Javier Sánchez Merina

 

Hace dos años comenzamos una serie de cursos de Proyectos basados en el viaje como experiencia que consolida vínculos de especialización.

Entonces se comenzó explorando la relación entre Arquitectura y Naturaleza: Todo ese año giró en torno a Islandia, con ejercicios de preparación y un viaje a la isla.

A ese curso le siguió el de Arquitectura y Género, con el viaje asociado a Estambul.

Si bien los proyectos realizados durante ambos cursos partían de unas condiciones extremas y desconocidas para los alumnos, todas las propuestas se basaban en una sorprendente realidad.

 

El presente curso 2011/12 constituye nuestra tercera especialización de Estudios Comparativos: Arquitectura y Tiempo, con el viaje asociado a Nápoles, una ciudad hecha por diferentes envolturas y capas temporales, a veces en conflicto entre sí.

Frente al concepto de recorrido lineal del Tiempo que nos lleva a un nuevo modelo de ciudad, la ciudad de Nápoles nos desvela otras formas de trabajar a partir de la realidad:

– La porosidad del tiempo, descrita por Benjamin en su viaje en Nápoles, como en un proceso continuo.

– La “no-contemporaneidad” de Ernst Bloch sobre aquellos lugares donde diferentes tiempos de la historia se encuentran en el mismo tiempo cronológico.

– La idea de diferentes geografías

– Las texturas que emergen de estructuras resistentes a la alteración.

– El esqueleto de planta sobre el cual el tiempo desenvolvió sus artefactos y trajo las diferentes comunidades que aún coexisten.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.