El artista anónimo (2018)

MEDIATECA, Apuntes de cine

El artista anónimo  (2018)

La historia que nos vino del frío

Esta semana en Mediateca, apuntes de cine, damos un giro radical con respecto a la crítica anterior, pasamos del mundo turbulento y absorvente de Hollywood, a un universo intimista y cercano. Pasamos del clima cálido de los estudios y las playas de California, al frío de los países nórdicos. Así que, podemos decir que “El artista anónimo” es la película que nos llegó del frío, una joyita que se nos ha colado sin avisar y que nos trae un aire fresco y algo melancólico del Norte. Dirigida por Klaus Härö, cineasta que es más conocido por la peli “La clase de esgrima”, que dirigió anteriormente, en el año 2015. Härö, esta vez, nos muestra el mundo del arte, de las galerías de arte y subastas, utilizando perfectamente el lenguaje cinematográfico para introducirnos en una historia humana e intimista a la vez, que es agradable de ver, y que consigue emocionarnos.

 

Klaus Härö

Nacido en Finlandia, Klaus Härö es director de cine que ha realizado tan sólo 6 films, todos ellos tienen su sello personal, son historias contadas en un tono cercano e intimista, y que poseen cierto toque de humanidad. Härö estudió dirección de cine en la Universidad de Helsinki.

Filmografía. Se inicia en el cine con Elina: As if i wasn’t there (2002);  después hizo Adiós, mamá (2005);  The New Man (2007);  Cartas al padre Jacob (2009);  La clase de esgrima (2015), su obra más conocida;  El artista anónimo (2018), su última película.

 

Algunas consideraciones

La trama de El artista anónimo, que esbozaremos en el apartado posterior, tiene varios mensajes implícitos, y que el director Klaus Härö ha querido esbozar y mostrar de forma sutil. Este melodrama, enmarcado en el mundo del mercado del arte, confronta el de las galerías de arte tradicionales y las nuevas tendencias de la industrialización del arte en la era digital. Además, Härö introduce el concepto de cambio generacional, con la figura del nieto de Olavi Launio, el protagonistga principal, y que representa a esa era digital. Un nuevo mundo, que a su vez hace que las relaciones humanas sean frías y distantes, eliminando a su vez drásticamente valores como la herencia del conocimiento.

Destacar, también la interpretación de Heikki Nousiainen en el papel del veterano galerista Olavi, y del joven Amos Brotherus, Otto, su nieto. Asímismo, la música pone el contrapunto en la trama, con piezas clásicas de Vivaldi, Hendel, Mozart, y Rachmaninov.

Y, todo ello, sin olvidar la fría atmósfera recreada de una ciudad nórdica, Helsinki, que hace que dirijamos y centremos la mirada especialmente en la humanidad y calidez de los protagonistas, y en la trama.

En resumen, podemos decir que Klaus Härö ha conseguido crear una película de factura clásica, reflexiva y seductora, y que introduce al espectador fácilmente en la trama, siendo el mundo del arte, el pretexto.

 

FOTOGRAMAS.  Unas pinceladas

La historia que se esconde detrás de un enigmático cuadro.

Una sencilla historia que tiene como protagonista a un galerista, un cuadro, y como telón de fondo, como decorado, el mundo de las galerías de arte y las subastas.

Olavi Launio (Heikki Nousiainen) es un experto galerista, que lleva prácticamente toda su vida dedicado a este negocio especializado en la exposición y venta de arte.

Su tiempo transcurre entre su galería de arte y las casas de subastas de arte. A pesar de los años que lleva dedicado a este trabajo tan especializado, su vida pasa entre estrecheces económicas y cierta monotonía.

El anciano, en otros tiempos muy respetado dentro de su profesión, ha sido olvidado por la industrialización del mundo del arte.

Un día tuvo una intuición al ver un cuadro anónimo; estaba sin firmar el pequeño óleo, que pasaba inadvertido en otra galería cercana. Olavi se puso a investigar en bibliotecas y archivos, en busca del nombre del pintor que pudiera ser el artífice de esta obra, un icono, que probablemente pudiera ser ruso.

Ayudado por otros colegas, y en especial por su nieto, prosigue la investigación en busca de pistas que le ponga en el camino adecuado.

En una especie de carrera contra el crono, en la que no había tiempo, ya que el cuadro anónimo iba a ser subastado en breve.

Tendrá que pujar en la subasta, y probablemente el valor del cuadro será muy alto, además, sin olvidar el riesgo que conlleva comprar un cuadro sin firma, que lo infravaloraría en su posterior venta…

Os hemos dado unas pinceladas, tenéis una hora y media para seguir esta interesante trama, que transita en un ambiente sosegado y próximo.

 

 

La puedes encontrar en el catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Alicante (BUA):

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *