Formación y comunicación científica

Flickr: Boston University. Fotógrafo: Roncaglia

Nieves González acaba de publicar un interesante artículo en Blok de Bid, revista digital de la Facultad de Biblioteconomía de la Universitat de Barcelona, sobre las confluencias y el solapamiento que exiten en la formación en competencias informacionales y el apoyo a la comunicación científica por parte de las bibliotecas universitarias en base al informe Intersections of Scholarly Communication and Information Literacy. Creating Strategic Collaborations for a Changing Academic Environment publicado por la ACRL (Association of College and Research Libraries).

Nos atrevemos a realizar un breve resumen, recomendando la lectura completa del artículo y del informe. Así destacamos del mismo los puntos en común y las recomendaciones que se hacen hacia los bibliotecarios especializados en formación y los que se dedican al apoyo a la investigación.

De los puntos en común se destacan tres confluencias. La primera es “la Economía de la distribución del trabajo científico”, donde se relaciona el carácter dinámico de la publicación científica con como se enfoca la formación en los estudiantes para que sean consumidores de la misma en la época actual. La segunda es la “Alfabetización digital” sobre los nuevos tipos de contenidos y herramientas que van apareciendo y que afectan a profesores y alumnos. El tercer punto en común hace referencia a nuevas formas de comunicación científica basada en el conocimiento abierto y como el bibliotecario formador debe incidir en ella.

En cuanto a las recomendaciones, señalar La primera apunta a la formación del bibliotecario para que se incluya en las mismas aspectos relativos a la comunicación científica. A su vez, los especialistas en comunicación científica deben incorporar la pedagogía. Otra recomendación señana a la organización de la biblioteca para que propicie una forma de trabajo conjunta entre ambas áreas.

Acabamos con el último párrafo del artículo de Nieves González:

“Las bibliotecas universitarias tienen que demostrar el valor que aportan a su institución, y la literatura profesional está demostrando que tanto la formación en competencias informacionales como en comunicación científica contribuyen al éxito de la comunidad universitaria. Los temas de comunicación científica son en este contexto, una parte significativa de la alfabetización digital, que en distinta medida, afectan tanto a estudiantes como profesores. Consideramos que en momentos de crisis, y para que la biblioteca tenga respuestas para este entorno cambiante, no debe producirse solapamiento entre las áreas y deben trabajar de forma conjunta e integrando programas, para que estudiantes, profesores, investigadores y gestores, obtengan todas las ventajas del dinámico entorno digital, de la enseñanza y la investigación”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *