Google Chrome disponible para iOS

Buena noticia para los usuarios de iPad o iPhone: Chrome, a la conquista de iPhone y iPad. El navegador de Google ya está disponible para la plataforma móvil de Apple.

Por ahora tiene  un problema importante: Chrome es bastante más lento que Safari a la hoja de ejecutar código JavaScript. Y ya se sabe, hoy en día, cualquier aplicación web hace un uso extenso de JavaScript para proporcionar una experiencia de usuario de primera categoría.

¿Y por qué es más lento Chrome que Safari? Muy sencillo: PORQUE APPLE HACE TRAMPA. Así de simple, en el artículo The Problem With Chrome For iOS nos lo explican y nos lo demuestran.

Debido a las severas restricciones que impone Apple, su navegador Safari puede hacer uso del último motor de JavaScript que incorpora numerosas mejoras, pero el resto de fabricantes deben usar el motor por defecto que es mucho más lento. Además, un fabricante no puede hacer uso de su propio motor, se tiene que limitar al que le proporciona Apple. ¡Viva Apple!

Por cierto, Apple tampoco permite cambiar el navegador por defecto del sistema: siempre se abre Safari cuando se pulsa en un enlace en cualquier aplicación. Como no lleve cuidado, se le puede caer el pelo, como se le cayó y se le sigue cayendo a Microsoft por sus prácticas monopolísticas: Europa confirma la tercera multa de la Comisión a Microsoft.

La guerra de los navegadores

A finales de los años noventa se vivió la primera guerra de los navegadores, de la que salió como flamante vencedor Microsoft Internet Explorer. Como consecuencia de esa victoria, se vivieron años oscuros en el desarrollo web, durante los cuales Internet Explorer 6 “campó a sus anchas” y produjo muchas noches sin dormir en millones de desarrolladores web.

En el año 2004 comenzó la segunda guerra de los navegadores, al aparecer Mozilla Firefox. Aunque nunca llegó a desbancar a Internet Explorer, Firefox fue y sigue siendo un duro competidor que suele triunfar entre los que saben de que va todo esto.

En el año 2008 apareció Google Chrome, y ahí se inició la segunda fase de la segunda guerra de los navegadores (esto ya parece “La guerra de las galaxias”). La guerra ha sido cruel, los atacantes han puesto en clara evidencia a Internet Explorer, y finalmente parece que 2012 será el año que Google Chrome someta a Internet Explorer.

En la empresa monetate han realizado una graciosa infografía en la que resumen “las guerras de los navegadores”:

Monetate Marketing Infographics

La opción “Do Not Track” cabrea a los anunciantes online

En el artículo Ad Men and Browser Geeks Collide Over Web Protocols nos cuentan que los anunciantes online se están cabreando un poco ante la nueva opción que incorporarán las próximas versiones de los navegadores: Do Not Track (DNT). Esta es una opción que permitirá a los usuarios informar a los sitios web que no quieren que su actividad sea rastreada.

Para que está opción funcione, los sitios web deben de soportarla. Por ejemplo, en la página web Twitter Supports “Do Not Track” nos explican que Twitter soporta esta opción y además nos explican como activarla en diferentes navegadores.

En la página Do Not Track Test Page se muestra una comparativa de soporte de esta característica en los navegadores más populares. Curiosamente parece que por ahora Google Chrome no lo soporta. Seguramente será porque buena parte del negocio de Google se sustenta en su modelo de anuncios online AdWords.

¿Será esto el inicio de una nueva revolución? Cuando Mozilla Firefox incorporó la opción de bloquear las ventanas emergentes por defecto (pop-ups), fue una auténtica revolución, los anunciantes atacaron ferozmente a Mozilla, pero al final el resto de navegadores acabaron copiándolo y hoy en día las ventanas emergentes prácticamente han desaparecido.

Por último, en la página Do Not Track podemos encontrar el borrador de la especificación, formas de configurar los servidores, extensiones para navegadores, etc.

Crea tu página web en 1 minuto

O ya puestos en 0 minutos, ¿por qué perder ni un solo minuto?

Esto que puede parecer ridículo, no es tan ridículo, es real, hay empresas, como 1&1 que ofrecen servicios de “crea tu página web en 5 minutos”. Este tipo de afirmaciones pueden causar, seguro que lo causan, un gran efecto negativo, ya que mucha gente puede pensar cosas como “hacer una página web es fácil y yo no necesito a un desarrollador web para montar mi negocio online”. Pues si estás enfermo, tampoco necesitas ir al médico, pregúntale a la vecina, que seguro que ella te recomienda lo que está tomando, confía en ella, no lo dudes.

Al empresario, autónomo o particular que se crea que es posible tener una presencia online en condiciones en 5 minutos, o que contrate el desarrollo de un sitio web por 300€ le digo una cosa: tienes lo que has pagado, o mejor dicho, tienes lo que te mereces. Si luego no obtienes ningún resultado, ya sabes, vete a reclamar al maestro armero.

Por cierto, 1&1 nos dice “Personaliza tu web tu mismo directamente online, en cualquier momento y desdecualquier lugar”, pero no debe ser tan fácil personalizar y modificar las páginas web con su sistema, porque el desdecualquier todo junto lleva tiempo que no lo arreglan:

Y el “Sin descargar ningún software y sin conocimientos de programación” me ha llegado al alma: para hacer una página web no hace falta ningún software especial, el muy simple “Bloc de notas” de Windows  es suficiente, y escribir HTML y CSS no es programar.

Pero también hay cursos, como la jornada Cómo diseñar/crear una página web en 15 minutos. WWW, dominios, hosting, blog, FTP que pueden transmitir la misma idea. Afortunadamente el curso no dura 15 minutos, sino 3 horas, porque si fueran sólo 15 minutos, sería un auténtico milagro. Ojo, que me parecen positivos estos cursos, hay que acercar a todo el mundo la Web, más vale tener una página web hecha por uno mismo que no tener nada, pero otra vez, la gente se puede quedar con la sensación de que lo puede hacer toda ella o con la sensación de que los desarrolladores web cobran muy caro por algo que es muy fácil de hacer. Por ejemplo, en este curso aparece en los objetivos “¿Estás cansado de depender de los demás?”. Peligro, peligro.

 

¿Pensando en el usuario o buscando protagonismo?

En la Universidad de Alicante han desarrollado un simulador que calcula el incremento real de las tasas de matrícula. Como los alumnos y sus familias están muy preocupados por este incremento, le han dado mucho protagonismo y lo han publicado como noticia importante en la página principal del sitio web de la Universidad:

La página principal del simulador es esta:

¿Qué es lo importante, el DTIC o el simulador? El logo del DTIC bien grande, “ande o no ande”. ¿Qué espera la gente encontrar cuando navega a esta página? ¿Por qué me haces tener que pulsar en otro enlace?

En realidad, el incremento real que se promete calcular este simulador, no es tan real, y en la letra pequeña del simulador podemos leer:

Todos los cálculos son estimados en funcion de la diferente información que vamos recopilando. Por el momento no hay datos reales, solo información dispersa, ejemplos y declaración de intenciones.

¿En qué quedamos? ¿Incremento real o estimado? Esta gente del DTIC me confude.

Análisis de un diseño adaptable

Un diseño web adaptable (en inglés, responsive web design) es aquel que se ha creado teniendo presente la posible visualización de una página web en diferentes dispositivos con diferentes tamaños y resoluciones de pantalla, con el fin de lograr la mejor experiencia en cada uno de ellos.

Aunque supone un esfuerzo adicional a la hora de desarrollar un sitio web, yo lo intento utilizar desde hace tiempo en mis sitios web (por ejemplo, Introducción a la accesibilidad web o HTML5 y CSS3 – El futuro de la programación web) y se lo recomiendo a todo el mundo.

Acabo de leer el artículo A Responsive Design Case Study, en el que se realiza un análisis de las decisiones tomadas para realizar un diseño web adaptable.

El artículo empieza con el problema actual: diseñar un sitio web para que se vea bien en pantallas desde 3,5” hasta 30” supone todo un desafío. El artículo nos presenta un sitio web, Passenger Focus, en el que se ha hecho frente a este desafío. Para comprobarlo, no tenemos más que navegar a ese sitio web y cambiar el tamaño de la ventana del navegador. Podremos comprobar que el sitio web no tiene un único diseño, sino varios, aunque con muchos elementos en común.

Por ejemplo, así se ve a 1366 píxeles de ancho:

Y así a un tamaño intermedio de 733 píxeles:

Y por último, a un tamaño más pequeño de 573 píxeles:

Interesante, ¿verdad?

Pues hay más cosas interesantes en el artículo. Por ejemplo, en esta web han desarrollado una guía de estilo, en la que se define el estilo de los encabezados, las listas, etc. ¿Hay que crear una página nueva? No pasa nada, se consulta la lista y ya se sabe lo que se tiene que hacer.

Otra curiosidad del artículo: cómo ejecutar Internet Explorer 7, 8 y 9 en Mac mediante una máquina virtual y de forma gratuita.

Y la última, Opera Mobile Emulator.

Y recordad, para que un diseño adaptable funcione correctamente en los dispositivos móviles, hay que añadir esto en el <head>:

<meta name="viewport" content="width=device-width, initial-scale=1, minimum-scale=1">

¿Qué es un informático?

Últimamente he leído muchos artículos sobre la informática y la programación, sobre el estudio de la informática, sobre la profesión de la informática, y sobre el empleo de la informática:

Ahora he leído el artículo publicado en el periódico El País Los informáticos no entienden de paro y una reflexión sobre dicho artículo en Informática, la profesión sin paro… pero, ¿a qué precio? Además, se ha convocado una manifestación de informáticos para el 30 de junio, para denunciar los despidos masivos que se están produciendo en empresas de renombre del sector informático.

Y yo me pregunto, ¿qué es un informático y para qué sirve un informático?

La profesión de informático tiene un mal endémico, al menos en España: el intrusismo. Pero para hablar de intrusismo, habría que definir primero qué es y qué no es un informático. Pero antes, recordemos qué es el intrusismo.

Si le preguntamos al diccionario de la Real Academia Española (RAE), nos dice que intrusismo es “ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito”. Y aquí ya empiezan los problemas, como veremos en breve, ya que los poderes públicos no han hecho mucho por proteger la carrera y la profesión del informático. Por tanto, siendo justos, y ajustándonos a la definición del RAE, no podríamos hablar de intrusismo en la informática, porque si no hay regulación, no hay autorización para ello, no puede existir el intrusismo.

¿Qué es un informático? Si le preguntamos otra vez al RAE, nos dice que informático se aplica a la persona “que trabaja o investiga en informática”. Sin embargo, el mismo diccionario nos dice que un abogado es  un “licenciado o doctor en derecho que ejerce profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos o el asesoramiento y consejo jurídico”. Y un médico es la “persona legalmente autorizada para profesar y ejercer la medicina”.

¿Está definido igual un informático, un abogado y un médico? Claramente, no. En un abogado nos dicen que tiene que ser “licenciado o doctor en derecho”, y en un médico nos dicen que “tiene que estar legalmente autorizado para profesar y ejercer la medicina”. Mientras que un informático es simplemente alguien que trabaja en informática, pero ni necesita tener una titulación específica ni está respaldado legalmente para ejercer su profesión. Y esto que podría parecer simplemente una mala definición del RAE, es en realidad mucho más profundo, tanto que en la administración pública lo normal es que para el puesto que debería asumir un ingeniero informático (por ejemplo, analista/programador), no se exija una titulación específica en la materia, sino una titulación genérica como diplomado, licenciado o ingeniero en lo que sea.

Pero volvamos a la definición del RAE: persona “que trabaja o investiga en informática”.

¿Y qué es la informática? Otra vez, según el RAE, informática es  el “conjunto de conocimientos científicos y técnicas que hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de ordenadores”. Por tanto, trabajar en informática es básicamente trabajar con información y con ordenadores, y, por tanto, cualquiera que trabaje con un editor de textos o con una hoja de cálculo, o simplemente con un conjunto de ficheros almacenados en un ordenador, ya se podría llamar a sí mismo informático.

Y, desgraciadamente, así es, o por lo menos es lo que yo percibo en España. Cualquiera que sepa montar un ordenador, configurar una impresora, cambiar el tóner o el cartucho de tinta de la impresora, instalar un sistema operativo, darle formato a un documento o, si queremos llegar un poco más lejos, crear una página web, se considera y es considerado por los demás como un informático. Y puede ser que lo sea, porque habrá que ponerle un nombre a la persona que sepa hacer y se encargue de hacer todo eso, pero un INGENIERO INFORMÁTICO, en mayúsculas, no es la persona. Y no es cuestión de elitismo, de ser clasista o de ser señoritos, que seguro que muchos se agarrarán a eso para criticarme por poner INGENIERO INFORMÁTICO en mayúsculas. Es simplemente cuestión de conocimientos y de lo que puede y debe hacer cada uno.

Un INGENIERO INFORMÁTICO no está para montar ordenadores, aunque puede ser que le guste y puede ser que en alguna asignatura de la carrera se le enseñe para que conozca un ordenador por dentro. Y tampoco está para que te aconseje cuando te vayas a comprar tu próximo ordenador. Pero un INGENIERO INFORMÁTICO sí que te puede establecer los requisitos que deben cumplir los ordenadores de tu sistema informático para que todo funcione sin problemas.

Un INGENIERO INFORMÁTICO no está para configurar una impresora o para cambiarle el tóner o el cartucho de tinta, ni tiene que saber hacerlo mejor que cualquier otro, ya que no se le ha enseñado a hacerlo, aunque seguramente lo sabrá hacer muy bien porque se lo habrán pedido mil veces. Pero un INGENIERO INFORMÁTICO sí que te puede desarrollar un controlador para que tu impresora pueda funcionar en tu ordenador.

Un INGENIERO INFORMÁTICO no está para instalar un sistema operativo, un INGENIERO INFORMÁTICO te puede desarrollar un sistema operativo. Pero eso sí, no le pidas milagros, no le pidas que en un mes te desarrolle un sistema operativo igual que otros sistemas operativos que llevan más de 20 años de desarrollo.

Un INGENIERO INFORMÁTICO no está para darle formato a un documento, eso lo debería saber hacer cualquiera que trabaje con un ordenador y un editor de textos. Pero un INGENIERO INFORMÁTICO sí que te puede desarrollar un conversor de documentos para transformar un documento de un formato a otro.

Un INGENIERO INFORMÁTICO no está para crear una página web, escribir HTML o CSS no es programar, que se entere todo el mundo de una vez por todas. Pero un INGENIERO INFORMÁTICO sí que te puede desarrollar una aplicación web para que tus clientes tengan acceso desde sus casas al sistema de información de tu empresa.

Y por supuesto, un INGENIERO INFORMÁTICO no está para llevarle el café a nadie. Y encima, gratis.

No he definido qué es un informático, así que la pregunta sigue abierta. Pero lo que sí que he definido es lo que no es.

Quizás otro día, escribiré sobre más cosas que sí que puede y debe hacer un INGENIERO INFORMÁTICO. Pero eso será otro día.

NOTA: esta es mi opinión personal y no representa de ninguna forma la opinión de nadie más de la Universidad de Alicante ni de la propia Universidad.