Este ejercicio es de narrativa. La única herramienta a disposición del alumno es la tipografía, es decir, el alfabeto en cualquiera de sus expresiones formales, letras, números y la contracaja completa.

María Gómez Girona utilizó una coma y la virgulilla de la ñ en sustitución de la “o” para realizar la representación visual del guiño.