Nuestra casa, el planeta Tierra

MEDIATECA, Apuntes de cine

Nuestra casa, el planeta Tierra

Cine. De medioambiente y cambio climático

¡Qué bien luce nuestro planeta desde el espacio, pero…!

Nuestro planeta, “nuestra casa” se calienta y se derrite, de forma lenta y continua. Hoy, quiero hacer un alegato a nuestra responsabilidad con el medio ambiente como “personas de a pie”. Para que hagamos todos, en el día a día acciones pequeñas y continuadas que favorezcan el equilibrio medioambiental (reciclaje, reducir el consumo de agua, intentar contaminar lo menos posible con nuestros vehículos, disminuir el consumismo…). Y además que exijamos a nuestros políticos; para eso entre otras cosas los elegimos, que hagan menos demagogia y más medidas reales y eficaces que estén encaminadas a restablecer un medio ambiente más saludable, ya que nuestra primera casa, “el planeta Tierra”, está dando muestras de cansancio y agotamiento.  Como todos sabemos, Madrid, estos días, es la sede de la Cumbre del clima. Ésta reúne a jefes de Estado y de Gobierno, organizaciones ambientales, científicos, empresarios. Los números de la Cumbre, más de 200 países, con 25.000 representantes, con el propósito de alcanzar acuerdos y compromisos para combatir los efectos del cambio climático. A esta defensa del medioambiente que hacemos desde Mediateca, apuntes de cine, vamos a acompañarla con una peli de Hayao Miyazaki “La princesa Mononoque”, todo un clásico del anime japonés, y que es un alegato en defensa de la Naturaleza. Y de dos citas literarias, una cruda e impactante y otra poética, la de un científico (Jacques Cousteau) y la de un poeta (Rabindranhat Tagore):

“El agua y la tierra, los dos fluidos esenciales de los que depende la vida, se han convertido en latas de basura globales”

“Los árboles son los esfuerzos de la tierra para hablar con el cielo que escucha”

Estaba elaborando el post para las vacaciones de Navidad, cuando me he visto obligado por este tema importante y de plena actualidad, el cambio climático y la Cumbre de Madrid. Así que he hecho un hueco para incluir en Mediateca, apuntes de cine este post hecho casi a vuela pluma, “Nuestra casa, el planeta Tierra”. Como recordatorio y como una especie de grito para que todos nos concienciemos y nos pongamos en marcha…

 

La princesa Mononoke

Una fábula. De bosques, animales, dioses y humanos

Aunque han pasado más de 30 años de su estreno, La princesa Mononoke sigue siendo una película de culto, de plena actualidad. Su director Hayao Miyazaki y los Estudios Ghibli crearon una auténtica obra de arte. Con una trama que puede resultar en determinados momentos algo confusa para un occidental, en especial cuando se acerca al complicado “Olimpo japonés” y a sus antiguas leyendas, poniendo en danza animales, duendecillos, bosques, el Dios del bosque…, y a humanos. Tiene un claro mensaje implícito de amor y defensa de la Naturaleza.

“Hace muchos años, la tierra estaba cubierta por bosques… en donde vivieron los espíritus de los dioses. Por mucho tiempo, hombres y animales vivieron en armonía. Pero el tiempo pasó y muchos bosques fueron destruidos. Animales gigantescos cuidaron de los bosques que sobrevivieron, guardando lealtad al Gran Espíritu del Bosque. Aquellos días eran días de dioses y demonios.”

 

FOTOGRAMAS.  Unas pinceladas

Ambientada en Japón en plena Edad Media, La princesa Mononoke tiene una trama elaborada con épica y rebosante de aventura.

El joven Ashitaka abandona su poblado, con el propósito de curar la herida que le ha causado un jabalí enloquecido, que le ha inoculado cólera, y que incluso puede ocasionarle la muerte. Partirá en busca del dios Ciervo, pues sólo él puede curarlo y liberarlo de este dramático sortilegio.

“Vuestro destino es ir allí y ver lo que os muestren los ojos, sin la venda del odio”

Para ello tendrá que hacer un largo recorrido hacia “las tierras del Este”. A lo largo de este tortuoso periplo, conocerá a humanos que explotan y destruyen el bosque. También se encontrará con la Princesa Mononoke, una fiel defensora de los animales y del bosque.

Descubrirá cómo los animales del bosque luchan contra los hombres que están dispuestos a destruir al “Espíritu del bosque” y, como consecuencia, destruir el bosque del que cuida y protege. Los hombres, mientras tanto, siguen con su afán destructor y explotador del bosque,

“Cuando el bosque desaparezca y no haya más lobos, ésta será la tierra más próspera del mundo… “

Os hemos dado unas pinceladas, tenéis algo más de dos horas, para acompañar a Ashitaka en esta épica travesía.

 

Con un mensaje amargo y dulce a la vez, La princesa Mononoke transita por sendas inquietantes y por caminos poéticos. Miyazaki crea y recrea la Naturaleza con una destreza que atrapa, tanto con los delicados dibujos, y en especial con el desarrollo de la trama, que además tiene un marcado halo de simbolismo japonés.

Y, no olvidemos el mensaje de este post, entre todos tenemos la obligación de cuidar nuestro planeta Tierra. Un medioambiente limpio es el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos y a las generaciones futuras.

La puedes encontrar en el catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Alicante (BUA):

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *