Categories

Carlos I

 

Carlos I (1500-1558). Rey de la Monarquía Hispana. Primer monarca de la casa de Habsburgo, accedió al trono en 1516 juntando una enorme herencia: de su madre recibió la Corona de Castilla y las Indias; de su abuelo materno, la de Aragón con sus dominios de Cerdeña, Sicilia y Nápoles; de su padre parte de las posesiones de la Casa de Borgoña (Países Bajos y Franco Condado); y de su abuelo paterno, el ducado de Austria y la posibilidad de ceñir la corona del Imperio. 

Fue un monarca itinerante que pasó más tiempo fuera de España que en ella, dejando su gobierno a secretarios y a su esposa María de Portugal en calidad de regente. Pese a dificultades como el conflicto comunero, consideró que Castilla era el eje de sus reinos y transmitió esa idea a su hijo Felipe II. Fue elegido emperador en 1519 con el nombre de Carlos V, gracias a un cuantioso préstamo concedido por el banquero alemán Jacobo Fugger que le permitió pujar más alto que los reyes de Francia e Inglaterra en la compra de los nobles y obispos con derecho a voto. 

Dicha elección condicionó su política exterior: el título imperial obligaba a defender la Cristiandad de sus enemigos exteriores, lo que le enfrascó en sucesivas guerras con los turcos, e interiores, enfrentándolo a los protestantes. Asimismo, heredó de los Reyes Católicos el conflicto con Francia, basado en la pugna por la supremacía en Italia y el intento de recuperar el ducado de Borgoña, perteneciente a sus antepasados, y que lo franceses se habían anexionado en 1477. El balance de los sucesivos combates, sancionado por la paz de Cambrai y otras posteriores, fue desfavorable para Francia pese a su alianza con turcos y protestantes. Aunque fue el monarca más poderoso de su tiempo, no logró culminar de forma exitosa todos los retos pendientes: su conflicto con los turcos quedó en tablas; tuvo que aceptar el avance del protestantismo en Alemania; y, pese a sus éxitos, no logró doblegar a Francia, un reino más rico y poblado que la monarquía hispana. 

Parte de ese fracaso se debió a una política con multitud de frentes y con grandes necesidades financieras derivadas del pago a ejércitos constituidos mayoritariamente por mercenarios. Carlos I recurrió a los ingresos proporcionados por sus territorios más ricos: los Países Bajos y, sobre todo, Castilla, donde los monarcas tenían menos límites a la hora de extraer recursos del reino; al tesoro americano; y, sobre todo,  a los préstamos que elevaron el volumen de la deuda y condujeron a su Hacienda a la bancarrota. 

Carlos I estuvo a caballo entre la Edad Media y el Renacimiento; mantuvo la idea imperial y actuó como un guerrero; por otra parte, se vio muy influido por el erasmismo, si bien los avances protestantes enfriaron su tolerancia. Abdicó en 1556 dividiendo sus territorios entre su hijo Felipe II y su hermano Fernando I, al que dejó Austria y el título imperial, a fin de hacer más gobernable su herencia. Tras esto, se retiró al monasterio extremeño de Yuste, donde permaneció hasta su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.