use. This will reduce user churn, prevent calls from frustrated customers, and help keep people on your site. But what is the benchmark that says that a Web application can be easily used by anyone who visits your site? This is a tricky question, because what’s easy for some people might be difficult for others (just as integration in mathematics is simple for some people and a sleep killer for others). So the question is, how can you know if your Web application is simple to understand or if users have to go through the help pages to find out exactly how things work? One simple technique is to give your application to the QA team to test without permitting them to read the functional spec or product requirement document. You needn’t remove the help pages entirely, but users shouldn’t be forced to consult the help pages often; and on each subsequent visit to a site they should be able to remember whatever they learned during their first time using the application. If they have to refer to help pages each time they visit your application, then there is something truly wrong and you need to take corrective action.

Also, many sites expose their APIs to developers, who then add this functionality to existing applications. Do users feel comfortable using these new features? A good site will make users feel comfortable learning new features and inspired to explore the site further.

Make your application fast. Fast is a relative term; you should always make sure that the speed of your application is on par with that of your competitors. To increase the responsiveness of services, many sites now use Ajax technology, which makes Web applications behave more like desktop applications. This is an intermediate solution between the slower response times provided by Web servers and the normally faster response times of desktop applications.

Another technique to increase responsiveness is to overlap or clump together operations without making things look too messy. Find out different permutations and combinations of performing an operation in your application, then analyze which repetitive tasks could be overlapped or achieved in a single step (aka, refactoring). One way of doing this is to use Web server logs to find out which pages users visit most and which pages they find difficult to use. For example, suppose you have an e-commerce site that leads users through a six-step (page) process. If the Web server log shows that many users are leaving the site during page four, chances are that page has a problem. Perhaps the user is finding it tedious to input so much information, or perhaps the server process itself is failing. Mining the Web server logs is a good technique to track user behavior closely, but it’s a tedious, time-consuming task. Later in the article I discuss multivariable testing, which can help resolve this issue.

Listen to your users. Many times I have reported issues to sites and failed to receive any acknowledgment. If you want these loyal customers to keep giving valuable feedback, you should immediately prioritize the issue and get it resolved in a timely manner. Allowing users to send feedback easily and making them feel that you are listening to them is very important.

You can also provide a very Web 2.0 user-feedback feature on your site, where users can comment on the site’s features and discuss them with others. This is very good way to find your users’ pulses and discover what you are doing, both right and wrong.

How to achieve better usability
The best way to get usability feedback is to test the application with a QA group that knows nothing about it. Once testers have gone through the product requirements document, the functional spec, and at last, the testing spec, they will be testing the application with a specific mind-set influenced by their prior exposure to it. It is difficult for them to break this mind-set and test while “thinking outside the box.”

In one of my own projects, we had a dedicated QA team testing a product for nearly three months. In between this testing cycle we asked another QA team to jump in and do the ad hoc testing; this helped unearth many usability issues. An engineer who is totally unaware of an application can test it as an end user and may come up with valuable insights and observations.

Checking the usability of a piece of functionality is as important as testing that piece of functionality itself. You need to discover what challenges and difficulties users may encounter with your application and how you can handle those in advance. Make notes of such points and discuss them during periodic team meetings; if a point is valid it should be communicated to the project manager. Then the manager and the QA team can discuss these concerns and resolve the problem. The accompanying sidebar outlines some basic techniques for unearthing many of these usability problems.

Tracking user behavior
In the past, most sites acted strictly as information providers, and developers hardly bothered to track users. Now, with more and more users treating the Web as a platform, it’s imperative that developers pay more attention to how they use certain sites and what their preferences are, and respond to that information accordingly.

One of the techniques used to track user behavior is called multivariable testing. Generally speaking, this is a series of tests, each representing an area on a Web page where content can be rotated through. Multivariable testing allows you to track user behavior at runtime and to make changes and then check how they’re working immediately. Many vendors make products to assist in multivariable testing, but there is still the challenge of fulfilling user needs based on their geographic locations, user behavioral patterns, and so on. For example, the needs of users in the United States are different from those of users in Korea. If you are trying to reach a global audience, you need to take this into consideration.

Tracking users with cookies is a tricky proposition; most users will feel like somebody is spying on them. Using Web 2.0 technologies, we might one day be able to track user behavior without users’ knowledge and without putting cookies on their machines. This would be similar to vehicular movement studies on highways for proper traffic management. In these studies, cameras are placed at regular intervals to monitor traffic density at particular times of the day, which types of vehicles are moving by that road, and other variables. If we come up with similar technology that can monitor people’s behavior on a particular Web site, we can find out where people are coming from, their browsing patterns, etc.

Unless we conduct a survey, however, finding out the age group, sex, nationality, etc. of users will be the main challenge. Even a survey will not guarantee that users will provide accurate data, but we can make educated guesses about them. For example, if a user is spending a lot of time on education sites that discuss engineering degrees, we might guess that this user falls into the 20-35 age group.

What’s Next?
M-Web 2.0 is my concept of the Web a couple of years down the line. The user base of mobile and handheld devices is increasing much faster than anyone can imagine. As cities are developing wireless networks and new software and features are being added to mobile devices, I can imagine 95 percent of the population using WAP-enabled mobile devices in the next few years. The limitation with PCs and laptops is that they are bulky and the user has to log in to connect to the Web. Keeping this future trend in mind should ensure mobile browser support for many Web applications.

Are we ready to adopt this change? How are we going to shift billions of Web sites to mobile browsers without losing usability? This is the next big challenge that lies ahead of us.

Usability Testing Guidelines and Standards
1. Create a feature usability matrix.

List all the functions in your application and ask people outside your team to test all of them. Testers should note their observations for each function and rate them according to their ease of use and practical utility.

Using this data, prepare a feature usability matrix, which describes the application’s functionality, how easy it is to understand, and whether users require external help with any particular feature. This matrix will help you discover which functionality performs well and which needs rework, and it will help you to continuously improve the site’s usability.

2. Create a comparison usability matrix.

Look at the features list for your site. Check how these features are implemented in competing Web sites. Record points of comparison, such as ease of use, look-and-feel, responsiveness, etc.
With these observations, prepare a comparison usability matrix and have this reviewed by your QA team. Whichever features get a lower rating against your competitors should be corrected. This matrix will ensure that your services are on par with your competitors.

3. Create a customer feedback usability matrix.

The automobile industry is attentive to customer feedback and tries to implement common change requests in their new models. Toyota’s success owes a lot to its customer feedback processes. The same best practices apply to Web applications. Can customers provide feedback easily on your site? Can they easily find existing issues discovered by others? What process is in place to take action on this feedback?

Providing a rating/review feature such as Digg.com on your site will help improve the product and build strong customer relationships. You can then use this data to create a customer feedback usability matrix to track how responsive you are to customer feedback.

Additonal resources
Usability Testing of World Wide Web Sites; http://stats.bls.gov/ore/htm_papers/st960150.htm.

Internet World Stats: Usage and Population Statistics; http://www.internetworldstats.com/stats.htm.

VIKRAM V. INGLESHWAR is a QA engineer for Yahoo! in Bangalore, India. He has spent more than four years in the IT industry, testing PDA and telecom software and Web-based applications. He holds a bachelor of engineering degree and has completed a Diploma in Advanced Computing course. His areas of interest are automation and white-box testing.