Category Archives: Crevillent

María Espinosa Santamaría

 

María Espinosa Santamaría, nacida en el municipio de Crevillent en 1906, perteneció a la Asociación de Mujeres Antifascistas de Crevillent y formó parte del Socorro Rojo Internacional durante la guerra civil, durante la cual quedó viuda. Fue acusada por el delito de rebelión, juzgada por su “actuación durante la dominación roja” en el Juzgado Militar de Elche y encarcelada desde el diez de noviembre de 1939, con el número de causa 5315, en la cárcel de mujeres a la edad de treinta y cuatro años. Desde mayo de 1939 se mudó a Madrid donde estuvo vendiendo frutos secos y helados en un puesto deambulante en la Barriada de Cuatro Caminos para poder mantener a sus tres hijas, habiendo nacido la mayor en 1931, terminó consiguiendo un puesto fijo en el Mercado de Tetúan de las Victoria.

Posteriormente se le acusó también de incautar máquinas de coser a personas de derechas, perseguir y maltratar a las personas de derechas que encontrara, ser una activista y propagandista de sus ideales, quitar la comida a los familiares que se la llevaban a los detenidos en la cárcel además de amenazarles con palabras injuriosas.

Sin embargo, María declaró que no había estado afiliada a ningún partido político ni sindical antes de la guerra, se afilió al Partido Socialista en 1938 con el objetivo de poder trabajar en el Socorro Rojo en el cual actuó como secretaria, no participó en ningún mitin ni en actos parecidos a pesar de que se le acusara de oradora y que unos meses antes de que se acabara la guerra se vio obligada a acompañar a otras mujeres al camino de la Estación de Crevillent que se dirigían allí con el objetivo de esperar a los familiares que acudían a ver a los reclusos para quitarles la comida, pero ella declaró no participar en aquellos actos, además de que no había requisado ningún mueble del piso en el que había residido.

 

Amparo Manchón Mas

 

 

Amparo Manchón Mas, también conocida con el apodo de “La Borrucha”, nació en la localidad de Crevillent y desempeñó la labor de zapatera. Posteriormente se afilió tanto a la Unión General de Trabajadores y de las Juventudes Socialistas Unificadas, también perteneció a la Asociación de Mujeres Antifascistas de Crevillent, organización local dirigida a nivel nacional y que en el caso de la localidad de Crevillent celebraba sus reuniones habitualmente en la zona conocida como “El Calvario”, una de las zonas más conocidas y concurridas del municipio, especialmente en esta época.

Una vez finalizada la guerra civil fue denunciada por un vecino que la acusó de incendiaria, propagandista y agitadora, motivo por el cual terminó siendo detenida por las autoridades. Durante el proceso Amparo confiesa que desordenaron todos los elementos de su casa, le destrozaron la dote de bodas y fue obligada a beber aceite de ricino, una tortura característica utilizada durante la represión franquista a modo de castigo por haber estado implicado o implicada en la política del bando enemigo durante y antes de la guerra.

Estuvo presa en Crevillent, Alicante, Orihuela y finalmente en Málaga, donde obtuvo la libertad condicional en 1943. Precisamente en esta última prisión conoció por carta a quien sería su segundo marido, un crevillentino represaliado y desterrado en Granada, con quien pudo reencontrarse a su salida de la cárcel. En los años cincuenta del siglo pasado pudieron volver a Crevillent y estuvieron viviendo en la calle Salud 43.

 

 

 

 

 

 

 

Autores: Jordi Blázquez Poveda, Sandra Lledó Mas.

Bibliografía:

-Testimonio de Amparo Sánchez Manchón, comunicación personal, entrevista realizada el 4 de diciembre de 2021.
-AGHD – Fondo Alicante, sumario 8788, caja 15952/13

Concepción Illán Belén

Concepción Illán Belén, más conocida como “Contxeta”, nació en 1913 en el municipio de Crevillent. A lo largo del desarrollo de la Segunda República empezó a implicarse en política, y ya durante la guerra civil, coincidiendo con los últimos compases de la contienda, fue designada como concejala en representación de la UGT.

Al finalizar la guerra miembros del bando franquista acudieron a su domicilio de Crevillent con el objetivo de detenerla al haber participado en política tanto en el periodo de la República como durante la guerra, pero al no encontrarla decidieron encarcelar a su madre durante días, con el fin de que les dijera el paradero de su hija. La realidad es que Concepción se encontraba en Madrid en casa de una tía suya, donde fue detenida como consecuencia de la denuncia de una vecina, en la cual se incluía la dirección de su residencia, y fue trasladada a la cárcel de Ventas de Madrid. Posteriormente pasó por la cárcel de mujeres de Girona y finalmente fue llevada a la cárcel de mujeres de Salesianos en Santander.

Posteriormente, en 1943, y gracias a que solicitó un permiso carcelario, cruzó la frontera con Francia ayudada por miembros del partido comunista puesto que permanecer en España suponía vivir bajo unas pésimas condiciones o incluso la pena de muerte. Una vez en Francia partió hacia Marrakech donde se encontraba su marido, miembro destacado del Partido Comunista de Crevillent, junto a quien aparece en la última fotografía. Tras el fin de la dictadura franquista y la llegada de la democracia regresó a Crevillent y se instaló en una cueva ubicada al inicio de la Calle Virgen de la Salud.

Autor: Jordi Blázquez Poveda

Bibliografía: AGHD – Sumario 44797, Legajo 4433. Testimonio de Vicente Illán Belén, comunicación personal, entrevista realizada el 7 de noviembre de 2016 y el 24 de enero de 2017.

Purificación Aznar Pomares

Nacida en Crevillent en la calle Echegaray nº2. Su primer trabajo fue de alpargatera y desde muy joven se afilió al Partido Comunista, concretamente en 1934, de manera que desarrolló una importante actividad política principalmente trabajando para lograr el triunfo del Frente Popular en Crevillent durante la Segunda República, además de dirigir la Unión de Muchachas de dicha localidad. 

Formó parte del frente de Somosierra en Madrid como miliciana al iniciarse la guerra civil, sin embargo cuando el gobierno republicano prohibió la presencia de mujeres en el frente, Purificación regresó a Alicante para instruir en la escuela de cuadros, tarea que más tarde desempeñaría en Barcelona al ser trasladada. 

Al finalizar la guerra civil se vio abocada al exilio, abandonando su país natal en el barco mercante African Traader hacia Orán, no obstante tras llegar a la ciudad fue encarcelada hasta que por petición de la URSS fue trasladada a Marsella. Cuando ya se encontraba en el sur de Francia embarcó en el Kooperatsia hacia Leningrado, en este viaje conoció  al que sería su futuro marido Jacinto Barrios, activista madrileño. Una vez en Leningrado contrajeron matrimonio y tuvieron a Pepe, Ascanio, Lola, y Zoya.

Sin embargo, con la entrada de la URSS en la Segunda Guerra Mundial Jacinto marchó al frente militar mientras que Purificación fue trasladada a Uzbekistán. No sería hasta su regreso a Moscú una vez terminada la guerra cuando volvió a reunirse con su marido, quien dirigía desde allí La Pirenaica. Posteriormente la familia marchó a Pekín, recomendados por Dolores Ibarruri, para trabajar en unas emisiones radiofónicas a Latinoamérica, regresando a Moscú en los años cincuenta hasta principios de los setenta, cuando por fin terminó su exilio y pudieron regresar a España a finales de la dictadura franquista, cuando se instalarían en Madrid. Purificación murió en 1997.

 

Bibliografía : MAS BOTELLA, Diego. El Crevillent oculto 1930-1950. 2016

Autora: Sandra Lledó Mas

Carmen Juan Molina

Nacida en Crevillent, trabajó de en una fábrica de sandalias donde, conviviendo con los más necesitados, decidió afiliarse a UGT con el propósito de representar a sus compañeros y compañeras de trabajo, de manera que con quince años ya ocupaba el puesto de vocal en el comité sindical del pueblo. Junto a varios dirigentes del Partido Comunista viajó a la URSS en 1933 hasta 1935, donde se formaría como líder y adquiriría experiencia para los mítines y actos políticos en los que participó por toda la provincia, como es el caso de su intervención en el acto del 5 de abril de 1936 en la plaza de toros de Alicante junto a Antonio Guardiola y Rodolfo Llopis con el motivo de las elecciones de febrero de 1936. Posteriormente, el 16 de mayo del mismo año participa también en otro mitin en la misma localización nuevamente junto a Antonio Guardiola  y a Leandro Carro, diputado a Cortes Generales por el PCE. 

Contrajo matrimonio junto a Vicente Mas el mismo día del estallido de la guerra civil española, motivo por el cual conocería el levantamiento de Franco en su viaje de novios a Santa Pola. Siendo una de las primeras mujeres milicianas, se unió al frente de Buitrago de Lozoya en agosto de 1936, no obstante debido a su embarazo y a la política del Gobierno Republicano volvió a Crevillent. Quedó viuda en 1937 al morir Vicente en Córdoba, y un mes más tarde nacería su primer hijo, Vicente.

                                                             

Su activismo incesante se puede observar en la organización y dirección en 1939 de la emisora local del partido comunista junto con el último alcalde republicano del pueblo, Pedro Illán, motivo por el cual fue encarcelada en Alicante en marzo de ese mismo año. Gracias a la decisión  de liberarlos por parte del exalcalde socialista ilicitano Manuel Rodrígez, Carmen tuvo la oportunidad de subir al Stanbrook el 28 de marzo junto con más crevillentinos. 

Tras su corta estancia en Orán viajó por diversos lugares de Europa hasta llegar a la Unión Soviética, sin embargo fue una de los destacados comunistas internacionales que fueron trasladados a Crimea por la URSS. En este nuevo destino contraería matrimonio con un aviador del ejército ruso el 1 de septiembre de 1939, fruto del cual nacería Hortensia, a pesar de que desgraciadamente enviudó durante la II Guerra Mundial. 

Permaneció en la URSS trabajando en una cooperativa desde finales de la guerra, combatiendo las corrupciones de la situación de postguerra, razón por la que fue detenida y encarcelada el 18 de noviembre de 1950, primero en Crimea y más tarde en un campo de concentración en Siberia durante seis años. Al finalizar su retención volvió a Crimea donde trabajó en una fábrica de material bélico hasta 1970, cuando obtuvo un permiso especial para regresar a España por parte de Carrero Blanco, a pesar de que únicamente se le permitía residir en Barcelona con su hija. Dicha situación no le impidió visitar Crevillent de incógnito en varias ocasiones gracias a la ayuda de importantes dirigentes comunistas de Alcoy. 

Una vez terminada la dictadura volvió a su pueblo natal, donde fue acusada de delitos falsos y recibida con un ambiente de gran hostilidad por su trayectoria política. Debido a esto volvió a Barcelona junto a su hija donde fallecería en abril de 1994.

 

Bibliografía: Mas Botella, Diego (2016). El Crevillent oculto 1930-1950.

Autora: Sandra Lledó Mas.