Los ciento cincuenta años de Alice Liddell

Como seguramente sabes, este 2015 Alicia cumple 150 años. Alice Liddell recibió como regalo el manuscrito de Alice’s Adventures Under Ground en 1864. Un año más tarde, se publicaba la narración que la propia Alice encargó al reverendo Charles Dodgson, verdadero nombre de Lewis Carroll. Hoy, se le considera un clásico, despojado de su original vinculación con la literatura juvenil.

tenniel-wonderland-3

Tuvimos que esperar hasta noviembre de 1914 para tener la primera edición en español (después de ser traducida para alemanes, franceses, italianos, rusos, daneses, holandeses, e incluso chinos). En esa fecha, la revista “Los Muchachos. Semanario con regalos” publicó por entregas una versión resumida de la novela,  y en 1922 se editaría una versión aún más reducida, en sólo 14 páginas.

En 1927 se publicó la primera edición completa en catalán, traducida por el poeta, periodista y dramaturgo Josep Carner e ilustrada por Lola Anglada.

La última de las lenguas vernáculas a la que se tradujo fue la aragonesa: Alizia en o Pais de as Marabiellas, por Antonio Gil Ereza, en 1995.

Tras el estreno de la versión cinematográfica de la factoría Disney en 1951 (Alicia en el país de las maravillas fue nominada a un Oscar a la mejor Banda Sonora y al León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia), las ediciones se multiplicaron.

¿Sabías que el personaje animado se inspiró en una niña de carne y hueso?

1440417628_800425_1440424601_noticia_normal

Leídos durante la infancia, los libros (porque hubo dos: Las aventuras de Alicia bajo tierra, y A través del espejo y lo que Alicia encontró al otro lado  (1871), ambos ilustrados por el dibujante satírico John Tenniel), reflejan el asombro y el miedo.

1book4

Fue en esta segunda parte donde Carroll incluyó el poema Jabberwocky, término utilizado en inglés para referirse al lenguaje sin sentido.

De entre las traducciones disponibles escogemos una estrofa de Francisco Torres Oliver para que os hagáis una idea de cómo suena este Jerigóndor:

“Cocillaba el día y las tovas agilimosas

giroscopaban y barrenaban en el larde.

Todos debirables estaban los burgovos,

y silbramaban las alecas rastas”.

Más adelante, leídos en la adolescencia, evocan la indignación ante la idiotez e hipocresía de los adultos.

Las Alicias más maduras, al fin, se rebelan contra la injusticia, la codicia y el despotismo de los que gobiernan, el egoísmo de nuestros congéneres, o la aparente insensatez del mundo. Toda una reflexión sobre hacerse adulto y la vida que te espera allí…

alice_02b-alice_rabbit

El libro de Lewis Carroll tiene múltiples lecturas. También es un escalofriante reflejo de la conflictiva personalidad de su autor, una sátira de su época y una obra maestra del humor absurdo.

Además, como obra de culto, Alicia en el País de las Maravillas ha sido reivindicada y reinterpretada por distintos colectivos contraculturales. Por ejemplo, los surrealistas vieron en su lógica narrativa algo muy próximo a un sueño (o a un viaje de LSD- la madriguera del conejo sería un sinónimo de viaje psicodélico, con persecuciones sin destino, cambios de tamaño, objetos y escenarios mutantes,  la textura líquida de las pesadillas…)

alicia-tenniel-web

Una de las mejores definiciones del libro en ese sentido la dio Tim Burton: “Alicia en el País de las Maravillas es como una droga pensada para niños”. Precisamente esa lectura que se centra en la separación de lo común, de la percepción habitual y automática, es la que podemos utilizar para desgranar citas repletas de juegos de palabras (algunos se pierden con las traducciones) que destilan finamente sabiduría, para quien ponga la atención suficiente.  Nos despedimos con ellas, ¿qué te sugieren?

“No tiene utilidad volver a ayer, porque entonces era una persona distinta”

“Cuida de los sentidos y los sonidos se harán cargo de sí mismos”

“Lee las direcciones y directamente serás dirigida a la dirección correcta”

 “¿Cómo voy a ser la Alicia incorrecta cuando este es mi sueño?”  

“Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo…”

alicia-17-portada 1984

¿No te apetece ahora sumergirte en el País de las Maravillas? Pásate por la Biblioteca y llévate prestada la edición que más te guste. Aquí las tienes todas, además de otros escritos de Carroll.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *