El libro de la semana: Una novela francesa

 

una novela francesa
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en qué biblioteca se encuentra

 

El 28 de enero de 2008, el autor, Frédéric Beigbeder, era detenido por consumo de cocaína en la vía pública y pasaba cuarenta y ocho horas bajo detención preventiva. Irónicamente, unos días más tarde, su hermano, el empresario Charles Beigbeder, recibía la Legión de Honor de manos del presidente francés. De este suceso real nacería poco tiempo después Una novela francesa.

Desde su celda, Beigbeder reconstruye su infancia olvidada. Piensa en sus dos familias: los Chasteigner, aristócratas de rancio abolengo, y los Beigbeder, burgueses acomodados venidos a menos. Rememora los deliciosos veranos o repasa el trauma que supuso el divorcio paterno. Transita de la melancolía del recuerdo al relato de su detención. Y todo ello aderezado con feroces críticas a las dependencias penitenciarias de París, soflamas contra el sistema y una defensa acérrima del consumo de drogas.

Una suerte de memorias, un auténtico recorrido sentimental por la Francia de las cuatro últimas décadas, con prólogo de Michel Houellebecq.

(Fuente: editorial Anagrama)

Fragmento del libro: libro

 

El libro de la semana: Tres veces al amanecer

 

Tres veces al amanecer
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en qué biblioteca se encuentra

 

En una de las páginas de Mr Gwyn, la última novela de Alessandro Baricco, se aludía a cierta obra titulada Tres veces al amanecer, atribuida a un apócrifo autor angloindio, Akash Narayan. El afamado autor de Seda ha querido ofrecernos ahora esa obra, una secuela autónoma e independiente por completo.

Dos desconocidos, un hombre y una mujer, se encuentran tres veces en el vestíbulo de un hotel, poco antes del amanecer. Cada encuentro es único, y primero, y último: aunque se trate de los mismos personajes, sus destinos se cruzan en tres momentos distintos de sus vidas.

(Información proporcionada por la editorial Anagrama: http://bit.ly/KI5RXS)

Fragmento del libro: libro

El libro de la semana: Al envejecer los hombres lloran

 

Al envejecer los hombres
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en que biblioteca se encuentra

 

Esta obra,  del dramaturgo y guionista francés Jean-Luc Seigle, es una novela centrada en un pequeño pueblo francés dónde los fantasma de las dos guerras mundiales todavía pesan en la población. La acción transcurre durante un único día, el 9 de julio de 1961, en casa de los Chassaing, que han sido avisados de que su hijo mayor, destinado en Argelia, va a ser entrevistado para un reportaje. Así todos los vecinos se reunen en la única casa del pueblo que tenía televisor.

Para abrir boca aquí tienes los primeros capítulos: http://bit.ly/1hdzKKg

 

El libro de la semana: La vida imaginaria

La vida imaginaria
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en qué biblioteca se encuentra

 

“La vida es una mierda. Que yo no digo siempre, digo ahora. Que yo no digo que la vida sea una mierda desde que nací, yo digo estos días, estas semanas, estos meses. Éstos en los que abro la ventana por las mañanas y me da igual si el pruno que hay enfrente está florido o se ha podrido. Estos meses que no tienen color, que ni siquiera son en blanco y negro, sino que son planos. Como las hojas del calendario, como las mañanas en el curro, como las tardes en las que me tiro en este sofá y miro atentamente la pared hasta que todo está emborronado y tengo que parpadear porque se me ha nublado la vista”.

 

Así comienza esta novela, escrita por Mara Torres, centrada en la situación personal que atraviesa la protagonista cuando su pareja la abandona y tiene que seguir adelante con su día a día. Relato confesional, divertido y emocionante.

 

El libro de la semana: El tren pasa primero

 

El tren pasa primero / Elena Poniatowska
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en qué biblioteca se encuentra

 

Las huelgas ferroviarias de los años 50 del siglo XX en México y la violenta represión contra los trabajadores es el tema de esta novela de Elena Poniatowska, quien la semana pasada se le concedió el premio Cervantes.

La preocupación por las luchas sociales en México ha marcado la narrativa de Poniatowska: fue testigo del movimiento estudiantil que acabo con la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco que documentó en su clásico libro “La noche de Tlatelolco“.

En la presenta obra el personaje central es el líder sindical Trinidad Pineda, figura inspirada en un personaje auténtico, el sindicalista Demetrio Vallejo Martínez. De forma lineal se cuentan los inicios del movimiento huelguístico, a fines de los años cincuenta, para después continuar con la represión del movimiento y  el encarcelamiento de los cabecillas del mismo.

 

El libro de la semana: El cuaderno dorado

 

Recordando a Doris Lessing

El cuaderno dorado
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en que biblioteca se encuentra

 

Publicada en el año 1962, “El cuaderno dorado” cuenta la vida de la escritora Anna Wulf, en base a los cuadernos en los que la escritora escribe sobre su vida. Éstos cuadernos tratan desde aspectos personales de la escritora, hasta sus experiencias como miembro del partido comunista. Todo ello narrado de forma no cronológica. Se pueden establacer dos grandes temas en la novela:  la guerra fría y la amenaza de guerra nuclear, y la lucha de las mujeres por sus derechos.

 

El libro de la semana: Ciudad abierta

 

Ciudad abierta
Haz clic sobre la cubierta del libro para saber en qué biblioteca se encuentra

 

Julius, un psiquiatra nigeriano, como el autor del libro, pasea por Nueva York  sin rumbo fijo y mientras pasea piensa en su pasado y su  presente, sus aficiones, sus amistades, etc.

Ésta es la primera novela de su autor, Teju Cole, dónde como en un diario el protagonista plasma sus pensamientos en los que va desarrollando sus diferentes puntos de vista acerca de la realidad circundante:

las caminatas satisfacían una necesidad: eran un desahogo respecto de la estrecha regulación del medio mental del trabajo y, no bien descubrí su calidad terapéutica, se volvieron cosa normal y olvidé cómo había sido la vida antes de empezar a andar. El trabajo era un régimen de perfección y competencia, ninguna de las cuales permitía improvisaciones ni toleraba errores. Por interesante que fuese mi proyecto de investigación—llevaba a cabo un estudio clínico de trastornos afectivos en personas mayores—, el grado de detalle que demandaba era de una complejidad que excedía todo lo que había hecho hasta entonces. De modo que las calles constituían una bienvenida réplica a las horas de trabajo. Ninguna decisión—dónde doblar a la izquierda, cuánto quedarse absorto frente a un edificio abandonado, ver el sol poniéndose en Nueva Jersey o bajar por la penumbra del East Side mirando hacia Queens—tenía consecuencias, y por esto mismo cada una era un recordatorio de libertad“.

(extracto de “En la ciudad”, pp. 15-16)