Matemáticas y sexo

El pensamiento abstracto humano es complejo, pero al parecer no tanto como para que se escape a la posibilidad de expresar nuestro comportamiento sexual en términos matemáticos, según la Doctora Cresswell del Departamento de Matemáticas y Estadística de la Universidad de Sydney (“Mathematics and Sex” de Ed. Allen & Unwin, Crows Nest 2003). Sí, la regularidad de nuestros actos es predecible matemáticamente y el sexo no es una excepción.

¿Las matemáticas te resultan aburridas?

Observa la relación que tienen con el sexo en la conferencia de Clio Cresswell en TED en Sydney 2014 y con tantas otras facetas de la vida.

De hecho, las matemáticas son un lenguaje más. Exacto y preciso, pero uno más. De hecho presumen de poder precedir el éxito de un matrimonio en un 98%. Así, los hombres afirman tener relaciones sexuales en una proporción de 40 frente a las mujeres que informan de 10, ¿algo va mal en las matemáticas o en lo que se dice?

Bromas aparte, puede parecer que las matemáticas están hechas para personas con gran agilidad mental, con mucha memoria o capaces de aprender muchas reglas. En realidad no hay personas con cerebro matemático y otras que no. Es posible que experiencias previas hayan provocado cierta aversión por las matemáticas, pero no impiden que una persona sea capaz de aprender matemáticas.

Se trata de emplear esquemas mentales, conceptos y representaciones gráficas específicos para observar la realidad, la naturaleza y las ideas.

¿Cómo ser un buen estudiante de matemáticas?

La base

  1. La premisa básica es ir a clases. Si no vas, necesitarás los apuntes de un compañero y, créeme, no serán como los apuntes del profesor o un libro. De manera que acude a clase pronto. ¡ Y prepárate con todo lo necesario antes de que el profesor comience a disparar !
  2. Participa en la clase: Toma notas de forma clara y que resulten fáciles de releer. Anota todos los ejemplos y sugerencias del profesor sobre los problemas. Imagina la respuesta antes de que te la de y levanta la mano para ofrecer sugerencias.
  3. Participa en casa: Haz los ejercicios propuestos el mismo día que te los proponen en clase, con los conceptos frescos en la memoria. El trabajo en casa es fundamental ya que no se consigue lo mismo viendo baloncesto en el televisor que jugando y entrenando al baloncesto. Así, por cada hora de clase es recomendable dos horas de estudio en casa. Además, las investigaciones indican que mejora drásticamente la memoria si se revisa el mismo día que se tiene la clase.
  4. Participa en la facultad: Busca las tutorías de los profesores para resolver dudas, crea grupos de trabajo con compañeros para aprender matemáticas.

A un paso de la excelencia

  1. Profundidad vs Velocidad. La profundidad se gana trabajando sin mirar el libro o los apuntes. Para aprender es necesario recordar y no se logra mirando los apuntes. El esfuerzo voluntario de recordar y hacer el ejercicio sin mirar es clave.
  2. Hacer. No basta con pensar que ya se sabe resolver un ejercicio, hay que hacerlo uno mismo. De ese modo se refuerza la huella en la memoria.
  3. Leer, leer y leer. Quien piensa que no hay que leer para entender matemáticas, está equivocado. Leer mejora la comprensión del material y provoca el dominio de la lectura de las matemáticas.
  4. Imaginar la solución, ser creativo, a la larga beneficia extraordinariamente el aprendizaje. Muy por encima de pedir al profesor o a un compañero que nos expliquen un ejercicio, hacerlo nosotros mismos, buscar maneras diferentes de solucionarlo por nosotros mismos, siguiendo ejemplos del libro, mucho mejor.
  5. Repasar. Al salir de clase, no te vayas a la cantina o te pongas inmediatamente los auriculares. Antes, repasa mentalmente la explicación. Es la mejor manera de grabar en la memoria lo aprendido.

La excelencia

  1. Dibujar el problema. Matthew Peterson nos lo muestra en su exposición en TEDx Orange Coast, cómo aprender matemáticas visualmente y lo difícil que a veces nos lo ponen con los enunciados de los problemas. La solución: dibujar el problema.Ver Gráfico circular de Florence Nightingale como ejemplo.
  2. Leer la entrada anterior en el blog “Recursos sobre matemáticas en la universidad
  3. Ver entrada sobre software libre de matemáticas en Hipertextual

Recursos sobre matemáticas en la web

Distribución efectiva del tiempo en el examen

Antes de comenzar

  • Material para el examen: lleva contigo todo el material necesario para el examen
  • Intenta colocarte en el sitio adecuado: sin muchas distracciones alrededor, buena iluminación y temperatura
  • Procura rodearte de personas calmadas y serenas, no quedes antes del examen para resolver dudas y aumentar la tensión

En el examen de tipo test-alternativas

  1. Leer atentamente el examen y seguir todas las instrucciones
  2. Distribuir y controlar el tiempo: divide el tiempo entre el número de preguntas y sabrás el tiempo medio para cada una del que dispones. Haz rápidamente un primer barrido y contesta únicamente las preguntas que estés totalmente seguro (ganarás confianza y tiempo), en el segundo barrido selecciona las dudosas con garantías de razonarlas y responder correctamente, en el tercer barrido algunas difíciles y en un cuarto barrido repasa todo.
  3. Responder con precisión, ajustando la respuesta a lo que se solicita: céntrate primero en las respuestas que mejor domines para tener confianza y seguridad, después las dudosas y luego de más difíciles
  4. Ante un bloqueo, la tranquilidad ayuda a recordar, también reescribir la pregunta en un papel en sucio, indicando las posibles opciones de respuesta
  5. Cuidar el contenido – estructura, caligrafía, ortografía, gramática – recuerda que no estás escribiendo un sms en el móvil ni en messenger
  6. Atender a la presentación, claridad y limpieza que faciliten la corrección
  7. Evitar extenderse demasiado en alguna pregunta y restar tiempo al resto
  8. Procurar no dejar preguntas sin contestar: poner un esquema, algunas ideas básicas
  9. Revisar las respuestas antes de entregar el examen

En el examen de tipo desarrollo

  1. Leer atentamente el examen y seguir todas las instrucciones. La lectura puede darte referencias de unas preguntas para otras al facilitar la asociación de ideas. Aclara bien lo que te preguntan y lo que no.
  2. Esquemas para la respuesta: dibujar mapas de conceptos, esquemas en un borrador para organizar la respuesta, señalando los puntos principales que se solicita en la pregunta. Ayuda a romper el bloqueo inicial, el quedarse en blanco, no pretende reproducir la respuesta completa desde el primer momento
  3. Responder con precisión, ajustando la respuesta a lo que se solicita: céntrate primero en las respuestas que mejor domines para tener confianza y seguridad y luego de las más difíciles. Comienza con una brevísima introducción, desarrolla la/s idea/s principal/es y finaliza con una conclusión, con tu opinión razonada si se pregunta
  4. Cuidar el contenido – estructura, caligrafía, ortografía, gramática – recuerda que no estás escribiendo un sms en el móvil ni en messenger
  5. Atender a la presentación, claridad y limpieza que faciliten la corrección, se puede incorporar algún gráfico explicativo si se domina la cuestión
  6. Evitar extenderse demasiado en alguna pregunta y restar tiempo al resto, no irse por las ramas porque causa peor impresión
  7. Procurar no dejar preguntas sin contestar, poner un esquema con algunas ideas básicas por lo menos
  8. Revisar las respuestas antes de entregar el examen

Este artículo forma parte de una serie que puedes ver ordenada en una entrada anterior llamada Preparación de Exámenes

 

Artículo redactado por Domingo Martínez, Psicólogo del CAE

Esquemas y mapas de conceptos para el estudio

Una imagen vale más que mil palabras o el significado de una imagen puede expresar diez mil palabras. Es un proverbio chino que en cualquiera de las dos formas en que lo queramos expresar indica la fuerza de las imágenes para la comprensión, asimilación y memorización de conceptos.

¿Quién es Buba y quién es Kiki?

El psicólogo Wolfgang Köhler en 1929 describió lo que se denomina efecto Bouba y Kiki. Si eres como el 98% de la población (ingleses, hispanohablantes, hablante de Tamil) habrás pensado que buba es la figura morada y kiki la naranja. Esto es así porque parece que hay una asociación sinestésica entre el sonido de la palabra y la forma y color de los objetos. Es decir que no ponemos nombres a las cosas tan arbitrariamente como parece.

Como explica Tom Wujec (te invito a que escuches esta charla suya en TED) el proceso de adquisición de conocimiento a través de la visión incluye múltiples subprocesos en áreas cerebrales diferentes: el primer subproceso básicamente analiza formas geométricas desde la parte occipital de nuestro cerebro pero irradia esa información a otras muchas partes del cerebro; luego la parte temporal del cerebro nos dice qué es ese objeto y su posición en el espacio; además la información también es procesada por el sistema límbico, nuestro cerebro emocional, que nos dice cómo sentirnos en relación al objeto.

De manera que la forma como vemos el mundo es un proceso de construcción de nuestro cerebro que implica formas, espacio y también sentimientos. Cuando se enriquece con colores, movimiento, sensaciones y emociones, el conocimiento es más rico.

¿Las conclusiones de Tom?

  1. El uso de imágenes clarifica la comprensión
  2. Las imágenes dinámicas, interactivas, captan mejor la atención
  3. La memoria se acrecienta con la persistencia visual

Esquemas, mapas de conceptos, mapas mentales

Las imágenes pueden ser potentes herramientas dirigidas a desarrollar nuestra capacidad de pensar y de poner en comunicación lo cognitivo con lo perceptivo.

Si vemos que una curva crece o baja, casi de forma instantánea percibimos el sentido del proceso.

 

El uso de animaciones, ilustraciones, diagramas dinámicos que aunan visualización, modelado y simulación pueden ayudarnos a comprender diferentes fenómenos.

Así esforzarnos por emplearlas tan a menudo como nos sea posible para comprender procesos largos, complicados, para resolver problemas, para recordar listas de términos, etc.. dará grandes frutos.

Creando uno mismo y/o en colaboración con otros, las representaciones gráficas de objetos, situaciones, procesos es una forma magnífica de entender las materias.

¿Cómo llegar a esos esquemas, mapas de conceptos y mapas mentales?

  • Para llegar al esquema de nuestros apuntes y síntesis de libros aplicaremos la técnica ELSER3 (Miguel Salas Parrilla 1999:70) u otra similar (ROBINSON, MURDER, etc.)
  • El mapa de conceptos, según Novak, nos ayuda a descubrir y entender mejor los conceptos manipulándolos en la manera en que se relacionan unos con otros, creando mapas de relaciones, interconexiones
  • Los mapas mentales (Tony Buzan) se refieren a una palabra central o concepto en el que se desea profundizar de la que se derivan de 5 a 10 ideas principales, haciendo especial énfasis en el uso de imágenes

En general, no debemos darnos por satisfecho con la primera versión que obtengamos, más bien, los repetiremos para darles mayor impacto visual y para mejorarlos y profundizar.

Recursos en línea y programas informáticos

Sitios web

Aplicaciones informáticas

  • CmapTools (programa para mapas de conceptos de IHMC)
  • Geogebra (software de matemáticas dinámicas para todos los niveles educativos que reúne geometría, álgebra, hoja de cálculo, gráficos, estadística y cálculo; multiplataforma) (ejemplo figura dinámica de polinomios lineales)

Este artículo forma parte de un serie que puedes ver ordenada en una entrada anterior llamada Preparación de Exámenes

Ejemplos de gifs animados

 

Artículo redactado por Domingo Martínez, Psicólogo del CAE

Preparación de exámenes

Estudiantes, estudiar antes. Es la coletilla de un profesor de Física que tuve en Bachiller, que me tocaba la moral porque tenía toda la razón.

En realidad, todo tiene que ver con la planificación. A través del trabajo diario se alcanza la perfección. En muchos órdenes de cosas y también en los estudios.

Si estás buscando la versión corta, lee nuestra guía rápida para preparar exámenes.

La versión detallada (y mucho) a continuación.

Preparación para Test y Exámenes de desarrollo

En el examen

Otras estrategias y herramientas

 

Guía rápida para preparar exámenes

  1. Distingue momentos diferentes: cuando abordas la materia por primera vez (focalizado en comprender) de cuando fijas en la memoria (repitiendo concienzudamente) a cuando repasas (sintetizas y revisas esquemas)
  2. Prepárate antes, con bastante antelación: toma un calendario del cuatrimestre y comienza señalando fechas importantes (entregas de prácticas, exámenes, etc.) y observa el tiempo que tienes hasta entonces para trabajar la materia.
  3. Escoge tu estrategia: selecciona aspectos fundamentales, críticos, aquellos que desconoces, etc. Organiza la información. Establece objetivos y plazos (planifica)
  4. Escribe tu horario: en bloques de 3 horas (con descansos de 10 minutos cada hora), con un descanso largo de 1,5 horas o 2; varios días a la semana y algún día varias sesiones de 3 horas.
  5. Adapta tu estilo de trabajo al tipo de examen: los exámenes test de múltiples respuestas afinan en los detalles (has de comprender bien los conceptos y sus relaciones); los exámenes de desarrollo analizan temas e interpretaciones (has de conocer la materia y saber explicarla); los exámenes de problemas precisan también de comprensión conceptual así como de razonamientos numéricos exactos, precisos.
  6. Practica el examen: coge a tu abuelita, amiga/o, novio/a, compañera/o y dale el tostón; mírate al espejo y recita; grábate con el móvil; escribe el tema con un cronómetro; practica sólo y acompañada/o
  7. En el momento del examen: primero responde rápidamente las preguntas que sabes seguro (ganarás confianza); anota ideas al margen; repite el texto de la pregunta para romper el espacio en blanco;
  8. Aprende a relajarte: cuando se estudia paradójicamente se ha de alcanzar un estado de concentración-relajada, es decir, que físicamente estemos libres de tensiones pero mentalmente activos, concentrados. El día del examen será fundamental manejar bien nuestros nervios y no dejarnos llevar en exceso por ellos.

Artículo redactado por Domingo Martínez, Psicólogo del CAE

Cómo mejorar la memoria

Mi problema es que no retengo tantos artículos, tantas fechas, tantos datos técnicos … son tantos datos que cuando me he aprendido la lista, al momento se me olvidan los que había memorizado al comienzo.

Es el comentario que más frecuentemente escuchamos de los estudiantes que nos visitan en busca de la mejora de su rendimiento.

La explicación de porqué nos sucede eso tiene que ver fundamentalmente con dos aspectos:

  • la forma en la que estudiamos: los métodos, estrategias, planificación, etc.
  • y los factores personales: como la capacidad de memorización, el estado de salud en general, los distractores y la motivación por los estudios

Si la forma en la que trabajamos las asignaturas, siempre es la misma independientemente del tipo de materia que sea, y lo hacemos de forma mecánica, el recuerdo de lo que estudiamos será reducido en cantidad y en duración en el tiempo (se puede revisar la entrada anterior sobre Cómo estudiar y el guión online de Técnicas de Estudio para Universitarios de Domingo Martínez para mejorar la forma en la que estudiamos).

Lejos de ser un defecto, olvidar listas de cosas aprendidas mecánicamente es una herramienta de supervivencia de nuestro cerebro. Es un gasto de energía inútil y si carece de interés para nosotros, obviamente lo olvidamos pronto.

Sin embargo, también olvidamos igual de rápido las razones por las que estudiamos y nuestra motivación decae. En parte porque el objetivo final que perseguimos (trabajar en una profesión relacionada con lo que estudiamos) está tan lejos en el tiempo que lo perdemos de vista. En parte porque no premiamos los pequeños objetivos que conseguimos a diario: si no hay una meta clara al final del día, no puedo premiarme por algo que no sé que he conseguido. Aunque la ansiedad que sentimos por no cumplir con el estudio sí la solemos recompensar con otras actividades distractoras (se puede consultar anteriores entradas de Planificación y Gestión del Tiempo al respecto).

Pero, seguramente que al estudiante que nos dijo esto, lo que le haría realmente feliz sería que le diéramos una receta con

Formas eficientes para mejorar su memoria

Y a continuación lo hacemos 🙂

  • Asociar: La forma más básica de aprendizaje es la asociación. De hecho, la utilizaban las amebas hace millones de años  para adaptarse al medio. Los perros de Pavlov aprendieron que después del tañido de la campana les traían comida. Cuando algo nos gusta, nos interesa, lo asociamos casi automáticamente y no lo olvidamos. Pues cuando estudiamos una materia hemos de buscar asociaciones con conceptos, hechos y experiencias que sean propios para fortalecer la huella de los nuevos en la memoria. ¿ O es que no recuerdas lo que hiciste el 11 S ?
  • Ritmo y Repetición: Las tablas de multiplicar y las canciones que escuchamos en la radio, las aprendemos por repetición. El ritmo y la repetición son estrategias básicas para la memoria. Así que menos samba e mais trabalho, menos samba e mais trabalho, menos samba e mais trabalho
  • Interés: Cuando algo nos gusta, nos interesa, nos acordamos mejor. El interés que tenemos por las asignaturas varia y nuestro esfuerzo se centrará en buscar los detalles más recónditos que nos sugieran algo de interés para que actúen como imanes de nuestra atención. Sin atención no hay concentración ni memorización.
  • Listas: Numeradas o con letras, son las aliadas perfectas para recordar pequeños conjuntos de cosas, dan orden y coherencia. Han de ser sencillas. Y no pueden faltar en nuestro repertorio.
  • Técnica de los lugares y de las Historietas: Los antiguos griegos empleaban estas técnicas para participar en el ágora y hacer brillantes discursos. Tomaban el camino desde sus haciendas hasta el ágora y en cada hito señalado del camino, asociaban una parte del discurso, de manera que en la reunión recordaban ese camino mentalmente y las diferentes temáticas que querían tratar.
  • Acrónimos y Acrósticos: AVE, RENFE, ONU son ejemplos de acrónimos de Alta Velocidad Española, Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, Organización Naciones Unidas. Acrósticos como El Bachiller (en la obra La Celestina de Fernando de Rojas; en Wikipedia).
  • Mapas de conceptos y chuletas: Dotar una dimensión visual, espacial, estructurada a los contenidos y tenerlos al alcance de la mano para revisarlos y mantener fresca su huella en la memoria es fundamental, absolutamente necesario, y los mapas de conceptos y las tradicionales chuletas nos ayudan a hacerlo en el autobús, en un tiempo muerto entre clases o en el gimnasio entre ejercicios. Estudiando con ellos se puede llegar a ser más eficaz que estudiando más de dos horas seguidas sin descansos. Cerrar los ojos e intentar memorizarlos en breves espacios de tiempo distribuidos a lo largo del día, aportará más eficacia a nuestro estudio.
  • Dormir: Lección dormida, lección aprendida. El descanso da lugar a que los procesos biológicos de formación de la memoria tengan lugar. Siempre digo que es como hacer tandas de carreras de 50 mts lisos, siempre es mejor entrenarlas a lo largo de la semana antes que hacerlas todas seguidas un día. Una siesta de 20 minutos favorece el recuerdo posterior, según algunos estudios.
  • Ejercicio suave: El ejercicio habitual es tan bueno que incluso favorece la memoria. Muchos estudios lo sugieren y todos tenemos la experiencia que cuando hacemos algo nosotros mismos, lo aprendemos mejor que cuando alguien nos lo cuenta.
  • Recitar y comentar: Contarle a alguien el tema nos ayuda a aclarar conceptos, asimilarlos y ordenarlos. Discutir e intercambiar dudas con amigos y compañeros es indispensable. ¡ De modo que ha coger a la abuelita y a soltarle el tema !
  • Alimentación: Alimentos como el chocolate puro, las pasas y otros con relación con los flavonoles mejoran el desempeño cognitivo. Para los cafeteros, deciros que también parece incidir en la memoria, pero tomadlo con precaución y de forma equilibrada.

¿ Y a vosotros, qué trucos os resultan prácticos para mejorar vuestra memoria ? Dejádlos si queréis en los comentarios. ¡ Gracias !

¡ Ah, se me olvidaba, tener confianza, fe y tranquilidad en vuestro trabajo, quizá sea la mejor estrategia !