La web de Iberia, colapsada

En el artículo Iberia suspende la subasta de vuelos a Nueva York por el colapso de la web podemos leer que Iberia ha tenido que suspender una campaña de marketing porque se le ha colapsado la web.

Esperemos que con los aviones y los vuelos no tengan la misma falta de previsión…

Recordemos que Iberia suele tener problemas con los correos que envía:

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/yreX6y2HY_4″ width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

[kml_flashembed movie=”http://www.youtube.com/v/p8ocA_yiW-U” width=”560″ height=”315″ wmode=”transparent” /]

El botón de los 300 millones de dólares

En The $300 Million Button se cuenta la historia de una tienda online que logró aumentar sus ventas al simplificar el proceso de finalización de una compra.

Inicialmente, el usuario tenía que estar registrado para finalizar una compra. Muchos usuarios llenaban su carrito de la compra con productos, pero al llegar al proceso de finalización, no lo terminaban. En un estudio se descubrió la razón: muchos usuarios no querían registrarse y muchos usuarios no recordaban si se habían registrado, por lo que perdían mucho tiempo intentando recuperar su contraseña y al final desistía. Al añadir una opción para comprar sin registrarse, las ventas aumentaron considerablemente.

En The Back Story for the $300 Million Button se explican más cosas sobre esta historia.

Los programadores son como los arquitectos

We’re programmers. Programmers are, in their hearts, architects, and the first thing they want to do when they get to a site is to bulldoze the place flat and build something grand. We’re not excited by incremental renovation: tinkering, improving, planting flower beds.

Traducción:

Somos programadores. Los programadores son, en su corazón, arquitectos, y lo primero que quieren hacer cuando llegan a un sitio es demoler el lugar, dejarlo plano y construir algo grande. No nos entusiasma la mejora gradual: retoques, mejoras, la plantación de flores.

Joel Spolsky, Things You Should Never Do, Part I

Pequeños detalles

Acabo de descubrir un sitio web que es una joya: Little Big Details, Pequeños grandes detalles.

Es un sitio web sencillo, pero con una idea genial: mostrar pequeños detalles de algunos sitios web que marcan una gran diferencia en su diseño o funcionamiento. Algunos “detalles” son realmente útiles, mientras que otros son tonterías graciosas.

Como muestra, dejo tres que me han gustado bastante, pero hay muchos más:

1. Facebook – When you type in the correct password with a slightly incorrect username, it will prompt you with the correct username and ask you to retype the password.

En realidad, esto no lo veo como algo positivo, sino como algo negativo, puede ser un problema de seguridad.

 

2. Asana – Offers an alternative text-only how-to instead of just the video.

Muy bueno, para mejorar la accesibilidad de los vídeos.

 

3. Amsterdam Museum shows today’s opening times at the top of each page.

Muy bueno, algo muy simple, pero que ayudará a muchos usuarios a no tener que buscar la información.

Compilador de JavaScript

No es realmente un compilador de código en el sentido normal, pero sí que se puede considerar un compilador porque compila, junta diferentes fragmentos de código y transforma de JavaScript a JavaScript mejorado.

Google Closure Compiler es una herramienta que ayuda a optimizar y encontrar errores en el código JavaScript.

¿Qué hace? En el artículo Using Google’s Closure to Compile and Verify your JavaScript nos lo explican:

  • Junta diferentes ficheros de JavaScript en uno solo.
  • Elimina contenido innecesario para la ejecución, como los comentarios.
  • Detecta código inútil que no se usa.
  • Detecta código que contiene errores.

El intercambio de tareas es perjudicial para el trabajo

El artículo Human Task Switches Considered Harmful explica algo que es clave para la programación:

The trick here is that when you manage programmers, specifically, task switches take a really, really, really long time. That’s because programming is the kind of task where you have to keep a lot of things in your head at once. The more things you remember at once, the more productive you are at programming. A programmer coding at full throttle is keeping zillions of things in their head at once: everything from names of variables, data structures, important APIs, the names of utility functions that they wrote and call a lot, even the name of the subdirectory where they store their source code. If you send that programmer to Crete for a three week vacation, they will forget it all. The human brain seems to move it out of short-term RAM and swaps it out onto a backup tape where it takes forever to retrieve.

Y la conclusión:

In fact, the real lesson from all this is that you should never let people work on more than one thing at once. Make sure they know what it is. Good managers see their responsibility as removing obstacles so that people can focus on one thing and really get it done. When emergencies come up, think about whether you can handle it yourself before you delegate it to a programmer who is deeply submersed in a project.

Brutal, ¿verdad?