Yo, también soy INIESTA

Yo soy Iniesta cuando pienso en lo mal que lo tuvo que pasar durante la crisis personal que afrontó no hace muchos años, cuando pienso en cómo una persona de éxito profesional y personal como el suyo, pudo haber sufrido tanto para caer en una profunda desesperanza, en cómo una persona como yo puede haber caído en una profunda desilusión como él.

pizarra estrategia fútbol

Mi querido ídolo cosechó los más grandes éxitos que un fan futbolero pueda imaginar, Ligas, Champions, Eurocopas, Mundiales, etc. de todo y aunque no le dieran el Balón de Oro, más de uno de los que recibió Messi fueron gracias a él, a su magia, a sus pases endiablados, a sus regates imposibles, a su pasión por el equipo, a vaciarse en cada partido.

Porque él fue como el aire que la estrella más brillante del universo necesitaba para brillar inmensa y por tanto tiempo. Y quizá, el tiempo se encargó de hacer brillar a uno y de quemar al mismo tiempo al otro, estar tan cerca de las estrellas y no quemarse es casi imposible.

Y pienso, darlo todo a los demás y consumirse a la vez, es uno. Dar, dar y dar, sin recibir nada a cambio. ¿ Es posible ? Puede que esta no sea la pregunta pero, al final, uno se consume, no encuentra la energía propia que le haga también brillar y se encoge y se agota y se apaga.

Puede que el éxito no evite que un día te rompas y te hagas añicos.

Quizá por mucho que estés preparado, como él, no evita que un día te rompas. La preparación puede que evite que la caída sea inmediata, es posible que la caída no sea desde tan alto, pero inevitablemente algún día caes.

Y te dicen que es una experiencia de la vida,que  hay que mirar hacia delante, hay que aprender de todo y patatín y patatán …

Pero, caes. ¿ Y quién te evita la angustia, la desesperanza, la tristeza, la desilusión que hacen que sientas que en cualquier momento te va a caer encima la espada de Damocles ? Nadie.

¿ Quién o qué te hizo retomar la ilusión, Andrés ? ¡ Dímelo por favor !

 

¿ Disfrutar de pequeñas cosas sin prisas, sin agobios, sin exigencias, sin la espada de Damocles que juzgue todas tus acciones en el trabajo, en los estudios, en casa, con los amigos, con todo el mundo que te saluda por la calle ?¿ Acaso fue dedicarte tiempo a ti mismo primero ?¿ Cuidarte ?

Quiero pensar que sí, que la vida no consiste sólo en vaciarse por los demás, sino también y primero por uno mismo para poder ser feliz y regalar felicidad. Respetarse y amarse para poder amar.

Con cariño y respeto,

Gracias Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.