Carmen Juan Molina

Nacida en Crevillent, trabajó de en una fábrica de sandalias donde, conviviendo con los más necesitados, decidió afiliarse a UGT con el propósito de representar a sus compañeros y compañeras de trabajo, de manera que con quince años ya ocupaba el puesto de vocal en el comité sindical del pueblo. Junto a varios dirigentes del Partido Comunista viajó a la URSS en 1933 hasta 1935, donde se formaría como líder y adquiriría experiencia para los mítines y actos políticos en los que participó por toda la provincia, como es el caso de su intervención en el acto del 5 de abril de 1936 en la plaza de toros de Alicante junto a Antonio Guardiola y Rodolfo Llopis con el motivo de las elecciones de febrero de 1936. Posteriormente, el 16 de mayo del mismo año participa también en otro mitin en la misma localización nuevamente junto a Antonio Guardiola  y a Leandro Carro, diputado a Cortes Generales por el PCE. 

Contrajo matrimonio junto a Vicente Mas el mismo día del estallido de la guerra civil española, motivo por el cual conocería el levantamiento de Franco en su viaje de novios a Santa Pola. Siendo una de las primeras mujeres milicianas, se unió al frente de Buitrago de Lozoya en agosto de 1936, no obstante debido a su embarazo y a la política del Gobierno Republicano volvió a Crevillent. Quedó viuda en 1937 al morir Vicente en Córdoba, y un mes más tarde nacería su primer hijo, Vicente.

                                                             

Su activismo incesante se puede observar en la organización y dirección en 1939 de la emisora local del partido comunista junto con el último alcalde republicano del pueblo, Pedro Illán, motivo por el cual fue encarcelada en Alicante en marzo de ese mismo año. Gracias a la decisión  de liberarlos por parte del exalcalde socialista ilicitano Manuel Rodrígez, Carmen tuvo la oportunidad de subir al Stanbrook el 28 de marzo junto con más crevillentinos. 

Tras su corta estancia en Orán viajó por diversos lugares de Europa hasta llegar a la Unión Soviética, sin embargo fue una de los destacados comunistas internacionales que fueron trasladados a Crimea por la URSS. En este nuevo destino contraería matrimonio con un aviador del ejército ruso el 1 de septiembre de 1939, fruto del cual nacería Hortensia, a pesar de que desgraciadamente enviudó durante la II Guerra Mundial. 

Permaneció en la URSS trabajando en una cooperativa desde finales de la guerra, combatiendo las corrupciones de la situación de postguerra, razón por la que fue detenida y encarcelada el 18 de noviembre de 1950, primero en Crimea y más tarde en un campo de concentración en Siberia durante seis años. Al finalizar su retención volvió a Crimea donde trabajó en una fábrica de material bélico hasta 1970, cuando obtuvo un permiso especial para regresar a España por parte de Carrero Blanco, a pesar de que únicamente se le permitía residir en Barcelona con su hija. Dicha situación no le impidió visitar Crevillent de incógnito en varias ocasiones gracias a la ayuda de importantes dirigentes comunistas de Alcoy. 

Una vez terminada la dictadura volvió a su pueblo natal, donde fue acusada de delitos falsos y recibida con un ambiente de gran hostilidad por su trayectoria política. Debido a esto volvió a Barcelona junto a su hija donde fallecería en abril de 1994.

 

Bibliografía: Mas Botella, Diego (2016). El Crevillent oculto 1930-1950.

Autora: Sandra Lledó Mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.