En el Libro II del Ensayo, Locke propone que las ideas de la sensación y las ideas de la reflexión están fundamentadas en la experiencia y en las ideas simples creadas por medio de la percepción inmediata derivada de las excitaciones que provienen de los objetos. Partiendo de esto, he seleccionado algunos fragmentos de varios capítulos del segundo libro.

 

Capítulo 1: De las ideas en general, y de su origen

“La idea es el objeto del acto de pensar. Todas las ideas vienen de la sensación o de la reflexión. […] Las ideas de reflexión son más tardías, porque requieren atención […] Yo no digo que no hay un alma en un hombre, porque no es sensible de ella mientras duerme; pero si digo que en ningún tiempo puede pensar, ya despierto, ya dormido, sin ser sensible de ello. […] El alma no es siempre consciente de que piensa. […] Si un hombre que duerme piensa sin saberlo, el hombre dormido y el hombre despierto son dos personas. […] Según me parece, los sueños de un hombre dormido están fabricados de las ideas del hombre despierto, aunque en su mayor parte hiladas de un modo extraño. […] ¿Cómo puede saber alguien que el alma piensa siempre? Corno no es una proposición suya evidente, requiere una prueba. […] El feto en el seno materno no difiere mucho del estado de un vegetal, sino que pasa la mayor parte de su tiempo sin percepciones o pensamientos, no haciendo otra cosa sino dormir […].”

Capítulo 25: De la relación

 “¿Qué sea la relación?. Son ideas de la mente que recibe de la comparación que hace de las cosas entre sí. […| Algunos términos, en apariencia absolutos, encierran una relación. Todas las cosas son capaces de relación.”

Los comentarios no están permitidos.