Jaime Sepulcre + Andrés Silanes

Jury Final de Curso, enlace al Vídeo 

La dimensión `disfrute´ del espacio doméstico                   

El curso se plantea como una investigación/experiencia colectiva sobre el habitar focalizándonos en este caso sobre el fenómeno que representa el `ocio´ en el hogar. A través de las experiencias personales de los alumnos sobre sus propias casas -involucrando a sus propias familias- buscamos ampliar la noción que tenemos sobre la idea de ocio en el territorio infinito de lo doméstico. El curso propone cuestionar y movilizar nuestros comportamientos de ocio, interviniendo sobre las posibilidades vitales del disfrute hogareño. En concreto nos preguntamos cómo los comportamientos cotidianos -muy automatizados- asociados a la `higiene´, al `descanso´ y a la `alimentación´ pueden convertirse en experiencias y momentos que adquieran otra significación y otra dimensión de mayor conciencia y satisfacción. Queremos probar cuál es el potencial que encierran como mediadores del disfrute del habitar.

El procedimiento didáctico a través del cual intentamos tomar conciencia de nuestro hacer se organiza en tres pasos:

1º/ unas `miradas´ que registran e interrogan a lo habitual y que se representan principalmente sobre dibujos en planta muy precisos de las casas a escala 1:20;

2º/ unas `propuestas´ de nuevas posibilidades de ocio representadas virtualmente sobre maquetas muy elaboradas de las casas a 1:20;

3º/ unos `testeos´ de las transformaciones de los espacios reales de sus casas cuyas experiencias son registradas mediante videos. Cada alumno se convierte así en un `habitante prosumer´ que experimenta y transforma el entorno en el que vive, documentándolo, proyectándolo y evaluándolo por sí mismo.

Esta investigación/experiencia sobre `lo doméstico´ se plantea con el objetivo docente de dedicarle tiempo -para pensar, para probar y para profundizar- a tres cuestiones:

– A la idea de que “tomar conocimiento de una realidad consiste en elaborar una representación de ella”.

-A la idea de que “el alumno -como un etnógrafo- puede elaborar `interpretaciones creativas´ desde la posición de estar, simultáneamente, dentro y fuera -inmerso y distanciado-, intelectualmente suspendido entre la `familiaridad´ y el `extrañamiento´”.

-A la idea de que  necesitamos “trabajar con el mundo real, con la realidad próxima, comprometidos con lo veraz frente a situaciones de ficción. Interrogando y elaborando la realidad cotidiana para hacer emerger otras situaciones dentro de ella”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.