Kursk (2018)

MEDIATECA, Apuntes de cine

Kursk (2018)

Un viaje emocional al fondo del mar

“En el Kursk ha pasado algo…”

Esta semana en “Mediateca, apuntes de cine” os recomendamos Kursk, una interesante película con tintes melodramáticos. Una trama que está basada en hechos reales, en la tragedia del submarino nuclear ruso   K-141 Kursk, ocurrida en el año 2000. Mientras los marineros luchaban por sobrevivir dentro de los restos de acero del submarino, sus familias en tierra firme luchaban desesperadamente para salvarlos, y vencer los obstáculos políticos y la negligencia gubernamental. Los hechos están magníficamente reconstruidos y narrados. El director Thomas Vinterberg y el guionista Robert Rodat centran la trama en lo narrativo, y en las relaciones interpersonales de los dos grupos implicados en este drama.

 

Algunas consideraciones

En la foto superior el director Thomas Vinterberg durante la grabación de una de las escenas del film Kursk, una película que lleva el sello inconfundible del movimiento Dogma 95. Vinterberg, nacido en Dinamarca, fue uno de los cofundadores junto a Lars von Trier del movimiento cinematográfico Dogma 95. Esta corriente vanguardista quiere recuperar la pureza del cine, y para ello establecen unas reglas muy exigentes en la producción de los films, prescindiendo de los efectos especiales. Dogma 95 sigue planteamientos cinematográficos muy próximos a los del movimiento francés Nouvelle Vague.

Del film Kursk hay que destacar la puesta en escena, en especial la iluminación que se caracteriza por su naturalidad, tanto en escenas de exteriores como de interiores, así como bajo el mar, consiguiendo unas escenas muy realistas. Además, en la narración prevalecen básicamente las emociones y las relaciones interpersonales, lo sensorial y sentimental. Del reparto, destacar a Mathias Schoenaerst, Lea Seydoux, Colin Firth, y Max von Sydow.

El contexto histórico, político y social. El director no toma partido por ninguna opción, simplemente expone los hechos, y se centra en lo estrictamente descriptivo. A pesar de que los acontecimientos reales fueron contundentes: la armada rusa se encontraba de maniobras navales en esos momentos, en plena era postsoviética, tenía una flota naval muy anticuada y casi inoperante; además, no hicieron absolutamente nada por salvar a la tripulación, y tampoco dejaron intervenir a los especialistas extranjeros que se ofrecieron para realizar el rescate bajo el agua, con los medios adecuados. Optaron por dejar pasar el tiempo sin hacer absolutamente nada. Para los militares, tras la decadencia progresiva de Rusia después de la caída del Muro de Berlín, era más importante “la buena imagen ante el mundo” que salvar a los más de 100 marineros atrapados entre el acero del submarino, así que optaron por no dejar intervenir a potencias extranjeras, que disponían de medios tecnológicos más avanzados.

El director Thomas Vinterberg junto a tres de los protagonistas de Kursk.

 

FOTOGRAMAS.  Unas pinceladas

La película Kursk es la reconstrucción de un episodio histórico, el hundimiento del submarino ruso K-141 Kursk, y tiene como protagonistas a los tripulantes del submarino y a sus familiares que se encuentran en tierra firme, y entre ambos se encuentran los militares y políticos rusos.

Agosto del año 2000, los marineros del Kursk, unos días antes de que partan para realizar una nueva misión, se reúnen para festejar el casamiento de uno de ellos. Una tripulación que son como una familia.

El Kursk ya está listo para partir y participar en unas maniobras navales.

Unos ejercicios navales que eran los más importantes que se realizaban en Rusia desde 1989.

Después de varias explosiones en la proa del submarino atómico K-141 Kursk, se produce una reacción en cadena que hace que más de dos tercios del submarino quede inundado.

“¿Saben cuanto oxígeno les queda, cómo están?”

Mientras, los familiares de los marineros accidentados piden información a los altos mandos militares.

“¿Ustedes quieren que nuestros hombres mueran por nada?“

El submarino está sumergido a más de cien metros de profundidad. Mientras, se abren dos frentes: la lucha entre los pocos supervivientes del Kursk por mantener el ánimo alto y por no perecer, mientras que, en tierra firme, los familiares presionan a las autoridades políticas y militares para que aceleren el rescate.

Os hemos dado unas pinceladas, tenéis casi dos horas para vivir intensamente esta trama, realizada con una gran carga emocional. Kursk tiene una estructura narrativa casi perfecta.

El secreto no está en el final de la  historia, sino en el relato mismo

-“Yo quería verte más, por nosotros dos…

Tú eres mi eternidad.“

 

 

La puedes encontrar en el catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Alicante (BUA):

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.