Tag Archives: técnicas

Crónica del curso de Ishimoto Sensei en Mallorca

Hay momentos en la vida que te marcan; hay un antes y un después de estos instantes: el primer beso, la boda, el nacimiento de un hijo… Se recuerdan, se rememoran y se cuentan de manera insistente cuando ya somos viejos y nuestra hora está más cerca. Yo tengo que añadir este curso a la lista.

Seguramente mi mujer no entendería lo que voy a escribir —por suerte no me lee— pero el Aikido ya es parte importante de mi vida, hasta el punto que ya no hay marcha atrás, salvo lesión que me impida entrenar (y ni eso, pues puedes hacer Aikido con cualquiera que te plantee un problema, una confrontación o que te quiera hacer una jugarreta en el trabajo) o algún problema familiar grave. Por lo tanto no es de extrañar que alguno de las historias vividas haciendo Aikido se deslicen en esa lista de momentos mágicos en la vida de uno.

Bien, hace apenas una semana que he vuelto del curso de Ishimoto Sensei (8º Dan) en Palma de Mallorca, y os voy a ser sincero: no es lo más impresionante que he visto (ese honor es para Anno Sensei) pero este gran Sensei es el que más impresión me ha causado. Sin duda en el Kumano Juku Dojo se guarda la esencia del Aikido de O Sensei.

Intentaré explicarme: Ishimoto sabe llegarte, conecta contigo; bromea, golpea, pide perdón cuando te alcanza… te hunde en el tatami sin contemplaciones, con potencia pero sin fuerza bruta (no puede, es muy bajito y delgado, además de tener 66 años), y no sientes en ningún momento agresividad ni animadversión. Como el mismo explicaba, se trata de vaciar la mente (MU) y centrarse tan sólo en tirar al compañero, en la técnica que vas a hacer. Es eléctrico, fulgurante y enérgico. Su lenguaje corporal, simplemente fantástico: verle hablar y gesticular ya vale lo que has pagado. Te deja descansar mientras te cuenta una anécdota vivida en primera persona con O Sensei, con lo que el ritmo del curso se hace más llevadero (he estado en algunos en los que el cansancio no te permitía disfrutar, y en éste he disfrutado como nunca).

Recuerdo que tras la explicación del concepto MU, y de la demostración del principio a base de varios Jiju Waza impresionantes, tuve mi primer momento zen: sábado al mediodía, acaba la sesión matinal y me dispongo a cumplir con el ritual del plegado de la hakama. Pero algo cambia. De repente, como en las películas americanas de deportes, dejo de oir el bullicio y los comentarios de los compañeros que me rodean, y noto que tan sólo existo yo y la hakama. Recuerdo que canturreaba algo para mis adentros, una melodía inventada —quizás recordada de una vida pasada— y que por  vez primera los pliegues me obedecían, y no tenía que esforzarme por recordar el orden de los nudos de las cintas. Creo que no volveré a plegarla tan bien en mi vida. Sucedió poco después de hacernos esta foto y de transmitirle (gracias a Fuku Sensei) un mensaje de Charly Sensei:

Photobucket

También consiguió (porque sin duda, el mérito es suyo, consigue conectar la energía de todos los presentes a la suya) que un servidor, por primera vez, consiguiera acompañar luna técnica con la respiración y el sonido de forma natural. Quizás tenga que ver con MAKOTO (sinceridad): Ishimoto Sensei lo repitió varias veces, tenemos que ser sinceros, y nuestro Aikido también. Realmente me hizo sentir como un hijo o un hermano pequeño, te corrije con cariño, te anima y luego te da un consejo. También hizo hincapié en AI (unión), en acercar todos los dojos que practican Aikido, especialmente los que seguimos a O Sensei a través de Hikitsuchi Sensei. Bien, esto ya es más difícil, porque somos humanos y nuestros egos todavía son musculosos, creo que nos hace falta entrenar más.

Pero donde hay Aikido hay esperanza: si os fijáis en la siguiente foto, está Gérard Blaize y algunos de sus alumnos, de modo que puede que falte menos para que haya cierta armonía entre los grupos que siguen a Hikitsuchi en España. A mí me habría gustado que el curso hubiese tenido tanto público como el de Anno Sensei, y que hubieran venido de más sitios de España a sentir con nosotros este Budo que contagia Ishimoto. Pero por otro lado me he aprovechado y he recibido muchas más correcciones que en un curso de 100 personas.

Photobucket

Polémicas aparte, también estoy muy agradecido de haber conocido a Togawa Sensei (6º Dan), que está justo a la derecha de G. Blaize, con esa sonrisa de la que hizo gala en todo momento (menudo crack). Su manejo del bokken es espeluznante, seguramente superior al del mismísimo Ishimoto. Su suburi es el más potente y relajado que he visto, se puso en un aparte con Xisco y Mateo y nos dejó a todos boquiabiertos, golpeando a otro boken con una potencia bestial (a Fuku se le cayó al suelo, no se lo esperaba), con unos gestos muy sutiles de cuello y cadera al golpear. Sin duda tenemos mucho que aprender. Togawa Sensei es tierra, roca pura, mientras que Ishimoto Sensei es fuego, y Anno Sensei, agua.

Me fui con la impresión de que a algunos de los alumnos de Diego, acostumbrados a la sutilidad de Anno Sensei, les sorprendió la contundencia de Ishimoto, el énfasis en el atemi, el puño cerrado en el iriminage, la garra de la muerte y los dedos en los ojos… a mí me dio la sensación de volver a mis principios, pues ver a Ishimoto es como ver una versión (mejorada, claro está) de Charly Sensei, mi primer maestro. Ahora entiendo de dónde salen tantas cosas que nos enseñó, realmente no se las inventó ni las deformó para su mayor gloria, como hacen otros maestros. El camino que nos mostró, tras difuminarse durante la época de su marcha a Vietnam, vuelve a verse claro y perfectamente dibujado. Además tenemos la suerte de poder enriquecerlo con ese agua que nos aporta Anno Sensei desde la distancia y con la supervisión de Diego Sensei.

Conclusión: viví un curso emocionante pero curiosamente lo sentí con calma, con naturalidad (¿tendrá también esa acepción MAKOTO?), con energía, vitalidad y cercanía. Cuando soltó la broma de que había recibido un mail de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei desde el cielo casi nos morimos de la risa, o cuando el sábado por la mañana nos preparábamos para hacer Sho-chiku-bai no ken y dijo que nos pusiéramos casco que había bebido mucho sake; las anécdotas de O Sensei (en futuras entradas) también fueron muy buenas.

También fue muy interesante ver el examen que hizo, según él al más puro estilo Kumano Juku Dojo (yo creía que no hacían exámenes, por lo que me han contado Charly y Diego), en el que Ishimoto iba pidiendo técnicas concretas (en esta ocasión en Suwari Waza, Hanmi Handachi Waza, Tachi Waza y Ushiro Waza). Luego pidió un Jiju Waza y ver cómo hacía de uke para Togawa Sensei. Como era un examen de 4º Dan, también se le pidió al candidato que hablara sobre el Aikido.

Buenol lo dejo aquí, quizás vuelva a escribir algo más sobre el curso más adelante.

CHIN PUN (Fin en japonés)


AGRADECIMIENTOS:

Diego Sensei: no tengo palabras para agradecerle que haya traído a estos dos grandes maestros de Shingu, discípulos directos de O Sensei y de Hikitsuchi Sensei. Sin duda ha hecho un gran esfuerzo personal y no pocos sacrificios, y sería injusto no reconocerlo. Arigato Gozaimasu!

Un recuerdo y agradecimiento especial a Ricardo, me ayudó mucho con la rodilla y gracias a él pude entrenar con menos dolor. Gracias!!

También tengo que dar las gracias a Xavier, que me llevó y me recogió en el hotel, a Artur por invitarnos a cenar en su casa (lo que nos reímos con los vídeos de humor del blog) y por el rato tan agradable hablando de Aikido sin parar. Vaya, que a pesar de ir sin compañía para Mallorca, nunca me sentí solo. Gracias a todos!

 

Las aberturas en el Aikido 2ª parte

Hace un tiempo escribí una entrada sobre las aberturas, y cada vez que encuentro un vídeo o una foto donde veo algo que me parece una abertura lo guardo en mi sistema de anotaciones. A partir de ahora los iré publicando como partes de un artículo. En esta segunda parte os pongo unos vídeos filmados a cámara lenta, en los que aparecen las siguientes técnicas:

Chudan tsuki Kotegaeshi:

Yokomen uchi Shihonage:

Creo que se ve perfectamente cómo uke le perdona la vida a tori, porque lo tiene a tiro varias veces y de forma muy clara. Eso sí, los vídeos a cámara lenta quedan espectaculares. Podéis ver más en el siguiente blog:

http://irimi-tenkan.blogspot.com/2011/03/aikido-camara-muy-lenta.html

Repito lo que dije en la primera parte: no es una crítica directa a los aikidocas de los vídeos, si me filmo yo haciendo eso seguramente sería todavía peor. Son ejemplos de lo que debemos cuidar en los entrenamientos, y al que le toque salir en el blog, le pido disculpas de antemano.

¿Cómo pensáis que se pueden mejorar estas técnicas para no tener aberturas?

Herencia, transmisión y emulación

Nadeau Sensei, uno de los primeros alumnos occidentales de Morihei Ueshiba, le dijo una vez al Fundador: “Maestro, quiero hacer el Aikido de O’Sensei”. La respuesta que obtuvo fue: “Es extraño, debes de ser el único. Todos los demás quieren hacer ‘su’ Aikido”.
La cita original (en inglés): http://jackwada.blogspot.com/2006_11_01_archive.html

Creo que no soy el único que ha notado la diferencia que hay entre el Aikido que se ve en los vídeos del Fundador y el que practican el resto de sus alumnos, y no digamos los alumnos de sus alumnos, y tampoco el de los alumnos de los alumnos de sus alumnos… Tampoco se trata de proclamar, como hacen algunos, que el Aikido de tal escuela es el auténtico. El Aikido original murió el 26 de abril de 1969, cuando Morihei Ueshiba nos dejó para reunirse con los dioses. Lo que sí es cierto es que hay unas líneas más ortodoxas que otras, y aikidocas que prefieren el Aikido clásico al moderno. En mi caso, y sin juzgar a las demás líneas de trabajo, me declaro clásico y ortodoxo, y siempre intento beber de las fuentes originales y lo más próximas al Fundador que sea posible. Pero como hemos visto últimamente, los grandes maestros nos están dejando y cada vez es más difícil mantenerse en la línea de trabajo original.

Peter Goldsbury está escribiendo un libro sobre este problema, titulado Transmission, Inheritance, Emulation (se puede consultar por entregas y en un exquisito inglés en http://flintstonecom.blogspot.com/search/label/peter%20goldsbury). Os resumo su hipótesis, que da título a esta entrada:

Transmisión:

  1. Morihei Ueshiba no hizo ningún intento de “enseñar” los conocimientos y habilidades que poseía a sus deshi (alumnos internos).
  2. Estos último ganaron todos los profundos conocimientos y habilidades durante su tiempo como deshis, pero de ninguna manera está claro que adquirieran todo el conocimiento completo ni que todos los adquirieran el mismo nivel de conocimiento.
  3. Morihei Ueshiba parece no haber hecho ningún esfuerzo concreto para comprobar si sus deshis había comprendido lo que les había enseñado.

Herencia:

  1. Por otra parte, todo indica que a Morihei Ueshiba le importaba mucho transmitir el arte a las generaciones futuras y, finalmente, designó a su hijo Kisshomaru Ueshiba como sucesor y heredero del arte (marcial).
  2. Kisshomaru Ueshiba parece haber cambiado la herencia que recibió radicalmente, sin una clara reacción de su padre, de modo que se ha verificado que el aikido impartido por él y por sus sucesores en la actualidad ya no es el aikido Morihei Ueshiba.

Emulación:

  1. Al igual que los herederos de Morihei Ueshiba han transmitido sus conocimientos y habilidades a sus alumnos (deshi), también los deshi de Morihei Ueshiba pasaron sus conocimientos y habilidades a sus propios deshi, pero con diferentes grados de éxito, de manera que los conocimientos y habilidades de las generaciones presentes y futuras se hacen y se harán cada vez más variadas en calidad, en proporción a lo lejos que estén de la fuente.
  2. El hecho de que muchos de estos deshi viven fuera de Japón y que el aikido se ha convertido en un arte japonés más practicado fuera de Japón que en Japón ha afectado profundamente y está afectando profundamente a su carácter esencial.

Yo no lo podría explicar mejor. Sólo añadiría otro problema que afecta al primer punto, la transmisión: que O’Sensei no entrenaba igual en la capital con alumnos ricos como Koichi Tohei o Yamada Sensei que en las pequeñas poblaciones pesqueras o de montaña como Shingu, Osaka o Iwama, con alumnos leñadores o pescadores, duros como rocas, que te agarraban una muñeca y no te soltabas ni a tiros. Tampoco se sentía igual en Shingu (en Kumano, muy cerca de Tanabe, su ciudad natal), en su casa-granja de Iwama o en la capital, donde consta que no se encontraba muy a gusto. Esto también explica la diferencia que se observa entre los deshis de cada zona.

O’Sensei viajaba constantemente. Está documentado que de cada mes pasaba (más o menos) una semana en Iwama, otra en Tokio, otra en Shingu y otra en Osaka. El resto del tiempo las clases en esos dojos las daban los deshi de O’Sensei: Hikitsuchi en Shingu, Abe en Osaka, Saito en Iwama y Kishomaru, Tohei y Yamaguchi en el Hombu Dojo. Es evidente que hacía otras visitas y que había otros grandes maestros, pero estos son los más importantes para el Fundador. Hikitsuchi (adoptado por O’Sensei a los 14 años) en Shingu (10º Dan), en Kumano, donde iba a rezar a los templos sagrados de la zona y a las cataratas Nachi, donde tuvo su primera iluminación; Abe en Osaka (10º Dan), su maestro de caligrafía y su mejor amigo, con quién le agradaba mucho conversar y practicar; Saito (9º Dan) en su casa de Iwama y en Tokio su propio hijo, Tohei (10º Dan recibido tras la muerte del Fundador), uno de sus alumnos más antiguos y Yamaguchi (9º Dan), el mejor de sus deshi en el Hombu Dojo.

El caso es que, si vemos los vídeos de estos grandes maestros, se nota enseguida que hay grandes diferencias. En mi opinión, el que consiguió acercarse más a O’Sensei fue Hikitsuchi, seguido de Abe y después de Saito. Yamaguchi sería el siguiente, y a mucha distancia Tohei y Kishomaru, las dos personas que más cambiaron el Aikido que recibieron y que de alguna manera originaron el cacao que vive el Aikido moderno. Recomiendo la lectura del libro de suenaka Sensei: Aikido completo, del que ya os hablé anteriormente, http://blogs.ua.es/danielrodriguez/2009/03/02/aikido-completo-de-roy-suenaka/. En él se describe con todo detalle esta situación.

Bien, lo que tenemos hoy por hoy es un revuelto de maestros y líneas de Aikido entrenando dentro y fuera de Japón, cada cual más diferente. Por ejemplo, en España tenemos a seguidores de Tamura, de Tissier, de Endo Sensei, de Anno Sensei a través de Gerard Blaize o de Diego Espinosa, Kitaura Sensei, Yamada en Mallorca, etc., todos ellos pertenecientes al Aikikai. Si a eso le sumamos la línea del Aikido Tradicional, Kisei Aikido, Yoshinkan, Yoseikan y demás líneas emancipadas del Aikikai, el lío está servido.

Si llevas poco tiempo en esto de las artes marciales, quizás estés sorprendido; he pensado que mejor es demostrar lo que cuento aquí, y nada más fácil: a continuación pondré unos vídeos del Fundador, de Hikitsuchi Sensei, de Anno Sensei, Charly Díez, Gérard Blaize, Diego Espinosa y Sisko Morera, todos del Kumano Juku Dojo, Shingu, Japón:

O’Sensei:

Hikitsuchi Sensei:

Hikitsuchi y Charly Senseis:

Charly Sensei:

Anno Sensei:

Gérard Blaize:

Diego Espinosa Sensei:


Sisko Morera (la señora rubia que entrena en la parte izquierda; siento no poder ofrecer un vídeo mejor, pero los ha borrado todos):

Tampoco se trata de que seamos todos clones de nuestros maestros. Podemos y debemos adaptar las técnicas a nuestras características físicas y anímicas, e incluso inventar técnicas nuevas (contra ataques nuevos) manteniendo los principios generales del Aikido. Pero siempre debe notarse quién es tu maestro, y si vemos estos vídeos nos sorprenderá saber que todos estos maestros (excepto Morihei Ueshiba, claro) entrenaron directamente con Hikitsuchi. La pregunta es: ¿podemos y queremos hacer el esfuerzo de volver a la raíz dentro de lo posible? Creo que los pequeños cambios son inevitables, pero lo que se ve aquí (y esto pasa en todas las escuelas y líneas del Aikido) es un cambio de actitud entre unos y otros muy notable. Hablo desde la tristeza, porque veo que el legado de Hikitsuchi se está perdiendo y no costaría tanto mantenerlo vivo. A veces, cuando me deprimo, me pongo los vídeos de Hikitsuchi o de Clint George y se me quita todo, tienen una energía y al mismo tiempo una suavidad increíbles. En fin, que todos los trabajos son muy interesantes, pero si nos pareciéramos todos más a Hikitsuchi no le echaría tanto de menos (y eso que no le he visto en mi vida).

Si no os gustan estos ejemplos, estoy abierto a poner todos los vídeos que digáis, o vosotros mismos podéis poner los enlaces en los comentarios.

Las aberturas en el Aikido

En este vídeo se ve trabajar a Saotome Sensei (que será muy bueno, no lo pongo en duda), para compartir con vosotros algo que me preocupa mucho cuando entreno: las aberturas.

No se puede hacer un shihonage de tal manera que el uke te pueda agarrar por la espalda o darte una colleja, o levantar mucho los brazos en el kote gaeshi para que entren patadas, como se ve en la segunda mitad del vídeo:

No se trata de criticar a nadie, pero se necesitan imágenes para ilustrar mi argumento y a alguien le tenía que tocar. Sí creo que es más interesante fijarse en cosas que no deben hacerse (todo el mundo se equivoca, hasta los octavos danes), y tenerlas en cuenta en los entrenamientos. Aquí tenemos un Kote Gaeshi mal entendido, ejecutado de manera lateral, lo que empuja al uke hacia la cabeza de tori. Fijaos en el pie izquierdo del pobre chaval, que le va a dar un buen golpe a su compañera:

kote gaeshi lateral

Espero que se entienda bien mi intención al hablaros de aberturas: no se trata de decir que nuestra línea sea mejor que otras, eso es tan absurdo como comparar artes marciales. Lo que intento transmitir es que no importa cuál sea vuestra línea o maestro, hay que buscar siempre que no haya huecos por donde entren golpes o contras. Para eso hace falta un par de cosas:

  • Cuando se hace de uke hay que marcarle bien las aberturas al compañero, bien con un atemi o con un golpecito cariñoso. Eso despierta los reflejos y mueve la mente a un nivel mucho más profundo que una explicación verbal. Eso me lleva a la segunda cuestión: no se debe hablar mientras se practica, y si hay dudas la pregunta se le hace al Sensei, no al compañero. He estado en cursos donde se montaba tal follón que parecía un gallinero o una discoteca…
  • Cuando se hace de tori, es importante medir bien la distancia y el tempo, y cuidar siempre las aberturas como las que se ven en la foto. No importa si uno se equivoca de vez en cuando, siempre que lo tengamos en cuenta; yo mismo soy mucho peor que Saotome o esta chica, sólo les he usado para explicaros mi concepto.

Bueno, ahora nos vemos en el debate.

Vídeo de Aikido realista

Muchas veces nos preguntamos si el Aikido es efectivo, si se puede usar en una pelea callejera, etc. Bueno, cada cual que encuentre su respuesta, pero hace poco he visto un vídeo que intenta reflejar un problema real y cómo manejar un ataque de varios oponentes. El montaje es bastante bueno, dentro de lo que cabe, pero sobre todo me gusta porque el tío recibe un par de castañas, cosa inevitable en una situación real. Ya me decís…

Algunas técnicas

Un blog sirve para muchas cosas, por ejemplo sirve para archivar los enlaces y vídeos que se descubren o se generan. De ese modo, cuando quieres recuperar aquel vídeo de O’Sensei dando un puñetazo en la cara a su pobre uke, lo más rápido —incluso más que Google— es acudir al blog y navegar por las etiquetas.

Por eso publico esta entrada, que seguramente no os parecerá muy interesante: son unos vídeos de técnicas que grabamos a final de verano en el entrenamiento libre que hicimos antes de las vacaciones, con Fernando, del dojo ilicitano ALGAR.

En los vídeos notaréis influecias del Aikido de Hikitsuchi, espero vuestros comentarios al respecto. Otro día intentaré grabar alguna clase de Fidel, línea Tamura, para compartirlo con vosotros.

Ahí van:


Ukemi: las caídas en Aikido

Una de las cosas que más llama la atención al público en general el lo fluidas que son las caídas y los movimientos de los aikidokas; a veces se oyen comentarios como “se ha dejado caer” o “parece que estén bailando“. No hace falta llevar años practicando para saber que en realidad no es fácil caer sin hacerse daño, y que una vez que la técnica ha llegado al punto sin retorno, no hay que ofrecer resistencia y es mejor preparar la caída.

Una vez me pregunté si en un Katate Dori Uchi Kaiten Sankyo podría tocar a Fidel Sensei, y casi me arranca el brazo; desde entonces, cuando llega el momento, dejo de ofrecer resistencia y me dejo llevar.

A lo que iba: se debe practicar en cada entrenamiento el trabajo de caídas (ukemi), para evitar lesiones como la que tengo en el hombro izquierdo y para hacer posible la unión con el adversario. Eso no significa, como he visto a más de uno, que debamos estar más pendientes de la caída espectacular que de ayudar al compañero (tori) a que no deje aberturas, por ejemplo.

En internet hay muchos vídeos interesantes que explican paso a paso las caídas más comunes, para empezar, me gustaría caer como este señor (aunque es maestro de Dayto Ryu):

Bueno, éstas tampoco lo hacen mal:

Ahora empecemos por el principio, éstas son las dos caídas básicas:

Ushiro Otoshi, caída hacia atrás pero con mayor grado de dificultad:

Para practicar la caída del Koshinage hay varios trucos:

Éste tampoco está mal:

Para mí, el mejor:

Bueno, ahora os toca a vosotros, espero que pongáis más vídeos para ir practicando.

¿Cuántas técnicas hay en Aikido?

En una entrevista hecha en 1957, publicada por Stanley Pranin en 1976 (Entrevista con Morihei Ueshiba y Kisshomaru Ueshiba, Aiki News 18-21, 1976), se le hizo esa misma pregunta al fundador; puedes leer una traducción del artículo completo aquí.

Su respuesta fue:

Hay cerca de 3,000 técnicas básicas, y cada una de ellas tiene 16
variantes… por lo que hay varios miles. Dependiendo de la situación, puedes crear
otras nuevas.

Sí, amigos, 48.000 técnicas, y con libertad para crear más…

La tendencia en el Aikido moderno es a reducir esa cantidad, pero yo opino que eso empobrece el arte que practicamos; desde que empecé a practicar bajo la línea Tamura he notado que repetimos muchas veces las mismas técnicas, frente a la variedad constante que desplegaba Charly Sensei en su dojo. Son dos maneras distintas de entender la metodología en el Aikido: repetir unas pocas técnicas para dominarlas mejor, frente a cambiar mucho de técnicas para captar la esencia, lo que tienen en común.

Pero lejos de ser una queja, he convertido esa sensación en una ventaja, porque tengo la suerte de entrenar de las dos maneras: con Fidel Sensei (línea Tamura) insisto mucho en las técnicas, las pienso, repaso y analizo una y otra vez; con Fernando (alumno aventajado de Charly Sensei) practico la adaptación, el cambio, la fluidez de técnicas diferentes.

ACTUALIZADO (30/08/2010): acabo de ver el primer documental americano sobre el Aikido, “Rende-vouz with adventure”, y en él O’Sensei le explica que hay 2.664 técnicas en Aikido. Concuerda con las cerca de 3.000 técnicas básicas de la entrevista.