ir a la navegación

El Cisne Negro 30 mayo 2013

Publicado por faraon en Libros , trackback

El Cisne Negro
El impacto de lo altamente improbable

Nassim Nicholas Taleb
Divulgación
booket
Paidós

el-cisne-negro_9788408008545.jpg
El cisne negro
Nassim Nicholas Taleb

¿Qué es un «cisne negro»? Un hecho improbable, impredecible y de consecuencias imprevisibles.

Vídeos en youtube:
Nassim Nicholas Taleb – The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable

Es uno de los ensayos, de los que he leido últimamente, que más me ha gustado. De fácil lectura, pero con una propuesta de nuevas ideas trascendentales y de suma importancia para entender el mundo actual (y futuro).
Taleb se define como “empírico escéptico y lector-errante”. Me gusta!!!. Yo también me siento así.

Frases entresacadas:

(Página 24)
“Lo que aquí llamamos un Cisne Negro (así, en mayúsculas) es un suceso con los tres atributos que siguen. /…/ rareza, impacto extremo y predictibilidad retrospectiva (aunque no prospectiva).”

(Página 29)
“poner boca abajo la sabiduría convencional y demostrar que es inaplicable para nuestro entorno moderno, complejo y cada vez más recursivo

(Página 32)
“todo el mundo sabe que es más necesaria la prevención que el tratamiento, pero pocos son los que premian los actos preventivos”

(Página 34)
“para evitar el aburrimiento puede sernos de gran ayuda filtrar todo lo que no sea esencial”

(Página 35-36)
“Las metáforas y las historias tienen muchísima más fuerza (lamentablemente) que las ideas; también son más fáciles de recordar y más divertidas de leer. /…/ Las ideas van y vienen; las historias permanecen.”

(Página 51)
“nuestra mente es una magnífica máquina de explicación, capaz de dar sentido a casi todo, hábil para ensartar explicaciones para todo tipo de fenómenos, y generalmente incapaz de aceptar la idea de la impredecibilidad”

(Página 191)
Falacia lúdica: “los atributos de la incertidumbre a los que nos enfrentamos en la vida real guardan poca relación con los rasgos esterilizados con que nos encontramos en los exámenes y los juegos”.

(Página 198)
lo superficial y lo platónico emergen de forma natural a la superficie

(Página 201)
“La prediccion, no la narracion, es la auténtica prueba de nuestra comprensión del mundo”

(Página 226)
“Los seres humanos somos víctimas de una asimetría en la percepción de los sucesos aleatorios. Atribuimos nuestros éxitos a nuestras destrezas; y nuestros fracasos, a sucesos externos que no controlamos, concretamente a la aleatoriedad.”

(Página 227)
“Sé que la historia va a estar dominada por un suceso improbable; lo que no sé es, simplemente, cuál será ese suceso”

(Página 228)
“El problema es que nos centramos en la rara ocasión en que esos métodos funcionan, y casi nunca en los fallos, que son muchísimo más frecuentes que los aciertos”

(Página 232)
“No podemos planificar de verdad porque no entendemos el futuro, lo cual no necesariamente es una mala noticia. Podríamos planificar si tuviéramos en cuenta estas limitaciones.”

(Página 246-247)
“Los ingenieros tienden a desarrollar herramientas por el placer de desarrollarlas, no para inducir a la naturaleza a que desvele sus secretos. /…/ Construimos juguetes. Algunos de ellos cambian el mundo.”

(Página 248)
Prever la divulgación de una tecnología implica prever un elevado grado de modas pasajeras y de contagio social, que se sitúan fuera de la utilidad objetiva de la propia tecnología.”

(Página 249)
“La tesis central de Popper es que, para predecir los sucesos históricos, es necesario predecir la innovación tecnológica, algo en sí mismo fundamentalmente impredecible”

(Página 401)
“Desde entonces, he escrito una docena de trabajos “académicos” en torno a ciertos aspectos de la idea misma del Cisne Negro. Son de lectura rematadamente aburrida, pues casi todos los artículos académicos se hacen para aburrir, impresionar, obtener credibilidad, intimidar incluso, o presentarse en encuentros y congresos, pero no para ser leídos salvo por crédulos (o detractores) o, peor aún, por estudiantes de posgrado.”

(Página 407)
“En primer lugar, a la Madre Naturaleza le gustan las redundancias”

(Página 409)
“A la Madre Naturaleza no le gusta la especialización excesiva, pues ésta limita la evolución y debilita los animales.”

(Página 410)
“En segundo lugar, a la Madre Naturaleza no le gustan las cosas demasiado grandes”

(Página 413)
“A la Madre Naturaleza no le gusta el exceso de conectividad y globalización (ya sea biológica, cultural o económica)”

(Página 459)
“Si necesitamos datos para obtener una distribución de probabilidad que nos permita medir el conocimiento sobre la conducta futura de dicha distribución a partir de sus resultados pasados, y si, al mismo tiempo, precisamos una distribución de probabilidad para calcular la suficiencia de datos y si es o no predictiva del futuro, entonces nos enfrentamos a un grave bucle circular.”

(Página 475)
“Es mucho mas sensato asumir riesgos que podemos medir que medir los riesgos que estamos asumiendo.”

(Página 484)
“El propio término iatrogenia (es decir, el estudio del daño ocasionado por el sanador) no es un vocablo que esté muy extendido: yo nunca lo he oído mencionar fuera del campo de la medicina. A pesar de la obsesión que he tenido toda la vida con lo que se conoce como el error de tipo I (o falso positivo), no fue hasta fecha reciente cuando aprendí el concepto de daño iatrogénico gracias a una conversación con el ensayista Bryan Appleyard. ¿Cómo puede una idea tan importante como ésa seguir oculta a nuestra conciencia?”

(Página 485)
Iatrogenia de los reguladores. Desgraciadamente, el llamamiento a una mayor regulación (incondicional) de la actividad económica parece haberse convertido en una respuesta normal. Mis peores pesadillas han tenido que ver con los resultados de la obra de los reguladores. Fueron ellos los que promovieron el recurso a las calificaciones de las agencias de crédito y a la “medición del riesgo” que contribuyó a fragilizar el sistema cuando los banqueros lo utilizaron para construir y afianzar posiciones que acabaron echándose a perder. Pero cada vez que se presenta un problema, hacemos eso tan soviético-harvardiano que es pedir más regulación”

(Página 502)
“Problema de la ingeniería inversa: Es más fácil predecir que un cubito de hielo se derretirá hasta formar un charco que, observando el charco, adivinar la forma del cubito que lo pueda haber causado”

Comentarios»

1. Faraón Llorens » Iatrogenia docente - 6 agosto, 2013

[…] la lectura (y anotaciones pertinentes) del libro El Cisne Negro de Nicholas Taleb. Como digo en la entrada que he puesto en el blog con referencia a este libro, es uno de los ensayos que he leído en los últimos años que más me ha gustado y que más ideas […]

2. Faraón Llorens » Los MOOC ¿son una moda o un cisne negro? - 26 agosto, 2013

[…] serán los MOOC un Cisne Negro? Según Taleb “un Cisne Negro (así, en mayúsculas) es un suceso con los tres atributos que siguen: rareza, impacto extremo y […]

3. Faraón Llorens » Reflexiones estivales a bote pronto #FindelaCita - 31 agosto, 2013

[…] en material académico (charla, artículo…). Pero retomando las palabras de Taleb en el libro El Cisne Negro, los trabajos académicos “son de lectura rematadamente aburrida, pues casi todos los artículos […]