Manolita Luque Albalá

Nacida en Madrid el 17 de septiembre de 1898, obtuvo el título de maestra en 1916 en la Escuela Normal del Ciudad Real y hacia 1927 se instaló en Alicante. Estaba casada con José Gutiérrez Gafo y tuvo tres hijos: Victorina, José Eugenio y Antonio.

Entre 1931 y 1933 militó en el Partido Radical y más adelante en Izquierda Republicana. A partir de 1933 fue colaboradora habitual de la prensa republicana alicantina (en Diario de Alicante y El Luchador sobre todo), desde cuyas páginas defendió el voto de las mujeres y su participación en la vida política. Ante la victoria de las opciones conservadoras en las elecciones de 1933, Luque negó la responsabilidad de las mujeres en la derrota de la izquierda, que explicó con acierto por la desunión de los partidos republicanos (Hoy, 22-XI-1933).

Ahora, 15 oct 1933 p. 25

Además, dirigió la Unión Republicana Femenina de Alicante, a imagen de la fundada por Clara Campoamor en Madrid. La URF, surgida en agosto de 1933, tenía como finalidad principal formar a las mujeres para que intervinieran de forma activa en la vida política. En mayo de 1934, Luque tomó la palabra en los actos políticos que protagonizó en Alicante Victoria Kent, invitada por la URF. En un mitin en Jijona, junto con la diputada y con Francisca Ferrándiz, invitó a las mujeres a luchar por la República (El Luchador, 29-V-1934).

También perteneció a la Junta Provincial de la Liga de los Derechos del Hombre. Esta Liga, que había sido creada en 1913, cobró importancia durante la Segunda República y estuvo compuesta en buena cuenta por intelectuales y militantes de partidos republicanos (El Luchador, 7-XII-1935).

Una de sus principales iniciativas fue liderar Pro Infancia Obrera, organización que coordinó la acogida de niños y niñas de Asturias cuyos familiares habían muerto o estaban en prisión a raíz de la represión desencadenada tras los sucesos de octubre de 1934.

En la campaña electoral de 1936, intentó figurar en la candidatura del Frente Popular por Izquierda Republicana, pero su propuesta fue rechazada. De hecho, provocó el escándalo de muchos de sus compañeros de partido y comentarios críticos con «esta mujer que por histerismo se ha metido en los menesteres de la política” y “quiso salir de las labores culinarias para entrar en la dirección política de la provincia de Alicante” (Diario de Alicante, 26-I-1936). No obstante, intervino como oradora en varios mítines por el Frente Popular, en La Algueña, Pinoso, Confrides y Benimantell. Presidió además un mitin electoral en Alicante convocado por Izquierda Republicana Femenina, en el que intervino entre otros el socialista Rodolfo Llopis (El Luchador, 11-II-1936).

Durante la Guerra Civil, como dirigente de Izquierda Republicana Femenina, impulsó diversas iniciativas asistenciales (recogida de donativos, hospital de convalecientes) y de propaganda, y fue presidenta del comité provincial de la Cruz Roja.

Luque salió de Alicante el 12 de marzo de 1939 en el buque Ronwyn. Vivió en Argel durante dos años y medio. Su marido y sus tres hijos permanecieron en España, en condiciones difíciles, debido al embargo de sus bienes. El Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Valencia la condenó en abril de 1941 a una multa de 75.000 pesetas e inhabilitación durante ocho años, sanción de la que no fue indultada hasta 1959. En octubre de 1941, Luque embarcó en Casablanca a bordo del vapor Quanza, que llegó al puerto mexicano de Veracruz el 18 de noviembre. Vivió en distintas ciudades de México, país donde se casó de nuevo y desde donde intentó ayudar a sus hijos a rehacer sus vidas. Murió en México en 1982.

 

Bibliografía:

Moreno Seco, Mónica, “Manolita Luque Albalá. Ciudadana, republicana y feminista”, en Helena Establier Pérez y Mónica Moreno Seco (eds.), Modernas, luchadoras y pioneras. Mujeres alicantinas de la Edad de Plata, Universidad de Alicante, Alicante, 2021, pp. 285-325.

 

Autora: Mónica Moreno Seco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.