Como actuar ante posible violencia de género

¿QUÉ HACER?

Si crees que tú o alguna persona de tu entorno puede estar sufriendo violencia de género

A los efectos de la Ley Orgánica 1/2004, es víctima de violencia de género la mujer que es objeto de cualquier acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad, ejercido sobre ella por parte de quien sea o haya sido su cónyuge o de quien esté o hayan estado ligado a ella por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

Detección de señales

Comportamientos que pueden ayudarte a entender que estás siendo objeto de maltrato o de violencia de género.

  • Controla habitualmente mi tiempo. Es celoso y posesivo
  • Me acusa de ser infiel y coquetear
  • Me desanima constantemente a salir o mantener relaciones con la familia o los amigos
  • No quiere que estudie o trabaje
  • Controla mis gastos y me obliga a rendir cuentas
  • Me humilla frente a los demás
  • Rompe y destruye objetos de valor sentimental
  • Me amenaza
  • Me fuerza a tener relaciones sexuales
  • Agrede a los animales de compañía
  • Me desautoriza delante de los hijos
  • Compite con los hijos por mi atención

AQUÍ TIENES UN TEST DE AUTO DETECCIÓN

El semáforo de la violencia de género

 

¿DÓNDE ACUDIR?

En la Universidad de Alicante informar a:

  • Unidad de Igualdad
  • Departamento de Seguridad 965.90.9656
Centros y teléfonos de ayuda y atención:
  • Centro mujer 24 horas
  • Emergencias 112
  • Atención víctimas 016
  • Policía 091
  • Centro 24 horas 900.58.08.08
    Información: Unidad de Igualdad UA

Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

La nueva Ley de Protección de Datos refuerza los derechos de los ciudadanos

La Ley facilita que los ciudadanos puedan ejercitar sus derechos al exigir, en particular, que los medios para hacerlo sean fácilmente accesibles. Además, se regula el modo en que debe informarse a las personas acerca del tratamiento de sus datos optándose, específicamente en el ámbito de internet, por un sistema de información por capas que permita al ciudadano conocer de forma clara y sencilla los aspectos más importantes del tratamiento, pudiendo acceder a los restantes a través de un enlace directo.

Se reconoce específicamente el derecho de acceso y, en su caso, de rectificación o supresión por parte de quienes tuvieran vinculación con personas fallecidas por razones familiares o de hecho y a sus herederos. La medida limita el ejercicio de estos derechos cuando el fallecido lo hubiera prohibido.

En cuanto a los menores, la Ley fija en 14 años la edad a partir de la cual se puede prestar consentimiento de manera autónoma. También se regula expresamente el derecho a solicitar la supresión de los datos facilitados a redes sociales u otros servicios de la sociedad de la información por el propio menor o por terceros durante su minoría de edad.

La Ley refuerza, las obligaciones del sistema educativo para garantizar la formación del alumnado en el uso seguro y adecuado de internet, incluyéndola de forma específica en los currículums académicos y exigiendo que el profesorado reciba una formación adecuada en esta materia.

El texto regula, asimismo, el derecho al olvido en redes sociales y servicios de la sociedad de la información equivalentes. Se exceptúa la supresión cuando los datos hubieran sido facilitados por terceros en el ejercicio de actividades personales o domésticas.

Por otra parte, la Agencia ha propuesto que se recogieran en la Ley los sistemas de denuncias internas anónimas, a través de los cuales puede ponerse en conocimiento de una entidad privada la comisión de actos o conductas que pudieran resultar contrarios a la normativa. Estos sistemas son imprescindibles para que las personas jurídicas puedan acreditar la diligencia necesaria para quedar exentas de responsabilidad penal. De este modo, la Ley dota a las empresas de un mecanismo que les permite conciliar su propio derecho con el derecho a la protección de datos de las personas.

Además, la Ley actualiza las garantías del derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo. Asimismo, refuerza las garantías del derecho a la intimidad en relación con el uso de dispositivos digitales puestos a disposición de los empleados, complementando la regulación del derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral, de los que deberán ser informados.

Otra novedad es la referida a la regulación de los sistemas de información crediticia (los conocidos como ficheros de morosos), que reducen de 6 a 5 años el periodo máximo de inclusión de las deudas y en los que se exige una cuantía mínima de 50 euros para la incorporación de las deudas a dichos sistemas. Con la anterior Ley, no existía una cantidad mínima.

Por último, se modifica la Ley de competencia desleal, regulando como prácticas agresivas las que tratan de suplantar la identidad de la Agencia o sus funciones y las relacionadas con el asesoramiento conocido como ‘adaptación a coste cero’ a fin de limitar asesoramientos de ínfima calidad a las empresas.

Fuente: Cuadernos de seguridad

Simulacro DESA 2018 en la UA

El día 27 de junio se realizó un simulacro en la zona del Aulario I, en el cuál una persona tirada en el suelo sufría una parada cardíaca. Los vigilantes de seguridad intentaron reanimarla realizando la RCP y colocando el Desfibrilador.

La Universidad dispone de al menos 8 desfibriladores en todo el campus, y cuenta con casi 50 trabajadores que poseen la formación del uso del Desa.

Es muy importante pedir ayuda rápidamente, llamar al número de emergencias 112 y a seguridad 965.90.9656 si el suceso es en el campus. 

Agradecer a Luis (la víctima) su disposición, sin él no hubiera sido posible realizar la práctica.

La Seguridad en el campus en época de exámenes.

Los servicios de seguridad se reorganizan en fechas de exámenes para reforzar la vigilancia noches y fines de semana.

Un coche del servicio de seguridad realizando labores de vigilancia en el campus de la UA ayer a mediodía.

Ahora que son ya fechas de exámenes, muchos alumnos de la Universidad de Alicante (UA) aprovechan las noches o los fines de semana para acudir a estudiar al campus. Y eso hace también que los servicios de seguridad se reorganicen de manera que se pueda prestar más atención a esos horarios no lectivos y en los que, durante la mayor parte del año, el campus está casi totalmente vacío. Este esfuerzo específico es muy bien acogido entre los estudiantes, que en general hacen una valoración muy buena del servicio de seguridad. 

Claudia Bascuñana e Isabel Delicado, estudiantes de Enfermería, consideran que la falta de luz acarrea cierta sensación de inseguridad. Sí valoran, no obstante, la presencia del servicio de seguridad, que hace constantes rondas en coche.

Una opinión prácticamente idéntica tiene Julieta Cepeda, estudiante de Turismo. A su lado, su compañero Pedro José Gómez asiente y señala que «siempre ves coches de seguridad patrullando, y en épocas de exámenes se nota que hay más vigilantes». El

La misma sensación tiene Luis Rico, alumno de Historia, quien destaca que «los coches de seguridad están pasando a cada momento», pero «debería haber más iluminación en el camino hacia la parada del tranvía y hacia el aparcamiento de la Facultad de Derecho». En todo caso, ni él ni ninguno de los demás estudiantes consultados han tenido nunca ningún problema.

El vicerrector señala que en el servicio de seguridad, en fechas de exámenes se hace una «redistribución de los puestos de trabajo», para poder tener un mayor dispositivo de medios y personal en las horas a las que suele haber una mayor presencia de estudiantes, y que las rondas de vigilancia en coche son «constantes» durante las 24 horas.

Fuente: Artículo publicado en el diario Información.

Actuación del servicio de seguridad en urgencias médicas

Actuación ante urgencias médicas.

El servicio de Seguridad de la UA atiende diariamente numerosas incidencias, entre ellas las urgencias médicas por accidente o por enfermedad. Se coordina junto con el servicio médico para los traslados y avisos al 112, si fuese necesario.

Esta mañana se recibe una llamada de la conserjería de Filosofía y Letras I, por una estudiante que parece tener un grave problema. Se activa el protocolo de seguridad, alertando al servicio médico, pero debido a la gravedad se solicita una ambulancia, la cuál llega al campus rápidamente.

La estudiante fue atendida en primer lugar por el médico de la UA, luego por el SAMU y posteriormente fue trasladada al hospital por otra ambulancia de Soporte Vital Básico.

 

Afortunadamente la estudiante se encuentra estable, agradeciendo la rapidez en la actuaciones, por parte de los vigilantes de seguridad.

¿Sabes algo sobre los secuestros virtuales?

TE CONTAMOS A QUÉ SE LA LLAMA SECUESTRO VIRTUAL

Se inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida al azar o previamente vigilada, habiendo estudiado sus movimientos, aprovechando viajes, ausencias, vacaciones, para informar sobre el supuesto secuestro de un familiar y exigiendo el pago de un rescate, generalmente pequeñas cantidades de dinero, bajo amenaza de matar al rehén si alguien llama a la Policía.

Suele presentarse en el entorno de personas que estén desplazadas o tengan familiares desplazados fuera del país de residencia, (sobre todo países Latino americanos y EE.UU.) pero también que se encuentren en territorio Nacional

La técnica más usada es:

 La Extorsión Telefónica: Consiste en amenazar a través de una llamada telefónica con secuestrar o dañar a algún pariente si no se deposita cierta cantidad de dinero en una cuenta de banco o también el pago en mano. El extorsionador puede fingir ser miembro de alguna corporación policíaca o grupo delictivo.

Los supuestos secuestradores realizan llamadas generalmente por la tarde, –entre las 16:00 y las 23:00 horas–, desde teléfonos ocultos, llamadas anónimas o con el prefijo 0056 (Chile), e intentando desde el primer momento intimidar a la víctima para que les facilite más información sobre el supuesto familiar secuestrado y hacer más creíble la situación.

El objetivo es que, ante frases como «mamá, estoy secuestrado» o «me quieren matar», la víctima no pueda colgar para comprobar la veracidad de los hechos y pague el rescate que oscila entre los 1.000 y 10.000 euros.

Los delincuentes, para aumentar la angustia de la familia, fingen la voz de la persona que dicen tener secuestrada, sus gritos de auxilio, etc., solicitando el rescate para su liberación a través de empresas de envío de dinero.

CONSEJOS ANTE UNA SITUACIÓN DE ESTE TIPO:

  1. Mantener en todo momento la calma y serenidad.
  2. Precaución con llamadas entrantes con prefijos desconocidos o numeración oculta.
  3. Si se detecta que la llamada es sospechosa, escuchar y dejar hablar al interlocutor, grabando la conversación si es posible.
  4. No facilitar nunca ningún dato del familiar supuestamente retenido. Más bien todo lo contrario, preguntar al que intenta extorsionarle para que sea él el que comente alguna característica del «secuestrado» como sus rasgos físicos, etc. No dar otros datos personales ni de ubicación o de contacto.
  5. Desde el inicio, intentar mediante otra vía de comunicación, contactar con la supuesta víctima para verificar la autenticidad de la llamada.
  6. No publicar datos trascendentales en las Redes Sociales, así como vacaciones, destinos, rutas, fechas, ausencias el domicilio…
  7. No efectuar pagos sin informar a la policía o guardia civil.
  8. Ante la sospecha de fraude o extorsión, cortar la comunicación. Posiblemente los delincuentes desistirán y buscarán otra posible víctima.
  9. Eliminar el servicio de Geolocalización del teléfono móvil al publicar en RRSS y evitar encuestas en las que se pregunte por datos personales. Estos datos pueden ser utilizados por los criminales para hacernos creer que se trata de un secuestro real.

Denunciar inmediatamente los hechos ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y advertir a familiares y amigos.