Una razón brillante (2017)

MEDIATECA. Apuntes de cine

Una razón brillante (2017)

Algo más que una lección de retórica

Una película francesa que rompe un poco con la típica comedia de nuestro país vecino a la que estamos acostumbrados a ver. Una razón brillante ha sido realizada por el director francés de origen israelí Yvan Attal. Con un tono divertido que a veces llega a la ironía, Attal nos muestra la peculiar relación que se establece entre un profesor de la Universidad de París y una alumna de primero de Derecho, que procede de un barrio del extrarradio parisino. Esta comedia melodramática posee una presentación refinada, enmarcada en un ambiente universitario. Pero, además, va más allá y nos muestra el choque de dos personas de extracción social distinta, que tienen dos formas opuestas de ver el mundo. Igualmente, la oratoria y la dialéctica les va a unir en una relación que va a virar entre el afecto y el desafecto.

 

Algunas consideraciones

Hay que destacar en Una razón brillante aspectos intrínsecos a la trama, vuelve el mito de Pigmalión y la gran lección de dialéctica y oratoria. En lo formal, las interpretaciones de los dos actores principales en un elegante marco universitario.

Otra vez sale a escena en el cine El mito de Pigmalión. Ovidio lo relató en las Metamorfosis, como el escultor “Pigmalión” que se enamora de una estatua, “Galatea”, que ha realizado él mismo, y que toma vida después de la intervención de la diosa Afrodita. Este mito ha sido muy recurrido en el arte en general, la pintura, la literatura, la música o el cine. Recordar el resurgimiento de este mito en el cine, en películas como, Pygmalion, My Fair Lady, Pretty Woman, Las zapatillas rojas, Her…Esta vez, en “Una razón brillante”, vuelve a aparecer este, representado por el profesor Pierre Mazard “Pygmalion” y Nelïa Salah “Galatea”. El profesor Mazard quiere hacer de Salah su propia creación, su gran obra, su “escultura viviente”.

Lo que al principio parece una peli “progre y algo cutre”, y que te da la sensación de haberla visto ya anteriormente, se convierte una vez pasados los primeros compases, en una muy entretenida trama, una especie de juego de egos entre el profesor y la alumna, donde las palabras, los argumentos, la estrategia toman la iniciativa. Una especie de “guerra de sexos” a la francesa.

Destacar las interpretaciones del veterano actor francés Daniel Auteuil, interpretando al exigente profesor Pierrre Mazard, un cínico redomado. La joven actriz Camélia Jordana perfecta, siendo sobria su interpretación, recibió el Premio César como mejor actriz revelación. Pero, lo mejor de las interpretaciones son los diálogos y los silencios en las situaciones conflictivas que se generan entre ambos. El ritmo del film es intenso, no decae, originando una trama de comedia muy apetecible de ver. El director se vale de trucos varios para forzar determinadas situaciones, aunque esto no va en el demérito de éste.

 

FOTOGRAMAS.  Unas pinceladas

Una razón brillante es una historia que transita entre los dos protagonistas principales, un profesor y su alumna, donde la oratoria, el noble arte de convencer con palabras, ocupa un lugar destacado.

Neïla Salah (Camélia Jordana) es una joven que vive en el extrarradio de Paris que sueña con ser abogada. Se ha matriculado en la facultad de Derecho más importante de París.

Pierre Mazard (Daniel Auteuil) es profesor de la facultad de Derecho y está muy bien considerado en lo profesional, pero es prepotente y provocador, tanto en la forma de dar las clases como en el trato con el alumnado. Su especialidad es la oratoria y la retórica, de la que hace un auténtico espectáculo de masas en sus clases magistrales en los amplios aularios de la Universidad de París.

Ya en la primera escena de Una razón brillante, pone perfectamente el foco sobre los dos protagonistas de la historia y en el aspecto que va a marcar la trama, el choque frontal entre una alumna de primer curso de Derecho, en su primer día del curso, y el profesor Pierre Mazard,

– “Señorita, por favor, llega tarde.

– Ya vale, he llegado cinco minutos tarde, ¿por qué se ensaña conmigo de ese modo?

-Ya aparece la manía persecutoria, ¡típico!

– Típico, ¿de qué exactamente?

¡¡Es racismo!!”

Tras una serie de malentendidos, que van a originar unas situaciones conflictivas entre profesor y alumna, se va producir un giro importante que va a cambiar todo, en principio, con la propuesta de participación en el Concurso nacional de oratoria, en la que Neïla Salah será una de las ponentes que representará a la Universidad de París. Pierre Mazard ejercerá de profesor, “de sparring”, en los nobles artes de la oratoria y la retórica.

“ La oratoria… la verdad da igual, lo importante es que usted siempre tenga la razón. ”

El argumento de la trama ya está centrado. Así que, estos van a ser los primeros pasos de una larga y conflictiva relación entre el profesor y la alumna. En ellos estarán en juego el prestigio del profesor y el futuro personal y profesional de Nelïa Salah. Tenéis algo más de noventa minutos…

 

Yvan Attal

El director franco-israelí Yvan Attal es más conocido como actor que como director, ya que como tal ha actuado en casi una cuarentena de películas. En 2001 dirigió su primera película, “Mi mujer es una actriz”, desde entonces ha realizado un total de seis, de las que Una razón brillante es su mayor éxito de público, especialmente en Francia, donde más de un millón de personas han pasado por taquilla.

La puedes encontrar en el catálogo de la Biblioteca de la BUA,

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *