Leonardo da Vinci fue el artista que ha dejado más pruebas de sus ejercicios anatómicos, puesto que sus investigaciones fueron más allá de las necesidades prácticas de su arte (como veremos cuando analicemos sus ilustraciones).

Planeó escribir un manual de Anatomía en colaboración con el profesor de Pavía Marcantonio della Torre, el cual murió antes de que el libro fuera escrito. Sin embargo, Leonardo siguió con sus investigaciones, aunque al guiarse por manuales anteriores, cometió algunos de los antiguos errores, como dibujar el cristalino en el centro del ojo.

Igualmente, realizó varias observaciones personales sobre anatomía humana y para ello, realizó varios experimentos fisiológicos que fueron muy ingeniosos para la época. Los animales que mencionó como sujetos de sus investigaciones incluían moscas, peces, ranas, cocodrilos, pájaros, caballos, leones, perros, gatos, murciélagos,  monos y otros. Sin embargo, sus mejores dibujos fueron de los huesos y músculos, sobre todo los de la mano y el hombro. Además, fue el primero en utilizar disecciones seriadas, es decir, que fue el pionero en realizar cortes para estudiar más detalladamente cada parte del cuerpo.

Como podemos ver, Leonardo da Vinci realizó una de las más importantes aportaciones al estudio de la anatomía mediante sus propios dibujos, que intentan reproducir fielmente nuestra constitución corporal.