Exposición PFC Las Cigarreras

Máster en Arquitectura

Entradas antiguas

G3. JA. Sánchez Morales (tarde. taller vertical)

1. El mito de la cabaña

Podemos llegar a considerar la cabaña como aquel concepto que sitúa al individuo lo suficientemente distante del contexto como para poder reflexionar sobre sí mismo y sobre el mundo que antes de apartarse le envolvía. Vivimos un tiempo de sujeciones crecientes, según diversas voces críticas, en donde a muchos les surge la necesidad de encontrar sentido a su propia vida y a sus acciones. La cabaña material será el dispositivo que permita activar ese proceso reflexivo.

Además la cabaña, en un contexto más disciplinar, deviene en acto fundacional de la propia arquitectura, hasta convertirse en un mito, cuyo origen podemos remontar hasta el mismo Vitruvio:

Por tanto, con ocasión del fuego surgieron entre los hombres las reuniones, las asambleas y la vida en común, que cada vez se fueron viendo más concurridas en un mismo lugar; y como, a diferencia de los demás animales, los hombres han recibido de la Naturaleza primeramente el privilegio de andar erguidos y no inclinados hacia la tierra; y secundariamente la aptitud de hacer con gran facilidad con sus manos y los órganos de su cuerpo todo cuanto se proponen, comenzaron unos a procurarse techados utilizando ramas y otros a cavar grutas bajo los montes, y algunos a hacer, imitando los nidos de las golondrinas con barro y ramas, recintos donde poder guarecerse. Luego, otros, observando los techos de sus vecinos y añadiéndoles ideas nuevas, fueron de día en día mejorando los tipos de sus chozas. Y como los hombres son por naturaleza imitadores y dóciles, haciendo alarde cada día de sus nuevas invenciones, se mostraban unos a otros las mejoras de sus edificaciones, y ejercitando así su ingenio fueron de grado en grado mejorando sus gustos. Al principio plantaron horcones, y entrelazándolos con ramas levantaron paredes que cubrieron con barro; otros edificaron, con terrones y céspedes secos, sobre los que colocaron maderos cruzados, cubriendo todo ello con cañas y ramas secas para resguardarse de las lluvias y del calor; pero para que semejantes techumbres pudieran resistir las lluvias invernales, las remataban en punta y las cubrían con barro para que, merced a los techos inclinados, resbalase el agua 1.

Y en su estela toda la tratadística arquitectónica arrancará sus deliberaciones reforzando el mito de su condición fundacional. Como lo es, igualmente, la presencia del tema de la construcción de la cabaña primigenia en el arte renacentista, tal y como demostró E. Panofsky en su modélico estudio sobre dos ciclos de pinturas de Piero di Cosimo2. Los descubrimientos americanos y la consiguiente apertura de un auténtico horizonte de «primitivismo» tendrá, por otro lado, una evidente repercusión sobre algunas versiones posteriores del mismo tema.3

Grabado alegórico de la cabaña primitiva de Vitruvio. Frontispicio de la obra de Laugier. Ensayo sobre Arquitectura, de Charles Eisen

J. Caramuel / Tratado V / Láminas XI y ss. Piero di Cosimo / Vulcano y el viento

2. Cabañas para pensar

Recientemente, Alberto Ruiz de Samaniego ha reflexionado, con enorme intensidad, sobre esta última obsesión por la cabaña vinculada a la idea de creación artística. La relación de los escritores, filósofos y artistas con sus espacios de creación siempre ha fascinado a los estudiosos de la literatura y la estética, sobre todo si tenemos en cuenta que el lugar donde se escribe una obra influye en el ritmo, la estructura y el contenido de la misma. Partiendo de esta base nacerá una exposición, una publicación y diversas conferencias, en las que, a través de los lugares escogidos por creadores fundamentales de la Modernidad, se lleva a cabo una investigación que pone de manifiesto la importancia de la organización del espacio de pensamiento en el acto de creación. En este sentido, el entorno escogido por todos ellos para el desarrollo de su creatividad se reduce (en apariencia solamente) a una mínima expresión arquitectónica, inmersa en la mayoría de los casos en una naturaleza, a veces exhuberante, otras agreste y minimalista.

El nexo de unión entre todos estos autores y los lugares que escogieron para trabajar es sin duda una vuelta a un cierto primitivismo consciente, más factible de llevar a cabo a finales del siglo XIX o a principios del XX que en el momento actual, pero que sin embargo constituye un ejemplo de voluntad purificadora del acto creativo con respecto a lo que ya comenzaba a conformarse como un estilo de vida fundamentalmente urbano del que era muy difícil huir.

De este modo, en Cabañas para pensar, se analizan una serie de ejemplos de arquitecturas íntimas y esenciales, buscando la relación existente entre la intimidad escogida conscientemente y el proceso creativo por parte de filósofos como Ludwig Wittgenstein o Martin Heidegger, compositores como Edvard Grieg o Gustav Mahler, dramaturgos como August Strindberg, escritores como George Bernard Shaw o Virginia Woolf, poetas como Dylan Thomas, cineastas como Derek Jarman, o, exploradores como Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia.

En última instancia, para Ruiz de Samaniego, la cabaña ejerce una tensión dialéctica en donde la intimidad más salvaje es capaz de enfrentarse al universo social. Se tratará de producirse a uno mismo, de organizar el cuerpo propio, a partir de la reconstrucción de la autonomía.4

Cabaña de Ludwig Wittgenstein Cabaña de Agust Strindebg Cabaña y jardín de Derek Jarman

3. Cabañas de acción

Desde otra perspectiva la cabaña también puede, por sí misma, convertirse en parte del discurso o de la acción reflexiva. La cabaña se convertirá en el medio o la forma a través de la cual se ejerce la propia acción plástica. Abundan los ejemplos en diferentes campos.

Ya es mítico el caso de la cabaña de Thoreau junto al lago Walden, a dónde se fue según el mismo para vivir deliberadamente y desde donde surgirá ese manifiesto fundacional del ecologismo que es su pequeño relato de la Vida en los bosques. Años después, Ted Kaczynski, más conocido como Unabomber, la reproducirá para llevar al extremo desde su interior, la acción con sus cartas bomba y el artista Richard Barnes terminará reconstruyéndola para presentarla en un espacio artístico la reconstruirá para ubicarla en una sala de arte.5

El arquitecto disidente ruso Alexander Brodsky, aprovechando ventanas de desecho, ensamblará su casa de té en 2004 que es todo un manifiesto político y del reciclaje

Al artista Simon Sitrling, especialista también en crear instalaciones mediante el reciclaje de objeto, se le otorgará el Premio Turner en 2005 Starling, por la obra Shedboatshed, una cabaña de madera que el artista desmanteló para transformar en barca. Con esa embarcación, el artista bajó el río Rhin, en Alemania, para reconvirtir la barca más tarde en un cobertizo para canoas que dejaría instalado en un lago suizo.

Y más reciente y más próximo, la pareja de arquitectos formada por Mireia Luzárraga y Alex Muiño, TAKK, ya ha reunido un significativo número de elementos arquitectónicos singulares, claramente reconocibles como cabañas, a tráves de los cuales difunde su contemporáneo discurso ecosistémico.

Son algunos de los muchos ejemplos de referencia que permiten visualizar la capacidad que el concepto de cabaña tiene para materializar los pensamientos propios de la acción política, ecológica, arquitectónica o artística.

Henry David Thoreau / Portada de Walden /
Richard Barnes / Reproducción de la cabaña de Unabomber / 1998 Alexander Brodsky / Vodka pavilion / 2004
Simon Starling / Shedboatshed / Premio Turner 2005
Takk

4. Tres cabañas para el campus de Alicante

En base a la reflexión anterior lo que el curso propone es la construcción de tres cabañas en el campus de la Universidad de Alicante. Para ello se seguirá el siguiente programa de trabajo:

a) A lo largo del primer cuatrimestre el tutor desarrollará los contactos necesarios para persuadir a los responsables del campus del interés cultural y social de la incorporación al campus de tres pequeños espacios abiertos al uso individual y libre de sus estudiantes; así como de la necesidad de poder contar con la financiación necesaria para cubrir los costes previsibles de ejecución.

b) A lo largo de los dos primeros meses de la asignatura se activará, en el ámbito de la clase, un concurso de proyectos de cabañas para el campus de Alicante, que se realizará individualmente o por parejas y que culminará con elección, por un jurado competente, de los tres proyectos ganadores.

c) Alolargodelosdosmesessiguienteselconjuntodelaclasesededicaráalaconstrucciónde las tres cabañas ganadoras del concurso

d) Con el final de curso llegará la inauguración de las mismas y la invitación a su uso.

1 Vitrubio, Los diez libros de Arquitectura, trad. de A. Blánquez, Barcelona, Iberia, 1970, p. 36
2 Panofsky, Erwin. Renacimiento y renacimientos en el arte occidental. Alianza Forma. 2014
3 Caramuel de Lobkowitz, Juan. Arquitectura civil, recta y obliqua, considerada y dibuxada en el templo de Jerusalem (1678‐1679) 4 Alberto Ruiz de Samaniego / Cabañas para pensar / Fundación Cerezales

5 Thoureau, Henry David. Walden o La vida en los bosques.