El libro distraído. Blog de la BUA

Comunicación y participación de la comunidad universitaria

El libro distraído. Blog de la BUA - Comunicación y participación de la comunidad universitaria

La BUA en primera persona. Ángel Puado.

Hoy es el turno de Ángel Puado Veloso (1968). Licenciado en Económicas, tras varios años trabajando en banca y diversas empresas, comienza su andadura de bibliotecario en 2001, en el Depósito de la Biblioteca Universitaria. Consiguió su plaza de Técnico con destino en la Biblioteca de Ciencias unos años después. Continúa con su labor allí “muy a gusto”.  Al trabajar en turno de tarde, comenta, “tengo todas las mañanas para escribir y fin de semana para rodar. Estoy encantado, por mucho tiempo espero”.

angel-2

Al preguntarle por las tareas que desarrolla en su faceta de Técnico de Bibliotecas, nos comenta que son variadas y cambian con el tiempo: añadir campos a la catalogación de los fondos, actualizar los de las bibliotecas departamentales, y, por supuesto, catalogar los libros que (cada vez en menos) se van adquiriendo en la biblioteca.  Se reciben menos libros, según nuestro protagonista, por varias razones: el formato electrónico, se compran menos (la biblioteca ya está bien provista de fondos), menor presupuesto…después de la experiencia en el sector privado, declara: “aquí se trabaja tranquilo, sin presión, el ambiente es agradable, gente joven… “

Sin duda,  la cara más conocida de Ángel entre sus colegas es la de cineasta.

Fue cuando obtuvo seguridad al obtener la plaza que decidió ponerse manos a la obra. De cinéfilo a cineasta -nos cuenta- hay una labor de años de formación (talleres de guión, másteres, talleres de realización, montaje, edición…la mayoría a través de internet) y mucha práctica rodando cortos, enfrentándose a problemas y… “sin darte cuenta, te ves haciendo películas”.

Recuerda los inicios como creador de cortos muy divertidos, con muchos fallos, rodando con amigos… después -cuando la calidad del producto aumentó- pasó a trabajar con profesionales, elevando la calidad. No se muestra nostálgico, se lo sigue pasando igual de bien. Quizá ahora el resultado es más profesional, pero sigue siendo “cine de guerrilla”.

Me encanta hacer cine de toda la vida.

Tengo gran pasión.

Ángel es director, guionista, productor, y realiza tareas de edición en sus trabajos. Un buen actor detrás y un sonidista y un cámara que te ayude, nos cuenta,  son parte del equipo necesario.

Los cortos no se han paseado mucho por festivales, excepto el notodofilmfest (de importancia notable a nivel europeo). Para estas primeras creaciones no buscó presentarlos, sino considerar esta etapa más un proceso de formación y un camino para conseguir resultados de calidad progresivamente. (Para conocer su obra “en corto”, accede aquí).

En cuanto a los largometrajes, sí han tenido cierta trayectoria en certámenes. Aunque, como destaca, “el presupuesto que normalmente se destina a presentar el film a festivales en nuestro caso era inexistente”, gracias a una buena estrategia de mailing sus películas se han paseado por certámenes internacionales: “ganamos en Liverpool, hemos estado seleccionados en 4 festivales  en India, en EEUU… muy contentos por el nivel de éxito y visionado fuera”.  Dentro de España, resulta más difícil, ya que se buscan caras conocidas entre los actores para dar notoriedad y visionado en el contexto del festival, y no es el caso de “El perro naranja“, ni de “9 bares“. Sin embargo,  a nivel internacional, al no conocer a ningún actor español, “ellos ven las películas y si les gusta y se divierten la cogen”.

Al preguntarle por su experiencia personal, comenta que la falta de miedo y el arrojo a la hora de enfrentar las diferentes creaciones ya los tenía, sobre todo cuando involucras a todo un equipo que confía en el proyecto. El proceso de maduración a lo largo de su carrera ha sido obvio y se ha dado de forma natural. Describe como “muy gratificante” haber podido crear y formar parte de una familia, que se mantiene (y casi duplica) entre cada proyecto cinematográfico. Ángel recuerda su primer autógrafo con incredulidad y risa.

Es gratificante ver cómo tu trabajo llega a la gente y lo disfruta. No hemos pretendido mucho, hemos hecho películas cómicas con la mejor calidad posible.

 

De espectador a creador, y de creador a formador, Ángel disfruta su faceta como docente: “Hacer películas me gusta mucho y lo disfruto, pero formar es una satisfacción brutal, sobre todo cuando ves que la gente crea otros productos; me apasiona el cine y es algo en lo que me siento involucrado, algo que entiendo y controlo.”

Para concluir, le preguntamos sobre sus expectativas: “Me encantaría hacer la tercera este año 2017;  el guión lo tengo y estoy esperando obtener financiación, ayuda, y a ser posible dar un salto de calidad, que la gente también nos lo pide…”

Sin duda, comenta, la financiación es nuestra “pata coja, lo que tenemos pendiente”. Mientras busca otras vías de financiación para materializar su último proyecto, seguimos disfrutando de su compañía en la Biblioteca Universitaria.

¡Muchas gracias, y enhorabuena Ángel!

Compártelo