Principios fundamentales del Aikido de Kumano

Nuestra escuela es especial.

Es muy pequeña y muy grande a la vez.

Es pequeña porque somos pocos, hasta el punto de estar en peligro de extinción.

Es grande porque la dirigió el más grande: Michio Hikitsuchi Sensei, 10º Dan otorgado por O Sensei.

Hikitsuchi nos dejó en 2004 y Anno Motomichi Sensei quedó al mando de la escuela. Anno Sensei es, en mi opinión, el maestro que más se acerca actualmente —salvando las distancias— a O Sensei.

Ésa es, precisamente, la gran diferencia del Aikido de Kumano: la constante referencia a Morihei Ueshiba. Todos los principios de nuestro Aikido se reducen a uno: sigue los pasos del Fundador.

¿Cómo podemos hacerlo si ya no está?

Podemos leerle, ver sus vídeos y escuchar lo que nos cuentan los pocos que quedan que le conocieron en persona. Podemos intentar reconstruir su camino, aunque nunca lleguemos a donde él llegó.

Si le hacemos caso a O Sensei tenemos que cumplir con 3 normas elementales:

  1. Controlar la agresión y no al agresor: nada contra el compañero; todos somos miembros de una misma gran familia.
  2. Desarrollar la fuerza atractiva para poder guiar al compañero hacia una situación donde nadie salga herido.
  3. Reconducir el conflicto y buscar la reconciliación; que caiga un enemigo y se levante un amigo: le podíamos haber hecho mucho daño pero hemos optado por la vía de la paz y del amor.

Si trabajamos de esta manera cambiaremos el Budo por el Shin Budo, el Budo divino, el Budo de la Paz.

¿Qué herramientas tenemos para trabajar estos principios fundamentales?

  1. Shisen Tai: adoptar una postura natural, sin guardias; no aceptamos el conflicto, no nos presentamos en actitud guerrera esperando el ataque y no retamos al compañero;
  2. sin mirar a los ojos: si no aceptamos el conflicto tenemos que actuar como si no existiera, sin mirar directamente, sin provocar la furia del ataque y justo antes de que éste se produzca
  3. empezar primero: robamos la iniciativa para poder controlar la situación y que nadie se lastime;

Todo esto se debe producir sin exponernos, trabajando sin aberturas. Si practicamos sin ese cuidado nos exponemos a caer en el conflicto, recibir un golpe y estropearlo todo.

¿Qué debemos cuidar durante la práctica para que esto suceda?

  1. La postura: no sólo se trata de mantenerse erguido sino de la postura mental;
  2. Cuerpo suave:
  3. Fluidez:
  4. Armonía:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *